1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CONTROVERSIAS CTXT

Cultura y mecenazgo, un debate ausente

Mientras el PP reducía su ley más prometida a una serie de medidas fiscales, se aplicaron inmensos recortes y se despojó de subvención nominativa a numerosas entidades

Isabelle Marc Irene Aláez 22/06/2016

<p><em>El matrimonio Arnolfini</em> (1434).</p>

El matrimonio Arnolfini (1434).

VAN EYCK

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En vísperas de elecciones, los partidos vuelven a reunirse con los mismos interlocutores que hace unos meses, a lanzar los mismos eslóganes y a hacerse las mismas fotos.  Y a mostrar el mismo desinterés por la cultura. Este silencio en la agenda política se justifica en un contexto de crisis en el que la creación y el consumo de literatura,  pintura, cine, teatro o música a menudo se considera como un accesorio placentero, con frecuencia como un lujo superfluo y, en la mayoría de los casos, como una preocupación secundaria frente a los asuntos que de verdad importan, como el desempleo, el modelo productivo o la corrupción. Por su parte, guardan silencio también los medios que controlan la agenda mediática relegando la cultura a  las secciones de crónica diaria o semanal sobre novedades.

Este abandono político y en gran medida mediático responde a nuestro entender a una visión estrecha y reductora, que no entiende –o no quiere entender– que la cultura, en su sentido antropológico más amplio, es tanto un bien y un derecho individual y colectivo irrenunciable como un sector económico estratégico. Efectivamente y, en primer lugar, la cultura tiene un valor en sí misma: fuente de placer y de conocimiento, la cultura ha sido reconocida como un derecho (DPVC o Derecho a participar en la vida cultural, entendido como libertad para crear y disfrutar la cultura) por instrumentos políticos internacionales (Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales y como un pilar para el desarrollo sostenible, como establece la Declaración de Florencia. 

En segundo lugar, como actividad económica, la cultura tiene un valor añadido en términos de aportación al PIB, con capacidad para emplear a un sector no desdeñable de la población activa, para constituirse en  uno de los vectores clave para la reestructuración del modelo económico. Para algunos, podría incluso ayudar a Europa a salir de la crisis social e ideológica en la que está inmersa. Pero ni siquiera este discurso instrumental es capaz de suscitar la atención de las agendas políticas y mediáticas y por tanto de la mayoría de la población.

En concreto, en la esfera pública, durante la última legislatura, incluidos el interregno y la campaña actual, los titulares culturales han estado vinculados principalmente a la subida del IVA cultural, una iniciativa adoptada por razones presupuestarias según el Ejecutivo, pero indudablemente marcada por un sesgo ideológico. De forma menos preeminente, se han abordado otros asuntos como la Ley del Cine, la Propiedad Intelectual, el Estatuto del Artista o la Ley de Mecenazgo, siendo este último el que mayor presencia mediática ha tenido. Y es que se trataba de una medida estrella y supuestamente rupturista, anunciada casi con orgullo desde el principio de la legislatura, al mismo nivel que otras grandes apuestas del Partido Popular.

A día de hoy, sin embargo, como los periódicos se han encargado de recordarnos, la Ley de Mecenazgo se ha quedado en una serie de medidas fiscales atomizadas y en algunos foros desde los que se sigue reclamado la necesidad de dicha ley. De hecho, el PP la ha suprimido de su programa electoral mientras que, curiosamente, los otros tres partidos sí que la incluyen entre sus propuestas.

La Ley de Mecenazgo empezó su andadura mediática de la mano del Partido Popular con su ambicioso anteproyecto de ley, en el que fue presentada como maná, panacea y solución definitiva a todos los problemas de la Cultura. Así lo presentó el ministro de Educación, Cultura y Deporte en comparecencia parlamentaria extraordinaria a su llegada al Gobierno y así lo relataron los medios. También la anunció el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, en cada una de las intervenciones públicas y entrevistas en los medios de comunicación, hablando de semáforos y luces de varios colores.  Se llenaron así páginas en los diarios hablando de la gran esperanza para la cultura: el mecenazgo y las aportaciones de las empresas al sector cultural.

Se vertieron ríos de tinta presentando los modelos comparados, las virtudes y defectos del modelo estadounidense, el camino hacia el modelo francés; se mencionaba incluso el modelo brasileño. Simplificando mucho, el modelo estadounidense de mecenazgo está basado en incentivos fiscales a donaciones y aportaciones de personas físicas y jurídicas sin pasar por el Estado; es de gestión sencilla y posee un gran reconocimiento social. El modelo francés, que funciona también a partir de deducciones fiscales, cuenta con una gran tradición desde las pequeñas y medianas empresas. Por su parte, Ley Rouanet brasileña beneficia las aportaciones de las empresas a entidades culturales públicas o privadas o mediante la aportación al fondo Rouanet para la cultura. 

Cuatro años más tarde, la gran esperanza se ha quedado en una serie de medidas fiscales

Entretanto, se aplicaron los inmensos recortes presupuestarios, se despojó de subvención nominativa a aquellas entidades que recibían anualmente una asignación de los PGE y se las desvió a las maltrechas convocatorias en concurrencia competitiva, por lo que las más pequeñas dejaron de recibir apoyo alguno.

Cuatro años más tarde, la gran esperanza se ha quedado en una serie de medidas fiscales: deducción por los primeros 150 euros de aportación para las personas físicas, aumento en las deducciones ya establecidas, premiando la fidelización en las aportaciones de tres años consecutivos. Por su parte, Navarra con su sistema foral, se ha dotado ya de su propia Ley de Mecenazgo  y otras comunidades autónomas han iniciado el proceso como Valencia, Baleares o Andalucía.

¿Qué ha ocurrido durante estos cuatro largos años? ¿Por qué no ha salido adelante la tan esperada ley? Quizá por la falta de diálogo y negociación, quizá por la excesiva atomización del sector cultural, quizá por la competencia entre los sectores social, cultural, deportivo y educativo para obtener los recursos derivados del mecenazgo o, simplemente, porque los interlocutores legitimados responden a los intereses de los grandes grupos de comunicación y las grandes fundaciones a quienes les interesa mantener el statu quo.  Sin duda, las razones son múltiples y de muy variada índole, incluida la ideológica; el descontento, sin embargo, parece haber sido unánime. 

Ahora bien, lo que nos interesa aquí señalar es que los medios parecen haber abordado únicamente la Ley de Mecenazgo desde la perspectiva del incumplimiento de una promesa electoral sin haber entrado en un debate de fondo sobre la ley en sí. A nadie se le escapa el fracaso político y en buena medida personal de la propuesta de Lassalle, pero resulta cuando menos llamativo comprobar que en la considerable cantidad de artículos sobre el asunto no se ha cuestionado ni la ley, ni el concepto de mecenazgo, ni el modelo de cultura que propone. Independientemente de su línea editorial, al no debatirlas, los artículos dan por buenas las premisas de la propuesta de ley, sin analizar ni sus beneficios ni sus inconvenientes, ni las implicaciones tanto ideológicas como prácticas que podría suponer. 

Estas promesas no han sido debatidas por los grandes medios, que han preferido centrarse en lo anecdótico-político

Porque, efectivamente, el mecenazgo podría representar un concepto clave en la configuración de la cultura y de su sector. Desde el punto de vista de la ciudadanía, podría permitir la participación directa de individuos y colectivos en la creación, la producción y la gestión de la cultura de forma más directa, contribuyendo así a la construcción de un tejido cultural más participativo y en buena medida más democrático. Desde el punto de vista económico, podría suponer una forma de diversificar y aumentar las fuentes de financiación y por tanto un estímulo al sector. Desde el punto de vista de las políticas públicas, no debería implicar un desentendimiento por parte de las instituciones sino un reconocimiento del papel de la sociedad civil en el tejido cultural y una posibilidad para la reorganización y optimización de la gestión pública de la cultura.

Pero estas potencialidades, estas promesas, no han sido debatidas por los grandes medios, que han preferido centrarse en lo anecdótico-político, en aquello que tiene un rendimiento editorial a corto plazo. En ellos apenas han tenido cabida voces discordantes o minoritarias.

Esta ausencia de debate público sobre el mecenazgo y por tanto sobre la cultura como derecho ciudadano y sobre el papel del Estado y de la sociedad civil en la garantía y desarrollo de dicho derecho refleja claramente el lugar periférico que le reservan no solo las formaciones políticas sino también los medios de comunicación.

Y este silencio es clamoroso y dice mucho de la situación de la cultura en España y lamentablemente confirma nuestras afirmaciones de la introducción. Confirma asimismo que la concentración editorial, las presiones crecientes de los grupos de poder, el tejido precarizado de la profesión periodística y la obsesión por la política hegemónica electoralista no contribuyen a que la esfera pública mediática sea el escenario de auténticos debates sobre temas tan centrales como la cultura para una sociedad realmente democrática. Sería deseable, por tanto, que en la próxima legislatura se plantee un debate y una reflexión abiertos y transparentes entre las fuerzas políticas y los actores del sector —grandes y pequeños, con y sin ánimo de lucro—, con la necesaria participación crítica de los medios de comunicación.

En vísperas de elecciones, los partidos vuelven a reunirse con los mismos interlocutores que hace unos meses, a lanzar los mismos eslóganes y a hacerse las mismas fotos.  Y a mostrar el mismo desinterés por la cultura. Este silencio en la agenda política se justifica en un contexto de crisis en el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isabelle Marc

Autor >

Irene Aláez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí