1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La FIFA sube al cadalso

Acorralado por las incontestables evidencias de putrefacción, el capo finalmente cedió. Joseph Blatter anunció que dejará de ser el jerarca de la FIFA tras 17 años de presidencia en una de las organizaciones más oscuras del planeta

Álex Moreno Madrid , 3/06/2015

PEDRIPOL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Acorralado por las incontestables evidencias de putrefacción, el capo finalmente cedió. Joseph Blatter (Visp, Suiza, 1936) anunció el martes 2 de junio que dejará de ser el jerarca de la Federación Internacional de Fútbol Asociada (FIFA) tras 17 años en la presidencia (y otros 16 en la vicepresidencia). El suizo abandona en medio de un clamor generalizado que pedía su cabeza y un cambio que diera paso a la urgente regeneración de un organismo donde el hedor comenzaba a ser insoportable hasta para los más incrédulos. Paradójicamente, Blatter había sido reelegido por sus colegas del fútbol para seguir rigiendo los designios del fútbol mundial durante otro mandato. Por aplastante mayoría.

De nada sirvió que dos días antes de las elecciones el mundo desayunara con la detención de varios altos cargos de la FIFA, entre ellos dos vicepresidentes, en el curso de una investigación llevada a cabo por la Fiscalía del Estado de Nueva York en la que se imputan delitos de fraude, asociación delictiva y blanqueo de capitales. La justicia estadounidense ha encausado a 14 personas, nueve directivos y otras cinco personas relacionadas con el mundo del fútbol (cuatro directivos de empresas de marketing deportivo y un intermediario) a las que acusa de formar parte de un entramado de pago y cobro de comisiones por valor de 150 millones de euros durante los últimos 24 años.

La operación pone el punto de mira la corrupción en los estamentos federativos del fútbol en Latinoamérica (once de los imputados son latinoamericanos) pero abre un melón que ya había dado síntomas de putrefacción. El primer olor no ha hecho más que confirmar las peores sospechas.

El Mundial de Catar, en el punto de mira

El foco principal de las pesquisas internacionales interesadas en poner orden en la jefatura del fútbol es la elección de las sedes para los dos próximos campeonatos del mundo, que tendrán lugar (o así se eligió en su momento, ya que las dudas sobre la limpieza en las votaciones son de tal calibre que se pone en cuestión que acaben celebrándose allí) en Rusia, en el año 2018, y en Catar, en 2022. Las dos decisiones despertaron inmediatamente el recelo de muchas partes, especialmente por las sedes afectadas (Inglaterra optaba a hacerse con la sede para el próximo Mundial y la candidatura de Estados Unidos para la cita de 2022 cayó por tan solo seis votos frente a la de Catar).

Antes siquiera de que tuvieran lugar estas votaciones (diciembre de 2010), medios británicos alertaban del menudeo de voluntades que rodeaban la elección de sedes. Periodistas de The Sunday Times llegaron más lejos y pudieron comprobar, haciéndose pasar por miembros cercanos a una de las candidaturas, la inevitabilidad del soborno a la hora de hacer campaña, circunstancia reconocida por propios miembros de la organización e intermediarios que pululaban por la corte de la FIFA.

Desde ahí, nunca dejó de planear la sospecha. Especialmente en el caso de Catar, donde ya solo por sus condiciones climáticas la celebración del Mundial iba a verse seriamente afectado (en un primer momento se confió en que los petrodólares pudieran garantizar la viabilidad de celebrar un evento deportivo en el desierto durante el verano, para después a anunciar que posiblemente tuviera que tener lugar en invierno, un desafío a los clubes y sus competiciones).

Todo ello dejando a lado la vulneración de derechos existente en dicho país, fundamentalmente en los referidos a las mujeres y a las personas homosexuales, así como el continuo goteo de noticias sobre las deplorables condiciones de los trabajadores en la construcción de instalaciones deportivas. La plataforma Playfair Qatar, que viene denunciando dinámicas propias de regímenes esclavistas en el país del Golfo Pérsico, ha cifrado en 1.420 los muertos hasta el momento, alertando de que en caso de seguir en la misma línea hasta 2022 podría llegarse a las 4.000 defunciones.

La impunidad con la que se vulneran los derechos humanos a costa de la vida de miles de personas no es la única mancha que luce en un historial de todo menos impoluto. En vísperas del pasado Mundial celebrado en Brasil ya tuvieron lugar manifestaciones y disturbios en protesta por lo que se consideraba un saqueo de dinero público en un país con importantes carencias en materia de servicios sociales y lamentables bolsas de pobreza.

Compra de votos… ¿y de árbitros?

Días antes de que comenzara este campeonato, en el verano de 2014, nuevas revelaciones golpeaban a la dañada credibilidad de la FIFA. The Sunday Times publicaba un informe en el que se revelaban sobornos de la candidatura de Catar de la mano de Mohammed bin Hammam, antiguo presidente de la Confederación Asiática de Fútbol y que tres años antes había sido sancionado con la expulsión del mundo del fútbol de por vida por intentar comprar votos en la elección a la presidencia de la FIFA. El acusado se presentaba en ese momento como opción alternativa a Blatter. The New York Times, por su parte, incidía en las sospechas de amaño de partidos durante la preparación para el Mundial de Sudáfrica de 2010 por parte de árbitros, supuestamente comprados por mafias que pretendían sacar tajada en las apuestas deportivas.

La trama destapada ahora por la justicia estadounidense abre un sinfín de implicaciones y corruptelas en la gestión del fútbol mundial. Este mismo campeonato, el de 2010, el primero en celebrarse en tierras africanas (y que ganó España), está también en tela de juicio pues la investigación apunta a que uno de los encausados recibió diez millones de dólares para repartirse con otros altos cargos por apoyar a la candidatura ganadora.

Los personajes presuntamente embarrados por el mar de fango tenían poder de decisión a la hora de designar más cuestiones. Como los árbitros. No es de extrañar que a muchos medios les salgan ahora las cuentas a la hora de explicarse los bochornosos arbitrajes que en 2002 permitieron el avance hasta semifinales de uno de los organizadores, Corea del Sur. La designación de los equipos arbitrales de Byron Moreno y Gamal Al-Ghandour (nombres de infausto recuerdo para italianos y españoles, respectivamente) fue obra de este mismo encausado.

El silenciado ‘Informe García’

Si llegados a este punto alguien se pregunta cómo estas tropelías no solo fueron consentidas, sino que parecían ser parte del modus operandi de la organización que controlaba el fútbol mundial, y si existió en algún momento voluntad de encauzar la situación, conviene hacer mención a Michael García. Este neoyorquino fue el elegido en 2013 por el creado comité ético de la FIFA para poner luz en las partes más oscuras de la elección de las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022 ante la sucesión de denuncias de corrupción.

En su informe, resultado de una investigación durante 18 meses en los que García realizó 75 entrevistas y recogió evidencias en nueve países, se denuncia la existencia de “pagos inapropiados” a altos ejecutivos de la FIFA. Todo esto según García, ya que la organización presidida por Blatter concluyó en un dictamen que no existían suficientes evidencias como para concluir que ambas elecciones eran producto del soborno. García, que denunció la manipulación de su investigación, renunció a su cargo meses después. Su trabajo sigue reposando en un cajón a la espera de ver la luz.

Un topo en la FIFA

Lo que no pudo parar la FIFA fue la investigación que ya había puesto en marcha el FBI y que desde 2011 contó con la colaboración de alguien muy valioso, el secretario general de la CONCACAF, organización que reúne a las federaciones de fútbol de Norteamérica, Centroaméroca y Caribe, Chuck Blazer. Blazer fue mano de derecha en este organismo de dos expresidentes encausados en la investigación. Según destapó el diario New York Daily News, Blazer, imputado por evadir impuestos durante más de una década por valor de decenas de millones de dólares, comenzó a colaborar con los investigadores federales estadounidenses, que le proporcionaron material para grabar de primera mano las corruptelas en la cúspide del fútbol.

Sin embargo, al menos en lo conocido hasta el momento, ninguna evidencia ha salpicado directamente a Blatter. Directamente, ya que como presidente de una organización la responsabilidad indirecta de que varios vicepresidentes sean arrestados y se descubra un entramado mafioso que entronca la celebración de los sucesivos campeonatos del mundo es clara. Ningún directivo europeo ha sido encausado hasta el momento, aunque nadie duda de que la investigación también llegará al viejo continente.

En las denuncias de compra del Mundial por parte de Catar, el nombre de Michel Platini, exjugador y presidente de la UEFA (organización que reúne a los clubes de fútbol europeos), también se vio implicado, según denunció France Football en 2013, que revelaba la confluencia de intereses entre Catar, el PSG y el grupo de comunicación Lagardère, próximo al expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, también presente en el mejunje. De hecho, a pesar del desmarque de Platini tras las detenciones de directivos pidiendo la cabeza de Blatter, la federación francesa apoyó al presidente elegido.

Así lo hizo también la delegación española, cuyo presidente, Ángel María Villar, además de ser vicepresidente de Blatter, ha sido llamado a declarar en el marco de la investigación. En su momento, declinó participar en el mencionado ‘informe García’. Su hijo, Gorka Villar, es miembro de otra de las confederaciones de fútbol investigadas, la sudamericana Conmebol, y podría ejercer de abogado de defensor de algunos de los encausados.

Blatter, respaldado hasta el final por el fútbol

Cuatro años después, la investigación explotó en la cara de Blatter a tan solo dos días de las votaciones que le darían la reelección. Ni las detenciones, ni las presiones del premier británico David Cameron para que no fuera elegido ni el desmarque de la UEFA y su presidente Platini impidió su reelección por 133 votos frente a los 73 conseguidos por la opción de cambio encarnada por un príncipe jordano llamado Ali Bin al Husein.

Por el camino se habían quedado otras opciones que pedían una regeneración en la dirección mundial del fútbol, como el presidente de la federación holandesa de fútbol, Michael van Praag, o el exfutbolista Luis Figo. Ambos retiraron días antes de la elección sus candidaturas. Tras perder una nueva oportunidad de apartar a Blatter del control de su juguete, Van Praag declaró que sólo entendía la aplastante victoria desde el miedo de muchas federaciones a apostar por un cambio. Por mucho que el voto fuera secreto, añadió, “uno se acaba enterando”. El poder para repartir el pastel a voluntad y la utilización de ese poder para asegurarse los apoyos y, por tanto, la perpetuidad, es un escenario tristemente común en los estamentos deportivos.

Está por ver si el escándalo acaba costándole a Blatter algo más que el cargo. Un cargo al que accedió en 1998 tras suceder al hombre del que había sido mano derecha desde que en 1981 fuera nombrado vicepresidente de la FIFA, Joâo Havleange. Las pesquisas se remontan al período de su presidencia, marcada también por la corrupción pues en 2012 salió a la luz su participación en el escándalo que sucedió a la quiebra en 2001 de ISL, la agencia de marketing y de derechos televisivos que trabajaba en la FIFA. Entonces se descubrió un agujero de unos 100 millones de euros en la FIFA y el cobro de sobornos de unos 90 millones por parte de directivos de la FIFA desde la agencia.

Blatter salió indemne entonces de una trama que pervivió con él de presidente. Bajo su mandato, el gran negocio del fútbol se ha multiplicado exponencialmente y repartido por continentes nunca antes explorados (Corea del Sur y Japón en 2002, Sudáfrica en 2010), pero también se ha perpetuado, y posiblemente enraizado y consolidado una manera de funcionar que, muy posiblemente, no acabará con su marcha de la organización ni con un intercambio de cromos como el que se dio en 1998.

A falta de comprobar la disposición de los supervivientes de la marejada provocada por las investigaciones para renovar la FIFA, ¿alguien confía en que cualquiera de los que estuvo en el ajo durante esos años es de fiar? La corrupción no parece limitarse a casos aislados. Tampoco puede decirse que fuera producto de la desvergüenza y avaricia sin medida de una talentosa selección mundial de caciques. Todo apunta a que las relaciones de compraventa de intereses constituían los cimientos sobre los que se sustentaba el negocio. Más que un intercambio de cromos, el fútbol necesita un álbum nuevo y una dolorosa y merecida rendición de cuentas por parte de aquellos que se apropiaron del juguete y se lucraban gracias a la ilusión de todo un planeta.

 

Acorralado por las incontestables evidencias de putrefacción, el capo finalmente cedió. Joseph Blatter (Visp, Suiza, 1936) anunció el martes 2 de junio que dejará de ser el jerarca de la Federación Internacional de Fútbol Asociada (FIFA) tras 17 años en la presidencia (y otros 16 en la vicepresidencia). El suizo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí