1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ciclismo

Una tarde en el volcán: la historia de Pierre Matignon

"No quería pasar vergüenza nunca más, por eso me escapé", contó el ciclista francés sobre su hazaña en el Tour de 1969, cuando venció a Eddy Merckx en el Puy de Dôme, donde el legendario corredor belga nunca logró la victoria

Marcos Pereda 26/02/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Movimiento en el pelotón. Salta el dorsal 88, Matignon, Pierre, clasificado en el puesto 86º y último de la clasificación general. El gran grupo deja hacer y parece que se va solo. Estamos en el kilómetro 132 de la etapa, a 66 de la meta en esta intensa jornada del Macizo Central francés.

Cuando alza la cabeza Matignon puede distinguir, a lo lejos, la silueta del monte hacia el que se dirige. Y es que aquella jornada no llega a un lugar anónimo, a un punto más del mapa francés. No, rinde visita nada menos que al Puy de Dôme, el gran volcán de la Auvernia. El Puy de Dôme, en cuya cima se pueden ver los restos de un templo galo dedicado al dios Dumias, que luego los romanos consagrarían a Mercurio. El Puy de Dôme, una montaña especial, el más alto de la gran Cadena de los Puys en el Macizo Central, el horno furioso extinguido hace casi 8.000 años. El Puy de Dôme, que nació para el ciclismo de la mano de Coppi, de la mente de Gémianini, que se puede observar con claridad desde cientos de kilómetros a la redonda, que dominó en el pasado Bahamontes, que vivió el más emotivo duelo del ciclismo en 1964, con Anquetil y Poulidor, dos Francias enfrentadas, cainitas, tocándose literalmente los hombros y jugando a ser por un día Mariannes con maillot. El gran Puy de Dôme, la subida que existe únicamente como desafío, como último espejo en el cual puede mirarse un hombre, escribió Paul Fournel. Ese Puy de Dôme hacia el que se dirige, la mirada gacha, el pequeño Matignon.

La ventaja del escapado aumenta, una pequeña flecha azul y blanca atravesando el verde paisaje auvernés. En su pecho una leyenda: Frimatic-Viva-De Gribaldy. Tres nombres para definir al equipo que todos saben propiedad de una sola persona: el Vizconde Jean de Gribaldy, un antiguo corredor con una aristocrática fortuna detrás que le permite dedicarse a la mayor de sus aficiones: el ciclismo. Así estuvo el Vizconde durante años, poniendo fondos de su bolsillo para poder dirigir a alguno de los corredores más peculiares de la época, gente como Agostinho, Maertens o, más tarde, Kelly. Hombres tenaces, duros, que apreciaban el cariño y comprensión de este auténtico bon vivant que no dudaba en abandonar el hotel en pleno Tour de Francia para disfrutar de largas noches en los casinos. Ese era Jean de Gribaldy, cuyo nombre pasea ahora Matignon por la cabeza de carrera.

El pequeño Pierre no está acostumbrado a los focos. A este antiguo limpiacristales, exitoso amateur, el servicio militar le cortó su progresión años atrás, y en ese 18 de julio de 1969, en aquel preciso instante en que salta del pelotón, ocupa la última plaza de la general del Tour de Francia. No quería pasar vergüenza nunca más, por eso me escapé, dirá después. Unos días antes, tras la etapa catorce, ha sido detectado como positivo en un control antidoping, y sancionado, como dicta el reglamento de la época, con quince minutos en la general, aunque se le permite continuar en carrera. Ese castigo le condena al último puesto de la carrera, a ser el simbólico portador de la lanterne rouge que distingue al ciclista más lento del Tour de Francia. Una distinción que daba fama y fortuna a quien la llevaba, pero de la que Matignon no disfrutaba en absoluto.

Como tampoco lo hacía su "rival" en esta particular lucha, el también francés André Wilhelm. Tan enconada era la batalla que a principios de esa etapa, la del temido Puy de Dôme, Wilhelm intenta escaparse justo en el mismo momento en que Matignon pincha. Crueldad del ciclismo, darwinismo en las abrasadoras rutas del Tour. El mecánico del Frimatic-Viva-De Gribaldy ayuda a Pierre y le pone una rueda nueva, una de las más ligeras, de las que solo llevan los líderes, dice, pero me tienes que prometer que ganarás la etapa, concluye con risas que se clavan, afiladas, en el orgullo de Matignon. Seguramente ahí empieza su aventura.

Quedan veinte kilómetros para la llegada y la ventaja de Matignon sobre el grupo es de siete minutos. Una buena distancia, pero que parece insuficiente teniendo en cuenta que los últimos catorce kilómetros, desde Clermont Ferrand hasta la cima del volcán, son de durísimo ascenso. Además por detrás un equipo se ha puesto a tirar a bloque para reducir distancias. No un equipo cualquiera, sino el Faema. O lo que es lo mismo, el equipo del líder que persigue al último de la general.

El líder es Eddy Merckx y Eddy Merckx nunca regala nada, el Caníbal no hace prisioneros. Y menos en aquel año 1969 cuando arrasa por completo en el Tour de Francia. Solo dos días antes el belga ha protagonizado la gesta de Mourenx, una demostración de fuerza, valentía y, sí, eso que los franceses llaman panaché, que se cuenta entre las más espectaculares de todos los tiempos. Es, seguramente, el mejor Merckx, el Merckx anterior a sufrir la brutal caída en el velódromo de Blois que, en septiembre de ese mismo año, casi le deja paralítico, y de la que arrastrará secuelas en forma de dolores en la espalda durante toda su vida. Es un Merckx ágil en montaña, agresivo y con una pedalada imposible de seguir. Es el mejor corredor de todos los tiempos en su mejor forma de siempre. Y ha olido la posibilidad de una nueva victoria de prestigio. Esta vez en el Puy de Dôme.

Esa montaña no quiere al belga, nunca lo querrá. A lo mejor le hace pagar caro su orgullo, aquel que le hizo afirmar que el Puy de Dôme es menos duro de lo que esperaba. Igual es por eso, pero el volcán siempre se mostrará inmisericorde con Eddy. Le arrastrará a la lona en 1971, superado por un Ocaña celestial. Y, sobre todo, será especialmente cruel con él en 1975, cuando en estas mismas pendientes un hooligan agrede al belga dándole un puñetazo en el estómago. El golpe, unido a la velocidad del ciclista, lesionarán su hígado. Es el comienzo del fin para la mayor tiranía que jamás el deporte haya contemplado…

Empero aquel día de 1969 Merckx aún no tiene cuentas pendientes con el Puy de Dôme, y tan solo quiere añadir otro trofeo más a su colección. Así que salta como un loco en pos del escapado, del hombre que cierra esa clasificación general que él comanda. Con una aceleración brutal que parece poder quebrar el cuadro de su bicicleta, el del Faema sale disparado tras el único rival que podrá nunca hacerle sombra: su propia ambición. Pingeon y Gimondi aguantan unos metros y después ceden, el italiano con el rostro contraído por el esfuerzo en una mueca que bien pudiera pasar llanto. Así que Merckx empieza a volar sobre un asfalto que parece plomo fundido en las ruedas de todos sus rivales.

Los minutos empiezan a caer de su lado. Por delante, Matignon se retuerce, la barbilla casi pegada al manillar, el zigzagueo de un lado a otro de la carretera. Uno es un ángel amarillo, osado y elegante; el otro carga sobre su espalda un farolillo rojo y parece no avanzar sobre las ásperas pendientes. Jamás en mi vida sufrí más que ese día, dirá después. Pero ahora tiene los ojos en blanco, no piensa, no se permite sentir. Si siente, duele. Si duele, quizás afloje. Si afloja, Merckx, implacable, le dará caza.

El tiempo es eterno para el francés y centellea en las ruedas del belga. Falta menos de un kilómetro, y Merckx puede ver el parachoques trasero del Citroën DS que sigue a Matignon. Lo tiene ahí, al alcance de la mano. Ochocientos metros y puede distinguir la gorra calada de su rival, el pedalear arrítmico, casi escucha el crujir de su cadena engarzada en el piñón más grande. Medio kilómetro, es tan alta la pendiente, parece que ambos corredores están juntos, pero no, hay una cierta ventaja aún para el primero, los dos se retuercen en aquel punto mágico en el que Anquetil y Poulidor se convirtieron, cinco años antes, en iconos, en Historia.

Trescientos metros. Ya se ve la línea de meta. Matignon aprieta los dientes. La muchedumbre zumba en sus oídos como un grito monocorde que, más que animarlo, lo aturde. No ve al maillot amarillo, pero lo puede sentir allí, detrás, cerca de él, oliendo su sangre. Como un depredador que ataca al cachorro herido, al más débil de la manada. Trescientos metros. Un último esfuerzo. Uno más.

Trescientos metros.

En toda su exitosa carrera Merckx jamás conseguirá vencer en el Puy de Dôme. Saltó demasiado tarde, dice el venerable Antonin Magne, ha sido su único error en todo el Tour. La mirada del belga es agresiva, asesina. Para él cada victoria es la primera y esta se le ha escapado entre los dedos. A unos metros de allí, tendido sobre la carretera, Matignon intenta sonreír mientras recupera el aliento. Ya no es el farolillo rojo, ya no. Ahora le esperan felicitaciones en el pódium, besos de las azafatas, el apretón de manos de la inefable acordeonista Ivette Horner.

Me sentía ridículo, dijo Pierre Matignon (1943-1987). No quería pasar más vergüenza. No lo hizo, y en la cima de aquel volcán apagado, en aquel hervidero de emociones y esfuerzos, dejó aparcado su lanterne rouge y recuperó, de la mano de Dumias, un orgullo que creía perdido.

Movimiento en el pelotón. Salta el dorsal 88, Matignon, Pierre, clasificado en el puesto 86º y último de la clasificación general. El gran grupo deja hacer y parece que se va solo. Estamos en el kilómetro 132 de la etapa, a 66 de la meta en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí