1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Las dificultades de la socialdemocracia europea

La única salida que tiene la izquierda es construir un proyecto político donde Europa sea una pieza muy relevante de sus soluciones

Ignacio Urquizu 27/01/2016

<p>Ictus.</p>

Ictus.

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dentro del debate ideológico de la socialdemocracia hay un consenso que sostiene casi todo el mundo: existe un problema de definición de su proyecto político. A partir de aquí surge el disenso. Tanto si nos detenemos en las causas de esta indefinición, como si tratamos de trazar las principales ideas fuerza de un proyecto socialdemócrata para el siglo XXI, observamos distintas visiones. De hecho, ambas cuestiones están íntimamente relacionados. Para poder definir en qué consiste la izquierda y cuáles son sus principales retos, necesitamos realizar primero un diagnóstico de fondo sobre las dificultades a las que se enfrentan los partidos socialistas.

El punto de partida sería reconocer dos factores relevantes que, por muy evidentes que sean, no siempre se resaltan suficientemente. El primero de ellos es que la socialdemocracia nace en Europa, se desarrolla en el espacio europeo y fuera de nuestro continente no encontramos proyectos políticos semejantes. Democracias avanzadas como Estados Unidos o Japón no han establecido modelos de sociedad similares a los que caracterizan a los partidos socialistas europeos. Las razones que explican que seamos un “oasis” son diversas, desde luego. Pero, seguramente, el desarrollo histórico de los acontecimientos y decisiones que han ido retroalimentándose a lo largo del tiempo han permitido que Europa haya desarrollado un modelo de sociedad único.        

El segundo factor es que en un mundo tan abierto y globalizado, la única forma de lidiar con él es desde uniones regionales. Y es aquí donde Europa cobra todavía más sentido para la izquierda. Aspirar a una sociedad del bienestar como la que defiende la socialdemocracia va a necesitar de más Europa, pero sobre todo de una Europa distinta. Cuestiones como el mercado laboral, el modelo energético o el comercio internacional sólo tendrán una salida progresista si se hace desde una dimensión europea. Pretender resolver estos problemas siendo un país pequeño debilitará profundamente cualquier aspiración de la izquierda. Pongamos como ejemplo el mercado laboral. Las grandes diferencias que existen en salarios, derechos laborales, etc. entre países que comercian con una intensidad tan elevada como España, Francia o Italia sólo podrán resolverse si existe un marco europeo laboral.   

Por todo ello, la única salida que tiene la socialdemocracia es reconstruirse en un escenario europeo con el objetivo de resolver algunos de los desafíos que tienen nuestras sociedades. Pretender mantener nuestros modelos de sociedad en países pequeños y cerrados al mundo exterior ya no es una opción. Así, los partidos socialistas europeos deben ponerse a trabajar ya en un proyecto europeo de progreso. No obstante, aspirar a una socialdemocracia de dimensión europea tiene sus dificultades. ¿Cuáles son?

En primer lugar, como escribí hace un tiempo en CTXT, no hay un diagnóstico compartido de las causas de la crisis y del papel que ha jugado Europa en ella. Dentro de la socialdemocracia, mientras que los “críticos” hacen especial énfasis en el mal diseño de la unión monetaria, los más “moderados” se centran en la ausencia de un proyecto de país defendible en las instituciones europeas. Seguramente ambos planteamientos son ciertos. Pero la ausencia de un consenso en el diagnóstico hace más difícil comenzar a elaborar un proyecto político compartido por todos.

En segundo lugar, las cuestiones nacionales tienen una gran influencia en el desarrollo de las propuestas programáticas de los partidos socialistas y durante esta crisis se han agudizado, observándose una clara diferencia entre el norte y el sur. Mientras que los socialdemócratas del norte de Europa mostraban una gran preocupación por las cuentas públicas de los países del sur, los socialdemócratas mediterráneos reclamaban un mayor margen de maniobra para sus ajustes. La influencia de la política doméstica en los debates ideológicos no es el resultado de un cierto nacionalismo. En la medida en que no existe un demos europeo y una democracia europea que pueda recibir tal nombre, todos los partidos están mucho más pendientes de sus opiniones públicas nacionales que de desarrollar un proyecto socialdemócrata compartido por el conjunto de la familia ideológica.     

En tercer lugar, el grado de diversidad económica y social dentro de Europa es enorme. El indicador que mejor resume el nivel de desarrollo de una sociedad es la renta per cápita. Este dato suele correlacionar de forma muy elevada con otros indicadores como el nivel educativo, la corrupción o la esperanza de vida de un país. En la Unión Europea, la diferencia entre la sociedad más rica y la más pobre es de más de 15 a uno. Es decir, Luxemburgo tienen 15 veces más de renta per cápita que Bulgaria. Si comparamos con otras sociedades que aspiran a vivir unidas, en EEUU la diferencia entre el Estado más rico y el más pobre es de 1,5 a uno. En España, la diferencia entre regiones es de 1,7 a uno. Y si echamos la vista atrás, la diferencia que había en la URSS en 1991 entre la república más rica, Rusia, y la más pobre, Tajikistan, era de 6 a uno. Muchos analistas señalaron este factor como uno de los que pudo contribuir al colapso de la URSS.

Desarrollar un proyecto socialdemócrata europeo implica salvar esta gran desigualdad interna. Para ello sería necesario poner sobre la mesa políticas de cohesión. No obstante, niveles tan elevados de desigualdad pueden convertirse en un lastre si uno de los grupos se niega a redistribuir la renta en beneficio de los que menos tienen por considerar esta redistribución abusiva. Si además debe realizarse en términos étnicos o nacionales, los problemas se agravan. Algunos estudios académicos han señalado que la ausencia de un Estado del bienestar más potente en Estados Unidos se debe a que parte de la redistribución se produce entre grupos étnicos, y los blancos se han negado durante tiempo a transferir parte de su renta a los afroamericanos o a los latinos.

En cuarto lugar, el tiempo en política es fundamental, tal y como recuerda Daniel Innerarity en su último libro (La política en tiempos de indignación, Galaxia Gutenberg). En el mundo actual, todo pasa demasiado deprisa. Y si la ciudadanía no percibe que los problemas se resuelven a la misma velocidad que a ellos les afectan, la desafección puede hacer su aparición. Europa ha sido un proyecto político que siempre ha progresado de forma muy lenta. Cualquier cambio profundo o cualquier tratado ha exigido años. La evolución temporal de Europa, por lo tanto, no encaja con los tiempos actuales en política. Así, construir una socialdemocracia a nivel europeo que huya del populismo, la respuesta fácil y las consigas, y que sea rigurosa en los diagnósticos y las propuestas llevará algo de tiempo.   

En definitiva, la única salida que tiene la izquierda es construir un proyecto político donde Europa sea una pieza muy relevante de sus soluciones. Pero como se acaba de señalar, existen varias dificultades en el camino. Solucionarlas no va a ser fácil. Además, cada vez tenemos menos tiempo para esta tarea. Por ello es urgente ponerse a ello ya. Si la socialdemocracia no es capaz de resolver los problemas que tienen las sociedades actuales, los ciudadanos comenzarán mirar a otras opciones políticas. Desde luego que la socialdemocracia seguirá siendo una corriente ideológica relevante, pero ya no será eje vertebrador de mayorías como en los últimos 70 años.  

 

Ignacio Urquizu es diputado del PSOE por Teruel y profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid (en excedencia).

Dentro del debate ideológico de la socialdemocracia hay un consenso que sostiene casi todo el mundo: existe un problema de definición de su proyecto político. A partir de aquí surge el disenso. Tanto si nos detenemos en las causas de esta indefinición, como si tratamos de trazar las principales ideas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Urquizu

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan Alix Trueba

    Tiene razón chifus, demasiado difuso. Pero no puede ser de otra forma, dada la propia indefinición de la socialdemocracia a estas alturas. Hay que redefinir la izquierda de arriba abajo partiendop del principio de que la izquierda tiene que ser izquierda y, sinceramente, los partidos socialistas europeos hace mucho que dejaros de ser de izquierdas. No hay más remedio que empezar desde cero, lo que no sea eso es marear la perdiz,

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí