1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Carta a mi hijo (ábrase en 2035)

Enrique García Ballesteros 17/02/2016

AL WADLEY

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Querido hijo mío:

Si hay suerte, cuando leas estas líneas estaré descansando en paz; si no, estaré en algún lugar tenebroso esperando a ser convertido en Soylent Green. Si por el camino hubieras sentido la misma y extraña pulsión que empujó a tus progenitores, cabe la posibilidad de que te hayas hecho historiador; así que, probablemente, estarás trabajando de cualquier otra cosa. Si es en el mundo de la hostelería, recuerda que es mejor trabajar de día que de noche. Si, de todas formas, sigues intentando comprender el mundo que te rodea y el pasado que lo ha conformado, puede que dediques algún tiempo a rebuscar en archivos y hemerotecas digitales, y puede que te topes con extrañas noticias de tu infancia. Quiero dedicar esta única nota que te dejo a comentar, solamente, una de las más raras: aquella de los titiriteros terroristas de comienzos de 2016.

Quizá esperabas que te dijera que hay un sitio secreto donde guardo dinero, ¡ja! Los papeles de la hipoteca que queda por pagar están en el cajón inferior de la mesilla. Quizá eso de los titiriteros te parezca sumamente anecdótico y trivial. Deseo explicarte por qué no. Quizá hayas leído infinidad de artículos de opinión sobre el tema y te resulte curiosa la magnitud del impacto mediático. Quizá no existan ya los teatros de títeres, puede que los hayan considerado una expresión artística ilegítima y peligrosísima para el Estado de derecho. Todo podría ser.

Posiblemente, te parezcan igual de estúpidos tanto el extraño caso de los titiriteros como esta carta. Puede que incluso creas que he perdido el juicio. No he escrito esto porque escuche voces en mi cabeza, o no solo. Debo insistir en que esto de los titiriteros resulta de suma importancia. ¡Pero no te engañes! ¡No dejes que te engañen!

El curioso incidente de los titiriteros no fue importante porque impidiera y persiguiera la subversión propia y centenaria de los espectáculos de marionetas y del mundo al revés carnavalesco, y lo convirtiera en un magnífico ejemplo de lo que significa “reaccionario”. No, no. Tampoco lo fue porque desenmascarara dicho espíritu reaccionario en todos y cada uno de los poderes montesquieuanos del Estado, y en algunos otros. Ni por la ironía —no tengo claro aún si cómica o trágica— que eso supuso, al materializar el argumento de la propia obra y convertir el Madrid del siglo XXI en la Comedia del Arte.

Desde luego, no lo fue porque aquel caso descubriera que a esos poderes les movían los hilos otros, fácticos, que tenían a su disposición casi todos los medios de comunicación para chapotear en el caldo de su propia materia fecal. Por supuesto que no.

Ni lo fue porque pusiera de manifiesto que en este país se podía utilizar lo que fuera para desviar la atención de lo que preocupaba por aquel entonces a los verdaderos antisistema (los que robaban a manos llenas el dinero de todos y no dudaban en manipular de cualquier manera, usando a sus propios muertos o a los de los demás sin escrúpulos).

Déjame, hijo, que te diga también, en relación con esto último, que no creo que el raro suceso de los titiriteros fuera importante porque hubiera sacado a la palestra a hábiles defensores de la ética y de la justicia que, enseguida, descubrieron lo avieso contenido en aquel ejemplo dramatúrgico menor, aunque nada parecía requerirles una airada intervención cuando se usaba con fines espurios la memoria de otras víctimas o cuando los gobernantes, los legisladores o los encargados de hacer cumplir la ley e impartir justicia orinaban sobre las heridas de los malhadados, o ignoraban o pisoteaban los derechos humanos. Quizá tampoco existan ya los derechos humanos, hijo. Te diré que fueron un logro bastante importante de la civilización. Aunque es posible que, cuando abras esta carta, tampoco exista la civilización ni queden seres humanos... ni hipotecas.

Siempre hubo clases

No fue importante aquello porque la justicia demostrara un doble rasero cada vez más notable ante hechos similares. Daba igual que fueran bromas, insultos, hurtos u homenajes a verdaderos terroristas. Si los ladrones eran políticos o banqueros, las víctimas no eran de derechas y los terroristas pertenecían a grupos parapoliciales como el Batallón Vasco Español, apenas se vigilaba y apenas se castigaba.

Te digo la verdad, hijo, no creo que aquello que sucedió fuera importante porque sirviera de colofón a la sucesión de noticias que probaban la existencia de víctimas de primera y víctimas de segunda, terroristas muy malos y terroristas menos malos, ladrones que pagaban sus delitos y ladrones que no pagaban sus delitos. De eso nada.

Ni fue importante la violencia de los cachiporrazos sobre el papel maché y el trapo de las marionetas, ni la que ejercen a diario, sobre las mentes frágiles de los infantes o prepúberes, los telenoticias en los que la gente estalla, degüella o es degollada, donde se ve y se justifica cómo familias son echadas a la calle, reprimidas a golpes, encerradas por robar para comer, maltratadas o asesinadas por un padre de familia cabrón, violadas por su catequista o confesor, o abandonadas a su suerte en el mar cuando intentan sobrevivir huyendo de los horrores de la guerra o del hambre. No creo que fuera eso lo importante, ya ves tú.

Esos destellos de humor indignado en las redes sociales trivializaban lo más grave hasta explotar como un orgasmo, dejándonos despreocupados de lo que hubiera motivado la indignación

No, hijo, no. Lo verdaderamente importante fue que en ese tiempo confirmamos que los españoles carecían de sentido del humor. No me refiero a esos destellos ingeniosos (o no) de humor indignado que había en las redes sociales y que, meramente, trivializaban lo más grave hasta explotar como un orgasmo, dejándonos luego relajados y despreocupados de lo que hubiera motivado la indignación, como si todos los ciudadanos fuéramos humoristas de profesión y esa fuese la única lucha posible y necesaria.

No, no se trata de ese humor que es el más puramente carnavalesco, el que convierte todos los pesares en broma por un día, el que durante siglos permitió el poder porque ofrecía la ilusión de libertad para que no la hubiera, y aprobaba la parodia irreverente y el cuestionamiento del poder para que lo subversivo respirase momentáneamente y permaneciera siempre igual el orden social. No, no me refiero a esa expresión del humor, cuya necesidad, por cierto, perdieron de vista entonces los ejércitos de lameglandes de los poderosos con algo como una actuación en carnaval que, a esas alturas de la historia, era una celebración más hegemónica que subversiva.

Por aquel entonces, los españoles creíamos que teníamos sentido del humor porque nos reíamos con El Club de la Comedia y con los chistes de Eugenio y de Chiquito, porque nos tirábamos por el suelo con el sketch de las empanadillas de Martes y 13 y porque había unos memes muy divertidos del presidente del Gobierno en Internet. Los españoles creíamos que teníamos sentido del humor porque nos gustaba mucho el cachondeo y porque éramos unos tíos y unas tías muy graciosos cuando estábamos por ahí de cañas. Por aquel entonces, hijo, los españoles confundíamos el sentido del humor con la frivolidad. Pero costaba entender que la seriedad que requieren determinadas circunstancias sociales, políticas o personales no está reñida con el sentido del humor.

El humor paliativo

Pero en verdad, hijo, aquellos chistes y monólogos tan divertidos habían ido evolucionando hacia una ironía superficial que nunca agitaba profundamente los tabúes más hondos del público (como sí hacían con bastante coraje, por aquel entonces, muchos monologuistas estadounidenses). No, hijo, aquí el humor se limitaba a lugares comunes, a los roles de género, los problemas laborales y las vacaciones en familia. Los que más triunfaban eran los chistes de cuñaos, no te digo más. Aquí, hijo, no se podía hacer otro tipo de humor porque los españoles no lo permitían.

Aquí no había sentido del humor porque nadie sabía reírse de sí mismo, porque no sabíamos encajar bien; el humor, claro. En cambio, el dolor lo encajábamos de puta madre, hijo. Los españoles aguantamos por aquel entonces que nos recortasen el sueldo, que luego nos despidiesen, que luego nos robasen el dinero del banco, que luego usasen el dinero de nuestras pensiones para rescatar a los bancos, que luego los bancos nos desahuciasen y nos dejaran en la calle sin nada de comer para nuestros hijos y sin posibilidad de cuidar a nuestros padres enfermos ni a nuestros parientes con parálisis cerebral, que aumentase el número de suicidios, incluso que el ministro del ramo se riera de todo ello...

Todo eso, hijo, todo ese dolor y cualquier tipo de humillación lo llevábamos bien. Pero eso de que alguien sacara los pies del tiesto creyendo que se podía hacer humor de cualquier cosa, que hiciera bromas sobre esos mismos paralíticos o parientes enfermos, que bromeara con el terrorismo o con el uso que se hace de él cuando interesa, que se revuelvan los tabúes o que se busquen verdaderas cargas de profundidad... eso no, ¡maldita sea! ¡Una cosa es que abusen de mi hijo en el colegio católico y otra muy distinta que se bromee con el tema de la religión! ¿Quién se habrá creído que es? ¡Eso no hace ni puta gracia!

Los españoles aguantamos que nos recortasen el sueldo, nos despidiesen, que usasen nuestras pensiones para rescatar a los bancos, que los bancos nos desahuciasen y nos dejaran en la calle

Qué decepción la mía al descubrir que en este país nunca se podría hacer una serie como Padre de familia porque los creadores (y puede que algunos de los personajes animados) acabarían en prisión permanente revisable o, por qué no... sería el momento de recuperar el garrote vil, que tanto bien hizo. Ay, qué frustración al saber que jamás tendría cabida una creación artística lo suficientemente bestia como para criticar tamañas dosis generales de pazguatería e hipocresía, los peores males de nuestra sociedad.

Qué desilusión, hijo. Lo realmente importante del extraordinario lance de los titiriteros fue descubrir que en España no había ni verdadero sentido del humor ni verdadera libertad, porque van de la mano. Que en España no pudiera haber nunca una serie como Padre de familia debería habernos hecho reflexionar. Pero no. Aquí no entendimos nunca que la libertad de expresión consiste en no meter en prisión por lo que escriben ni a Salvador Sostres ni a los titiriteros. Que un demócrata debería dar su vida por que tanto Salvador Sostres como César Strawberry pudieran decir y escribir lo que quisieran, aunque, posiblemente, debería también darla por evitar que ninguno de los dos nos gobierne. Imagen perturbadora esta, que habría que tomarse con humor.

Un beso, hijo; y, si todo está peor, o acaso llega la extinción, recuerda a los crucificados de La vida de Brian: “Si te parece que la vida está podrida, puede que hayas olvidado algo: reír y sonreír, bailar y cantar... Y siempre mira el lado positivo de la vida; porque la vida ya es bastante absurda y la muerte tiene la última palabra. Cuando baje el telón, afróntalo con una reverencia: olvida tus pecados, sonríe a la audiencia y disfrútalo, porque será tu última oportunidad. Así que, siempre mira el lado positivo de la muerte, justo antes de que nos dejes con tu último aliento: cuando te fijas, la vida es una mierda, la vida es un cachondeo y la muerte una broma; pero verás que todo es un espectáculo con la gente riéndose en tu cara, y el que ríe el último ríe mejor, y siempre mira el lado positivo de la vida”.

Querido hijo mío:

Si hay suerte, cuando leas estas líneas estaré descansando en paz; si no, estaré en algún lugar tenebroso esperando a ser convertido en Soylent Green. Si por el camino hubieras sentido la misma y extraña pulsión que empujó a tus progenitores, cabe la posibilidad de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Enrique García Ballesteros

Es ciudadano activo, pagador de impuestos, padre y escribidor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Eugenio

    Bravo Enrique, como no puedo dejársela a mis hijos (pues ya la habrán leído también) se la dejaré a mis nietas, si me lo permites.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí