1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El Califato Islámico, EEUU y la destrucción del patrimonio cultural en Irak

Fernando Báez 12/03/2015

"Nimrud es una antología de historias que culminan en el asentamiento cercano de Nínive, hoy en riesgo." M. CHOHAN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

"No hay modo de vencer al mal, apenas podemos olvidar temporalmente su presencia", dijo entonces el maestro sufí en la ciudad de Bamako, en Malí, días después del golpe de Estado en marzo de 2012, y tuve que esperar tres años para comprender esa frase pesimista por completo. 

No he podido, como Borges, jactarme de leer sin consecuencias: la biblioteca donde me refugiaba en mi infancia fue devastada por la inundación del río Orinoco en San Félix de Guayana; mientras leía en Bagdad quemaban la Biblioteca y el Archivo Nacional; la mayoría de libreros que buscaba en Yemen para obtener datos sobre El Corán estaban en el exilio, en Reino Unido, en 2011 bajo el temor a ser expulsados por pertenecer a las organizaciones que los perseguían, y lo más triste es que habían vendido sus libros a precio de saldo para ser utilizados como materiales de defensa al igual que se hizo en Madrid durante la Guerra Civil.  

En todas las épocas, sin excepción, el mundo que rodea a los libros y al arte es frágil y proclive al olvido. Dado que uno es lo que recuerda que es, ante todo, me viene a la memoria ese día de otoño en que una traductora jordana me comentó en Cambridge que sólo el 13% de la literatura árabe o persa tiene versiones  en castellano. No salí de mi asombro porque mientras aparecía mi obra Los primeros libros de la humanidad (Fórcola, 2013), expresé públicamente mi admiración por las rutas comerciales caravaneras transaharianas que fueron también caminos de textos hacia el epicentro de lo que es hoy la Europa profunda. 

La Edad Media, que conocemos como tal, es un legado primordial de Oriente Medio. En Qayrawân, Alejandría, Bagdad, Teherán, Damasco, están las bases casi ya irreconocibles por conflagraciones y desidias inaceptables de un movimiento de intercambio de ideas que fortaleció la reflexión científica y filosófica europea a través de las obras de Avicena, Avempace, Ibn Jaldún, Averroes, Hunain Ibn Ishaq, Avenzoar, Ibn Tufayls, Ibn Sa`id y muchos otros.   

Ahora, en la era de la globalización donde se acelera el síndrome de fatiga crónica de información, hay algo de asombro inocente ante el desastre cultural que sufre Iraq como si se tratara de un hecho excepcional, inexplicable, y el memoricidio cometido por EEUU en 2003 pudiera simplemente olvidarse, en un acto de Damnatio Memoriae, esto es, Condena de la Memoria, el recurso usado por los romanos para silenciar un recuerdo incómodo. 

Hace doce años, denuncié que EEUU provocó la destrucción del 60% de los documentos del Archivo Nacional y archivos regionales y el 45% de los libros además del robo de asentamientos arqueológicos. El Museo Arqueológico de Bagdad sufrió saqueo de piezas fundamentales que, en su mayoría, nunca aparecieron, y lo mismo el Museo de Mosul y las ruinas de Babilonia. Unos 100.000 asentamientos fueron presa del vandalismo más tenebroso. Esa denuncia fue hecha ante la Unesco y un año después EEUU reingresó a la organización tras décadas de repudio de los objetivos de esa organización. 

Hay tal amnesia inducida que casi no se menciona que Mosul, al norte de Iraq, era en 2003 una ciudad de un millón de habitantes; en 2015, apenas, tiene 200.000. Durante la invasión de EEUU, el Museo de Mosul, fundado en 1921, era un edificio inerte y mientras lo visité encontré un ambiente tenso. Baste con comentar que las únicas estatuas que se salvaron fueron las que pesaban mucho, porque no pudieron ser fragmentadas. A diferencia de la Exhibición en Bagdad, la de Mosul tenía menos piezas, pero no menos substanciales. 

El antiguo director, Manhal Jabr, hoy execrado, me recibió apenado y desmoralizado. Hombre seco y directo, reconoció que no pudo hacer nada para evitar el pillaje de numerosas obras de origen asirio. Entre otros objetos, desapareció el busto del rey Saqnatrop II o las figuras de pájaros talladas por los asirios hace más de 2.000 años. El primer piso, donde estaban la biblioteca y las oficinas, había sido vaciado. Los anaqueles, forzados, contenían hojas arrancadas y libros estropeados. Fue conmovedor ver en ese tiempo cómo la Biblioteca de la Universidad de Mosul había sido atacada, aunque la presión impidió su deflagración. 

Ese panorama calamitoso que pude ver en 2003 se está repitiendo en Iraq de modo fatal, con la diferencia de que ahora se trata del fanatismo iconoclasta del grupo Da´esh y no de la codicia de los grupos corporativos que apoyaban la invasión impune de George Bush, responsable directo de la guerra civil que sufre el país. 

Hay activistas independientes de nacionalidad asiria y kurda, con quienes mantengo contacto permanente, que aseguran que en 2014 ya había síntomas de lo que pasaría cuando fue demolida la tumba del Profeta Jonás. En 2015, miles de yihadistas del autoproclamado Califato Islámico han repetido acciones de destrucción de santuarios como sucedió con los milicianos en Malí que atacaron bibliotecas y monumentos culturales, o el Frente rebelde que atacó la aldea aramea de Malula y la fortaleza de Alepo, una extraordinaria ciudad convertida en la interpretación siria de Dresde en la Segunda Guerra Mundial. 

En febrero, los yihadistas arrasaron 4.000 libros raros en la Biblioteca de Mosul, y esto no los contuvo. Al día de hoy han causado saqueos, tráfico ilícito de bienes culturales para financiar actividades de células y destrucción en sitios emblemáticos como Hatra, lo cual ya ocurrió antes; hay vandalismo en los vestigios de Dur Sharrukin (hoy parte de Jorsabad); lo mismo ha sucedido en Nimrud, una zona muy sensible para Occidente por su dependencia con el lugar donde aparecieron las tablillas del Poema de Gilgamesh y el Enuma Elish, la tierra donde rigió Asurbanipal, el primer coleccionista de libros del mundo. Nimrud, conviene destacarlo, es una antología de historias que culminan en el asentamiento cercano de Nínive, hoy en riesgo. 

Nimrud llegó  a ocupar 41 kilómetros cuadrados, con un santuario a Ninurta, un espectacular zigurat, una gran ciudadela con muros y el Palacio Real, así como tumbas de reyes y reinas con tesoros fabulosos que sobrevivieron milagrosamente en los sótanos del Banco Central de Iraq en la época de los bombardeos a Bagdad en 2003. El ataque a estatuas de yeso o reales que hemos observado en vídeos divulgados por miembros del Estado Islámico es una visión sesgada y anacrónica de la azora 21 de El Corán contra la idolatría. 

El yihadismo sunní de Da´esh, nombre de quienes proceden del cisma de Al Qaeda, es un problema más complicado de lo que parece por su descentralización y el espacio geográfico donde se mueve entre Raqqa y una franja inestable que se extiende debido al pacto con Boko Haram, principal organización terrorista en África. La base del nuevo extremismo está en La gestión de la barbarie (Idarat al-Tawahhush), obra de Abu Bakr Naji que circuló en 2004: el deber de infligir la humillación total a un enemigo que los yihadistas consideran que lesionan al pueblo árabe y el Islam. El lema del Estado Islámico es "Permanecer y expandirse" y para cumplir este fin destruyen todo lo que consideren que suponga un obstáculo material, cultural, religioso o económico en su avance. Esto implica extorsión, secuestro, violación de los derechos humanos, memoricidio y negación de raíces pre-islámicas. Esta fiereza se ve como una etapa de transición que combate las absurdas bases que permitieron el Acuerdo Sykes-Picot, firmado el 16 de mayo de 1916, y la presencia de EEUU en el control de los recursos energéticos. 

El público de hoy, moderado en su mayoría por la evangelización paradójica de la violencia audiovisual como entretenimiento, aún se escandaliza porque queman gente, incineran libros, arrasan museos y santuarios, persiguen cristianos, atacan símbolos como el semanario Charlie Hebdo en París y planifican atacar España (un objetivo por lo que representa Al Andalus); sin embargo, no veo una exigencia suficiente para contribuir a resolver de forma integral el problema. Más allá del estremecimiento legítimo y la preocupación, hay una idea equivocada de que todo se resolverá mágicamente y la sensación de que quienes originaron los problemas en 2003 van a solucionarlos. 

Iraq es un símbolo del daño que provoca la negligencia en los pueblos y el certificado de la escasez de reformas radicales en la ONU, donde se asfixian los reclamos democráticos de las nuevas sociedades globales. Detrás de la violencia cultural actual del Estado Islámico, hay miles de refugiados de la guerra civil que causó la dictadura de Siria, hay miles de jóvenes decepcionados de la xenofobia europea que han sido manipulados hacia el rencor; además hay todo un movimiento de descontento generacional en Medio Oriente que la Primavera Árabe apenas mostró superficialmente. Cuanto menos se invierta en educación, cuanto menos se invierta en investigación rigurosa, mayor será la magnitud del odio y la confusión de la juventud.

Nunca es tarde cuando ya no queda tiempo, solía decir mi padre, y el mundo vive justo ese instante limitado, caótico y triste ante la gran ola de conflictividad que viene en camino en países como Yemen, Libia, Argel, Kenia, Somalia, Nigeria, Malí, Baréin y, por desgracia, la región de Iraq, que debería al menos esta vez ser una oportunidad para que termine la hipocresía ante el cataclismo interminable de la cuna de la civilización occidental.  

Fernando Báez es autor de La destrucción cultural de Irak (Flor del Viento, 2004. Prólogo de Noam Chomsky)  y de  Nueva historia universal de la destrucción de libros (Destino, 2014).

https://www.fernandobaez.com/

"No hay modo de vencer al mal, apenas podemos olvidar temporalmente su presencia", dijo entonces el maestro sufí en la ciudad de Bamako, en Malí, días después del golpe de Estado en marzo de 2012, y tuve que esperar tres años para comprender esa frase pesimista por completo. 

No he...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Fernando Báez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí