1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La despedida de una reina

Álex Moreno 7/05/2015

Paula Radcliffe durante el maratón Virgin Money de Londres el pasado 26 de abril.
Paula Radcliffe durante el maratón Virgin Money de Londres el pasado 26 de abril. Alan Crowhurst

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“La gente merece una explicación pero ni siquiera tengo una para mí”. La mejor atleta del mundo intenta, entre balbuceos, encontrar un motivo, algo que permita entender cómo sus fuerzas le abandonaron camino a Atenas. Paula Radcliffe siente que se ha fallado a sí misma, a su marido y entrenador Gary, y a toda una nación que le tenía como gran esperanza para los Juegos Olímpicos de 2004. No existen las excusas. Ni el calor, ni los problemas físicos de las últimas semanas ni el exigente recorrido que podía lastrar su imponente figura, una espiga sobresaliente entre todos los pajarillos que se dan cita en Maratón para abordar los 42.195 metros hasta Atenas.

La espiga se lanza rápidamente a la cabeza y lidera la prueba. Pero, desde el principio Radcliffe sabe que algo falla. Algo ocurre en su organismo que no funciona como debiera. Y pronto se lo hace notar. Su cuerpo, caprichoso, no entiende que es el momento más importante de su carrera. El día en el que la campeona británica, la mejor fondista de la historia, podrá colgarse por fin una medalla olímpica. En Atenas, coronada con laurel tras acabar primera la carrera más grande de los Juegos, aquella nacida de la leyenda en el lugar que le dio nombre.

Paula quiere hundirse en un agujero y desaparecer, pero no sabe cómo. Así que espera a que alguien la rescate de sus peores segundos de su carrera

Así soñaba con acabar Paula Radcliffe, y no descompuesta, llorando sin consuelo hasta acabar agazapada, sentada en un poyete al margen de una carrera que se escapaba sin ella a poco más de seis kilómetros para su conclusión. Paula quiere huir. Sabe que en ese preciso momento los focos, que tanto la rehuían cuando el podio la esquivaba una y otra vez, sólo se concentran en ella. Y Paula quiere hundirse en un agujero y desaparecer, pero no sabe cómo. Así que espera a que alguien se apiade de ella y la rescate de los peores segundos de su carrera.

Ella, la mejor corredora del mundo, había fracasado una vez más. Y con 31 años por cumplir entonces, algunos vieron en esas lágrimas el abatimiento por no poder aspirar nunca más al pódium en unos Juegos Olímpicos. Se equivocaron. A los cinco días de encarar el sufrimiento más extremo al que puede someterse un atleta, Radcliffe se reencuentra con la pista, con el tartán que había abandonado años antes en pos de la gloria del Maratón, para competir en los 10.000 metros. Los periodistas ya le habían preguntado al respecto y ella fue tajante: “Quiero volver desesperadamente y redimir todo el trabajo y todo el apoyo recibido, pero no correré si no estoy bien”. Paula también se equivoca, y a pesar de ponerse en cabeza desde el principio, como a ella le gusta, no tardó en pagar las consecuencias de un esfuerzo que seguía pesándole física y emocionalmente. A falta de ocho vueltas la británica volvía a claudicar y a asumir su derrota en unos Juegos. Una vez más.

La historia de Paula Radcliffe se forjó en sus inicios a base de derrotas, decepciones y puestos alejados de la gloria. Con 22 años se plantó en la final de sus primeros Juegos Olímpicos, los de Atlanta, en 1996. Firmó un quinto puesto, al igual que en los Mundiales celebrados un año antes. En los de 1997, en Atenas, volvió a quedarse sin medalla, esta vez a las puertas del podio: cuarta. Resignada, decidió doblar la distancia para combatir en los 10.000 metros, sin mejor suerte hasta los Mundiales de Sevilla, donde obtuvo la medalla de plata.

En Sidney el mundo ya conoce a Paula Radcliffe. Su rostro constreñido en una inmutable mueca de dolor con la que sonríe al sufrimiento

Los Juegos Olímpicos de 2000 tuvieron lugar en Sidney. El mundo ya conocía a Paula Radcliffe, su trote largo, acompañado con un inconfundible movimiento de cabeza, bamboleante para adelante y para atrás, una y otra vez, y su rostro durante la carrera, constreñido en una inmutable mueca de dolor con la que Radcliffe sonreía al sufrimiento. También sabía de su innegociable forma de correr, atacando la prueba desde el principio y sometiéndola a un constante y asfixiante ritmo. La británica controla durante toda la carrera el grupo de cabeza, que acaba convirtiéndose en un cuarteto. A falta de una vuelta, Radcliffe recibe tres bofetones, uno por cada atleta que le supera en una vuelta al sprint para el que la inglesa no estaba capacitada. No le debió faltar mucho a la etiope Derartu Tulu para volar aquella noche en Sidney. Tras ella, su compatriota Wami y la portuguesa Ribeiro. Ni una migaja para Radcliffe, expulsada del cuadro de honor nuevamente.

Cuando en los Mundiales de 2001 en Edmonton (Canadá) vuelve a quedarse en cuarta posición, Radcliffe se cansa de perder. Hastiada de llevar a rebufo a todas las rivales que pudieran seguir su extenuante ritmo de liebre e incapaz de batirse con ellas en los finales explosivos, la británica decide abandonar el tartán y las vueltas al estadio olímpico. Decide probar la maratón. Y su primera incursión en la prueba difícilmente puede ser mejor. No sólo gana, sino que lo hace de una manera brillante y ante los suyos. El 14 de abril de 2002 Radcliffe logra la mejor marca de una europea en la prueba más larga y se queda a tan solo nueve segundos del récord del mundo.

Ha encontrado su prueba. Ha encontrado la maratón y la maratón ha encontrado a una de las mejores fondistas de la historia. La prueba la catapultará junto a los más grandes de todos los tiempos. Ese año, el año en el que cambia su destino y descubre el sabor de la victoria, Paula quiere demostrar al mundo que ella no es una perdedora. Que ha nacido para vencer y que puede ser la más grande. Que es la más grande. Paula Radcliffe quiere reinar. En julio consigue el oro en los 5.000 metros de los Juegos de la Commonwealth y en agosto se proclama campeona de Europa de los 10.000 metros al destrozar a todos sus rivales. Nadie pudo seguirla en una gloriosa carrera bajo la lluvia y contra el reloj, rebajando el récord de Europa en más de doce segundos y dejando a sus perseguidores a un mundo de distancia. La británica culmina su año mágico en Chicago, donde llega en busca del récord del mundo de maratón. Lo consigue, pulverizando la marca en más de minuto y medio (2h17:18)

Radcliffe sabe que en sus piernas hay algo grande, que en ellas existe la posibilidad de entrar en los anales del atletismo. No se equivocaba

En esos meses, Radcliffe sabe que en sus piernas hay algo grande, que en ellas existe la posibilidad de entrar en los anales del atletismo. No se equivocaba. El 13 de abril de 2003, en Londres, y con un equipo de liebres con el que conducirla hasta donde nunca antes había soñado llegado una mujer, Paula Radcliffe para el reloj en 2 horas 15 minutos y 25 segundos, un nuevo bocado al récord de la prueba y una de las mayores gestas en la historia del deporte. Bajo la vitola de gran estrella del atletismo mundial y bandera del deporte británico, Radcliffe se presenta en Atenas como gran favorita para hacerse con el oro. Su decepción, la de su rostro atormentado por el dolor físico y emocional, e inundado de lágrimas, se convierte en una de las imágenes de unos Juegos que coronaron a El Guerrouj (igualando a Paavo Nurmi al ganar en 1.500 y 5.000 metros) y presenciaron la primera gesta de Phelps (ocho medallas, seis de ellas de oro). Y no entronizaron a Radcliffe.

Su historia en los Juegos no acabará a seis kilómetros de Atenas, pero tampoco en la ansiada presea olímpica. En Pekín 2008, tras una preparación insuficiente al arrastrar una lesión en su pierna izquierda, Radcliffe clasifica en vigésimo tercer lugar, con un tiempo de 2h32:38. La peor marca de su vida hasta entonces. La británica vuelve a acabar llorando, consolada por su compañera Liz Yelling, pero esta vez en la meta. “Si hubiera parado, todo el trabajo no habría servido de nada”, justifica al acabar, pensando, seguro, en el tormento vivido cuatro años antes. Su puesto no estaba a la altura ni de lo que se esperaba de ella ni de su historial, pero ha conseguido acabar. Y la edad de la ganadora, la rumana Tomescu, de 38 años, es un guiño esperanzador. Ésa será su edad cuatro años después, cuando los Juegos tuvieran lugar en Londres.

En Londres tampoco encuentra la gloria. Acosada por una lesión, la británica renuncia a participar en sus quintos Juegos

Allí, Radcliffe tampoco encuentra la gloria. Acosada por una lesión en el pie, la británica renuncia días antes de que tenga lugar la prueba del maratón a participar en su país en los que serían sus quintos Juegos. Una despedida inmejorable para una corredora irrepetible que no llega a producirse y que cierra su historia sin ninguna medalla olímpica. Su balance como maratoniana es sencillamente espectacular: hasta llegar a Londres había corrido doce maratones, de los cuales había ganado ocho. Tres en Londres, ‘su’ Londres (2002, 2003 y 2005), otras tres en Nueva York (2004, 2007 y 2008), otra en Chicago (2002, la de su primer récord) y otra en Helsinki (2005), donde se proclamó campeona del mundo y se desquitó de lo sucedido un año atrás en Atenas. Este palmarés, unido a un récord que amenaza con echar raíces en los libros de historia, parecía buen botín con el que decir adiós.

Pero Radcliffe no se resignó a que su última carrera fuera una dolorosa renuncia en los Juegos y se propuso volver a correr. Un último maratón al menos. Con 39 años a sus espaldas, la recuperación no fue tal como había previsto. Sus problemas en el pie a punto estuvieron de apartarla para siempre de la competición, pero Paula consiguió volver. Consciente de que nunca más volvería a acercarse a su extraordinario récord, ni siquiera aspirar a la victoria en una gran prueba, se calzó las zapatillas una vez más para poner punto y final a su historia. En sus propios términos, como ella mismo dijo. A su manera. Corriendo una gran maratón, la de Londres, donde doce años atrás había asombrado al mundo entero y grabado su nombre con letras de oro en la historia del deporte. Fue el pasado 26 de abril, a los 41 años de edad, aclamada por su afición y despedida como la gran reina del atletismo que fue.

 

“La gente merece una explicación pero ni siquiera tengo una para mí”. La mejor atleta del mundo intenta, entre balbuceos, encontrar un motivo, algo que permita entender cómo sus fuerzas le abandonaron camino a Atenas. Paula Radcliffe siente que se ha fallado a sí misma, a su marido y entrenador Gary, y a toda una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí