1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alberto San Juan / Autor y director de ‘El Rey’

“El humor aumenta la verdad, no la rebaja”

Luis Felipe Torrente Madrid , 6/11/2015

<p>Luis Bermejo, en el papel de Juan Carlos I y Alberto San Juan en una escena de la obra <em>El Rey.</em></p>

Luis Bermejo, en el papel de Juan Carlos I y Alberto San Juan en una escena de la obra El Rey.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El Teatro del Barrio estrena El Rey, una nueva producción enfocada al teatro de la realidad. La firma y dirige Alberto San Juan (Madrid, 1968), con el asesoramiento histórico de Noelia Adánez, del colectivo Contratiempo. En escena, un sillón y tres actores: Luis Bermejo, que encarna a Juan Carlos I, y Willy Toledo y Alberto San Juan, que encarnan a docena y media de personajes, desde los nombres clave en los últimos 80 años de historia de España, como Francisco Franco, Carrero Blanco, Rodolfo Martín Villa, Adolfo Suárez o Felipe González, hasta Chicho Ferlosio, Fernando Trueba, Juan Luis Cebrián, Javier Cercas o Jesús Hermida. Es un repaso frenético a la biografía del Rey emérito modelada a partir de frases textuales y textos ficcionados. El resultado no es, como alguno podría esperar, un espectáculo soez.

El actor explica así, en el folleto de la función, su visión de la monarquía: “Al ser algo que no se puede cambiar, juega un papel de muro de contención. Cuando dentro de una realidad hay un elemento que es para siempre, está limitando la posibilidad de cambiar esa realidad. El Rey simboliza la intención de mantener un sistema de privilegios. Y el hecho de que su figura no sea sometida a referéndum muestra la intención de mantener ese sistema de privilegios para siempre, no un sistema de privilegios para la familia real sino para un sistema que concentra la mayor parte de la riqueza del país”.

CTXT conversó con Alberto San Juan tras el ensayo general previo al estreno de la obra, en Madrid, el 3 de noviembre.

En la obra se utilizan algunas frases textuales, pero otras muchas no lo son. ¿Tenemos derecho a escribir ficción sobre personajes reales?

Creo que sí. El derecho a saber, el derecho a la información libre e independiente me parece uno de los pilares de una sociedad democrática, y creo que no se respeta el derecho a  saber en este país. Andrés Casinello, exoficial del CESED, luego CESID, imputado por los GAL y absuelto por ello, lo dijo muy claramente: “Sobre el 23-F sabemos lo que tenemos que saber. Y lo que no sabemos, mejor que no lo sepamos”. Eso define la actitud del sistema respecto a la información. Si supiéramos cómo se han creado el patrimonio y la capacidad de influencia del Banco de Santander, del BBVA, de Endesa o de Telefónica, sería muy difícil sostener el actual sistema de privilegios, muy difícil, porque creo que esa capacidad, ese poder que han acumulado desde el año 39 muchas de las principales empresas de hoy en España no resistiría una mirada crítica ni una información libre. Por eso me parece que en estas elecciones hay tres partidos, PP, PSOE y Ciudadanos, que están con el sistema de privilegios. Y otros, como Podemos, la candidatura que encabezará Alberto Garzón, y las muchas candidaturas regionales que trabajan por la emancipación son otra cosa distinta. Yo, por supuesto, soy antisistema. ¿Qué quiere decir esto? Que estoy en contra del capitalismo y que estoy a favor de la democracia. Y me parece que en el sistema actual hay más de capitalismo que de democracia. Y el discurso dominante ha identificado ambas cosas, capitalismo y democracia, que desde mi punto de vista son conceptos antagónicos. Y, en la medida que conozcamos cómo se construye el poder económico dentro del capitalismo, entenderemos que no es compatible con la democracia.

Emilio Silva dice que “la construcción de la ignorancia sobre nuestro pasado ha sido política de Estado”. ¿Lo sigue siendo?

Claro que sí. Solo un pueblo ignorante puede ser un pueblo sometido. Hay dos formas de someter: por la fuerza o a través de la ocultación de la realidad, la propaganda. La fuerza se utiliza, en España, por ejemplo, para reprimir, se encarcela a activistas por la democracia, se apalea en las calles… Pero la fuerza por sí sola no basta. Hace falta la propaganda, de la que se encargan los principales medios de comunicación y los partidos políticos de momento mayoritarios.

¿Y el Teatro del Barrio o los medios de comunicación independientes qué papel juegan en ese esquema? 

Desde el 15M la sociedad está reaccionando de forma amplia y está articulándose la sociedad civil, la población, para responder. Y una de las luchas es por la información, para abrir agujeros en el muro de la dictadura mediática. La crisis ha expulsado al vacío a mucha gente --de hecho mucha gente no ha salido del vacío, se ha tirado por la ventana--, pero otra gente se ha organizado para hacer un teatro, o una asociación para investigar la corrupción, o una asociación por la sanidad pública, o un medio de comunicación, como es el caso de algunos medios digitales que son distintos. Por ejemplo, La Marea y Diagonal. Son dos medios que surgen a partir de la crisis y que son otra forma de concebir la información y la propiedad de los medios de comunicación. En este caso son cooperativas. Eso están haciendo los ciudadanos, crear cooperativas para que los medios de producción sean de los ciudadanos, no de las empresas privadas, pero tampoco del Estado, que es fácilmente secuestrable. Es directamente de los ciudadanos. Que nosotros participemos de la producción y distribución de energía, de información, de la cultura o de los alimentos. Eso está pasando poco a poco. Al lector de esta entrevista le recomiendo que se meta en la plataforma digital mecambio.net para informarse de estas alternativas.

Viendo la obra da la sensación de que lo que es teatro es lo de fuera, que el libreto trata de descodificar los libros de texto, los medios, los libros de historia, y mostrar una historia de España un poco distinta de la que se ha contado. 

Está dentro de ese aprender a mirar de nuevo. Siempre he sabido de quién me sentía cercano y de quién no. Y siempre me he sentido cercano del oprimido y no del opresor, pero bastante poco armado ideológicamente. Entonces, a partir de la crisis siento la necesidad de saber, la necesidad de ponerme a aprender, de leer otros libros, de buscar otra información, de hablar con las personas que han vivido los acontecimientos directamente, que los han investigado, de dejar de ver el mundo a través de Televisión Española y el diario El País.

En esta obra, que tiene dentro muchísimas obras posibles, hay personas de las que no se habla y que se echan en falta, como José María Aznar. ¿Reserva estos personajes para obras posteriores dentro de su línea de teatro de la realidad? 

Es verdad que José María Aznar no aparece. Aznar y Felipe González creo que son dos de las peores cosas que le han pasado a este país en su historia reciente, después de Franco. Lo peor. Siempre que hablo de personas me refiero al aspecto público de su vida. En el aspecto privado no me meto. Lo respeto profundamente. Lo que me importa es su labor pública, las consecuencias que su labor pública ha tenido en España. Los dos tienen el prestigio de un supuesto milagro económico. Felipe González, a partir del 82, un milagro económico, social y cultural. Aznar más bien un milagro económico, el famoso milagro económico con Rodrigo Rato como ministro de Economía. Creo que hay que mirar con atención para ver los ingredientes de ese milagro. Y para quién resultó divino. Porque creo que la idea que tenemos de los milagros con Aznar y González tiene mucho que ver con la propaganda. Sobre Aznar habrá que hacer una obra. Pero es verdad que falta en esta. Llegamos hasta Felipe González y hay un salto hasta la proclamación de Felipe VI. Hablamos de periodos tan largos y tan densos en acontecimientos que es difícil seleccionar. Manuel Fraga es fundamental y aparece muy poco. Santiago Carrillo aparece más, pero ninguno de los dos aparece encarnado en un actor. No aparece la Iglesia, se alude al poder económico pero no aparece con claridad. Faltan muchas cosas… Por eso vamos haciendo una especie de serie por entregas: Autorretrato de un joven capitalista español, que es personal; Ruz–Bárcenas, que es algo concreto de hoy en día; El Rey, que es una ficción sobre la realidad, y veremos por dónde seguimos, pero tendremos que centrarnos en el poder económico, en una figura como Aznar, habrá que hacer una obra sobre la Iglesia…

En este país no ha sido infrecuente un modelo de crítica cultural consistente en atacar directamente y con violencia a los que hacían propuestas culturales en la misma línea que las del Teatro del Barrio, como las sufridas por Els Joglars hace treinta años, o los ataques contra Leo Bassi hace bastantes menos… ¿Creen que les podría suceder algo así? 

Espero que no porque yo soy muy acojonado. Ante la posibilidad de una agresión salgo corriendo. Una gran razón para correr es que alguien te quiera pegar.

La pregunta venía al caso no solo por el tema de la obra sino porque Willy Toledo recibe ataques continuos, sobre todo a través de Internet, y no solo de ultras. 

La red es para algunos un modo de canalizar odios personales en vez de soltarlos en terapias. Lo más terrible, lo más grave, son las TDT, que animan a la violencia, que hacen un retrato de la gente que de alguna manera implica que merecería la pena agredirles. Hace poco un general retirado, Monzón, retó a Willy a un duelo a muerte, y en la tertulia le rieron la gracia, cuando era una amenaza de muerte. Es la irresponsabilidad absoluta, de esa gente y de quienes les concedieron las licencias, que no son ni más ni menos que los gobiernos del PP, el de Esperanza Aguirre en Madrid y el de Mariano Rajoy.

Marta Sanz, escritora, reciente premio Herralde de novela, decía en una entrevista en CTXT que “parece que la gente de la cultura es la única que no puede manifestarse públicamente como ciudadana”. ¿Percibe que esto es así en la España de hoy? 

Que se monte la que se monta cada vez que Willy abre la boca, cada vez que se sale un poco formalmente del tiesto, me sorprende. Porque hemos tenido que escuchar a Rafael Hernando decir que los familiares de la víctimas del franquismo se acuerdan de sus familiares cuando hay subvenciones de por medio. ¿Te imaginas que alguien dijera eso sobre una víctima de ETA? Entraría en la cárcel, si llega vivo. En cambio, de las víctimas del franquismo te puedes reír y no pasa nada. Se dicen muchas barbaridades. Hay mucha violencia en lo que se dice. Por eso creo que aquellos que creemos en la democracia y queremos defender otra cosa frente al sistema actual de privilegios no podemos utilizar la violencia ni siquiera en el tono de voz. Debemos hacer un ejercicio de pacifismo constante, precisamente para ser firmes y contundentes en nuestra actitud, porque la violencia, sea verbal o física, es patrimonio del sistema. No de la democracia.

En enero fue elegido miembro del Consejo Ciudadano de Podemos en Madrid. ¿Cómo ha sido la experiencia y cuál es su relación actual con Podemos?

Creo que Podemos todavía está haciéndose y que la urgencia de la cita electoral del 20D ha dejado el proceso de construcción de la organización a medio hacer. Después de las elecciones habrá que reorganizar, porque evidentemente hay dos visiones en diálogo. Una que apuesta por una organización vertical, en la que la capacidad de decisión esté localizada en la cúpula, y otra que apuesta por una organización más horizontal para que el ámbito de decisión se abra sin límite, se desborde. Ambas posturas me parece que tienen razones legítimas, ambas posturas luchan por lo mismo, que es la emancipación colectiva. Respeto ambas posturas, pero me identifico más con una, con practicar el aprendizaje político. Un aprendizaje político, de crecimiento y madurez, que solo se puede practicar ejerciendo la política, y solo se puede ejercer la política decidiendo. Por tanto, me identifico más con la postura que defiende abrir el ámbito de decisión sin límite.

Además, creo que a veces hay estrategias que desde las portavocías de Podemos, con intención de ser para todos los públicos, por tener más votos, llevan a una cierta ambigüedad respecto a temas como la militarización de España a través de la OTAN y de las bases norteamericanas, o la religión en la escuela, posturas un poco tibias. Y creo que es más eficaz ser quien uno es, coherentes y radicalmente pacifistas y laicistas, abiertamente. Para vender el cambio sensato ya está Ciudadanos. Me puedo equivocar, no soy un estratega político. Soy un pardillo político más bien. No tengo experiencia política, nunca la he tenido, nunca he militado en ninguna organización ni me considero ahora de Podemos. Estoy en Podemos en tanto que movimiento. No estaré en tanto que partido. En la medida en que Podemos se haga partido, me saldré. En la medida en que se consolide como movimiento…

¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

Un partido es una estructura vertical, jerárquica y con cúpula, y un movimiento es una cosa mucho más anárquica, que no es desorganizada, sino organizada de manera más democrática. Me parece que la opción estatal más importante de cambio real, de emancipación, es Podemos. Y en la medida que pueda haré campaña por Podemos. Sin olvidar a Alberto Garzón y la candidatura que encabeza, que son compañeros, no competidores. Y siento en el alma y me duele en el cuerpo no haber conseguido ir juntos. No se ha conseguido ahora pero se conseguirá, seguro. Va a haber una unidad de la izquierda después de estas elecciones. No la ha habido ahora pero la habrá. Una precisión respecto a la palabra izquierda: la utiliza el PSOE, con lo cual no vale para entenderse. Cuando los medios de comunicación dicen “los partidos de izquierda” incluyen al PSOE, con lo cual la palabra izquierda no vale para entenderse. Luchamos por otro sistema de producción y reparto de la riqueza, claramente.

¿Y Ciudadanos?

Según ellos, el problema es que el sistema se ha gestionado fraudulentamente en los últimos tiempos y la solución es gestionarlo honestamente. Pero yo pregunto: ¿Y si el sistema en sí es fraudulento? ¿Cómo gestionar honestamente un fraude? ¿No ve esto Albert Rivera o lo ve perfectamente? PSOE, PP y Ciudadanos están con el sistema. Podemos y Ahora en Común – Alberto Garzón, por crear un sistema nuevo.

En enero de 2015 dijo que Podemos ha puesto en alerta al sistema de poder y ha cambiado todo, incluso ha abdicado el rey Juan Carlos. ¿Cree que la abdicación del Rey es consecuencia del 15M? 

De la movilización social. La secuencia de acontecimientos es: 15M, se ocupan las plazas, se construyen las mareas, se demanda una articulación electoral de la movilización popular, aparece Podemos con una gran eficacia y acaba por desbaratar el panorama político que hasta entonces no había escuchado ni a las plazas ni a las mareas. Irrumpe Podemos, se desbarata el sistema político, pone en cuestión el bipartidismo, que queda herido de muerte, que no vale por sí solo y necesita refuerzos, y llega el Séptimo de Caballería rubio y planchado, y abdica el Rey. No son pocos cambios. Sí creo que hay que tener cuidado con la articulación electoral de la movilización popular, porque la aparición de Podemos rebaja el grado de movilización en la calle, y creo que solo movilizando en la calle no ganamos nada. Tenemos que entrar en las instituciones para liberarlas de su secuestro. Pero un partido en las instituciones no se sostiene sin movilización en la calle. Por eso la importancia del movimiento. Hay que estar con una pata en la instituciones y otra en la calle. Y ser el mismo cuerpo.

Volviendo a la obra, dice Luis Bermejo que no pretende hacer una parodia del Rey, pero gesticula muchísimo, hace ruidos guturales, movimientos espasmódicos… y el público se ríe muchísimo. ¿No hay intención paródica en la obra?

Para nada. Cuando caemos en la parodia es por nuestras limitaciones artísticas o profesionales. Nuestra intención es ser rigurosos, pero es que el humor me parece un instrumento del rigor y del conocimiento. El humor no rebaja la verdad. Se puede utilizar para aumentarla. Tratamos de hacer seres humanos. Si no lo conseguimos se debe a nuestras limitaciones como actores, o como escritor y director en mi caso. Pero no hay intención de reírse de nadie. La gente creo que se ríe mucho porque Luis es un atleta de la expresión y un artista maravilloso, que tiene el don de la comedia, porque estamos hablando de cosas que conocemos, de la familia, de nuestra historia, y nos reímos porque conocemos a los personajes. Ya puestos, he de aclarar que en esta obra no aparecen Juan Carlos, Felipe y Suárez. Aparecen unos personajes que se llaman así, a los que utilizamos para tratar de entender qué han hecho en su labor pública y qué consecuencias ha tenido esa labor pública para nosotros.

El Rey se representa en el Teatro del Barrio (Madrid) hasta el 17 de diciembre. Tras una gira por Valencia, Sevilla y Galicia, recalará en el Teatre Lliure de Barcelona en marzo de 2016.

 

 

El Teatro del Barrio estrena El Rey, una nueva producción enfocada al teatro de la realidad. La firma y dirige Alberto San Juan (Madrid, 1968), con el asesoramiento histórico de Noelia Adánez, del colectivo

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Luis Felipe Torrente

Nacido en Albany (EE. UU.) pero criado entre Galicia, Salamanca y Madrid, donde vive. Es guionista del programa Ochéntame otra vez de RTVE. Antes trabajó en Canal +, CNN+, Telemadrid y Cuatro. Ha hecho varias películas documentales con su socio Daniel Suberviola, entre otras, el libro+documental Manuel Chaves Nogales: El hombre que estaba allí, finalista de los Goya en 2014.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí