1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Estamos vivos de milagro

La Berlusconi chulapa

Miguel Mora 12/05/2015

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ver a Esperanza Aguirre bailando y cantando el chotis en inglés, paseándose con su sofá y su sombrilla por las calles de Madrid, y lanzando exabruptos contra los sin techo y calumnias contra su principal adversaria, la jueza Manuela Carmena, ha convertido la campaña electoral del Foro en un espectáculo apasionante. Aguirre ha igualado, quizá superado, las coloridas campañas del añorado Silvio. Berlusconi. Il Cavaliere. Y se ha ganado por derecho el apodo que debía tener hace tiempo: la Berlusconi chulapa. Con varias ventajas sobre su clon milanés: que se sepa, a Aguirre no le gustan las menores, habla inglés con acento oxoniense y aunque le pega a las mechas con pasión, no se hace implantes ni se pone maquillaje naranja.

La condesa de Bornos, gran dama ultraliberal y ama de cría de la corrupción madrileña (en su regazo se fraguaron los mayores escándalos y pelotazos de la historia reciente: de la Ciudad Deportiva a la Gürtel y la Púnica) se ha convertido en lo mismo que representó Berluska en sus estertores políticos: el símbolo de la podredumbre que ha corroído el sistema político, y el bastión del viejo y asfixiante Régimen (en este caso, el del 78) contra lo nuevo, contra las personas capaces de devolver a los ciudadanos la fe en la limpieza del juego democrático.

Aguirre es, antes que nada, una política sofisticada, a ratos genial, de gran talento natural, seguramente la mejor populista que ha dado España desde José Antonio. Como Berlusconi, es inasequible a la realidad e inmune a la verdad, se cree sus propias mentiras y derrocha simpatía, desparpajo y desfachatez. Como Silvio, interpreta mejor que nadie las tripas del votante medio apolítico –el qualunquista italiano--, y conecta con los pobres igual o mejor que con los ricos, con los ultracatólicos igual que con los ateos –¿acaso alguien ha fotografiado a la lideresa rezando en una Iglesia?--.

Este tipo de animal político, sin más ideología que el dinero y el poder, necesita un hábitat pegajoso para medrar. Este ejemplar de profesional de la política autosuficiente por su casa requiere de abundantes células de propaganda –televisivas mejor que escritas-; utiliza un lenguaje directo y sencillo pensado para el más necio de la tribu, maneja un amplio catálogo de bromas chuscas y clasistas, derrocha falsa camaradería populachera y mezcla un toque de cinismo con grandes dosis de picaresca camuflada por una capa de postiza ingenuidad.

Cada vez que abre la boca, como Berlusconi, la mayor máquina de votos del panorama político español escupe ora falsedades, ora bajezas, ora maldades sin perder jamás la sonrisa de ricachona taimada. Un amigo dice que se dirige a todo el mundo como si estuviera reprendiendo al servicio doméstico; y sí, es justo eso. 

En casos clínicos como éste, los hechos y el pasado juegan un papel secundario. La Jefa, como la llaman todos en la Comunidad de Madrid, se perpetuó en el poder gracias al Tamayazo –acto fundador de pura estirpe berlusconiana--, abolió el impuesto de donaciones y el de patrimonio –otra berlusconada que, según Infolibre, ahorró 60.000 euros anuales a su marido--, y luego se rodeó de presidentes, vicepresidentes y alcaldes imputados por todas partes, y nombró y cobijó a parientes de todo pelaje, hasta acabar montando una empresa privada que costó cinco millones de euros de dinero público para promocionar al PP en las redes sociales.

No contenta con ese currículo de legisladora ad personam y 'ad PP', Aguirre quiere hacernos creer que ella es una víctima del sistema. Por más señas, que es una proba civil servant que está en política por puro sacrificio patriótico. Y que por supuesto es la única honrada, no ya de la putrefacta sede de la calle Génova 13 --bajo B-, sino de Europa entera.

A veces, para amasar un puñado de votos y descalificar a sus adversarios, estos berlusconis posmodernos son capaces de cometer cualquier dislate verbal. Son solo provocaciones sin importancia, que sirven para delimitar el marco y el campo de juego, y para recuperar a los extremistas despistados. Cuando las encuestas le sugerían que necesitaba los votos de los postfascistas, Don Silvio defendía a Mussolini y atacaba a la Resistencia. Aguirre, seguramente preocupada por el ascenso de Vox en los barrios más ultras de Madrid, acaba de denigrar en una sola frase a los asesinados abogados de Atocha, a una jueza cabal y honesta, y a la memoria de los años de plomo que desembocaron en esta suerte de democracia tutelada por el sistema financiero.

Su relación con los medios de comunicación es siempre sabia, pero mejora cuanto mayor es la concentración y menor la pluralidad. Berlusconi tenía a su servicio sus propios medios y, cuando ganaba las elecciones, buena parte de las televisiones públicas. Aguirre se apoya, gane o pierda, en los medios públicos y en aquellos privados que controlan los bancos, su partido o ella misma: cuenta con la lealtad de un rosario de editores y directores a los que ha favorecido y que tratan de mantener a flote sus chiringuitos, unos subvencionados directamente por la caja B, otros de forma indirecta por la publicidad --más o menos opaca-- del Ibex 35.

Si se piensa bien, Aguirre se ha presentado a la alcaldía de Madrid por pura necesidad. En realidad, su objetivo y el de Rajoy es muy similar al que siempre persiguió Berlusconi: ganar para mantener la impunidad, el escudo judicial que suelen otorgar los cargos públicos en los países sureños. La cazatalentos más cotizada del país ha sido una ruina eligiendo a sus colaboradores más cercanos. Pero, hasta ahora, los escándalos que surgieron bajo sus barbas y que hemos ido conociendo mientras ella se retiró a la empresa privada no le han salpicado, gracias, entre otras cosas, a su laxa interpretación de la responsabilidad política.

Es sin duda una mujer con suerte, con duende y estrella. Pero además es muy lista, y sabe que la suerte no dura siempre. Sobre todo, si el PP perdiera el poder en la alcaldía y la comunidad. Y especialmente, si lo hiciera ante una jueza. Ése es el sueño húmedo de Berlusconi: ganarle unas elecciones a una magistrada intachable, a una toga roja. Aguirre puede cumplirlo en su nombre.

Y seguramente lo hará, aunque no corren tiempos normales. Bajo el Gobierno del PP, la democracia ha sido demediada por el beneficio rápido, la corrupción de los partidos y los privilegios de los más ricos, mientras la aplicación vil de las políticas de austeridad europea aumentaba la desigualdad hasta cuotas intolerables. España se encuentra en una emergencia social, democrática y política. Hace falta abrir de par en par las puertas –sobre todo las giratorias-- y las ventanas, y que corra el aire. Cuanto antes.

Como pasó en la Italia de Berlusconi (y antes en la de Craxi y Andreotti), en la España de Rajoy, Pujol y Chaves, de Juan Carlos y Cristina, de Aguirre y de Cifuentes, el escándalo se ha convertido en rutina, la libertad de prensa en formalidad -cuando no en mordaza-- y la rendición de cuentas en un chiste. Ya nada sorprende a casi nadie. Pero el reparto del pastel de los fondos electorales, publicado esta semana por La Sexta, debería ser objeto de una investigación muy seria. El PP dispone para su campaña de 20 millones de euros, 13 más que el siguiente, el PSOE, que maneja 7 millones, y casi 20 veces más que Podemos o Ciudadanos.

Las preguntas surgen solas: si el PP, como dicen los jueces y ha confirmado la propia Aguirre, lleva 30 años financiándose con dinero negro, ¿cuánto gastará en A y cuánto en B? ¿No debería alguien fiscalizar hasta el último céntimo? Y otra: ¿Es normal y deseable que unas elecciones se decidan, como casi todo lo demás, por la capacidad de compra / corrupción / control mediático?

Son cuestiones retóricas, claro. La respuesta la dio el otro día Florentino Pérez cuando declaró ante el juez que investiga la Red Púnica. “Me molesta esa pregunta”, protestó el prócer. Y añadió: “300.000 euros no es dinero para el Real Madrid”.

En efecto. 20 millones tampoco es dinero para el PP. Y en esta nueva Berluscolandia hispana todo tiene un precio, todo se compra y se vende. Las elecciones. Los reportajes. Los chotis. Hasta los tuits y la reputación de Bale y del PP. Lo que haga falta.

Si lo miramos con un poco de distancia, no hay nada nuevo bajo el sol.

No pasarán. Esa es hoy la consigna del búnker en estado de pánico. La misma desde hace 500 años.

En eso, Aguirre le lleva mucha ventaja a Berlusconi. Ella es la España eterna. Él no era más que un pobre Cavaliere sin pasado.

 

Ver a Esperanza Aguirre bailando y cantando el chotis en inglés, paseándose con su sofá y su sombrilla por las calles de Madrid, y lanzando exabruptos contra los sin techo y calumnias contra su principal adversaria, la jueza Manuela Carmena, ha convertido la campaña electoral del Foro en un espectáculo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enry

    Fantástico artículo. Pasará a la posteridad de los lectores. Tanta miseria y podredumbre intelectual y social en este país. Salud y adelante

    Hace 6 años 6 meses

  2. Carlos Eduardo Fernández Aagaard

    Excelente! El articulista hace una descripción absolutamente lapidaria y a la vez que comprometida, desapasionada, del personaje, descripta claramente como un caso social clínico. Quizá sería importante remarcar que este tipo de fenómenos, si bien son individuales, sólo aparecen en épocas de enorme decadencia social, moral, económica y política. No se comprenderia un Nerón en la roma de la democracia. Es decir, un artículo excelente, que hace una incisión del personaje con la precisión del bisturí de un cirujano experto, pero que olvida un poco la descripción del medio que ha hecho posible. Sin el concepto arquimediano de peso específico del medio que lo rodea, no se puede entender la flotación de los excrementos. Aún con esta carencia, y para usar un término francés debo decir "CHAPEAU"

    Hace 6 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí