1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

BARRIOS

Oporto, gentrificación de temporada alta

Las nuevas leyes de urbanismo no han renovado la ciudad ni sus fachadas desconchadas, pero sí han abarrotado su casco histórico de comercios para los turistas

Raquel C. Pico 22/06/2016

<p>Las casas desconchadas conviven con el turismo <em>cool</em> en Oporto.</p>

Las casas desconchadas conviven con el turismo cool en Oporto.

Bengt Nyman

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es más que probable que no quede ni un solo joven moderno en el sur de Galicia (y posiblemente en Galicia entera) que aún no haya pisado Oporto. La ciudad se ha convertido en una especie de punto de peregrinación al que no se puede faltar y varias son las razones que explican este creciente interés por la segunda ciudad por importancia de Portugal. Por un lado, está ahí al lado. Por otro, es una ciudad barata. Y, finalmente, tiene lo que cualquier moderno puede desear.

No es nada complicado dejarse enamorar por Oporto. Hay restaurantes que sirven hamburguesas gourmet y otros que traen la cuenta en medio de libros de Almeida Garrett. Hay mercados de diseño y tiendas vintage que conviven con bares de toda la vida. Y hay un montón de calles pintorescas recién restauradas en el centro de la ciudad en las que reservar apartamentos de aires modernos en sites como Airbnb. En definitiva, es como tener un barrio cool de Londres o Berlín a solo un par de horas de coche. Y lo cierto es que no solo los modernos del sur de Galicia han empezado a peregrinar a Oporto.

La ciudad ha sido uno de los destinos turísticos destacados en TripAdvisor y uno de los que empieza a aparecer una y otra vez en los suplementos turísticos de los grandes periódicos como (paradójicamente) el lugar secreto al que hay que ir. No hace más de un par de meses The New York Times la confirmó como el Portland de Portugal. Y sí, mientras se toma un café y se comen unos scones o cualquier otro pastel con aire a descubrimiento hipster en alguna de las cafeterías que llenan la ciudad antigua en los edificios recién restaurados, es muy fácil quedarse solo con todo esto y centrarse solo en los elementos que bien darían para un artículo en cualquier revista de tendencias o de viajes. Pero ¿qué ha ocurrido con la ciudad de verdad? ¿Qué ha pasado con ella mientras se multiplicaban las tiendas modernas, los salones de té, las terracitas y los apartamentos turísticos con encanto?

Uno no suele hacerse la pregunta cuando viaja para simplemente disfrutar de todas esas cosas. Cuando se hace la peregrinación a la ciudad más cool de Portugal (una de ellas) solo para eso, las cosas cambian. Mientras se recorren las calles llenas de turistas y se ven los edificios en obras y los avisos de proyectos de restauración, es mucho más fácil ver que por debajo de lo atractivo hay alguna otra historia más.

Hablar de gentrificación cuando se habla de los cambios que ha sufrido el centro de Oporto, la ciudad antigua, no es lo más correcto. Los edificios ruinosos no han dejado paso a viviendas modernas, ni destinadas a no menos modernos habitantes con un diferente estilo de vida y con un mayor poder adquisitivo que sus habitantes originales. ¿Han invadido los hipsters el centro de Oporto? ¿Lo han hecho los profesionales de altos ingresos? Todas las fuentes consultadas dejan claro que eso no es lo que ha ocurrido y la observación a pie de calle parece darles la razón. En el caso de Oporto la cuestión no es la gentrificación sino lo que en portugués llaman turistificação, un término que una rápida búsqueda en Google demuestra que se está utilizando cada vez más cuando los medios hacen análisis de lo que ocurre en Oporto y, sobre todo, en Lisboa.

En el caso de Oporto la cuestión no es la gentrificación, sino la turistificación

El término tiene un equivalente en castellano, turistificación, aunque se emplea mucho menos y es mucho menos usado en los mass media. "Es una palabra inventada para algo que creo que es nuevo", explica José Alberto Rio Fernandes, experto en Geografía Humana y profesor en la Universidad de Oporto, cuando se le pregunta qué es exactamente la turistificación, añadiendo que se aplica "cuando un territorio, una ciudad, por ejemplo, o una parte de la ciudad se especializa en vivir del turismo".  El fenómeno no está ocurriendo solo en Oporto (o en Lisboa) y se pueden encontrar ejemplos en otros lugares del mundo, aunque en este caso el efecto se ha acelerado en los últimos años y se ha, por así decirlo, vuelto cada vez más evidente.

Oporto está invadida por los turistas y, teniendo en cuenta el interés que cada vez le prestan más y más los medios de comunicación, las cifras de visitantes tienen todo el potencial para aumentar y aumentar. Antes de entrar en una de las tiendas de ultramarinos con aires de ser de toda la vida (y que lo son), hay que esperar a que desfilen ante la puerta una marabunta de excursionistas. El guía, con una banderita, va delante, abriendo paso y comenta, señalando las cosas, en francés un par de productos que se pueden ver en el escaparate. Los turistas paran, hacen un par de fotos y siguen camino. Dentro, las dependientas aceptan responder a unas preguntas sobre cómo ha cambiado la vieja ciudad en los últimos años, aunque reconocen que no viven allí. Sí, aseguran, los alquileres han subido bastante. Y sí, reconocen, el número de turistas ha crecido igualmente. “Son muchos turistas”, explica una de las dependientas, y no, no muchos de ellos gastan mucho dinero durante sus visitas.

Y ante este creciente interés de los turistas, las cosas en la ciudad cambian. En los últimos años, los precios de los inmuebles de la Baixa, el centro histórico que es patrimonio de la Humanidad, se han revalorizado enormemente. Según datos de una estadística de Porto Vivo (la sociedad de rehabilitación urbana) y de Confidencial Imobiliário, en 2015 los precios subieron un 17,1%, siendo el cuarto año consecutivo en el que los precios suben en la zona por encima del 10%. Y, además de subir los precios en la zona, también aumentaron los proyectos de restauración.  

Qué ocurrió con los habitantes de la ciudad

Hace ahora justo un año, en una de esas excursiones de peregrinaje para disfrutar de los mercados cool y las cafeterías a la última, el dueño de uno de esos hostels modernos explicaba unas cuantas cosas cuando se le comentaba con cierta sorpresa que tuviesen un jardín trasero y propio sino también los aires de casa victoriana del alojamiento. El propietario explicaba que todas las casas de la zona tenían jardín y todas eran así, con sus techos altos, sus escaleras centrales y sus aires victorianos, por la influencia tradicional que los ingleses han tenido en la zona. Luego comentaba que la mayoría de esas casas estaban en una situación muy difícil y que hasta hacía poco nadie las quería. Vivir en ellas resultaba difícil. Sus techos altos y sus distribuciones interiores decimonónicas las hacían poco agradables para el habitante moderno y su estado hacía que uno necesitase bastante dinero para restaurarlas.

Era imposible evitar que las palabras del dueño del hostel resonasen paseando por la rúa da Almada, una calle escogida al azar para comprobar qué estaba ocurriendo con aquellas calles que aún no han sido ya actualizadas por completo con la brocha de lo turístico. La calle aún cuenta con unos cuantos edificios ruinosos, pero mientras se pasea por ella desde el punto más alejado del centro turístico al más cercano lo que más se pueden ver son carteles de obras en curso o de obras inmediatas. Los nombres de las inmobiliarias detrás de los proyectos se repiten una y otra vez y lo sorprendente parece casi encontrar un edificio que no haya caído ante la restauración o que vaya a hacerlo.

Unas cuantas de esas inmobiliarias están en la Rúa das Flores, una calle hipercéntrica que es uno de los grandes ejemplos de cómo ha cambiado la ciudad en los últimos años. Hace unos años, uno podía ir a aquella calle porque en los blogs especializados recomendaban una mercearía (una tienda de comestibles tradicional) muy cool. Hoy la tienda es una más entre la gran oferta de la calle, que se ha convertido en peatonal, se ha llenado de terrazas y tiene unas cuantas muestras de street art. En los extremos, los turistas se afanan en captar las perspectivas con sus cámaras réflex o con sus tablets.

En la primera de las inmobiliarias no pueden explicar nada ni responder nada porque están a punto de empezar una reunión. En la segunda inmobiliaria, aunque hay unas cuantas personas esperando en la entrada y aunque bulle la actividad, son más que abiertos a hablar con la prensa. “Nuno, responde tú que tienes facilidad con los idiomas”, le dice la agente que abrió la puerta a uno de sus compañeros, y Nuno, aunque estaba poniéndose la chaqueta para entrar él también a una reunión, responde a unas cuantas preguntas.

Nuno Cabral, de la inmobiliaria 100 Domus, es el primero que pone en la pista sobre los turistas y echa tierra sobre la idea de que la zona se esté gentrificando de un modo tradicional. Quienes están comprando estos edificios restaurados, que ahora se están convirtiendo en apartamentos, son portugueses (“no tengo cifras concretas, pero diría que el 95% de mis clientes”), de más de 30 años y con ingresos que buscan hacer una inversión. Nadie compra realmente para vivir, sino más bien para convertir esos apartamentos en espacios turísticos. Con una ocupación que puede rondar el 90% en las épocas punta, tiene su lógica. Y, además, los turistas y las tasas de ocupación van al alza.

Cuando se le pregunta por los habitantes de la zona, quienes vivían allí antes de que llegasen las hordas de turistas, Cabral apunta que en realidad nadie vivía ya en la zona antigua. La dependienta de la tienda de ultramarinos había dicho algo similar: los habitantes del centro habían huido por la falta de servicios (“son edificios sin ascensor ni garaje”, había explicado). En la inmobiliaria apuntan que muchos de esos edificios que ahora están en obras estaban cerrados y en proceso de abandono, muchos de ellos atrapados en herencias en las que los muchos herederos solo querían vender para repartir la herencia (lo que es, por otra parte, un problema bastante común en las ciudades históricas). Y, sí, reconoce, hay algunos edificios que son de renta antigua y cuyos habitantes permanecen allí, pero lo más habitual es que las viviendas que ahora son cada vez más ubicuos apartamentos para turistas fuesen antes viviendas unifamiliares que llevaban mucho tiempo cerradas.

"Sí, es cierto", asegura Rio Fernandes cuando se le cuenta lo que cuentan en la inmobiliaria, "aunque en algunos casos se puedan haber producido presiones para convencer a las personas para que saliesen, no ha ocurrido en muchos casos".

Entonces, si nadie se fue de sus casas y si nadie habitaba allí, ¿ha encontrado Oporto la varita mágica para solucionar los problemas de los centros históricos sin hacer daño a nadie? 

La ciudad cambia

"Es cierto que una parte significativa de la ocupación por parte del alojamiento turístico de los edificios de uso residencial no implicó el desalojo directo de los habitantes, porque los edificios ya estaban vacantes y en avanzado estado de mala conservación. Estaban vacíos. No vivía nadie allí. Es un hecho. Sin embargo, el desalojo al que estamos asistiendo es indirecto y más grave todavía", explica por correo electrónico Luís Mendes, profesor de la Universidad de Lisboa y experto en geografía urbana. La ciudad, explica, está cambiando a largo plazo y hace que los habitantes de "bajos rendimientos" tengan mucho más complicado quedarse en la zona. En definitiva: puede que pocas personas viviesen allí, cierto, pero eso no quita que el cambio no esté modificando el paisaje. El comercio tradicional es el que está pagando el pato y es el que está desapareciendo y, con él, está muriendo un ecosistema urbano.

Los turistas lo están invadiendo todo y por eso cada vez es más fácil encontrar tiendas de recuerditos (cool, pero souvenirs al fin y al cabo), más cafeterías y más negocios pensados para ellos. Lello e Irmão, una de las que siempre aparece en las listas de las librerías más bonitas del mundo por su arquitectura modernista, ha pasado en los últimos años de prohibir hacer fotos, a limitar el aforo (mientras los libreros urgían a los visitantes a que circulasen) a directamente cobrar entrada. Ahora, para entrar en la librería hay que pagar tres euros, descontables en el precio de un libro, y hacer cola primero en la taquilla y luego en la puerta de la librería. La pasada Semana Santa la cola se extendía por toda la calle en la que está la librería. Y esto es solo un ejemplo de cómo cambia la ciudad.

"Los viejos restaurantes se han adaptado a los nuevos clientes, otros cierran comprados por quienes venden algo 'neotradicional' supuestamente típico pero caro", explica Rio Fernandes. "Con el comercio pasó un poco lo mismo", añade, recordando poco después un caso concreto, "que puede servir como símbolo de la turistificación: una mercería que tenía fruta en cestos y bacalao seco colgado en el exterior, la Casa Oriental, al lado de la Torre dos Clérigos, ha sido comprada y ahora es algo totalmente limpio y ordenado y tiene colgados bacalaos de plástico".  “Es muy ridículo”, sentencia.

Esta huida del comercio tradicional y este cambio en lo que se vende y en cómo se vende no solo cambia el paisaje, sino que además modifica por completo cómo se puede acceder a la zona. Luís Mendes recuerda que ese desalojamiento indirecto del que hablaba cuando se saca al comercio tradicional de la calle se produce también cuando los altos alquileres y los altos precios hacen que sea imposible que nuevos habitantes y comerciantes entren en el barrio. "En este momento, no existen casas en el mercado del alquiler residencial en los centros de Oporto y de Lisboa, ya que todos los apartamentos han sido tomados al asalto para los alquileres de corta duración, los hostels o el alojamiento, destinados al turismo de city break", apunta.

Cómo se llegó hasta aquí

Comprender cómo las ciudades se entregan en brazos de la gentrificación puede resultar en cierto modo sencillo, ya que al fin y al cabo todas siguen más o menos el mismo camino. Pero ¿qué es lo que hace que una ciudad se convierta en el paraíso de los turistas? ¿Ha sido la crisis la que ha empujado a la ciudad en brazos de sus visitantes? En un artículo en 2014 la revista Metrópole Luís Mendes explicaba cómo las leyes de rehabilitación en Portugal han ido cambiando en los últimos tiempos y el impacto que esto ha tenido. Las leyes de décadas anteriores se centraban más bien en el habitante. La de ahora se centra más en generar beneficios.  La legislación ha hecho, confirma dos años después a través del correo electrónico, que los centros históricos se vacíen y queden en manos privadas. Se ha cambiado el centro de interés.

"Este cambio empezó con un giro neoliberal en las políticas urbanas desde 2004, con la aprobación de una serie de paquetes de leyes que fueron defendiendo una visión más promercado en lo que respecta a la habitabilidad, favoreciendo la iniciativa privada, la colaboración público-privada y la competitividad en el sector", explica. "Este giro neoliberal culminó con la aprobación de la Nova Lei do Arrendamento Urbano en 2012 y que facilitó mucho los desalojos y agravó la segregación residencial", indica.

La avalancha de turistas ocurrió de forma paralela a una nueva ley que falicitó los desalojos y agravó la segregación residencial

De hecho, al hilo de estos cambios legislativos, se creó la Sociedade de Reabilitação Urbana da Baixa do Porto, Porto Vivo, el organismo que ha potenciado los procesos de rehabilitación (y que es una figura a la que puede resultar difícil poner un equivalente con un organismo igual en España para verlo de forma clara con un ejemplo). "Las sociedades de rehabilitación urbana tenían como principal función captar inversiones y movilizar a todos los participantes (inquilinos, municipios, propietarios, inversores) para crear un verdadero mercado nacional de la rehabilitación", explica Mendes, recordando que estas sociedades, creadas porque a los municipios se les había dado la llave para hacerlo, tenían "poderes de autoridad y de política administrativa (como los de expropiación y licencias)".

La avalancha de turistas ocurrió de forma paralela. José Alberto Rio Fernandes cifra en tres puntos las claves para el éxito turístico de Oporto. Por un lado, cada vez hay más turismo urbano. Por otro, están los vuelos baratos (y se podría añadir que el aeropuerto de la ciudad ha crecido muchísimo en los últimos años). Y finalmente está el tirón de que sea ciudad Patrimonio de la Humanidad. Si a eso se suma que la crisis ha hecho que el turismo se convirtiese en una "forma casi única de crear riqueza en la ciudad", se puede tener la foto final. Mendes recuerda que se han gastado “millones de euros” en campañas publicitarias que potencian la imagen de Oporto y del norte de Portugal "como lugar cosmopolita, rico en patrimonio y dinamismo, sobre todo para los jóvenes y creativos de aspiraciones bohemias".

¿La nueva Venecia?

Escuchando a los expertos y observando a los turistas que se empeñan en capturarlo todo con su iPad, cabe preguntarse si todos estos cambios no acabarán matando a la ciudad en sí. ¿Hará esta gentrificación disfrazada de turistificación que la ciudad pierda su alma? Las ciudades italianas, que han sufrido sus procesos de turistificación desde que los años del Gran Tour y desde que a los poetas románticos ingleses les daba por irse a morir allí, se han convertido ya muchas veces en una suerte de espacio irreal, de escenario. Mientras se espera para cruzar algún puente en Venecia, se puede sentir que se está en un lugar en el que parece que no vive nadie, que solo hay turistas.

"Todo podría haber resultado diferente si la ciudad estuviese orientada a recibir turistas pero sin ser de los turistas", apunta Rio Fernandes cuando se le pregunta si todo se podría haber hecho de otra manera. ¿Se puede dar marcha atrás? "Resulta difícil responder y hacer futurología", apunta Luís Mendes, aunque señala que se está cayendo en el riesgo de depender demasiado del turismo y sobre todo de perder por completo lo que caracteriza a la ciudad. "La pérdida de características de los barrios históricos y su disneyficación destruyen precisamente su autenticidad, su memoria y la identidad de sus comunidades, condiciones que son las que constituyen el atractivo turístico", señala.

Es más que probable que no quede ni un solo joven moderno en el sur de Galicia (y posiblemente en Galicia entera) que aún no haya pisado Oporto. La ciudad se ha convertido en una especie de punto de peregrinación al que no se puede faltar y varias son las razones que explican este creciente interés por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Raquel C. Pico

Periodista, especializada en tecnología por casualidad, y en literatura por pasión.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Francisco Jose

    Al igual que sucede en otras ciudades con afluencia turística, el flujo de visitantes se concentra en un 10% del espacio de la ciudad. Oporto sigue teniendo muchos lugares donde no se ve a nadie de fuera. Los alojamientos en el centro histórico son ideales para viajeros que no llegan en coche pero muy poco convenientes para los locales.

    Hace 3 años 8 meses

  2. Carlos

    Sucribo todo lo dicho en el artículo. No soy joven ni moderno pero vivo a dos horas de Oporto y lo visito con frecuencia. Fui por primera vez a mediados de los 80 y puedo atestiguar que era una ciudad distinta, menos maquillada, con mucha menos afluencia turística, más decrépita, con otro encanto. La recuperación de locales de hostelería o comercios ha revitalizado algunas zonas de la ciudad y la ha dotado de lugares atractivos. La factura ha sido, además del encarecimiento para los residentes, cierta despersonalización ( uno no distingue bien en algunos locales si está en Lisboa, en Oporto, en Barcelona oen Madrid) y una multiplicación turística que la convierte por momentos en la peor Venecia. Creo, sin embargo, que sigue mereciendo una visita.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí