1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La "otra" final de la Copa de Europa

Ricardo Uribarri Madrid , 30/04/2015

La plantilla atlética el día de la final frente al Metaloplastica.
La plantilla atlética el día de la final frente al Metaloplastica.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Han pasado 30 años ya pero los seguidores rojiblancos que estuvieron en el Palacio de los Deportes el domingo 21 de abril de 1985 no han podido olvidar lo que se vivió en el entrañable recinto de la calle Goya de Madrid. Jugaba el Atlético de Madrid de balonmano el partido de vuelta de la final de la Copa de Europa ante la Metaloplastica Sabac, un equipo de la entonces Yugoslavia que reunía un fantástico plantel de jugadores, muchos de los cuales venían de ganar la medalla de oro un año antes en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles y también se proclamarían campeones en el siguiente Mundial. La empresa se antojaba muy difícil, casi imposible. Había que remontar los siete goles que se traían de desventaja tras el partido de ida. Pero eso no fue óbice para que más de 10.000 personas llenaran las gradas creando un ambiente nunca visto con anterioridad en el balonmano español.

“La gente abucheaba, pitaba, pero luego nos aplaudieron, nos ovacionaron. Nunca en mi época en el Barcelona me encontré con un ambiente como el de aquella final. Fue uno de los mejores momentos que he vivido como profesional y que decidió que me tenía que ir a vivir a España”. Las palabras de Veselin Vujovic, uno de los jugadores más importantes de la historia de este deporte y que tres años después de aquel encuentro recalaría en el club catalán, pueden dar una idea de la increíble atmósfera que rodeó aquel encuentro, algo que no tenía nada que ver con lo que estaban acostumbrados los jugadores del Atleti que, como mucho, habían jugado ante unos 2.500 aficionados en el mítico y entrañable Magariños, su cancha habitual.

Con motivo de la efeméride, la asociación de seguidores colchoneros Los 50 decidió reunir hace unos días a los componentes de aquel equipo rojiblanco que protagonizó la gesta de convertirse en el primer club español que disputó el título de la competición continental más importante. En aquella plantilla, dirigida por Juan de Dios Román, emblema de la sección en sus mejores años, formaban Lorenzo Rico, Claudio Gómez y Ángel Cobo como porteros; López León, Cecilio Alonso, Javier Reino, Chechu Fernández, Manuel Novales, el danés Stroem, Fernando García, Agustín Milián, Paco Parrilla, Orencio Alhambra, Juanón De la Puente, Jesús Gómez y los hermanos Quique y Luisón García. Una mezcla de juventud y veteranía que culminó con aquella final el gran trabajo que se venía realizando en las temporadas anteriores.

El Atleti era el gran dominador del balonmano nacional en esos años. Aún se mantiene vigente la increíble marca de 69 partidos invictos

Y es que el Atleti era el gran dominador del balonmano nacional en esos años. No en vano, logró cinco de las siete ligas disputadas entre 1978 y 1985 y tres Copas del Rey, las de 1979, 1981 y 1982. Aún se mantiene vigente la increíble marca conseguida en aquella etapa de 69 partidos invictos (67 victorias y dos empates) o, lo que es lo mismo, dos temporadas y media sin perder un partido en la liga española, aunque el FC Barcelona puede superar próximamente esa marca ya que lleva actualmente 58 partidos sin conocer la derrota en la Asobal.

“La temporada anterior me di cuenta de que ese equipo podía llegar lejos en Europa”, explica Juan de Dios Román. “Cuando jugamos con los alemanes del Gummerbasch vi que ya teníamos cuajo, que estábamos preparados para grandes retos”. Y con esa mentalidad inició el equipo su andadura en la Copa de Europa 84-85. En primera ronda se midieron a los israelíes del Hapoel Rehovot , a los que superaron sin demasiados problemas por un global de 38-24. Nada que ver con lo que esperaba en octavos de final, los alemanes del Magdeburgo, que habían sido campeones unos años antes. Además, aún no podía jugar uno de los hombres importantes de la plantilla colchonera, el pivote Juanón de la Puente, ya que arrastraba desde los Juegos Olímpicos una sanción que no expiraría hasta el 1 de enero de 1985. En la ida, disputada en un abarrotado Magariños, el Atleti jugó probablemente el mejor partido de la competición y se impuso por un sorprendente 28-16, con 14 goles de un espectacular Cecilio Alonso. En la vuelta hubo que sufrir, ya que los germanos llegaron a ir ganando de once en algún momento. Y eso que Lorenzo Rico paró seis penaltis, pero al final se perdió por diez goles, logrando el pase a cuartos. En esa ronda los rojiblancos se midieron con el Gladxase Soborg de Dinamarca, curiosamente, el equipo de donde procedía Stroem, el único extranjero que había en el Atleti. Los colchoneros se mostraron muy superiores y se impusieron por un contundente 48-23. Fue una tregua entre “guerras”.

Porque si ya había sido duro eliminar al Magdeburgo mucho más iba a ser dejar fuera al rival que cayó en suerte en las semifinales, el Dukla de Praga, nada menos que el vigente campeón del torneo. El primer partido se tenía que jugar en Madrid y la Federación Internacional, que hasta entonces había permitido que los partidos europeos se jugaran en el Magariños a pesar de que la pista no cumplía con las medidas reglamentarias de 40 por 20 metros, obligó al club a buscar otra cancha. Se eligió el pabellón Los Cantos de Alcorcón. A pesar de salir de su hábitat natural, el equipo mostró sus credenciales ganando el partido por 16-14, aunque la corta ventaja hacía pensar que la vuelta sería muy dura.

El equipo salió atenazado en la primera parte y en el descanso la situación era muy preocupante ya que se perdía por 10-4. En ataque faltaban ideas y acierto y sólo se habían podido marcar cuatro tantos. Pero Juan de Dios mentalizó a sus hombres en el intermedio y en la segunda mitad cambió el panorama a pesar de que siempre se estuvo al límite. En el ecuador del segundo periodo el Dukla ganaba por 16-9 pero dos penaltis parados por el joven Claudio ayudaron a conseguir un parcial en los últimos minutos de 2-8, desembocando en una mínima derrota por 18-17 que daba el pase a la gran final a los colchoneros. Para el recuerdo queda aquella imagen de Cecilio y Reino dando saltos de alegría formando la barrera con el reloj, ya a cero, ante el último lanzamiento de los checos.

Acto de homenaje organizado por la peña 'Los 50'.

Acto de homenaje organizado por la peña 'Los 50'.

Y se llegó a la gran final ante los ‘Harlem Globetrotters’ del balonmano, como les definió el periodista Luis Miguel López. La Metaloplastica había perdido el título del año anterior por penaltis ante el Dukla y estaba decidida a que esta vez no se le escapara. La ida se jugó en la cancha serbia el sábado 13 de abril y en la primera parte el Atleti mantuvo el tipo. Hubo un momento importante con un gol anulado a Reino que hubiera sido el empate a 7 y que propició un contragolpe local que supuso el 8-6. Un tanto más de los balcánicos hizo que al descanso se llegara con ventaja local por 9-6. Pero la situación se iba a complicar en la segunda parte, donde el Atleti encontró muchas dificultades para anotar, tantas que estuvo 14 minutos sin marcar. La férrea defensa local unida a una discutible actuación de los colegiados, que marcaban continuos pasivos a los rojiblancos y que llegaron a pitar seis penaltis en contra de los de Juan de Dios por ninguno a favor, hizo que el equipo yugoslavo aumentara su ventaja en el marcador. Y gracias a que Lorenzo Rico completó una de las mejores actuaciones que se le recuerdan y que en defensa se mantuvo el tipo, se llegó al final del partido con una desventaja de siete goles, 19-12, que pudo ser aún peor.

“En aquel encuentro nos salvó la defensa”, recuerda Rico. “Habría que poner el vídeo de ese día a la gente joven como ejemplo de cómo defender bien. La verdad es que en toda mi carrera nunca he tenido una defensa mejor que la de aquel equipo. Eran unas ayudas constantes, un estar pendiente el uno del otro… Parecía que ninguno podía fallar porque le estabas fallando al equipo. Había un compañerismo fuera que se reflejaba dentro de la pista”.

De Lorenzo, uno de los mejores guardametas de la historia de este deporte, que llegó a ser internacional con España en 245 partidos, guarda una divertida anécdota con el doctor Concejero, el médico de aquel equipo, que le define como el “más inteligente que haya conocido sobre una pista”. “Tenía el partido en la cabeza. Una vez, en un partido importante contra el Barcelona –recuerda Concejero- recibió un golpe y se quedó tendido en el suelo. Me acerqué a ver qué le pasaba. Le pregunté y me contestó: ‘Tranquilo, doctor, que sólo quiero que salga por la tele”. Por cierto, el guardameta tuvo un problema de anginas en los días previos al partido de vuelta que casi le impide jugar y de hecho lo hizo mermado ya que se levantó de la cama para jugar el encuentro con 38 de fiebre.

El espectacular ambiente que se creó en el Palacio no sirvió para conseguir la remontada. Más que asustar al rival, agarrotó a los rojiblancos, que no tuvieron ninguna oportunidad

Lograr la remontada en el partido de vuelta parecía una misión heroica, casi imposible. Ante la avalancha de petición de entradas y la importancia del evento, se decidió disputar el partido en el Palacio de los Deportes, lo cual también provocó algún problema, como recuerda Juan de Dios. “Hubo que traer una pista de Barcelona y se instaló poco antes del partido. Sólo pudimos entrenar una hora sobre ella, y encima en ese rato se lesionó Claudio” (el portero suplente se dislocó un dedo). Lo cierto es que el espectacular ambiente que se creó en el recinto no sirvió para conseguir la remontada. Más que asustar a los Basic, Vujovic, Isakovic, Ignatovic, Vukovic, Mrkonja y compañía, la atmósfera del Palacio agarrotó a los atléticos, que pusieron mucho corazón pero que no tuvieron ninguna oportunidad. El partido se mantuvo igualado hasta la mitad del primer tiempo. A partir de ahí, la Metaloplastica fue muy superior, impidiendo que los rojiblancos lucharan al menos por ganar el segundo partido. En el descanso se iba perdiendo por 9-15 y, aunque hubo un amago de reacción en el segundo periodo con un parcial de 4-1, al final se acabó perdiendo por un contundente 20-30.

Varios de los componentes de aquel equipo reconocen que la presión de la gente, aquella demostración de apoyo inaudita en este deporte a nivel nacional, les sobrepasó, como reconoció el propio Claudio: “Yo jugué aquel partido agarrotado. Era muy joven y me pudo la presión de vivir aquello”. Cecilio Alonso afirma: “El vestuario estaba debajo de la pista y cuando subimos por las escaleras y vimos tanta gente en las gradas, todo lleno de banderas y un ruido ensordecedor de ‘Atleti, Atleti’… Fue increíble, no estábamos acostumbrados a eso. Nos causó un impacto impresionante”.

Juan de Dios añade otro factor que pudo jugar en contra en aquella final: “Creo que al equipo le faltó algo de hambre. Al vernos en la final pensamos que habíamos logrado un imposible. La realidad es que el equipo rival era tan, tan, tan superior, y después se generó un clima al cual no se estaba acostumbrado de mucha presión ambiental, que no es de extrañar que aquel equipo no tuviera las condiciones psicológicas idóneas para unas circunstancias de ese tipo”.

El técnico, que define como “dramático” que haya desaparecido el nombre del Atlético de Madrid del balonmano español -y reconoce con un punto de dolor: “Siempre nos sentimos un poco abandonados desde el club”-, recuerda que “la gran virtud de aquel equipo era su juego defensivo”. “Como consecuencia, teníamos un gran contraataque, además de ser físicamente siempre muy fuertes. Y era un equipo muy fácil de llevar porque muchos de ellos llevaban juntos casi desde niños. Eran muy amigos, estaban muy identificados. Me aguantaban, que ya era bastante porque les apretaba muchísimo, pero luego yo era como uno más. Y esa unión, esa vida fuera de la cancha estando compactos de forma permanente, les hacía mucho más fuertes”.

“Con el paso del tiempo es cuando nos hemos ido dando cuenta de lo que se hizo”, reconoce Lorenzo Rico. “Pero no sólo por llegar a la final sino por toda la campaña que hicimos, eliminando a dos excampeones de Europa. Desde luego, nosotros tenemos claro que llegar a la final del 95 fue un hito y la sentimos como haber conseguido una gesta”.

El mejor resumen de aquella competición y de lo que vivió este grupo de jugadores y técnicos en la final lo ofrece el gran Cecilio Alons: “Fue de las cosas más bonitas que nos han pasado en la vida. No le pudimos dar el premio a la gente de ganar la Copa pero fue una derrota con sabor a victoria”.

Han pasado 30 años ya pero los seguidores rojiblancos que estuvieron en el Palacio de los Deportes el domingo 21 de abril de 1985 no han podido olvidar lo que se vivió en el entrañable recinto de la calle Goya de Madrid. Jugaba el Atlético de Madrid de balonmano el partido de vuelta de la final de la Copa de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí