1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El boxeo en tierra hostil

Silvia Cruz 7/05/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

De la pobreza al lujo, de la calle a una mansión y de paria a congresista. Esa es la evolución vital que ha hecho que escritores, periodistas y cineastas se interesen por la vida de Manny Pacquiao, el púgil filipino que el 2 de mayo perdió ante el estadounidense Floyd Mayweather el título mundial de peso wélter. Pac-Man, como se le conoce en el mundillo, no es el único al que el boxeo ha sacado de la miseria, pero no todos pueden aspirar a bolsas de 250 millones de dólares como la que se ha repartido en Las Vegas con su rival. Sadaf es un ejemplo. Para ella el ring fue una alternativa, una no tan excepcional en entornos adversos. Siendo niña, huyó de Afganistán y del régimen talibán con su familia. Se refugiaron en Irán y cuando regresó a su país se enfundó los guantes y se convirtió en la mejor boxeadora de un país que adora el pugilato. “Es la historia de alguien que lucha contra su destino, que aprende a salir adelante en un ambiente absolutamente hostil”, cuentan Juan Antonio Moreno y Silvia Venegas, directores de Boxing for Freedom, documental que narra la vida de Sadaf, merecedor de una Biznaga de Plata en el último Festival de Cine de Málaga y que se podrá ver los días 7 y 8 de mayo en DocumentaMadrid.

Moreno y Venegas aseguran que al acabar el rodaje su forma de ver este deporte había cambiado. “A Sadaf le dio serenidad, le enseñó a planificarse. Y a resistir”, cuenta Venegas. Para su compañero, no hay duda de que el cuadrilátero ha mejorado la vida de esta chica, la de su hermana y las de las treinta mujeres a las que atrajeron hasta el equipo femenino de boxeo. “Y se han convertido en un ejemplo para las jóvenes de su país”, apunta Moreno, afirmación que en la cinta formula alguien que sabe bien lo que es ser mujer en Afganistán: la exdiputada y activista Malalai Joia.

Combatir la adversidad

Combatir la hostilidad extrema con los puños no es extraño. Lo saben y lo practican en BoxGirls, una ONG que trabaja en Kenia

Lo de combatir la hostilidad extrema con los puños no es extraño. Lo saben y lo practican en BoxGirls, una entidad sin ánimo de lucro que trabaja en Kenia para que las niñas sepan defenderse en un país donde un tercio de las mujeres sufre alguna agresión sexual antes de cumplir los 18, según un informe del Gobierno keniata y la ONU. Demoler los estereotipos de género es, según sus principios, el objetivo de una entidad dirigida por la emprendedora social Heather Cameron.

Hay más casos. A principios de marzo, algunas escuelas de Pakistán recibieron la visita de Chano Planas, entrenador de la Federación Gallega de Boxeo, que viajó para promover la práctica del pugilismo, sobre todo entre las niñas. Él, que en Galicia es responsable de un programa de reinserción en las cárceles a través de este deporte, está convencido de que el boxeo es integrador, da confianza y puede contribuir a hacerle la vida más fácil a muchas pakistaníes.

Pero no todo el mundo lo ve del mismo modo. Siguiendo con las prisiones, este mes de abril la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha pedido a la Generalitat de Cataluña que anule las clases de boxeo que se imparten en la cárcel de Puig de les Basses en Figueres. Consideran que no hay nada que aprender de una práctica “que puede fomentar actitudes violentas entre los internos contra cualquier trabajador del centro, especialmente entre los funcionarios de vigilancia encargados de su custodia.”

Imagen del documenal 'Boxing for freedom'.

Imagen del documenal 'Boxing for freedom'.

Los que se suben al cuadrilátero, ya sea como amateurs o como profesionales, no están de acuerdo en que el boxeo fomente la violencia. Frank Urquiaga, boxeador barcelonés de 28 años, es uno de ellos. Acaba de dar el salto a profesional, no se metió en esto para salir de ningún agujero, entrena cada día, trabaja tres a la semana como monitor en un gimnasio y estudia Magisterio porque es conocedor de que la carrera de un deportista es corta. Sabe que en su mundo hay gente que da mala imagen a lo que él considera su profesión y cuando se le pregunta qué hay de cierto en esa imagen, tira de comparación: “Si un par (de personas) amaña partidos de fútbol, yo no voy diciendo que todos están amañados. Tampoco digo que los futbolistas son delincuentes porque un día hacen una mala entrada y lesionan a un compañero. El boxeo es competición, igual que cualquier otro deporte”, resume Urquiaga, para quien el cine y la prensa han contribuido “a potenciar los aspectos negativos del negocio”.

Mala prensa

"Calma" y "concentración" son las dos palabras que se repiten entre los que luchan. "Disciplina" es la tercera. Y las tres se palpan en el gimnasio donde entrena Urquiaga

Frank Urquiaga, cuyo apodo es La Ley, fue campeón de España amateur en peso ligero. Entre los beneficios que le ha procurado el pugilismo aparece una palabra que también emplea Sadaf: calma. Desde fuera el término sorprende, pero “calma” y “concentración” son las dos palabras que se repiten entre los que luchan. “Disciplina” es la tercera. Y las tres se palpan en el gimnasio donde entrena Urquiaga. Es el de la promotora Gallego Prada, que tiene entre sus fichajes a campeones de Europa en varias categorías. Allí, en el barrio de la Torrassa de Hospitalet de Llobregat, no hay gritos, ni más ruido que el de alguien golpeando un saco o la voz de un entrenador dando instrucciones. No hay estridencias, quizás porque no hay público. “El que piense que esto va de hacerse daño o de odiarse se equivoca. Es técnica, fuerza, habilidad”, explica Frank Urquiaga. Unos días antes, el nuevo campeón de la Unión Europea de peso superligero, Sandor Martín, se quejaba en una entrevista de eso, de que el público abuchea cuando los púgiles no se dan en la cara. Cuando no hay sangre.

“Esa idea de que es violento, un negocio sucio y nada más, caló en los medios. Por eso, para buena parte de la prensa el boxeo apenas existe. O existe sólo en la puerta del juzgado. Pero no como deporte”, se queja Javi Gallego, mánager de Frank y gerente del gimnasio en el que entrena. Pero Gallego no culpa a la prensa de todo. Sabe que desde dentro también se han hecho cosas que han contribuido a cargarse el boxeo, y cree que el hecho de que los años 60 y 70 fueran la época dorada de este deporte hace que la gente lo rechace “porque lo relacionan con el franquismo”.

No sólo algunos medios rechazan el boxeo como deporte, también algunos partidos como Izquierda Unida (IU), cuyo Grupo Municipal en Valladolid pidió que se prohibieran las imágenes de niños boxeando en un concurso de fotografía. Los boxeadores saben que no están bien vistos: “Lo que más me duele es que me digan que esto es de garrulos y de gente sin cabeza”, explica Frank Urquiaga. “Tiene sus peligros, evidentemente, pero vamos protegidos, hay normas y superamos controles médicos estrictos que nos impiden competir si hay algún riesgo”, cuenta el boxeador. Para paliar esa percepción, Urquiaga hace su aportación dando charlas por los colegios dentro de un programa de la Generalitat que bajo el nombre de ‘El esfuerzo no es un palo’ enseña a los niños que ser constante tiene recompensa.

Las charlas de Frank Urquiaga tienen un fin loable y las de Planas o BoxGirls, además, se desarrollan en entornos muy duros. Con esas condiciones son menos los que se oponen a que se enseñe a los jóvenes a dar un derechazo y se acepta el boxeo como mal menor para combatir uno más grave. Pocos se atreven a juzgar la decisión que tomó en su día Sadaf, que vive en un país aterrorizado por los talibanes. Pero, ¿cómo se percibe el boxeo en países sin problemas como los que tienen Kenia, Afganistán o Pakistán? En el barrio de Gamonal en Burgos podría estar la respuesta.

Gamonal fue noticia en 2014 por los disturbios ocurridos tras las protestas de los vecinos, que querían evitar la construcción de un bulevar de ocho millones de euros a un consistorio que meses antes había recortado varios servicios públicos escudándose en la crisis. En ese mismo barrio está la entidad Saltando charcos, que desde diciembre dispone de nuevas instalaciones para desarrollar el programa Boxeo Educa. El centro ayuda a unos ochenta jóvenes en situación de exclusión social e imparten boxeo porque así lo pidieron sus usuarios. A Sadaf también le pasó: practicaba fútbol y voleibol pero optó por el ring. Óscar Caballero, educador del centro, habla de que si educar es difícil, reeducar lo es aún más, y de que hay que guiar a estos chicos con prácticas que les interesen y les den herramientas de las que carecen. “A través del boxeo y otras disciplinas de contacto hemos podido observar cómo se promueven hábitos higiénicos y saludables, normas de conducta y respeto, la responsabilidad personal y la cooperación con los otros miembros del equipo”, reza en la web de la entidad.

Puede que el boxeo sea una forma cruel de autoagresión, pero es la forma más inmediata de trascender el propio destino, Carol Joyce Oates en Del Boxeo

“Allí donde hay paz, el hombre de guerra se ataca a sí mismo: pero, ¿qué es exactamente ‘la paz’, dónde hallarla en guetos de indecible miseria y malestar? Puede que el boxeo sea una forma cruel de autoagresión, pero es la forma más inmediata de trascender el propio destino”. Lo escribió Carol Joyce Oates en su libro Del boxeo parafraseando al filósofo alemán Friedrich Nietzsche y bien podría explicar proyectos como el del barrio burgalés. Nada justifica la violencia y Gamonal no es Afganistán. La pregunta es si en países desarrollados el boxeo está peor visto porque no creen tener habitantes que necesiten “trascender su destino.”

El que fuera cronista del cuadrilátero en la época dorada del boxeo en España, Manuel Alcántara, tiene clara la respuesta: unos años más de crisis y se verá resurgir el pugilismo con más fuerza que nunca. Reflexiona sobre ello en La edad de oro del boxeo (Libros del K. O.): “Resulta curioso que en los dos países europeos más preponderantes ahora esté creciendo el boxeo: Inglaterra y Alemania. Y en España volverá a crecer si el Gobierno sigue apretando la tuerca con decretazos…”. Un dato que refuerza la idea del cronista viene de uno de los países que cita: el proyecto de Cameron y sus BoxGirls no empezó en Kenia, sino en Berlín, en los barrios de Kreuzberg y Neukölln. Fue en 2001, antes de que llegaran a la zona artistas, bohemios o inmigrantes del resto de Europa huyendo del paro. En aquel momento, con un desempleo en la zona que rozaba el 30%, una mezcla de culturas no siempre bien gestionada y las tasas de criminalidad más altas de la capital alemana, el boxeo llegó para darles a las chicas “concentración, elevar su autoestima y ayudarlas a conseguir sus objetivos fuera y dentro del ring”. Resumiendo: para trascender sus circunstancias.

Empoderamiento

El boxeo sirvió para empoderar a la comunidad femenina, pero estoy seguro de que sirve igual para hombres que para mujeres

Siendo directora de ONU Mujeres, Michelle Bachelet escribió lo siguiente con motivo de los Juegos Olímpicos de 2012: “El poder que tienen los deportes de contribuir al empoderamiento de las mujeres y de las niñas es innegable. La participación en los deportes permite a las mujeres y las niñas entrenarse para ser las mejores, incrementando sus capacidades y confianza, a tal punto que les acompañará toda la vida”. En aquella edición de las Olimpiadas se incluyó por primera vez el boxeo femenino como deporte olímpico y fue un aliciente para que Moreno y Venegas se decidieran a explicar la vida de Sadaf. Pero ese empoderamiento no es sólo para ellas. Así lo cree Frank Urquiaga desde que siendo un adolescente se puso los guantes; Javi Gallego con los chavales que le llegan al gimnasio; y Juan Antonio Moreno después del rodaje en Afganistán. “El boxeo sirvió para empoderar a la comunidad femenina y crear un ejemplo a seguir pero estoy seguro de que con un buen mentor y una buena cabeza, sirve igual para hombres que para mujeres.”

Al preguntarle a Venegas si cree que el bien que el boxeo le ha procurado a Sadaf sería aplicable en lugares menos extremos, no duda: “Siendo mujer en Afganistán, su destino era casarse al cumplir los 14. Sadaf encontró en el boxeo una alternativa de vida y confianza en sí misma. Aquí los motivos pueden ser otros, pero todo lo que sirva para luchar por la dignidad humana es aplicable en cualquier lugar del mundo”.

La vida de Pac-Man, que a los 13 años andaba por las calles de Manila buscando cualquier empleo para mantener a su familia y peleó en antros por algunas monedas, bien podría ser una de esas historias que justifica el boxeo incluso a ojos de sus detractores. Consiguió salir del agujero, ser uno de los mejores y convertirse en estrella. Algunos dirán que trascendió su destino. Otros opinarán que lo único que hizo fue cambiar de hoyo.

De la pobreza al lujo, de la calle a una mansión y de paria a congresista. Esa es la evolución vital que ha hecho que escritores, periodistas y cineastas se interesen por la vida de Manny Pacquiao, el púgil filipino que el 2 de mayo perdió ante el estadounidense Floyd Mayweather el título mundial de peso wélter....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí