1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Música y bombeos

Pop y fútbol, la perfecta mezcla inglesa

Ennio Sotanaz 5/02/2015

Rod Stewart posa con la Copa Escocesa del Celtic el 26 de mayo del 2007
Rod Stewart posa con la Copa Escocesa del Celtic el 26 de mayo del 2007 Phil Cole

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Probablemente no sea sencillo verlo desde un país en el que la música popular es sistemáticamente caricaturizada, se encuentra disecada por los grandes medios en un baúl hermético y con olor a cerrado que se denomina "Movida" o tiene el estigma de ser considerada vulgar por los personajes que monopolizan la escena cultural, pero en las Islas Británicas, afortunadamente, las cosas son distintas. Allí la música pop no es solamente un vector artístico dinámico y ampliamente reconocido (en la Universidad de Manchester, sin ir más lejos, se analizan las letras de Morrissey) y una industria de peso que resulta beneficiosa para el Estado (2.200 millones de libras esterlinas en exportaciones según un informe de UK Music recientemente publicado), sino que, por méritos propios, forma parte consustancial de la propia idiosincrasia del país. Pertenece al imaginario colectivo de la misma forma (o más) que los pubs, las Baked Beans de Heinz, los tabloides, La Casa Real, Coronation Street… o el fútbol. Sería absurdo iniciar ahora un debate sobre si fueron o no sus inventores, pero parece sensato admitir que fútbol y música pop son hoy lo que son gracias a una sociedad británica que hizo de excelente embajadora mientras interiorizaba los dos mundos como parte inexorable de su propio ADN. Ambos son buenas herramientas con las que adentrarse en esa compleja sociedad separada del "continente" por algo más que el Canal de la Mancha, pero tienen además numerosos puntos de conexión.

El más evidente aparece en el propio sonido de los estadios de fútbol. En lo que sale de los altavoces, que a diferencia de lo que ocurre en lugares más cercanos no suele ser cualquier cosa, pero sobre todo en lo que se canta desde la grada. El Reino Unido no es, evidentemente, el único lugar del mundo en el que los grandes éxitos musicales se adaptan a la personalidad de los equipos, pero es muy probable que sí sea de los más originales y en el que las vinculaciones entre himnos populares y clubes sean más sólidas. Hoy es imposible, por ejemplo, escuchar el You’ll Never Walk Alone (una canción original del genial dúo Rodgers/Hammerstein para el musical Carousel que los scousers Gerry and The Peacemakers versionearon, con producción de George Martin en el apogeo del Merseybeat, para llevarla al número 1 en 1963) y no visualizar mentalmente el escudo del Liverpool FC. Cualquiera que haya escuchado a The Kop cantando en un partido importante sabrá lo creíble que puede llegar a resultar. Algo que también se puede apreciar, por cierto, en las gradas de Celtic Park, donde también se canta la misma canción (algunos reclaman incluso ser los pioneros) aunque allí se haga entre colores verdes y blancos (y algún que otro naranja). Los ejemplos son interminables y se repiten en multitud de estadios británicos. Desde el Glad All Over, otro número 1 de los londinenses Dave Clark Five que se canta en el estadio del Crystal Palace, hasta la adaptación del Mule of Kyntire de Paul McCartney que hacen los aficionados al Nottingham Forest en The City Ground.

En 1985 Ian Brown y John Squire, dos fervorosos seguidores del Manchester United, lideraban ya los Stone Roses, un interesante pero desconocido grupo dentro de la amplia escena musical de Manchester que no tenía nada publicado. Fue en ese año cuando llegó su primera oferta interesante por parte de una compañía discográfica: colaborar con el afamado productor Martin Hannett Zero para grabar su primer LP. El prometido disco llegó a grabarse, pero no se publicó gracias a la negativa de los miembros del grupo, que quedaron muy descontentos con el resultado obtenido. Llegaría a las tiendas 11 años después, pero con la banda ya disuelta y como recopilatorio de los primeros trabajos inéditos de los Stone Roses. Cuenta la leyenda que en una de aquellas controvertidas y olvidadas sesiones, Martin Hannet les obligó a estar encerrados en el local de ensayo hasta que Ian Brown y John Squire fueran capaces de salir con una canción original. Cantante y guitarrista aceptaron el reto y consiguieron abrir la puerta de salida con un nuevo tema en la mano llamado This is the One. Cuatro años más tarde los Stone Roses publicarían finalmente su primer Long Play, ese disco homónimo que les daría fama mundial, que abanderaría el acreditado Sonido Manchester (o Baggy, según la jerga local) y que ha terminado convirtiéndose en uno de los más importantes de las últimas décadas. Pero lo que Brown y Squire no podían sospechar entonces es que esa canción que un día se vieron forzados a escribir y que habían decidido retomar para incluirla al final en su primer disco sea décadas después la que suena en Old Trafford cada vez que hay partido de su equipo y segundos antes de que los jugadores del Manchester United salten al césped. Algo que sin duda debe ser muy emocionante para dos reconocidos aficionados como ellos pero especialmente para Ian Brown, único seguidor de los Red Devils entre una familia llena de abonados del Manchester City.

Pero sin salir del mismo Manchester encontramos cosas parecidas en ese otro equipo. El United es el club que tradicionalmente ha aglutinado la numerosa comunidad irlandesa del entorno de la ciudad así que no sorprende que una familia apellidada Gallagher y afincada en Burnage, un sitio en el que las casas se dividen entre Red o Sky Blue, fuesen fervientes seguidores de los Devils. Lo que sí sorprende es que los tres hijos del matrimonio Thomas y Peggy Gallagher saliesen fanáticos del City. O quizá no, porque la falta de lógica es una de esas cosas que todavía hacen del fútbol algo extraordinario. Dos de esos hermanos Gallagher, Noel y Liam, se convirtieron con el tiempo en los líderes de Oasis, una de las bandas inglesas más importantes de finales del siglo XX. Mientras el grupo deambulaba por la cresta del éxito liderando las listas del pop británico, el equipo de sus amores, el City, se debatía en el barro de la Championship, humillado por los éxitos de su vecino y archirrival. Fue en esos tiempos duros, a punto de ascender definitivamente a la máxima categoría y cambiar el signo de la historia, cuando la afición citizen utilizó el arte de los Gallagher para que desde la grada brotase un lema, reflejado en una mítica pancarta colgada en el estadio, que además fue premonitorio: "Some might say we will find a brighter day". La frase corresponde al título del primer número 1 de Oasis en las listas de éxitos del Reino Unido (incluido en el disco (What’s the Story) Morning Glory?). 

La cantidad de músicos británicos fanáticos del fútbol es prácticamente interminable. Desde los hermanos Ray y Dave Davies (The Kinks), que movían fechas de conciertos para no coincidir con los partidos del Arsenal (Ray Davis se mostró también públicamente en contra de la demolición de Highbury Stadium), hasta el grupo indie Stereolab, que un buen día decidió patrocinar con su nombre al modestísimo Barking and East Ham United, un equipo que jugaba la Isthmian League (una liga amateur afincada entre Londres y el sureste de Inglaterra). Desde Damon Albarn (o los chicos de Madness) declarando su amor al Chelsea FC, hasta las lágrimas de Rod Stewart el día en que su adorado Celtic FC ganaba al todopoderoso FC Barcelona. Desde Eric Clapton, seguidor del West Bromwich Albion (aunque algunos dicen ahora que en realidad es del Chelsea FC), que es capaz de aparecer en la portada de uno de sus discos con la bufanda de los Baggies (se puede ver en un álbum de 1978 llamado Backless) o, según cuenta la leyenda, usar el nombre del equipo como seudónimo para registrarse en los hoteles, hasta los hermanos Reid (The Proclaimers), fanáticos del Hibernian FC, que llegaron a ser potentes activistas en la campaña promovida por los aficionados Hibs para evitar la fusión de su equipo con el eterno enemigo de la capital escocesa, los Hearts. Los aficionados a The Cabbagge (¿es casualidad que el apelativo con el que se conoce al equipo de Edimburgo fuese usado por los también escoceses y futboleros Teenage Fanclub para titular una de sus canciones?) han adoptado incluso una canción de los mismos Proclaimers como himno popular del equipo: la ahora famosa Sunshine on Leith

Si ya el título del primer disco de los Housemartins, con aquel enorme London 0 – Hull 4, dejaba clara la afinidad futbolera de sus miembros, no hacía falta tampoco acercar mucho más la lupa para saber que su líder, Paul D. Heaton, era (y es) otro gran aficionado al balompié. En especial al Sheffield United y hasta el punto de haber pertenecido a los Blade Bussiness Crew, una de las peñas ultras del equipo. Él mismo ha declarado en varias entrevistas que se considera también seguidor del Racing de Santander y al parecer es un gran coleccionista de objetos relacionados con el fútbol. La lista es interminable, pero quizá merezca la pena detenerse en la figura de Elton John, protagonista de la historia más bonita que pueda vivir un aficionado: acabar siendo dueño del equipo del que eres un rendido seguidor. Ocurrió en 1976, año en que el músico inglés compró el equipo de toda su vida: el Watford FC, entonces militante de la cuarta división inglesa. Lejos de resultar una simple excentricidad propia de una estrella del rock & roll, su labor como presidente resultó ser excelente, llevando al equipo hasta la First Division en tan sólo cinco años y viviendo por el camino una de las mejores etapas del club.

Existen muchas otras historias y formas de conexión entre fútbol y música pop atendiendo a referencias en las canciones, portadas, sintonías, rivalidades que llegan al local de ensayo, músicos futbolistas y futbolistas músicos… pero mejor dejarlo para otro día.

Probablemente no sea sencillo verlo desde un país en el que la música popular es sistemáticamente caricaturizada, se encuentra disecada por los grandes medios en un baúl hermético y con olor a cerrado que se denomina "Movida" o tiene el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí