1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

De Magistris: un alcalde que mira a Europa

Pierluigi Morena Traducción Adriana M. Andrade 5/07/2016

unknown

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando la noche del 19 de junio Luigi de Magistris salió al balcón del Palacio San Giacomo, sede del ayuntamiento de Nápoles, vistiendo una camiseta con la leyenda “control popular”, entonaba las notas de O’ sole mio, la símbolica canción de la cultural popular napolitana. 

La mirada embriagada caía sobre la gente que se arremolinaba en la plaza, era una mirada viva, casi extasiada, que se extendía más allá de la plaza, más allá de la cerrada línea del mar que se fundía en el horizonte con la oscuridad de la tierra del golfo de Nápoles, una de las bahías más bellas y desdichadas de Europa.

De hecho, pocos días antes de la victoria de su movimiento cívico DEMA, acrónimo de un apellido pero también de Democracia Autonomía, Luigi de Magistris, alcalde reeelegido con el 66,58% de los votos, se reunía en Roma con el ex ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis, fundador del DiEM25, un movimiento paneuropeo nacido para reclamar la democratización del continente europeo antes de 2025.

Dos políticos, uno napolitano y uno griego, dos mundos que se han tocado y conocido, han lanzado el movimiento de las ciudades rebeldes con el objetivo de construir una nueva Europa, “de la gente y no de las finanzas”. Observan la experiencia napolitana, donde de Magistris ha arrinconado al Patido Democrático del primer ministro Renzi, al centroderecha de Berlusconi y al Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, y también a la “Barcelona en Comù”, de Ada Colau y al Podemos, de Pablo Iglesias. 

“En comù” parece ser el eslogan que une, al menos idealmente, las ciudades de Barcelona y de Nápoles. Durante los primeros cinco años de legislatura, De Magistris ha centrado gran parte de su energía política en la defensa de los bienes comunes; ha interpretado el referéndum nacional sobre el agua pública de la mejor manera posible, rechazando las presiones a favor de la privatización; ha evitado los enfrentamientos con los centros sociales ocupados, prefiriendo el diálogo al desalojo; ha recuperado espacios para la cultura, encontrado una solución al problema de las basuras en las calles con el envío de éstas al extranjero, aunque el reciclaje -- a pesar de las promesas -- llega a pocos barrios y está lejos de los resultados esperados. 

Nápoles es una ciudad difícil, llena de contrastes, de belleza sorpredente que se mezcla con un deterioro inquietante, donde conviven vulgarismos que alimentan la subcultura y la mala política y lúcidos intelectuales que se dan cita en el Palazzo Serra di Cassano, sede del Instituto de estudios filosóficos, presidido por Gerardo Marotta. 

En los paneles apoyados en las paredes con desconchones se leen pasajes del pensamiento de Gaetano Filangieri, jurista y filósofo partenopeo, y en las salas, colmas de historia, uno se encuentra en el centro del pensamiento europeo, una verdadera encrucijada cultural. 

Una ciudad que resiste a la globalización que todo homologa, que empobrece la identidad, una ciudad que intenta resistir a una camorra nueva y brutal: casi cada semana muere asesinada una persona en la calle, normalmente en medio de la gente, lo que supone un récord negativo que la separa de Europa acercándola de golpe a una metrópolis sudamericana. 

El alcalde ha rechazado la presencia del ejército en las calles, una medida sugerida por el Ministro del Interior Angelino Alfano, una vez “delfín” de Berlusconi, ahora principal aliado de Matteo Renzi; una arrogancia para De Magistris que ha querido así tutelar la imagen de una ciudad que ha recuperado mucho en términos de flujo turístico. Para muchos, esta postura refleja la subestimación de un problema antiguo, que reaparece con más fuerza y crudeza. 

El escritor Roberto Saviano, autor de Gomorra, ha denunciado más de una vez el estado de abandono de la metrópoli. Relata Nápoles como una ciudad infernal, sin clase dirigente, con estrucuras podridas e imposible de gobernar. No ha escatimado durísimas críticas en sus columnas de La Repubblica, describiendo el fracaso de De Magistris, alcalde de una ciudad donde hay disparos diariamente, donde es casi imposible encontrar trabajado y donde ya no hay inversión. 

El alcalde sigue adelante, ha ganado a todas las formaciones políticas en unas elecciones con récord de abstención, no pierde ocasión para polemizar con el primer ministro Renzi, con el que recientemente se negó a reunirse por la polémica desatada por la decisión de nombrar un comisario especial para la recuperación de la bahía de Bagnoli, una antigua área industrial, que hay que recalificar también por motivos turísticos. El alcalde quiere que sea su administración la que decida sobre el futuro del distrito industrial abandonado para evitar también una nueva especulación inmobiliaria.

Para algunos, un Masaniello, el protagonista de la revuelta napolitana que, en julio de 1647, vio alzarse a la población contra la creciente presión fiscal del virrey español. Para otros, un líder popular, el factótum de un nuevo orgullo napolitano que observa con simpatía las experiencias más allá de sus fronteras, sobre todo, las de Podemos, no por casualidad, durante la campaña electoral, presentaba sus mítines con “noi siamo i Napoletanos”.

El exfiscal, de origen burgués, genera sentimientos encontrados: alcalde pero también jefe de una “ciudad Estado”, una ciudad-nación, como la define el intelectual francés Jean Noel Schifano, durante años director del Instituto Grenoble de Nápoles, que ve en la metrópoli meridional la única capital cultural italiana, con una identidad fuerte, y por lo tanto temida y ofendida.

Muchos están de acuerdo en que con la alta velocidad Nápoles ya no es sur. La hora y siete minutos necesaria para llegar a Roma la situarían en el centro de la bota. 

De Magistris está interesado más que en las distancias físicas en las aspiraciones. Su mirada se dirige más allá, a la Europa de la gente y de los derechos, o incluso más allá, al zapatismo, experiencia de un mundo lejano muchas veces evocada para despertar el amor propio de los napolitanos.

Quién sabe, sobre todo teniendo en cuenta que el pueblo napolitano fue el único en Italia que se rebeló contra el Tribunal de la Santa Inquisición. Lo recuerda una lápida en las puertas de entrada del monasterio de San Martino: “A los napolitanos de Nápoles, que en los tres honestos días de julio de 1547, mal armados y solos en Italia combatieron en las calles, desde las casas, contra los mejores ejércitos de Europa alejando los horrores de la Inquisición española impuestos por un emperador flamenco y por un papa italiano y demostrando, una vez más, que la servidumbre es un mal voluntario del pueblo y que la culpa es más de los siervos que de los patrones”.

-------------- 

Pierluigi Morena es un abogado italiano.

Cuando la noche del 19 de junio Luigi de Magistris salió al balcón del Palacio San Giacomo, sede del ayuntamiento de Nápoles, vistiendo una camiseta con la leyenda “control popular”, entonaba las notas de O’ sole mio, la símbolica canción de la cultural popular napolitana. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pierluigi Morena

Autor >

Traducción Adriana M. Andrade

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí