1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ante la crisis de la UE, más fronteras y defensa

La Comisión Europea y los 27 se escudan en un aumento de la seguridad ante su incapacidad para llegar a acuerdos que hagan frente al Brexit, el desempleo o la situación de los refugiados

Alexandre Mato Bruselas , 17/09/2016

<p>Jean-Claude Juncker en la cumbre de Bratislava.</p>

Jean-Claude Juncker en la cumbre de Bratislava.

EU2016 SK

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estrasburgo, Parlamento Europeo, por sexto año consecutivo un presidente de la Comisión pronuncia un discurso sobre el estado de la UE, es el segundo de Jean-Claude Juncker al frente del ejecutivo comunitario, el segundo en un continente que afronta una crisis existencial resultado de muchas crisis superpuestas, una matrioska política donde cada crisis encierra otra. Así hasta llegar a la del Brexit.

La tradicional muñeca rusa decrece según la abrimos pero la matrioska europea esconde crisis cada vez más grandes: de la caída de los bancos al aumento vertiginoso del desempleo y el déficit en muchos países, de la casi explosión del euro y de Grecia, tras varios meses de negociación entre Atenas y la UE que terminaron en un tercer rescate impuesto por la troika, a la ira y el euroescepticismo creados por la austeridad; o a la deficiente gestión de la llegada de miles de refugiados, que  ha destapado la falta de solidaridad y el egoísmo y xenofobia de algunos Estados miembros.

Es la Europa de 2016, la surgida tras la última muñeca rusa que es británica pero que alberga dentro una hermana más grande a la espera de ser abierta durante la primavera electoral francesa si el Frente Nacional se impone en París. Y quién sabe si incubando otra más peligrosa y completamente xenófoba para los comicios de Alemania en octubre de 2017. Es el continente al que se dirige Juncker en inglés, francés y alemán.

El presidente de la Comisión opta por un discurso menos idealista que hace un año, cuando se dirigió a los líderes europeos con una imagen muy viva, la de niños y madres a la intemperie durante el invierno en parques y estaciones de tren. Entonces, pergeñó un plan de acogida y reubicación de los refugiados por todo el continente.

Los refugiados desaparecen de la escena

Septiembre de 2015 era el “tiempo para la honestidad, la unidad y la solidaridad”, según el título de su discurso, porque durante los primeros nueve meses de 2015 más de 500.000 personas llegaban a Europa escapando “de la guerra en Siria, el terror del Estado Islámico en Libia o la dictadura en Eritrea”. Tras una pequeña introducción, Juncker desgranaba los refugiados desperdigados por Grecia, Hungría o Italia.

Y propuso reubicar por el resto de Europa hasta un total de 160.000 personas desde esos tres países. Pero su trágico augurio sobre el invierno se hizo realidad y volverá a repetirse este año. Hungría no participa voluntariamente desde el principio en ese 'mecanismo solidario' y desde Atenas y Roma sólo han partido 4.878 refugiados, según los últimos datos de la Comisión Europea del 14 de septiembre.

Este año, Juncker apenas habla de los refugiados, sólo menciona la palabra cuatro veces en su discurso, pero asegura que “cuando se trata de gestionar la crisis de los refugiados, hemos empezado a ver solidaridad” aunque las cifras oficiales de su propio equipo le contradicen.

El 'dumping' social afecta a dos millones de trabajadores, según la Confederación Europea de Sindicatos

El luxemburgués es consciente del malestar generado en parte de los socios europeos, con el bloque del este, opuesto a la imposición de cuotas. La realpolitik en estado puro como apunta el eurodiputado socialista Ramón Jáuregui. “Desgraciadamente han dicho que no van a repartir cuotas y han cerrado las fronteras, tenemos esa realidad”, critica el español señalando a Hungría, Polonia o Eslovaquia.

El olvido de los refugiados en su discurso y en la agenda futura también pasa por Turquía pese a que este país ha estado en el centro del debate europeo desde hace casi un año. Ni una mención al acuerdo de repatriación de sirios desde Grecia, sólo una frase para los 600 agentes que Frontex, la Agencia Europea de Fronteras, tiene desplegados entre ambos países.

Tres días después de su discurso, reunidos en la Cumbre de Bratislava los 27 Jefes de Estado y de Gobierno de la UE con los representantes comunitarios, el olvido a los refugiados continúa. La hoja de ruta fijada tratará de aplicar la “declaración UE-Turquía y seguir apoyando a los países de los Balcanes Occidentales” para que no se vuelvan a producir “los flujos incontrolados del año pasado”.

En Estrasburgo, Juncker se saca de la manga un Cuerpo de Solidaridad Europeo. “Jóvenes a lo largo de la UE estarán disponibles para ofrecer su ayuda donde se necesite más, para responder a situaciones de crisis”, apela el presidente de la Comisión, que quiere tenerlo en marcha para finales de año y que en 2020 hasta 100.000 europeos lo integren.

Nadie duda del europeísmo de Juncker, “me importa más esa convicción, inclusive su carácter socialcristiano, que la idea de un líder que aunque haga discursos muy solemnes como los hacen Le Pen o Farage y van en contra de la Unión”, justifica Jáuregui la falta de liderazgo del luxemburgués. La duda está en si estas propuestas saldrán adelante y serán efectivas, responde la europarlamentaria de Podemos, Tania González. “Se plantea que la ayuda humanitaria es una cuestión de un cuerpo de voluntarios, no una responsabilidad de la UE”, dice.

El título del discurso de Juncker este año muestra las preferencias actuales de su Comisión para desatascar al continente, “una Europa mejor, la Europa que protege, se fortalece y defiende”. El objetivo es crear un Sistema Europeo de Información de Viajeros (ETIS, en sus siglas en inglés) para controlar las fronteras exteriores.

Su mensaje cala entre los líderes europeos, que en Bratislava lo acogen “con agrado”. Gusta la ausencia de menciones a cuotas de refugiados y, por supuesto, brillan por su ausencia en la Cumbre a 27. La seguridad interior y exterior viene para quedarse, entre las medidas concretas sí se iniciará “la creación de un sistema de autorización e información sobre viajes de la UE”, el ETIAS, y habrá un “esfuerzo sistemático de lucha contra la radicalización, también mediante expulsiones y prohibiciones de entrada cuando esté justificado”.

Juncker “ha concretado una serie de proyectos que son bastante preocupantes, que insisten en esa construcción de la Europa fortaleza, en cerrar las fronteras”, rechaza Tania González. El ETIS significaría más recopilación de información personal, en principio de no europeos, más bases centralizadas almacenando datos.

Reconstruir un modelo social

Esta posible pérdida futura de la privacidad corre en paralelo a la pérdida de derechos laborales o socioeconómicos. Es un problema de fondo, la incapacidad “de reconstruir el modelo social que habíamos construido en Europa en la globalización es mucho más difícil y el problema es cómo hacerlo”, reconoce Jáuregui.

Hoy en Bruselas se critica cada vez más el dumping social, las prácticas fraudulentas de empresas que no adaptan los salarios de sus empleados desplazados al país de destino y no realizan las contribuciones sociales correspondientes. Un problema que afecta a dos millones de personas, según la Confederación Europea de Sindicatos.

Sin embargo, en su discurso, Juncker no pronuncia el término y apenas los circunscribe a los trabajadores del este explotados o sujetos a estándares sociales más bajos dentro del mercado único. Eso sí, lo envuelve en una frase impactante de las que tanto gustan al luxemburgués, “Europa no es el Salvaje Oeste sino una economía social de mercado”.

El paro de la zona euro está en el 10,1%, apenas siete décimas menos que hace un año

Hace un mes, un informe del propio Parlamento Europeo sobre el dumping social pedía a la Comisión que estudiase “las ventajas de introducir y, si procede, de facilitar una tarjeta europea de Seguridad Social”. En el discurso del estado de la Unión no hay ninguna medida concreta para combatir “una de las grandes consecuencias de la globalización que estamos sufriendo en Europa”, lamenta Jáuregui porque “el trabajo y las condiciones laborales en general se han devaluado enormemente”.

“El discurso de la Europa social ha sido muy vacío, no ha concretado nada, algo bastante habitual en el señor Juncker”, denuncia González, “hay muchas contradicciones porque habla del proyecto de la Europa social cuando luego realmente las políticas de ajuste van en la dirección contraria”.

Ingeniería financiera para la prosperidad laboral

A las pocas semanas de llegar al poder, la actual Comisión lanzó su Plan de Inversión. Cada empleo creado bajo este paraguas cuesta 1,16 millones de euros. El propio Juncker da la cifra en Estrasburgo al presumir de los 100.000 puestos generados hasta el momento con la movilización de 116.000 millones de euros en inversiones.

El denostado Plan E de Zapatero dio trabajo temporal, según el Tribunal de Cuentas, a 201.000 desempleados con un coste de 39.065 euros por cada uno. El Plan Juncker “no ha sido lo que se prometía, fue una multiplicación de dinero muy poco creíble en su momento y que no está dando los frutos”, explica la eurodiputada de Podemos.

Sobre España pesa la amenaza de una multa del 0,5% de su PIB sino cumple con los nuevos objetivos de déficit fijados en julio

Los resultados laborales de la actual Comisión no son muy alentadores. El paro de la zona euro está en el 10,1%, apenas siete décimas menos que hace un año, un descenso similar al de toda la UE, donde hay más de 21 millones de personas sin empleo. Entrando al detalle, las cifras muestran lagunas profundas sin drenar entre la juventud, agujeros negros como en Grecia, con un 50,3% de jóvenes menores de 25 años sin trabajo, España y su casi 44% o el 39% de Italia.

En su cruzada económica, al presidente de la Comisión le preocupan ahora los millennials, los nacidos entre 1980 y el 2000. “No puedo y no voy a aceptar que la Generación Y --nombre por el que también se conoce a los millennials-- pueda ser la primera generación en 70 años más pobre que sus padres”, señaló el luxemburgués de 61 años.

Conseguir esta meta exigiría, según lo escuchado a Juncker, doblar los fondos y el tiempo de vigencia del Plan Juncker, 630.000 millones de euros hasta 2022. Desde el Grupo parlamentario de los Conservadores y Reformistas, su líder, Syed Kamall, le pidió que la “UE pueda hacer menos pero lo haga mejor”.

Pero las demandas británicas ya no tienen cabida en la nebulosa de la Europa posreferéndum británico. El mercado único, que levanta ampollas al otro lado del Canal de la Mancha, es la base sobre la que construir más Unión, como la digital, la del mercado de capitales o la de energía. Luchar contra el desempleo juvenil es un objetivo, aunque la Cumbre de Bratislava lo califica de medida concreta sin especificar cómo se hará. Sí deciden estudiar la ampliación del Plan Juncker, pero en diciembre.

La doble vara de medir

Kamall fue uno de los más críticos con el trato desigual a los Estados Miembros por el cumplimiento de las normas. “Varios países son tratados de una manera más imparcial que otros. Vemos a Francia escaparse con desdeño de las reglas presupuestarias de la UE”, denunció el tory británico y citó el famoso “porque es Francia” de Juncker.

Es una de las recientes meteduras de pata más populares del presidente de la Comisión, quien en mayo ante la televisión pública gala justificó así que Francia no fuese sancionada por su excesivo déficit. La eurodiputada portuguesa del Bloco de Esquerdas Marisa Matías reprocha en los pasillos del Europarlamento esta laxitud con algunos países.

“Todavía no tenemos ninguna respuesta para los incumplimientos de Francia y de Alemania y creo que si el presidente de la Comisión no contesta a esta hipocresía no contesta a ningún problema de fondo”, critica Matías. En 2015, el déficit de Francia fue del 3,5%, superando lo establecido por las normas, y las previsiones apuntan que lo volverá a hacer en 2016 y 2017. Alemania viola el límite del superávit comercial excesivo desde 2007 e ignora los avisos de Bruselas desde 2013.

Sobre España y Portugal, sin embargo, pesa la amenaza de una multa del 0,5% de su PIB sino cumplen con los nuevos objetivos de déficit fijados en julio. La divergencia de trato no estuvo presente entre los papeles de Juncker pero tampoco “la palabra austeridad, algo que le agradezco”, como felicitó el socialista italiano Gianni Pittella.

Se mencionó tres veces el brexit pero sin diseñar un plan de futuro. Sólo sabemos que la Comisión Juncker estará “contenta si la petición del brexit ocurre lo antes posible” y que este problema no es el principio del fin del proyecto comunitario. En Bratislava, los socios europeos sin Reino Unido confirmaron lo mismo, “su determinación de hacer que la UE de los Veintisiete sea un éxito”.

Estrasburgo y Bratislava no plantean respuestas para los escenarios euroescéptico y xenófobo que puede albergar la matrioska de la crisis europea, si las “señales de alarma siguen siendo ignoradas”, como alerta el tory Kamall.

Autor >

Alexandre Mato

Periodista por la UCM, donde cursó un Máster en Relaciones Internacionales.
Antiguo editor jefe de cierre de 'Mercados', ha pasado por la Cadena Ser, Informativos Telecinco y 'El Confidencial'. Colabora con la TVG o Telemadrid. Vive en Bruselas.

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí