1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Estrella Morente / Cantaora

“Omega’ fue un trabajo mágico que cambió mi panorámica y la de muchas generaciones”

Esteban Ordóñez 18/09/2016

<p>Estrella Morente.</p>

Estrella Morente.

Web oficial de la artista

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La niña Estrella abandonó por un momento su carricoche de juguete en el estudio de grabación. La muñeca a la que todavía cuidaba y daba el biberón como si fuera real se quedó esperando. El maestro Sabicas preparaba el instrumento para acompañar a Enrique Morente por tarantas y ella se acercó y se arrancó a cantar. Dicen que encandiló a Sabicas y que éste le devolvió el amago y le cantó también. El prodigio quedó grabado. “Cuando escucho esa taranta me enternezco mucho, no es la mejor que una niña haya cantado, ni mucho menos, pero sí estaban claros los sentimientos, ahí veo que, aunque sólo jugaba a ser cantaora, ya quería serlo de verdad”, cuenta.

Estrella Morente (Granada, 1980) se acuerda de cosas como el olor de las naranjas recién abiertas que su padre le acercaba a la nariz para hacerle entender la vida. Enrique aprendió de las palabras que Miguel Hernández dedicó a Sijé que la mejor manera de querer a los suyos era querer con ellos, y así dejó un rastro compartido en todo lo que merecía la pena observar o disfrutar. Decía, por ejemplo: “No mandéis callar a los niños, callarse vosotros”. Dejó un mapa sensorial, emocional. “Todo lo que tocaba lo convertía en oro”, dice una Estrella Morente que en cualquier explicación, en cualquier idea, recorre el camino de vuelta que le lleva a aquel olor cítrico y familiar.

Sin embargo, Estrella encontró rápido su medida en el cante. Debutó en la grabación de Omega y ha ido conquistando plazas: discos, el cine de Almodóvar y, ahora, el teatro, con el papel protagonista en la Lisístrata póstuma de Miguel Narros. Es de esas cantaoras que usan las manos y que bailan, que hace oles a los palmeros y que lo mismo sonríe que pone ceño y ojos de acecho: el cante, si miramos a la Morente, nos parece una fiera que necesita domar, que está domando.

Estrella es de palabra fácil, desprendida, pero también consciente. Se nota que ha pasado tiempo recordando, buscando el camino exacto que le ha llevado adonde está.

Empecemos por Granada, ¿qué es lo primero que recuerda de su Granada infantil?

Lo primero que se me viene es el sonido del agua. Es la ciudad del agua. Yo bebía en todas las fuentes que me encontraba, me gustaba andar por encima de las acequias del Albaicín, en zigzag. El agua para mí significa muchas cosas. El curso del río, cómo yo salía de la Vereda de Enmedio y bajaba por la Cuesta del Chapiz y por el aljibe de Trillo y por el Paseo de los tristes hasta llegar a Plaza nueva… Cruzar la laderita del río Darro y terminar, abajo, en el puente del río Genil. El agua atraviesa Granada entera. Y, para mí, mi padre es el agua fresca de mi vida. Seguir ese curso de las acequias… Es el sonido constante que suena mientras cantaban las gitanas del Sacromonte: la Cuqui, la Loles del Cerro, Rocío la Salvaora… Me encantaba también estar con ellas desde que me levantaba hasta que me acostaba. Lo que pasa es que tenía que ir al colegio.

Con el colegio se acabaría lo flamenco, claro.

Pues mi colegio era el más bonito del mundo, estaba debajo de la Alhambra, desde la ventana se veían las laderas a lo largo del curso del río que bordean el camino del monte. Entonces, estabas en clase y escuchabas las castañuelas de la Carmen que iba vendiéndole a los guiris. O escuchabas: “¡Niñaaas, que hay danzaaa!”, y te escapabas en un momento.

¿Se escapaba del colegio?

Tengo la suerte de haber nacido en la casa de un genio que nos ha puesto la literatura cerca, la poesía, la pintura y el teatro

Yo no he vivido esos tiempos antiguos donde los niños iban a las zambras y no a clase, pero sí he vivido los rescoldillos. En el colegio había un boquete abierto y me metía por ahí para subirme a la cueva de la Rocío y ponerme una falda y una flor y formar parte de la zambra de allí. Decían: “¡Niñaaas, que hay danzaa!”. No llamaban a nadie en concreto, eso quería decir que subías, te ponías la falda, y a bailar de un tirón conforme llegaras. Te incorporabas a lo que había, tangos, bulerías, fandangos del Albaicín. Todo eso no se me olvida nunca. Tampoco las voces de mi madre: “¡Estrellaa, Enriquee, Soleaa, a comeeer!”. Y esas migas o ese perol de garbanzos que hacía.

Hay una canción, Zambra, en la que habla del perol.

Sí, sí. “Tiene mi madre un perol que cada vez que le daba al resorte, salen granitos de arroz”. Pero tengo otra ahora en la que lo he sacado: “Arribita en los salones, mi mamá Pelota, haciendo garbanzos en los peroles”.

Enrique Morente, durante el homenaje a Juan Habichuela, Granada, 1996. A la derecha, Estrella hace los coros. / Paco Manzano

Enrique Morente, durante el homenaje a Juan Habichuela, Granada, 1996. A la derecha, Estrella hace los coros. / Paco Manzano

Háblenos del clan, de la estirpe flamenca antes de Enrique.

En mi familia todos se han ganado el pan con el oficio flamenco. Mi tatarabuelo por parte de mi madre, Antonio, era un gitano mayor, iba cargado con un carro con los niños de la familia por los caminos y con una guitarra para sobrevivir. Luego vinieron mi abuelo Montoyita y una serie de diez o doce hermanos, todos cantaores, bailaores… Montoyita, de hecho, fue guitarrista, cantaor y bailaor. Empezó bailando, iba en la compañía de Concha Piquer, pero le gustaba el cante y empezó con él, luego le falló el pecho y cuando se puso malo y estaba en el hospital, Pepe Blanco le compró una guitarra, y así acabó tocando para los mejores: Marchena, Lola Flores, Caracol, Farina, Valderrama.

Y de él nació Aurora Carbonell.

Mi padre decía que fue cantaor porque su madre lo parió mirando a la Torre de la Vela

Mi madre, Aurora La Pelota, bailaora. Mi padre se enamoró de ella en el Café de Chinitas viéndola bailar. Se casaron y, claro, crearon una sinergia y una fuerza; la mezcla perfecta para que saliéramos todos artistas… Tenemos una filóloga en la familia, Soleá Morente, los demás, desde mi tatarabuelo hasta mis primillos jóvenes, no tenemos otro oficio que el flamenco.

¿Qué fuerza hay en el flamenco que tiene esa facilidad para crear dinastías, o sea, para que todos los hijos quieran dedicarse a lo mismo?

El corazón, los sentimientos. Uno se fragua el alma de lo que le rodea. En mi casa no solamente nos rodeaba la cultura del flamenco, que era el pan de la familia y nuestra columna, también estaba la pintura. Tengo la suerte de haber nacido en la casa de un genio que nos ha puesto la literatura cerca, la poesía, la pintura y el teatro.

¿Cómo surgió el amor de Enrique Morente por la lectura?

Decía que empezó a leer tebeos y cosas de publicidad que le caían en las manos. Los niños de la postguerra no tenían acceso a los libros ni la universidad, pero tenían la poesía viva. Él nació frente a la Alhambra, en la cuesta de San Gregorio. Decía que fue cantaor porque su madre lo parió mirando a la Torre de la Vela… Y esa necesidad de acercarse a la poesía a través de los ojos y el corazón lo llevó a la curiosidad por aprender a leer y a escribir, y no sólo eso, sino también seleccionar, saber lo que le gustaba y lo que no. En eso, era raro que se equivocara.

Pepe Habichuela nos contaba que el maestro tenía una capacidad de resistencia y una confianza muy fuertes… porque cuando salió Omega estaban los puristas tirándose de los pelos y él seguía convencido de su idea.

Lo recuerdo muy respetuoso y libre. Era muy sensible, por supuesto, le dañaban algunas cosas, pero tenía tal capacidad de trabajo…

Mi padre era el cantaor de la premonición. Tenía una capacidad tremenda para tocar Lorca y que al año siguiente todo el mundo se volviese loco por Lorca, también le pasaba con Alberti o con Leonard Cohen. Yo lo recuerdo muy respetuoso y libre. Era muy sensible, por supuesto, le dañaban algunas cosas, pero tenía tal capacidad de trabajo… Estábamos en casa comiendo y hablaba solo de lo que estaba haciendo, pero no como los locos, sino que su cabeza trabajaba continuamente, no desconectaba.

Y por su parte, ¿lo de seguir la estela artística de la familia fue por instinto?

Desde el principio tenía claro que quería dedicarme a la música, a pesar de que mi padre siempre nos puso delante muchas opciones y nos dejó libertad. De muy pequeña he tenido una devoción exagerada por los cantes clásicos. Luego, con 14 o 15 añitos, le preguntaban a mi padre interesados en contratarme. Él, viendo mi obsesión con el flamenco, me ofreció la posibilidad de ser parte de Omega. Ahí estuve yo cantando con los rockeros. Aquello era muy divertido y vanguardista, era algo dirigido a las masas. Era muy goloso para una joven de pronto entrar a lo moderno y, en cambio, lo que hizo fue afianzarme en mi idea de ser cantaora flamenca.

Estrella Morente con Lagartija Nick, en Cannes, 1999. / Paco Manzano

Estrella Morente con Lagartija Nick, en Cannes, 1999. / Paco Manzano

Omega sí que fue otro cantar…

Era muy goloso para una joven de pronto entrar a lo moderno y, en cambio, Omega lo que hizo fue afianzarme en mi idea de ser cantaora flamenca

Fue un trabajo mágico y único que cambió mi panorámica y la de muchas personas y generaciones: a los anteriores les hizo pensar, a nosotros nos movió mucho, y también a los que vinieron después. Y los que vengan entenderán que Leonard Cohen, Lorca, Poeta en Nueva York, que los rockeros, la literatura y la grandeza del arte tiene que ver toda entre sí, que está toda unida.

Y todo desde la raíz…

Ese sosiego y esa mirada que él dedicaba siempre a los clásicos era la que le catapultaba al futuro, a la vanguardia.

¿Y qué hay de la más clásica? ¿Qué significaba para usted Pastora Pavón, La Niña de los Peines?

Una especie de reina, una diosa, alguien a quien yo rezaba por las noches como el Ave María. Mi padre me pedía mucho que la escuchase. Es la mejor de todos los tiempos: ésa es. Ha sido la cantaora (tanto en masculino como en femenino) que más palos ha grabado. Le echó cara a su tiempo y a su sociedad, y con dos pantalones, nunca mejor dicho, hizo así, tiró para adelante y se metió en un mundo que pertenecía al hombre. Ella se quedó como la que llegó y plantó la bandera de la mujer en el flamenco. Hizo del cante femenino un oficio, sacó a la mujer de los bautizos, de las bodas, de las reuniones familiares y de los colmados y la llevó al teatro, al estudio de grabación. No es la primera que grabó, pero sí la que más trabajo hizo. Aunque también quiero decir que otro referente importantísimo para mí es Aurora Carbonell La Pelota, mi madre. Mi padre siempre me dijo que a mí el metal de voz me venía de ella, y mucha gente nos confunde hablando. 

Háblenos de su proceso creativo, ¿cómo sucede el acercamiento a cada nuevo proyecto?

Cada trabajo reclama sus necesidades y sus pautas. Depende. Trabajo de muchas formas, pero la inspiración debe pillarme trabajando. Lo que importa es invertir muchas horas de trabajo, da igual si has empezado escuchando una música y sobre ella construyes la letra, o si has encontrado un poema de San Juan de la Cruz, como me ocurrió, y lo guardas dentro de ti durante años y, de repente, te topas con una pieza de Michael Nyman, que lleva 30 años grabada y que encaja perfectamente. Eso surgió y sólo había que grabarlo. Luego, al mismo tiempo, el cante tiene mucha improvisación. Lo importante es escuchar, aprender, investigar…

¿En esa exploración dedica mucho tiempo a la lectura?

Pastora Pavón era una especie de reina, una diosa, alguien a quien yo rezaba por las noches como el Ave María. Es la mejor de todos los tiempos

El que me pide, ¿no? No conozco a nadie más inconstante que yo. Eso mi padre me lo echaba en cara. No sé si es un defecto o una virtud. Yo adoro el arte y siempre estoy rodeada de arte y de pinturas. Hay veces que leo más y veces que menos. Simplemente, me acompañan, me gusta llevar el bolso lleno de libros, llevo dos o tres a mitad, pero no te voy a ronear, no voy a presumir de gran lectora. Primero, porque cada vez que tengo un momento, no sé cómo lo hago, pero se lo dedico a mis hijos.

Viene de ser protagonista de la obra La guerra de las mujeres (Lisístrata). ¿Cómo se fraguó ese encuentro con el teatro?

Eso no lo había soñado nunca. Ha sido un junio y un julio de muchísimo trabajo, pero con un resultado maravilloso que ha vuelto loca a la gente. Para mí ha sido como ir a la universidad. Era un reto. Desde el equipo de Miguel Narros, Celestino Aranda y José Carlos Plaza me dijeron que tenían la obra póstuma de Narros, una tragicomedia griega de Aristófanes, y que me querían a mí en el personaje protagonista que era una mujer del pueblo. Miguel dejó un guion maravilloso, con mucho humor, ya te puedes imaginar, Aristófanes pasado por Narros, la bomba, ¿no?

La batalla de la mujer sigue de plena actualidad, es un papel de tintes reivindicativos…

No conozco a nadie más inconstante que yo. Eso mi padre me lo echaba en cara. No sé si es un defecto o una virtud

Para mí es muy importante haber interpretado un personaje que me ha permitido levantar la voz contra las injusticias y a favor de los derechos de la mujer, y no sólo eso, también es una queja contra la sumisión absurda que tanto retraso nos ha provocado. Y ha sido un honor, además, hacerlo a través de una Lisístrata flamenca.

Saliéndonos un poco de lo jondo, por último, ¿qué han aportado personajes como Nina Simone, Frank Sinatra, Cohen o Mozart a los quejíos de Estrella Morente?

No me planteo mucho qué me han aportado como cantaora. Soy ser humano antes que cantaora. Yo recuerdo a mi madre haciendo un café por la mañana y unas tostadas frente a la Alhambra y escuchando el Ne me quitte pas de Nina Simone. Lo oíamos una y otra vez en el desayuno porque nos volvía locas. Lo recuerdo como si lo viviera ahora. Mi padre me preguntó si no me apetecía cantarlo, y mi madre: “Mira, mira qué bien lo hace”, me hacía fijarme, regocijarme en los bajos, en las paradas, en la sensación de las palabras de Nina. Nina es una cantera de melismas, de aromas, del sentir la afinación y la vocalización. Me encanta. Como Leonard Cohen, por ejemplo. Esos artistas han sido las bandas sonoras de nuestros coches cuando éramos niños. Los Beatles, Sinatra… han formado parte de nuestras vidas, no sólo de nuestra obra. No sé qué me habrán aportado como artista, pero recordar a mi padre interpretando a Billie Holiday en inglés siendo cantaor flamenco… Ese para mí es el resultado.

La niña Estrella abandonó por un momento su carricoche de juguete en el estudio de grabación. La muñeca a la que todavía cuidaba y daba el biberón como si fuera real se quedó esperando. El maestro Sabicas preparaba el instrumento para acompañar a Enrique Morente por tarantas y ella se acercó y se arrancó a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Roka

    Tengo que decir que Omega es un discazo colosal. Pero tambien tengo que recordar a la gente, que este disco es música PROGRESIVA. Esa que en los 70 cambio la historia del rock y de la música para siempre. Estaría bien que la gente conociera artistas como King Crimson, Yes, Camel, Genesis, Al di Meola, Jeff Beck, Rush (por poner algunos ejemplos), y supiera lo que es saltar uno o varios niveles en creatividad y virtuosismo.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí