1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Para no envejecer tan rápido como crecimos

Podemos debe ser una herramienta de gobierno. Necesitamos Círculos que construyan participación y comunidad con quienes tienen necesidades y conviertan la pasividad en vida y potencia política

Ramón Espinar 16/09/2016

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los últimos meses de la política española han cambiado el eje del debate público. Donde antes del 20D (las primeras elecciones del ciclo) los vectores en torno a los que pivotaba el debate tenían que ver con la redistribución de la renta y la regeneración democrática, hoy nos encontramos con dos preocupaciones centrales: la gobernabilidad y los acuerdos. 

Ha cambiado el eje, el campo semántico y el terreno de disputa de los significantes centrales en la política española. Y a las posibilidades de cambio no les ha ido particularmente bien: estamos en un atasco y no sabemos cómo salir.

Podemos enfrenta ese giro del clima político con varias debilidades estructurales: a) una formación política nacida como un comité de campaña ampliado y b) sin implantación territorial, una dependencia fuerte de la agenda mediática y de las redes sociales hacia las que tenemos una capacidad de influencia menguante pasado el tiempo en que éramos una sorpresa y una cierta pérdida de capacidad de iniciativa en el terreno que nos hizo fuertes: la capacidad de condicionar dónde y cómo se situaban los debates en la esfera pública. 

El proceso interno abierto en la Comunidad de Madrid, con un peso sustancial en el conjunto de Podemos, es un momento clave para diagnosticar nuestras debilidades y fortalezas, atender los problemas estructurales que enfrentamos y construir una hoja de ruta a medio y largo plazo en paralelo a la trepidante batalla de los medios de comunicación y las redes sociales. Hay algunas tareas vinculadas a reforzar las fortalezas y resolver las debilidades de Podemos que resultan imprescindibles.

Podemos debe mantener una apuesta por la comunicación política que ha cambiado el panorama político de nuestro país en dos años, pero hay que asumir una cierta tendencia a la normalización una vez pasada la novedad. Hoy no supone ya ninguna sorpresa encontrar nuestros argumentos en las tertulias políticas y, probablemente, la capacidad de seducción de las redes sociales haya tocado techo en su formato actual. La clave para resolver este problema está en otro elemento, algo olvidado en nuestra práctica política: los Círculos. 

El hormigón del que está hecho el cambio político, en la política vieja y en la nueva, es la militancia, el esfuerzo generoso de quienes participan políticamente para construir un futuro mejor y entienden que, en el camino, viven su vida en colectivo y eso la hace más hermosa. Los Círculos deben dejar de ser comités de apoyo en barrios y pueblos a los comités electorales y convertirse en actores políticos en los barrios y pueblos. Deben identificar problemáticas y conflictos allá donde operan y ser actores relevantes de la vida social: necesitamos Círculos que construyan participación y comunidad con quienes tienen necesidades (económicas, de servicios públicos, culturales o de construcción de lazos comunitarios) y conviertan la pasividad en vida y potencia política. Solo la presencia y la intervención en los problemas cotidianos para politizarlos nos separan de convertirnos en un partido político más: necesitamos ser hechos concretos y no solo palabras.

Necesitamos Círculos que construyan participación y comunidad con quienes tienen necesidades

Además, Podemos debe (porque lo necesita) reconocer una realidad: el cambio político en este país no es posible sin la gente que lo lleva construyendo años. Es una prioridad política reconocer y premiar las tareas militantes, a quienes han hecho posibles las campañas electorales, los locales y las moradas, las casetas en barrios y pueblos, los actos o las asambleas. No solo por justicia, también porque un enfoque estratégico debe entender que la participación política necesita de incentivos: respeto político y escucha activa de la militancia. La participación política solo funciona allá donde quien participa percibe que su concurso es útil, que sirve. Eso tiene dos consecuencias inmediatas: la primera, financiera. Podemos debe destinar recursos económicos a su extensión e implementación territorial poniendo materiales, locales y formación política al servicio del desarrollo autónomo de los Círculos como nodos de construcción de comunidad en cada localidad. La segunda, en términos de reconocimiento de actores políticos: las candidaturas municipalistas que se presentaron a las pasadas elecciones municipales, en las que Podemos concurrió con otros actores políticos y sociales, deben ser reconocidas y normalizadas como un actor político del terreno del cambio, una forma municipalista de confluencia que debemos normalizar, formalizar y profundizar hacia el futuro.

Hay una tercera tarea sin la que las otras dos carecen de sentido: la de fijar un rumbo para una herramienta política que ha cambiado. 

Hoy el objetivo de Podemos no es la irrupción, puesto que esta ya se ha producido y forma parte de una exitosa trayectoria pasada. Mirando hacia el futuro debemos convertirnos en una herramienta doble: de un lado, un movimiento popular capaz de articular demandas ciudadanas convirtiéndolas en políticas públicas que resuelvan problemas o en contestación social a las instituciones que vivan de espaldas a la ciudadanía; de otro lado, Podemos debe ser una herramienta de gobierno. Hoy sabemos que la política democrática, las instituciones representativas, pueden estar al servicio de los intereses de los poderosos, pero también pueden ser una herramienta para mejorar las condiciones de vida de la gente corriente. Y por eso necesitamos definir políticamente y concretar socialmente cómo, con quién y hacia dónde vamos a dirigir nuestros esfuerzos. Esa tensión atraviesa el actual debate en Podemos: convertirnos en fuerza de gobierno puede significar disputar bolsas de electorado con el PSOE o apuntar a la politización de los sectores sociales que hoy viven al margen de una política institucional que no se ocupa de sus problemas y, por tanto, no visualizan como efectiva y/o necesaria. Hacer visible el conflicto es hacer concreta la política. Tenemos la obligación de socializar lo político para que las prácticas políticas sean una herramienta de empoderamiento popular, un instrumento de cambio real, que soluciona los problemas concretos de personas concretas.

Hoy sabemos que la política democrática, las instituciones representativas, pueden estar al servicio de los intereses de los poderosos, pero también pueden ser una herramienta para mejorar las condiciones de vida de la gente corriente

La impugnación social del modelo de la política española que supuso el 15M no buscaba la creación de una fuerza política, sino la posibilidad de convertir el dolor particular, cada sufrimiento individual, en una contestación social colectiva. La potencia política estaba, y sigue estando, ahí: en convertir los problemas particulares de personas aisladas en el motor de los nuevos sujetos políticos. En ser capaces de construir nuestro propio futuro como un sujeto colectivo. La transversalidad del 15M no consistía en descafeinar demandas o reducir los umbrales de incertidumbre de los poderosos para convertir la movilización en más aceptable para los responsables del sufrimiento social.

La apuesta por disputar bolsas de electorado del PSOE a partir de un discurso más "centrado" es legítima, pero representa dos errores: el primero, vuelve a desdibujar el eje de la impugnación democrática para resituarnos en el eje izquierda/derecha y en la necesidad permanente de disputar el protagonismo del “margen izquierdo del tablero” político; el segundo, anula toda posibilidad de construir una nueva dimensión política arrinconándonos como un sujeto político normalizado y no como un proceso popular en construcción y potencialmente capaz de atender todas las demandas en tanto que no representa un "espacio" político o ideológico más, sino una posibilidad de transformación radical de lo real.

Podemos es, o debe ser, un “acontecimiento”, una oportunidad: la oportunidad de la gente corriente de este país para recuperar las riendas de su futuro utilizando para ello las instituciones democráticas y construyendo, por el camino, formas de vida en común que rompan la lógica contemporánea del individualismo competitivo y el aislamiento forzoso. Por eso, necesitamos hechos y no sólo palabras: necesitamos más presencia en los territorios para resolver problemas concretos; necesitamos contar con toda la gente del cambio, resolviendo los problemas de articulación entre actores políticos y sociales; y necesitamos, sobre todo, que quienes hoy no pueden esperar nada de la política tengan herramientas y cauces para hacer política por sí mismos.

No nos interesan los espacios políticos ya construidos, ni las “bolsas de votantes”, ni la volatilidad electoral

No nos interesan los espacios políticos ya construidos, ni las “bolsas de votantes”, ni la volatilidad electoral. Debemos atender, aquí y ahora, la tarea histórica de no perder el pulso de lo que significa construir un pueblo: politizar los problemas individuales, agregar y articular demandas, construir una identidad política que aglutine a la gente corriente de nuestro país y dar solución, en lo concreto, a los problemas y necesidades desde las instituciones, los círculos y la sociedad civil.

La irrupción en el escenario de Podemos como un nuevo actor político ya se ha consumado. Toca mantener el pulso para crecer, para ganar este país y para no envejecer tan rápido como crecimos. 

----------

Ramón Espinar es portavoz de Unidos Podemos en el Senado, diputado en la Asamblea de Madrid e impulsor de la plataforma Podemos Escucha. 

Autor >

Ramón Espinar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Laura

    Transversalismo hipócrita, mentiras a raudales y restauración del régimen del 78. Y sillones bien pagados. No hay nada más q gatopardismo... y ya está muy vista la estrategia. A ver lo que nos queda por tragar.

    Hace 4 años 7 meses

  2. Mario

    Ya sois viejos. Más viejos que Matusalem. Sillones, Enredones, un día rojo, el otro azul y al otro amarillo, según sople el viento. Y como pactéis un tripartito PSOE C's UP vais a perder la poca credibilidad que os queda. Sobretodo en Catalunya y Euskadi. No nos interesa un PSOE 2.0 .

    Hace 4 años 7 meses

  3. Raúl

    Como se os ocurra pactar un tripartito de gobierno " transversal" PSOE - C's - UP ya podéis olvidaros de unos millones de votos más, sobretodo de Cataluña y Euskadi. Pies de plomo que se os ve el plumero.

    Hace 4 años 7 meses

  4. juan

    lo que algunos llaman "transversalismo vacuo" aquí es en realidad "la sociedad" para la cual hay que gobernar. Muy hartos estamos algunos de tanto anticapitalista de salón como multipropietaria Galcerán (ver su declaración de bienes) o diputados en la asamblea que pagan su pisito en cash vía herencia, mola lo de ser un burguesito y dar lecciones de como tienen que vivir los demás. Unos con la vida resuelta vía herencia (mucho niñato anticapi) pidiendo que los demás vivan con la RBU "porque el trabajo se acaba" y quien trata de crearlo es un perverso neoliberal....Ya está bien de hipocresías.

    Hace 4 años 7 meses

  5. Carlos Ávila

    A mí el texto me suena más al populismo defendido por Errejón que a otra cosa. Creo que apunta bien aunque está claro que, por los comentarios que han hecho, llega quizá un poco tarde su apelación a los círculos. Reconociendo las dificultades de lo que han hecho, es cierto que podían haber dedicado algo de esfuerzo a mantener la militancia de los círculos. En gin, esperemos que aunque tarde se corrijan los principales errores y se pueda tirar para adelante porque si no el futuro será terrible.

    Hace 4 años 7 meses

  6. Pepe

    ¿¿¿ Ahora se acuerdan de los Círculos ??? Un poco tarde, ya han quemado a los más dispuestos a involucrarse.

    Hace 4 años 7 meses

  7. Jesús Díaz Formoso

    Hijos de la casta y la opresión, que me nublan la razón, usando mis sentimientos https://www.youtube.com/watch?v=5Ww5_qLRGVU

    Hace 4 años 7 meses

  8. Jesús Díaz Formoso

    PODEMOS y su discurso; entre Pasivo y Agresivo. - “Entonces, ¿Qué proponéis hacer si llegáis a gobernar?”. – “Lo que diga la gente”. – “Pero, ¿es que no tenéis propuestas que hacernos?”. – “Pues no; nuestra propuesta es hacer lo que decidáis vosotros”. – “Pero es que llevamos decidiendo que decidir dos años ya, y sigo sin ver ninguna decisión”. – “Bueno, eso no es cierto. Llevamos años decidiendo quien va a llevar a cabo lo que vosotros decidáis”. // ¿ES ESTA LA NUEVA POLÍTICA?, me pregunto mientras intento desencriptar la información extremadamente confidencial, que integra toda mi Intimidad, que me encriptaron unos delincuentes, que ahora me exigen un rescate; me piden dinero por mi propia información, que robaron de mi ordenador. Pienso en cómo desde el Colegio de Abogados, al denunciar la inactividad tanto de los Jueces, como de la Policía ante mi denuncia de estos graves delitos, me aconsejan pagar y tener más cuidado en el futuro. Mientras tanto, Polis y Jueces si tienen tiempo para perseguir titiriteros, humoristas e incluso raperos. // El Tribunal Constitucional, que se ocupa de la Defensa de la efectividad de los Derechos Humanos del 1% (literalmente), decide acabar con la Inviolabilidad Parlamentaria, castigando la Libertad de Expresión de los Parlamentarios de Cataluña, que han aprobado –en uso de esa Libertad de expresión, Constitucionalmente protegida- un texto NO NORMATIVO, que no agrada a los del IBEX; o que sí les agrada, pues de nuevo, una y otra vez, consiguen que en lugar de hablar del EXPOLIO al que nos han sometido desde … ¿siempre?, hablemos de cómo despedazarnos entre nosotros. El SEDICIOSO TRIBUNAL CONSTITUCIONAL (no otra cosa que Sedición es el hecho de PERVERTIR EL ORDEN CONSTITUCIONAL mediante la utilización de la intimidación y la coacción, amenazando con la utilización –ilegítima- de la violencia estatal contra los Parlamentarios Catalanes a quienes persiguen por el uso de Su Libertad de Expresión manifestada formalmente en el propio Parlamento Catalán), toma cartas en el asunto: y de manera RADIKAL; radicalmente se apresta a cumplir las órdenes de los Jefes de esta Banda de Delincuentes, formada por los CORRUPTOS ORGANIZADOS EN LOS DIFERENTES PARTIDOS POLÍTICOS. Como siempre. // Nos cuentan como nuestro futuro es entre negro y muy negro, por culpa de la Deuda Pública. Pero nadie propone RECUPERAR TODO LO EXPOLIADO durante estos “otros” 40 años (de ir más atrás no se puede ni hablar; hay una Ley de Amnistía, aprobada por los delincuentes amnistiados y sus deudos, que criminaliza tales intenciones; y si no lo hace, es “todavía”; pues en cualquier momento “nuestra” Justicia Franquista, lo puede hacer. Como siempre: IMPUNEMENTE. // Y, mientras tanto, se nos dice que el partido de la gente CARECE DE PROPUESTAS. Y además, supongo que para paliar esta fatal disfuncionalidad, se nos dice en un lenguaje tan sinuoso, indescifrable y, sobre todo, indecente, que oculta la irresponsabilidad de sus “pronunciadores” en un laberinto de palabras sin ningún significado, a ver si por no entenderlos los acabamos considerando más inteligentes que nosotros. NO, NO SON INTELIGENTES; SON SIMPLES “LISTILLOS”, aprovechados hijos de la Kasta colocados por los suyos para dirigirnos en nuestra lucha contra ellos. NOS HAN COLOCAO A LOS LÍDERES. Para que permanezcamos inmóviles en nuestra lucha, que es contra ellos, no entre nosotros. Los hijos de la corrupción liderando la lucha contra los corruptos. // Tanta pasividad contrasta abiertamente con la actuación “no propositiva” de estos dirigentes circulares, masones de poca monta, y canallas de pelaje diverso. Solo critican a sus mayores. Lo importante es NO HACER NADA MÁS, Y SOBRE TODO, EVITAR QUE OTROS LO PUEDAN HACER. // Si alguien se presenta a unas elecciones ha de ser en base a propuestas; para proponer hacer lo que “la gente” decida, una vez que las poltronas estén ocupadas por los hijos de la Kasta, NO HACÉIS FALTA; carecéis de importancia. SOIS PARÁSITOS. // Harto de no escuchar propuestas de los candidatos a no.se.qué, empiezo por hacer una bien simple: MINISTERIO DE RECUPERACIÓN DEL EXPOLIO; Telefónica se vendió por un ¡¡ 1 % !! de su valor. Y sólo RECUPERANDO LO ROBADO MEDIANTE ESTE EXPOLIO, PODRÍA PAGARSE TODA NUESTRA ENOOORME DEUDA PÚBLICA (expolios similares fueron cometidos con CENTENARES de Empresas Públicas del Estado, no solo las agrupadas entorno al antiguo INI). Pero no, vamos a fijarnos en los cuatro millones de Bárcenas, o el los 1.000 pavos de Rita, la que no canta ni pide perdón por ser tan burguesita y pija; y dejemos los billones de euros (así, una cifra, sin duda superior a 1, seguida de doce ceros) que nos han robado y que nos han conducido a no poder pagar los Servicios Públicos Esenciales. // ¿Otra más simple todavía? Vale: Los Delitos cometidos por autoridades o Funcionarios en ejercicio de su cargo NO PRESCRIBEN NUNCA (1.000 pavos estafados en 1985, suponen muertes por desatención sanitaria en el 2016). // ¿Otra? Nada difícil: Que a todos estos chorizos de lo público, los juzgue siempre el Tribunal del Jurado, no sus amigotes de juergas y cambalaches. // ¿Otra más? Venga, ahora te toca a ti, que eres el que pide el voto, coño. Anímate y sincérate (es broma, no te deseo un arranque de sinceridad –que tampoco espero- que te pueda conducir a prisión; porque no otra cosa os merecéis, paralizadores de nuestras luchas, gestores de vuestra indignidad; verdugos de la verdad. SIN PROPUESTAS NO HAY POLÍTICA, SOLO POLTRONAS Y POLTRONABLES. Creéis que ya estams acostumbrados, y ue seguiremos tragando otros “otros” 40 años (los “vuestros”); pero os equivocáis, ESTAMOS HASTA LOS COJONES/OVARIOS, Y COMO SIGÁIS ASÍ, SEREIS VOSOTROS QUIENES PAGARÉIS LAS RONDAS QUE LOS VUESTROS SE HAN BEBIDO A NUESTRA COSTA ESTOS ÚLTIMOS “OTROS” 40 AÑOS.

    Hace 4 años 7 meses

  9. Maju

    Al menos sobre el papel suena bien lo que dice Espinar: menos transversalismo vacuo, que ahuyenta a la base de votantes y simpatizantes de izquierda seria, y más aprovechar esas bases que están ahí desde hace mucho, con muchas etiquetas y banderas diversas pero sin duda complementarias. Más consolidar desde abajo que desvirtuarse desde arriba. A ver si eso al menos sí se puede, porque los desafíos (no ya de Podemos sino civilizacionales) son inmensos y al mismo tiempo urgentes y algo como lo que parece esbozar Espinar en este artículo es definitivamente necesario para consolidar y no desperdiciar la esperanza.

    Hace 4 años 7 meses

  10. Pedro Sanz

    Ramón Espinar se comprometió a estar un año como senador, pero al cumplirse los doce meses traicionó lo que le había dicho a los electores y se consideró imprescindible, por lo que se inventó un cuento para que los senadores y las senadoras de Podemos pidieran que permaneciera en su puesto. Quien ha sido incapaz de mover el culo de su escaño de senador viene ahora a reinventar la política, con el discurso de que antes están las ideas que las personas, cuando él ha sido incapaz de dejar que otras personas representen las ideas de Podemos. Se trata de un gran vago, que durante semanas ha llegado tarde a los plenos de la Asamblea de Madrid (https://vozpopuli.com/buscon/80224-las-cabezadas-del-senador-y-diputado-ramon-espinar) como informó Voz Pópuli y era visible desde las grades de invitados; Espinar llegaba tarde porque es un señorito y viene a renovar la política sin esfuerzo. Un joven político sin oficio, ni beneficio. que ne su perfil de Facebook tiene fotografías de yo, yo, yo y yo, y las siguientes de yo. Buen gorrón donde los haya, con espíritu de tuno, vago hasta la saciedad (a ver si nos cuenta que ha hecho este año aparte de pasear de plató en plató, que es la forma en la que el pablismo ha inflado a este mediocre candidato). Mal va la cosa en Podemos si Pablo Iglesias, Irene Montero y Juan Carlos Monedero no han conseguido otro cabeza de lista, que no tenga la debilidad pública de un montón de cadáveres que ha dejado por el camino en su corta existencia y que en cualquier momento pueden salir del armario y señalar a su fabricante. Artista de los fuegos artificiales, vago y poco leído, maneja las artes de la dialéctica macarril en el ámbito de la televisión donde sólo por el hecho de enfrentarse a los malos ya se adorna y maquilla de algo que no forma parte de su personalidad. Tan vacío anda su currículum que ha puesto que estuvo muy metido en el 15M. Todo es personalismo y falta de meritocracia. Realmente la corriente que ha formado debería llamarse PorEgo.

    Hace 4 años 7 meses

  11. juan

    Ramón, envejecer es aliarte con los que se han empeñado en rotar los puestos del grupo parlamentario pero negarte a rotar el tuyo de senador. Envejecer es criticar hablar de caras pero ponerte en primera fila con una sillita en la investidura sin ser diputado. Y envejecer es volver a hablar de "centro" para definir un discurso que se centre en las necesidades que comparten las mayorías, o sea centralidad que no es centro.

    Hace 4 años 7 meses

  12. Carmen

    Es curioso que cuando las cosas empiezan a no ser tan exitosas muchos de los que ostentan puestos en Podemos ya sea en instituciones o internamente se acuerden de los círculos, que en un momento dado solo servían de pega carteles, ya no eramos importantes. Ahora os "acordáis de Sta. Rita cuando truena" (no tiene ninguna connotación el nombre) y muchas de las candidaturas apuestan para que se vuelva a la calle, para que los círculos y sus gentes sean protagonistas. Propongo que no sean utilizados solo para recoger demandas de la calle si no que la gente de los círculos entre dentro del Consejo Ciudadano, que se tengan canales mas operativos de conexión y que el CC realice con frecuencia referendos de consulta. Otro tema, en el CC por favor una persona un cargo excepto en un número minoritario para unos pocos representantes de las instituciones que permitan el contacto con estás.....ah! y por favor un poquito mas de transparencia.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí