1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Buscando a Paolo Brosio. Corrupción, crisis y cambio. Italia, 1992-España, 2016

Algunas similitudes y diferencias entre Tangentópolis y Chorizópolis

Paola Lo Cascio 16/03/2016

<p>Berlusconi y Craxi, en 1984.</p>

Berlusconi y Craxi, en 1984.

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ahora es un devoto de la virgen de Medjugorje, enclave croata y católico en la castigada república de Bosnia y Herzegovina. Se pasea, a veces, por los platós de televisión para explicar cómo, después de unos tumultuosos años de vida al límite (droga, alcohol e inversiones arriesgadas), desde 2009 y por intercesión mística balcánica, ha vuelto a nacer, como explicó en un libro que tituló A un passo dal baratro. Perché Medjugorje ha cambiato la mia vita.

Es Paolo Brosio, el periodista que durante tres años, desde 1992 a 1994, hiciera sol, lluvia o viento –esquivando transeúntes y tranvías que ya se habían acostumbrado a su figura pequeña, a su semblante de oficinista norteño-, plantado con un micrófono en mano delante de las puertas del Tribunal de Milán explicó, desde la cadena Retequattro –propiedad de Berlusconi–, los pormenores de las investigaciones y los juicios de Tangentópolis. Un personaje familiar para todos los italianos de más de cuarenta años. Un bardo, la imagen de una época, del hundimiento, en cuestión de meses y bajo la batuta de un grupo de magistrados valientes y mediáticos, del sistema de partidos que había regido durante cuarenta años uno de los países fundadores de la CEE. Aquella pieza estratégica del diseño atlántico durante la guerra fría simplemente se deshizo como un azucarillo en un delicioso espresso

Han sido muchos –comentaristas agudos, como Enric Juliana, e incluso viejas y controvertidas glorias de la política, como Felipe González- los que han avanzado una especie de comparación entre la situación italiana del principio de los 90 y los agitados tiempos de cambio y de corrupción que España está viviendo en los últimos años.

Un ejercicio parecido lo empezó a hacer también el director de esta revista, Miguel Mora, hace unos meses, con ocasión del estreno de la serie televisiva italiana 1992, que, apenas superadas las dos décadas de los hechos, confeccionaba la narrativa televisiva –y por lo tanto intrínsecamente nacional-popular-- de aquellos hechos, demostrando una vez más, que junto a los tanques norteamericanos que liberaron Italia al final de la Segunda Guerra Mundial, llegó también, para quedarse, la cultura del entertaintment

Este texto quiere aportar una breve reflexión y avanzar algunos elementos para analizar similitudes y diferencias. 

El primer elemento es la concentración con la que han salido a la luz los casos de corrupción. En Italia la fase más aguda de las investigaciones referentes a los grandes partidos de gobierno tuvo lugar en poco más de dos años, entre 1992 y 1994. Un caso de corrupción en la sanidad de Milán (el socialista Mario Chiesa fue detenido in fragranti mientras recibía un soborno de 7 millones de liras) acabó por destapar varias tramas millonarias vinculadas, sobre todo, a las grandes empresas de titularidad estatal. En el caso español el ritmo ha sido quizá más lento, pero igual de continuo. En España los primeros casos emergen en 2007 y todavía en 2016 no hay visos de que pueda remitir.

El segundo elemento es el momento histórico internacional que, en los dos casos y de forma diferente, ha influido e influye sobre lo que está ocurriendo. Tangentópolis estalló en los años inmediatamente posteriores a la caída del muro de Berlin, pero también en un momento decisivo para el crecimiento del proyecto europeo, al final de la Comisión Delors que, además de plantear avances significativos en la integración económica y monetaria, representa todavía hoy -- y a pesar de sus límites-- el último intento de cierta envergadura de dotar de contenidos políticos a las instituciones europeas.

La crisis italiana se enmarcó en un ecosistema continental en el cual todavía las grandes familias políticas tradicionales (socialdemócratas in primis) no habían consumado del todo su impotencia frente a la fuerza de los mercados. O dicho de otra forma, todavía la política parecía (por muy traicionera que fuera lo que en definitiva era ya probablemente sólo una percepción) tener algún tipo de margen de maniobra con respecto a la economía.

Veinte años más tarde parece ser precisamente ese el elemento decisivo: la crisis española llega de la mano de la crisis política y económica continental, y al malestar de la ciudadanía por las conductas delictivas concretas de los políticos, se añade una desconfianza general en la democracia representativa, incapaz de prever, atajar y corregir el tsunami al que los caprichos de unos mercados desregulados y la falta de escrúpulos de los poderes fuertes han sometido al conjunto de los ciudadanos, o como mínimo a los del sur de Europa, llevándose por delante el modelo social europeo. 

Un segundo elemento tiene que ver con el papel de los partidos tradicionales. El ya famoso discurso pronunciado por Bettino Craxi, secretario del Partido Socialista Italiano en la Cámara de los Diputados, en julio de 1992 cuando reivindicó en cierta modo la “obviedad” de la financiación ilegal de los partidos (debida precisamente a unos “costes de la política” considerados ineludibles), fue a la vez una reivindicación (delictiva y a destiempo, pero reivindicación, al fin y al cabo) del papel central de los partidos. Hoy en día sería impensable: su descrédito ha tocado cotas nunca alcanzadas, y en cierta manera representa el core issue de la crisis política española. 

En tercer lugar hay que destacar el papel de la magistratura. En el caso italiano los propios padres de la Constitución de 1948 dibujaron un esquema institucional que otorgaba y otorga una autonomía consistente a jueces y fiscales. El sistema judicial español, heredero de las inercias legadas por el franquismo, deja a la judicatura en una posición de inferioridad con respecto al poder político.  En este sentido resulta sintomática la sorpresa por el “atrevimiento” de algunos miembros de la fiscal; durante mucho tiempo estos han actuado más como defensores de los grandes partidos que como sujetos autónomos en su tomas de decisiones. 

Otro elemento más es la “distribución” de la corrupción. Más allá del hecho de que en Italia existían (y todavía existen) enormes áreas de territorios en mano de organizaciones criminales en los cuales las prácticas delictivas están ligadas a las inevitables hibridaciones “locales” con la política, Tangentópolis fue un fenómeno que afectó el corazón del sistema, y en especial a la financiación de los partidos a través, sobre todo, de las grandes empresas estatales.

En el caso español --de momento con la excepción del PP-- la territorialización parece más acusada. Los casos de la Comunidad Valenciana, Madrid, Andalucía y Cataluña ofrecen la medida de diferentes ecosistemas corruptos ligados al mantenimiento de clanes políticos a escala regional. Solo por dar un ejemplo, el vector principal de los 200.000 millones robados y malgastados cada año (según un informe elaborado por diputados de UpyD) han sido las competencias ejercidas de forma descentralizada. Casos muy llamativos han sido la especulación inmobiliaria y el papel de los ayuntamientos, o por ejemplo la construcción de colegios (en su mayoría católicos), competencia de las comunidades autónomas. Esto ha acabado afectando de forma muy clara también a la dimensión cuantitativa: el total de condenados en firme en Italia por el megaproceso Tangentópolis asciende a 1.300 personas (y más de cuatrocientos declarados absueltos), con algún suicidio excelente como el caso de Raul Gardini, presidente de Montedison o de Gabriele Cagliari, ex presidente de ENI. En España, donde la mayoría de procesos siguen abiertos, entre 2010 y 2015 se ha detenido a más de 8.000 personas y se han iniciado más de 4.000 procedimientos.

Por otro lado también la implicación de los sujetos presenta similitudes y diferencias. En Italia los procesos de 1992-1994 se llevaron por delante prácticamente a todos los partidos que, de una forma o de otra, habían ejercido responsabilidades de gobierno, pero quedaron fuera del perímetro de la corrupción instituciones y organizaciones importantes, como los sindicatos o el jefe del Estado.

En los años siguientes esos sujetos ejercieron de alguna manera de suplentes de la política tradicional. De otra forma no se entendería la tolerancia --o incluso el consenso-- hacia los muchos gobiernos “técnicos” que Italia ha tenido a lo largo de su historia, justamente a partir de aquella coyuntura. La tempestad que embiste el sistema español parece no dejar de lado, en cambio, a ninguna institución: empresas, sindicatos, bancos, partidos, clubes y presidentes de fútbol, medios públicos y subvencionados, sin olvidar a la Casa Real.

El último elemento que se puede considerar en este breve repaso es la respuesta de la opinión pública y de la ciudadanía, y la manera en que ésta se ha acabado conjugando políticamente. En Italia la protesta ciudadana por la corrupción no cuajó de forma unívoca. En aquellos años el grueso de las movilizaciones se orientaron y vertebraron contra la mafia: en aquellos mismos años morían bajo los golpes criminales los jueces Falcone y Borsellino, mientras las calles se llenaban de gente reivindicando una “nueva resistencia” que pusiera en el centro del debate el respeto de la legalidad. Las explosiones de rechazo a la corrupción política fueron esporádicas, no organizadas, pero no por ello menos duras: en la retina de la ciudadanía italiana quedan las imágenes de Bettino Craxi saliendo del Hotel Raphael --su domicilio romano-- el 30 de abril de 1993, cuando centenares de ciudadanos se congregaron allí para tirarle, literalmente, monedas.

Por otra parte el potencial regenerador se fraguó en un movimiento municipalista que dio sus frutos en ciudades importantes y en un poderoso movimiento referendario en favor de una reforma electoral que introdujese los colegios uninominales para limitar el poder de los partidos y favorecer la identificación entre representantes y territorios, a nivel general la “transición italiana” se saldó con fenómenos harto preocupantes. El PDS –heredero del PCI-, único gran partido que se había quedado fuera de la gran corrupción, creyó que automáticamente había llegado su turno y, en cambio, pagó el anticomunismo intrínseco de una parte de la sociedad italiana y sus propias debilidades, revestidas de autoconfianza. Quiénes se hicieron con los activos de la liquidación del sistema de partidos nacido después de la Segunda Guerra Mundial fueron la Liga Norte, los neofascistas del MSI (rápidamente emergidos del ostracismo que habían vivido) y, sobre todo, Silvio Berlusconi y su nuevo y flamante movimiento, Forza Italia, que inauguró un ventennio dramático para Italia desde mucho puntos de vista.

Uno de ellos fue justamente la actitud de beligerancia frente a la magistratura y frente al concepto de legalidad en general: no sólo en las dos largas décadas en las que el Cavaliere protagonizó la vida política italiana la corrupción no remitió, sino que se normalizaron (incluso legalmente) algunas prácticas delictivas, como la falsedad contable.

El caso español apunta diferencias importantes: el big-bang del 15M fue profundo, duradero y fructífero, y tuvo en la protesta contra la corrupción uno de sus motores fundamentales ("no hay pan para tanto chorizo"). Lejos de refugiarse en la antipolítica --o en la delegación en figuras fuertes-- ese enorme magma se ha canalizado en diferentes formas (locales y nacionales, luego globales), ofreciendo no sólo un proyecto de cambio, quizá imperfecto, quizá incompleto, pero que ha activado energías profundas en la sociedad española, sino imponiendo a todos los actores --también los tradicionales, por mucho que intenten resistirse-- una agenda política en la cual la lucha contra la corrupción está claramente en el centro. 

Es pronto para saber cómo se saldará la crisis española en su vertiente política y en su vertiente judicial. Y, además, todavía no apareció un Paolo Brosio para contar la historia.

-------------------------------------

Paola Lo Cascio es Licenciada en Ciencias Políticas (Universdad La Sapienza, Roma 1999) y Doctora en Historia, (Universidad de Barcelona, 2005). 

Ahora es un devoto de la virgen de Medjugorje, enclave croata y católico en la castigada república de Bosnia y Herzegovina. Se pasea, a veces, por los platós de televisión para explicar cómo, después de unos tumultuosos años de vida al límite (droga, alcohol e inversiones...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Franco Forte

    Buen resumen, Paola. Craxi fue un sinvergënza como lo fue su íntimo Felipe González. Ambos, con el genocida Blair de la tercera Vía, demolieron la social-democracia y dejaron el camino abierto al rey de los sinvergënzas, Il Caimano. Nunca Italia cayó moralmente tan bajo (Duce escluso). De aquellos años de resistencia guardo la memoria de un bravo Catilina genovés venido a menos y otro bravo periodista azote de Silvio, el inefable Travaglio. Las Vidas Paralelas de nuestros dos países se cruzan en un punto que has evitado: la mano negra del Oltretevere, fuente de nuestras amoralidades, espejo de nuestras corrupciones.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí