1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La máquina del fango rectifica: el juez archiva la causa contra los titiriteros

Auto completo de Ismael Moreno. El mismo magistrado que envió a prisión preventiva a los artistas afirma ahora que no hubo enaltecimiento del terrorismo, y exculpa también a Alberto San Juan y Gloria Muñoz

ctxt 28/06/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El juez Ismael Moreno ha archivado la causa en la Audiencia Nacional contra los dos tirititeros a los que se acusaba de enaltecimiento del terrorismo y de un delito contra los derechos fundamentales. En el auto se recoge el criterio del ministerio fiscal de entender que el propósito de los acusados al colocar en el cuerpo del muñeco de la bruja protagonista el cartel con la leyenda Gora Alka-Eta era "realizar una crítica a la actuación policial al confeccionar pruebas falsas, pero en ningún momento en todo el desarrollo de la obran los dos actores realizaron actos o profirieron expresiones de alabanza, ensalzamiento, enaltecimiento ni justificación o promoción de la actividad terrorista".

El magistrado no entra, sin embargo, a valorar si hubo o no esta intencionalidad. Así dice textualmente que prescindiendo de "cualquier hipótesis especulativa sobre cuál haya podido ser el auténtico propósito o la verdadera intención de los denunciados, aspectos intelectuales y/o volitivos que se albergan en lo más profundo de la mente y en ella quedan preservados, gracias a la garantía que otorga el artículo 24.2 de la Constitución", no puede considerarse que la exhibición de la pancarta "haya dado lugar a considerar suficiente y debidamente justificada" la comisión del delito de enaltecimiento.  

Una vez archivadas la causa por este delito, el caso vuelve el caso a Plaza de Castilla para que este juzgado investigue a la compañía de marionetas por un delito contra los derechos fundamentales.

Moreno es el mismo juez que el pasado febrero ordenó el ingreso en prisión preventiva de los dos acusados. Raul y Alfonso, los dos tirititeros, permanecieron cinco días en la cárcel en régimen de ficheros internos especiales.

A continuación, les ofrecemos el auto completo.

 

JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCION Nº 002

AUDIENCIA NACIONAL

MADRID

NIG: 28079 27 2 2016 0000312

DILIGENCIAS PREVIAS PROC. ABREVIADO  0000008 /2016  S

A U T O

 

En Madrid, a veintiocho de junio de dos mil dieciséis.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-. Las presentes diligencias se incoaron en este Juzgado Central en funciones de guardia, en virtud de atestado nº 464 de la Brigada Provincial de Información, Dirección General de la Policía,  comunicando que con motivo de las fiestas de carnaval, el pasado día 5 de febrero del año en curso, en la Plaza Canal Isabel II de esta capital, se estaba representando la obra  “La Bruja y Don Cristóbal” por parte de la compañía “Títeres desde abajo”, los cuales según manifestaciones de diversos asistentes a esta escenificación, algunas de las escenas que se estaban representando eran ofensivas (ahorcamiento de un muñeco que representaba la figura de un juez, apuñalamiento de una monja con un crucifijo, apaleamiento de varios policías….), exhibiéndose un cartel o pancarta con la expresión “GORA ALKA-ETA”, pudiendo los citados hechos ser constitutivos de un delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución y  tipificado en el art. 510 del  Código Penal y de un delito de enaltecimiento del terrorismo tipificado en el artículo 578 del citado Código, siguiéndose contra Alfonso XXXX y Raúl XXXX.

En relación con tales hechos, las asociaciones “Dignidad y Justicia” y  “Víctimas del Terrorismo” y la representación procesal de D. XXXX presentaron querellas contra Alfonso XXXX y Raúl XXXX, que se encuentran unidas a las presentes actuaciones.

SEGUNDO.- Practicadas las diligencias oportunas, se dio traslado, para alegaciones, al Ministerio Fiscal y demás partes personadas.

Por las defensas de D. RAUL XXXX y de D. ALFONSO XXXX, respectivamente, se interesó el sobreseimiento libre de la causa.

Por la representación de D. XXXX,  se solicitó la continuación del procedimiento por los cauces que por su naturaleza corresponda.

La representación procesal de la ASOCIACIÓN DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO, presentó escrito despachando el traslado conferido, dándose por instruido de las actuaciones.

La representación procesal de la Asociación Dignidad y Justicia, solicitó la continuación de las presentes Diligencias Previas por los trámites del Procedimiento Abreviado.

El Ministerio Fiscal, emitió informe del tenor literal siguiente:

 

EL FISCAL, despachando el traslado conferido por Providencia de 20 de mayo de 2016, dice:

 

La Providencia que se notifica solicita del Ministerio Fiscal informe sobre diligencias a practicar o, en caso contrario, aleguen lo que a su Derecho convenga, respecto a la continuación del procedimiento.

 

OBJETO DEL PROCEDIMIENTO

1) Los hechos, objeto de este procedimiento, se ciñen a la incoación del atestado número 464, del día 5 de febrero de 2016, por la Dirección General de la Policía, Dirección General de la Policía, con motivo de la representación de la obra "La bruja y Don Cristóbal", con el subtitulo "A cada cerdo le llega su San Martín", en la Plaza del Canal de Isabel II, de esta Capital, por parte de la compañía "Títeres desde abajo" formada por los actores Raúl GARCÍA PÉREZ y Alfonso LÁZARO DE LA FUENTE, en la que según varios espectadores acompañados de sus hijos de corta edad, se escenificaban escenas ofensivas y violentas como el apuñalamiento de una monja con un crucifijo, el ahorcamiento de un juez y el apuñalamiento de un policía. Además, se hizo exhibición de un cartel con la leyenda "Gora ALKA-ETA"- juego de palabras que representan a las organizaciones terroristas AL QAEDA y ETA-.

2) Por Auto de 6 febrero 2016, se incoaron las presentes Diligencias Previas   con   la   finalidad   de   investigar   judicialmente    los   hechos denunciados. Ello, por cuanto en principio, cumplía con las exigencias del tipo objetivo del delito de enaltecimiento del terrorismo del artículo 578.1 del Código Penal, la exhibición del cartel con la leyenda "Gora ALKA-ETA"- desde el punto de vista semántico o literal tiene un significado de ensalzamiento o justificación del terrorismo.

Lo mismo se puede decir, del delito cometido con ocasión del ejercicio de los Derechos Fundamentales y de las Libertades Públicas, previsto y sancionado en el artículo 510.2 del Código Penal -reformado por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, sobre la base de la Decisión Marco 2008/913/JAI, del Consejo de la Unión Europea- al reunir el elemento del tipo objetivo, al representar los investigados públicamente y en presencia de menores de corta edad, actos de violencia contra la institución religiosa, el poder judicial y las fuerzas de seguridad.

3) En la investigación judicial se practicaron las siguientes diligencias:

Declaración judicial en concepto de investigados a Raúl XXXX y Alfonso XXXX, en fecha 6 de febrero de 2016, en presencia de sus respectivos letrados.

Además, el Ministerio Fiscal instó al Juzgado Central la práctica de diligencias, consistentes en tomar declaración a los asistentes a la representación de la obra que llevaron a sus hijos menores y de los funcionarios del Cuerpo Nacional y de la Policía Municipal que habían realizado la detención de los dos actores.

Los letrados defensores solicitaron las declaraciones de: Da XXXX -folio 381- y Da Laura XXXX-.

También  consta  aportado   a  las   actuaciones   las   grabaciones realizadas por diversos medios de comunicación. Y, el guión de la obra.

4) De la instrucción judicial realizada, se constata que los dos investigados, con la representación de la obra, pretendían realizar una critica a lo que consideran los cuatro poderes que rigen la sociedad española: La propiedad -representada por un guiñol-;  la  institución religiosa -representada por un guiñol vestido de monja-; las fuerzas de seguridad -representada por un guiñol vestido de policía-; y el Poder Judicial -representado por un guiñol vestido con toga de juez-.

Es importante destacar que el idioma en el que se iban a representar la obra era el esperanto, por lo que fue ininteligible para el público en general.

La trama gira alrededor de un guiñol vestido de bruja, que queda embarazada del propietario que le había arrendado su vivienda, al que mata tras haberla violado. Como consecuencia de la violación nace un bebé y los actores hacen aparecer un guiñol vestido de monja que trata de arrebatarla el niño. Los actores escenifican la violación de la monja y su apuñalamiento con un crucifijo hasta representar la muerte de la monja.

En la siguiente escena, aparece un guiñol vestido de policía que golpea a la bruja hasta dejarla inconsciente y elabora una prueba falsa colocando sobre el cuerpo de la bruja, una pancarta con la leyenda "Gora ALKA-ETA"- juego de palabras que representan a las organizaciones terroristas AL QAEDA y ETA-, con el propósito de ser acusada ante el Juez.

Finalmente, el Juez juzga a la bruja y la condena a muerte, pero ella empleando una argucia engaña al Juez, que mete la cabeza en la soga y la bruja lo ahorca.

5) Pues bien, de la práctica de las diligencias se acredita que no concurre, la intencionalidad exigible respecto al delito de enaltecimiento del terrorismo del artículo 578 del Código Penal, pues al colocar en el cuerpo del muñeco de la bruja protagonista el cartel con la leyenda tantas veces citadas, su propósito realizar una crítica a la actuación policial al confeccionar pruebas falsas, pero en ningún momento en todo el desarrollo de la obran los dos actores realizaron actos o profirieron expresiones de alabanza, ensalzamiento, enaltecimiento ni justificación o promoción de la actividad terrorista.

En definitiva, conforme a la abundante doctrina del Tribunal Supremo -5 de junio de 2009, 30 de mayo de 2011 y 28 de junio de 2013 entre otras-, el delito de enaltecimiento del terrorismo es inminentemente intencional -doloso- y al faltar este elemento del tipo subjetivo, esto es un verdadero elogio, enaltecimiento, alabanza o justificación de la actividad terrorista, no pueda calificarse los hechos como delito de enaltecimiento del terrorismo del artículo 578 del Código Penal.

Por todo lo expuesto; el Ministerio Fiscal considera que si bien en un principio los hechos objeto de investigación reunían las exigencias del tipo objetivo, en el delito de enaltecimiento del terrorismo -artículo 578 del Código Penal- las diligencias de investigación practicadas han demostrado la falta del tipo subjetivo o doloso en este delito.

Por todo lo expuesto; el Ministerio Fiscal interesa el sobreseimiento provisional del artículo 779.1.1a de la L.E.crm al no quedar suficientemente acreditado el delito de enaltecimiento del terrorismo.

6) Ahora bien, el Ministerio Fiscal considera que si se acuerda el sobreseimiento provisional respecto al delito de enaltecimiento del terrorismo, la competencia del Juzgado Central de Instrucción decae para continuar el procedimiento, bien sea solicitando nuevas diligencias, el sobreseimiento de la causa o la apertura del juicio oral respecto al delito cometido con ocasión del ejercicio de los Derechos Fundamentales y de las Libertades Públicas, previsto en el artículo 510.2 del Código Penal que sanciona "a quienes lesionen la dignidad de las personas mediante actos acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito de alguno de los grupos a que se refiere el apartado anterior, o de una parte de los mismos, o de cualquier persona determinada por razón de su pertenencia a ellos por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad, o produzcan, elaboren, posean con la finalidad de distribuir, faciliten a terceras personas el acceso, distribuyan, difundan o vendan escritos o cualquier otra clase de material o soportes que por su contenido sean idóneos para lesionar la dignidad de las personas por representar una grave humillación, menosprecio o descrédito de alguno de los grupos mencionados, de una parte de ellos, o de cualquier persona determinada por razón de su partencia a los mismos ".

Llegados a este punto es obligado el examinar la competencia de la Audiencia Nacional. Es preciso señalar que el sistema orgánico procesal de atribuir la competencia de determinados hechos delictivos a tribunales distintos de aquellos a los que en principio son llamados a conocer de los mismos, ha de ser interpretado restrictivamente porque los principios generales de competencia tienen una proyección de generalidad que sólo cede cuando la Ley establece de manera expresa lo contrario (autos del TS 26 de diciembre de 1994 y 25 de enero de 1995).

En este sentido, la doctrina del Tribunal Supremo estima que el ámbito competencial que la Ley Orgánica 1/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, reserva en su artículo 65, es excepcional ya que sugiere como principio general una interpretación restrictiva (autos del TS 1 de julio de 2010, 18 de febrero de 1999, y 6 y 23 de noviembre de 1988).

En conclusión, al no ser las conductas previstas en el 510.2 del
Código Penal competencia de la Audiencia Nacional, y no apreciarse la existencia de un delito de terrorismo de los recogidos en los artículos 571 al  580 del Código Penal, ni estar incluido en el artículo 65 de la Ley Orgánica 1/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, procede la inhibición a favor del Juzgado Decano de Madrid, al haberse cometido los hechos en esta Capital.

Por todo lo expuesto; el Fiscal postula:

a) Se tenga por despachado el traslado conferido por Auto de 20 de mayo de 2016.

b) Se sobresea provisionalmente, conforme al artículo 779.1 y 641.1a de la L.E.Crim, al no quedar suficientemente acreditado el delito de enaltecimiento del terrorismo del artículo 578 del Código Penal,

c) Se declare por el Juzgado la falta de competencia para la petición de diligencias, sobreseimiento y apertura del juicio oral respecto al delito cometido el delito cometido con ocasión del ejercicio de los Derechos Fundamentales y de las Libertades Públicas, previsto en el artículo 510.2 del Código Penal.

d) Una vez declarada la falta de competencia, se inhiba a favor del Juzgado Decano de esta Capital respecto al delito el delito cometido con ocasión del ejercicio de los Derechos Fundamentales y de las Libertades Públicas, previsto en el artículo 510.2 del Código Penal.”


FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- El artículo 578 del Código penal, en la redacción dada por la Ley Orgánica 7/2000, de 22 de diciembre, de modificación de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, y de la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores, en relación con los delitos de terrorismo, castiga con la pena de prisión de uno a dos años el enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los arts. 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares.

Las acciones que aquí se penalizan, se dice en la Exposición de Motivos de la citada Ley Orgánica 7/2000, de 22 de diciembre, “con independencia de lo dispuesto en el art. 18 del propio Código, constituyen no sólo un refuerzo y apoyo a actuaciones criminales muy graves y a la sostenibilidad y perdurabilidad de las mismas, sino también otra manifestación muy notoria de cómo por vías diversas generará el terror colectivo para hacer avanzar los fines terroristas”. Y, seguidamente, continúa el texto legal de referencia que “No se trata, con toda evidencia, de prohibir el elogio o la defensa de ideas o doctrinas, por más que éstas se alejen o incluso pongan en cuestión el marco constitucional, ni, menos aún, de prohibir la expresión de opiniones subjetivas sobre acontecimientos históricos o de actualidad. Por el contrario, se trata de algo tan sencillo como perseguir la exaltación de los métodos terroristas, radicalmente ilegítimos desde cualquier perspectiva constitucional, o de los autores de estos delitos, así como las conductas especialmente perversas de quienes calumnian o humillan a las víctimas al tiempo que incrementan el horror de sus familiares. Actos todos ellos que producen perplejidad e indignación en la sociedad y que merecen un claro reproche penal”.

SEGUNDO.- En los hechos a que se refieren las presentes actuaciones, por lo que respecta a la exhibición de la pancarta con la leyenda GORA ALKA-ETA, conforme se señalaba en resolución anterior recaída en este procedimiento, “cualquier persona que lea la expresión incluida en el cartel exhibido por los investigados “GORA ALKA-ETA” puede verificar que con las mismas, se está alabando o justificando bien a los autores de hechos terroristas o los propios hechos, sin que el hecho de que tal exhibición se lleve a cabo “bajo la cobertura” o “con ocasión” de la escenificación de una obra con guiñoles, pueda suponer por sí misma una despenalización de la referida conducta”.  

Dicho esto, ha de indicarse que efectiva y objetivamente tal hecho tiene encaje en el delito previsto y penado en el artículo 578 del Código Penal, como así se ha venido sosteniendo desde el inicio del procedimiento. Ahora bien, lo cierto es que, tras las iniciales actuaciones se han venido practicando una serie de diligencias, interesadas por la Fiscalía, las acusaciones populares y las defensas de los investigados, de las que se infiere que tal acto de exhibición de la pancarta, no obstante el contenido de la leyenda, teniendo en cuenta las circunstancias y los fines perseguidos por los investigados, no queda suficientemente acreditado que tal hecho reúna todos los requisitos necesarios para llegar a estimar debidamente justificada la perpetración del delito antes referido, habida cuenta del resultado de todas las diligencias practicadas en el procedimiento, pues los actos de “enaltecimiento o justificación” además de tener que estar dotados de una publicidad de cierta calidad y capacidad de incidencia es necesario que se inscriban en una línea clara de concreto apoyo a acciones específicas de carácter terrorista en sentido estricto, lo que no ha quedado debidamente justificado en el presente caso, pues no consta suficientemente acreditado el elemento intencional –doloso- de elogiar, enaltecer, alabar o justificar la actividad terrorista o menospreciar  o humillar a las víctimas de delitos terroristas o sus familiares.

TERCERO.- Prescindiendo de cualquier hipótesis especulativa sobre cuál haya podido ser el auténtico propósito o la verdadera intención de los denunciados, aspectos intelectuales y/o volitivos que se albergan en lo más profundo de la mente y en ella quedan preservados, gracias a la garantía que otorga el artículo 24.2 de la Constitución, no cabe considerar que la exhibición de la pancarta citada, conducta que inicialmente podría constituir en sí misma el delito previsto en el artículo 578 del Código Penal, haya dado lugar a considerar suficiente y debidamente justificada la comisión de los actos típicos a que se refiere el reiterado artículo 578 del Código Penal, en el sentido de llegar a constituir efectivamente un enaltecimiento o justificación de los delitos de terrorismo tipificados en los artículos 571 a 577 del Código Penal o de quienes hayan participado en su ejecución, así como tampoco que aquéllas entrañen un descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de delitos terroristas o de sus familiares, precisamente por su condición de tales.

CUARTO.- A tenor de lo anteriormente expuesto hay que concluir que de los hechos que han dado lugar a la formación de la causa no resulta debidamente justificada la perpetración del delito tipificado en el artículo 578 del Código Penal –Enaltecimiento del terrorismo-, determinante de la competencia de este Órgano Jurisdiccional, por lo que, conforme a lo dispuesto en el artículo 779.1.1ª y 641.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal procede acordar el Sobreseimiento Provisional y Archivo de las actuaciones en lo que respecta al citado delito.

QUINTO.- Sentado lo anterior hay que señalar que el conocimiento de los restantes hechos acaecidos, al margen de la exhibición de la pancarta en cuestión, por si fueran constitutivos de un delito tipificado en el Art. 510 del Código Penal, no corresponden a estos Juzgados Centrales de Instrucción y Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, pues no se hallan encuadrados en ninguno de los supuestos a que se refiere al respecto la LOPJ en su art. 65.1º, en relación con el artículo 14 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por lo que únicamente determinaría la competencia de este Juzgado Central de Instrucción la posible existencia de un delito de enaltecimiento o justificación de los delitos de terrorismo, tipificado en el artículo 578 del Código Penal, que de apreciarse la posible comisión de éste daría lugar a declarar la competencia para conocer también de aquellos otros que, aun sin estar encuadrados específicamente en el artículo 65.1 de la LOPJ fueran conexos con los que se señalan en el referido precepto penal, conforme a lo prevenido al efecto en el art. 65.1.e), párrafo segundo, de la citada LOPJ.

SEXTO.- Lo que determinó en su momento la inicial competencia de la Audiencia Nacional fue la existencia de posible delito de enaltecimiento o justificación de los delitos de terrorismo, respecto del que se acuerda el sobreseimiento, y subsistiendo hasta el momento la posible persecución penal por otros delitos – De los delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución - pero sobre los que no tiene competencia la Audiencia Nacional, al acordarse el sobreseimiento por aquel delito, determinante de la competencia de este Órgano Jurisdiccional, se produce la ruptura de la conexión con el tipo penal por el que pudiera en su caso formularse y mantenerse la acusación, es decir, con el posible delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución. Por tanto, no debe ser este Juzgado quien determine si procede la continuación del procedimiento o sobreseimiento de la causa en cuanto a este último delito citado, sino que ello habrá de ser determinado en su momento por el Órgano Jurisdiccional competente, esto es, el Juzgado de Instrucción de Madrid a cuyo favor ha de acordarse la inhibición de las presentes actuaciones y , de conformidad con lo prevenido al efecto en el artículo 25 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal procede remitir testimonio íntegro de los autos al citado Juzgado, a fin de que sea éste el que  resuelva lo procedente respecto al posible delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución, tipificado en el artículo 510 del Código Penal.

Visto los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación

DISPONGO:

1º. Se Acuerda el Sobreseimiento Provisional y Archivo (artículos 779.1.1ª y 641.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) de esta causa por el delito enaltecimiento o justificación de los delitos de terrorismo, contra Alfonso XXXX y Raúl XXXX.

2º  Se Acuerda la Inhibición de las actuaciones a favor del Juzgado de Instrucción de Madrid, a cuyo efecto se remitirá testimonio íntegro de los autos al citado Juzgado, a fin de que sea éste el que  resuelva lo procedente respecto al posible delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución, tipificado en el artículo 510 del Código Penal.

Póngase esta resolución en conocimiento del Ministerio Fiscal y demás partes personas, previniéndoles que contra la misma podrán interponer, ante este Juzgado Central de Instrucción recurso de REFORMA en el plazo de TRES DÍAS y/o APELACIÓN en el plazo de CINCO DIAS conforme a lo dispuesto en el artículo 766 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Así lo acuerda, manda y firma D. Ismael Moreno Chamarro, Magistrado-Juez Central de Instrucción nº 2. Doy fe.

El juez Ismael Moreno ha archivado la causa en la Audiencia Nacional contra los dos tirititeros a los que se acusaba de enaltecimiento del terrorismo y de un delito contra los derechos fundamentales. En el auto se recoge el criterio del ministerio fiscal de entender que el propósito de los acusados al colocar en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nui

    En un pais civilizado este juez ya estaría inhabilitado, pero.... suerte de que está en Españistán!! en este pais bananero, de tercera, donde triunfó el fascismo, todavia se toleran y refrendan en las urnas, comportamientos como el de este sinverguenza prevaricador... Pues nada, si la ciudadania quiere dos tazas, que aproveche!!.. Un expatriado en Australia a la espera de la nacionalidad australiana.. un pais serio, no de chirigota, futbol y cuñaos.. wherever

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí