1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

República Popular de Cádiz

Carnaval: la poca vergüenza como una de las bellas artes

Luis Lázaro Cádiz , 14/04/2015

Chirigota Malita de los nervios.
Chirigota Malita de los nervios. LUIS LÁZARO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando el recién llegado se adentra en las calles donde reina el carnaval y ve a toda esa gente vestida con tipos (disfraces) estrafalarios, la cara pintada con coloretes, y escucha el soniquete de los pasacalles chirigoteros, lo primero que piensa es que en Cádiz todo el mundo se ha vuelto loco. Basta escuchar un par de cuplés para ponerse en situación y entenderlo todo. Bendita locura y benditas agujetas en el estómago de tanto reír. Cuando te quieres dar cuenta, tú también te estás moviendo al compás del tres por cuatro, un ritmo hipnótico que te cala hasta las trancas y, sin saber por qué clase de encantamiento, te dibuja una sonrisa en la cara que ya no se te borra hasta que sales de La Tacita. Es la vida misma, el triunfo de la genialidad, la poca vergüenza elevada a la categoría de arte mayor. Un viento de poniente que refresca las conciencias y un levante que se lleva volando las penas de los corazones maltrechos.

La atmósfera que se respira en la ciudad te cambia por completo la dimensión de las cosas, entonces entiendes que de Puertatierra pa` fuera tó es Alemania y que más vale enloquecer en Cádiz que ser el tipo más cuerdo de Hamburgo. Juan Carlos Aragón,  en su comparsa Los Ángeles Caídos, lo definió así:

"Y como la locura
Nuestra miseria cura
Cuando la padecemos, 
Si no la tenemos
Pues nos la inventamos”.

“Cuando se entra en Cádiz por la bahía, se entra en el paraíso de la alegría”

Con este popular juguetillo solía rematar el maestro Chano Lobato su cante por alegrías. Pocas frases pueden expresar mejor lo que se esconde tras las Puertas de Tierra, y no porque los gaditanos estén locos de contentos con su situación económica ni con su insoportable índice de paro, sino porque solo ellos saben retorcerle el brazo a la adversidad para reírse de ella. Y lo hacen con tanto arte que a quien no esté acostumbrado a “las cosas de Cádi” se le puede volver la cabeza del revés.

La presentación por tanguillos de Los Titis de Cái, Chirigota del Selu en 1994, es un buen ejemplo:

Que vengo yo diciendo por el camino. 
Ante todo, buenas tardes, o buenas noches 
Que decía, que vengo yo diciendo por el camino 
que hay que ver la cantidad de gente que hay por tos laos. 
Yo creo que la crisis nos ha ayudado, fíjate: 
Antes tol mundo trabajando, las calles vacías, 
¡Ahora con el paro to´ es alegría! 
Que hay que ser positivo, vivir bien la vía 
y tomarse las cosas con filosofía. 
Que al fin y al cabo más que son dos días…

A la vista está que las letras chirigoteras reflejan, con su correspondiente dosis de cachondeo, un estado de insumisión permanente que se rebela contra la cruda realidad. Como bien dice el propio autor, José Luis García Cossío, El Selu, el humor hay que tomárselo muy en serio.

El Carnaval de Cádiz no es solo una fiesta más en el calendario, ni siquiera es solo carnaval. Quienes se acerquen a él por primera vez descubrirán que, lejos de la imagen lacia y edulcorada que transmiten las diferentes cadenas de televisión, estamos ante un espectáculo superlativo, un parque temático del ingenio, el humor y el talento. No es exagerado decir que, durante la semana de carnaval, Cádiz es el teatro más grande del mundo.

Si tenemos en cuenta la población de la ciudad, 125.000 habitantes, el porcentaje de artistas por metro cuadrado es abrumador. Solo al Concurso de Agrupaciones Carnavalescas, COAC, que se celebra todos los años en el Gran Teatro Falla, entre coros, comparsas, chirigotas y cuartetos suman este año 125 grupos. A esta cifra hay que añadir otras tantas agrupaciones callejeras, también  denominadas "ilegales" porque no se presentan al concurso ni se someten a normas que encorseten sus repertorios. El resultado es un censo de actores, poetas, cantantes y guitarristas difícil de igualar por ninguna otra ciudad del mundo.  

Tradición

Contra viento y marea

Las primeras referencias sobre el Carnaval de Cádiz se remontan a finales del siglo XV, coincidiendo con la llegada a la ciudad de los primeros comerciantes genoveses. Con el transcurso del tiempo el carnaval se fue consolidando hasta convertirse en un elemento cultural con carácter propio.  A partir del XVII son abundantes las crónicas que reconocen la impotencia del poder civil ante la celebración popular, y desde el  XVIII empiezan a ser frecuentes las órdenes que intentan desterrar de la ciudad una celebración tan transgresora, pero el desacato a las mismas por parte del pueblo hizo inútiles todos  los esfuerzos de las autoridades.

Los héroes del Carnaval

Cádiz venera tanto a sus autores del carnaval  como  a sus cantaores de flamenco, les dedica calles, estatuas y placas, mantiene vivos sus repertorios y no permite que estos se pierdan en la memoria. Nombres como Antonio Rodríguez Martínez,  El Tío de La Tiza,  Paco alba, Enrique Villegas, El Carota, El Masa y El Peña, Fletilla y tantos otros son auténticos héroes populares.  Asimismo, parte de la ingente cantidad de composiciones que ha dado el carnaval ha traspasado las fronteras de la fiesta para incorporarse por derecho en otros géneros. Probablemente una de las composiciones más conocidas sea Los duros Antiguos, escrita por Antonio Rodríguez Martínez,  El Tío de La Tiza,  estrenada en 1905  por el mítico coro Los Anticuarios, todo un himno que aún hoy, más de un siglo después,  se sigue interpretando tanto por flamencos como por músicos de jazz. Merece la pena escuchar la antológica versión que hizo de este tanguillo el maestro Chano Lobato.

Otro ejemplo de la conexión entre el carnaval y el flamenco lo encontramos en Pericón de Cádiz con este otro tanguillo de 1908, también del Tío de la Tiza.  

La fiesta

Desde 2010 los carnavales de Cádiz son uno de los diez Tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial de España.

Oficialmente el carnaval dura 11 días, este año de 2015, desde el 12 al 22 de febrero, aunque si le sumamos el Concurso de Agrupaciones y las fiestas gastronómicas previas como La Pestiñada, La Erizada y La Ostionada, la juerga dura más de un mes. A esto hay que añadir el Carnaval Chiquito, o de los “jartibles”, que se celebra el domingo siguiente a la conclusión oficial, para aquellos que se hayan quedado con ganas.

Diccionario básico

Coros:

Pueden llegar a tener hasta 45 componentes.

Instrumentación: bandurrias,  guitarras y el laúdes
Su repertorio consta  de tangos, cuplés, y popurrí.

Comparsas:

Entre 12 y 15 componentes.
Su repertorio, aunque se estructura exactamente igual que en la chirigota, suele tratar temas más serios que ésta en la presentación y  los pasodobles, aunque en los cuplés también buscan el golpe de humor. La instrumentación consta de guitarras, bombo, caja y pitos. La afinación y la organización de las voces es otra característica de la comparsa, octavillas, tenor y contralto.

Chirigotas:

La chirigota es la reina del carnaval.  Su característica más sobresaliente es el humor y la mordacidad con que trata los temas de actualidad.

Está formada por 12 miembros, aunque esta regla no siempre se cumple entre las callejeras.

Instrumentación: guitarras, bombo, caja y pitos. Su repertorio comienza con la presentación, seguida de varios pasodobles; a continuación se cantan varias tandas de cuplés engarzados por un estribillo, y, finalmente,  un popurrí.

Cuartetos:

Paradójicamente, suelen estar formados por entre 3 y 5 componentes. Es raro encontrar en Cádiz cuartetos de 4 miembros. Las cosas de Cádiz.

Instrumentación: pitos, claves y guitarras. Su repertorio consta de presentación,  parodia y varios cuplés. La parodia es su plato fuerte.

Romanceros

Interpretado por una o dos personas, suelen llevar un cartel con dibujos alegóricos al tema  que se trata en el repertorio,  el romance (denominado en Cádiz “romancero”) en octosílabos, típico de la literatura clásica española. La letra suele constar de unas 60 cuartetas. La duración del romancero oscila entre  los 10 y 15 minutos.

El tipo: en Cádiz se denomina así al disfraz que utiliza cada agrupación para realizar su actuación.

 

Cuando el recién llegado se adentra en las calles donde reina el carnaval y ve a toda esa gente vestida con tipos (disfraces) estrafalarios, la cara pintada con coloretes, y escucha el soniquete de los pasacalles chirigoteros, lo primero que piensa es que en Cádiz todo el mundo se ha vuelto loco. Basta escuchar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Luis Lázaro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí