1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Sobre falacias históricas o cómo España celebra que fue un imperio hace mucho tiempo

Va siendo hora de cambiar los gestos, los modos, y de buscar interlocutores para impulsar una reflexión moral sobre cómo tratamos –en pretérito y en presente-- a otros pueblos

Ana Luengo 25/10/2016

PEDRIPOL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Ya pasaron los faustos del 12 de octubre y, sin embargo, a mí me queda un regusto amargo. Cuando critico que la fiesta nacional en España festeja la invasión militar, cultural, religiosa y económica de otro continente, y que eso no me hace sentir cómoda, siempre hay quien me dice: si Colón no hubiera llegado a América, tú no estarías ahora en San Francisco. Lo que viene a significar que le tengo que dar las gracias a Colón y callarme la boca.

Hay algo de cierto en esa reprimenda: ambas premisas son verdaderas. Colón llegó a América y yo vivo en una ciudad americana. Además, San Francisco tampoco se llamaría San Francisco, por supuesto. Pero, en realidad, ésa no es la cuestión. 

En la historia pasan todo el rato cosas que tienen consecuencias, para bien o para mal. Estamos, queramos o no, subidos a unos trenes de la historicidad que nos llevan por diversos derroteros. Todo es resultado de otras cosas. Pero disculpar un evento injusto del pasado con la supuesta felicidad del momento es un argumento muy problemático.

Es problemático porque la situación del presente, por feliz que pueda parecer, no debería disculpar el hecho injusto y hasta criminal del pasado. Si lo pensamos bien, todo lo que se juzga es algo que ya ha pasado, y ha generado consecuencias, sean buenas o malas. Un atraco, una violación, un hurto o una matanza. La vida es caprichosa y de las peores situaciones surgen a veces cosas buenas. Pero esa tampoco es la cuestión. Porque la justicia debería ser un conjunto de normas que velen por la convivencia y el buen trato a todos los individuos en una sociedad, y hasta en el mundo. La justicia también debería servir para señalar las infracciones en contra de esa convivencia y del respeto al bien común, y prevenir que no pasen de nuevo. No sirve pensar tampoco que en el pasado no había valores morales que señalaran la perversión de algunas acciones, asumir que simplemente ellos no sabían qué hacían. Es más, es totalmente falso y ya había denunciantes de los abusos de la conquista mientras ésta estaba teniendo lugar. En 1511 Antonio de Montesinos acusó a los encomenderos por su forma abusiva de tratar a los indígenas:

¿Éstos no son hombres? ¿No tienen ánimas racionales? ¿No estáis obligados a amarlos como a vosotros mismos? ¿Esto no entendéis? ¿Esto no sentís? ¿Cómo estáis en tanta profundidad de sueño tan letárgico dormidos? 

Decir que el presente más o menos feliz disculpa cualquier hecho delictivo, criminal, injusto del pasado, crea un paradigma muy espinoso

Eso gritó el fraile dominicano desde su pequeña iglesia. Pero la mayoría no quiso escucharle o hacerle caso, más necesidad tenían de explotar la nueva tierra, a sus gentes y sus minas. Pero eso permitió, por otra parte, que sí se escribieran las primeras leyes en Burgos. Y al final lo asesinaron, a Montesinos. Decir que el presente más o menos feliz disculpa cualquier hecho delictivo, criminal, injusto del pasado, crea un paradigma muy espinoso, porque nos conduce, irremediablemente, ante un marco de no-justicia en que impere la impunidad.

Hay hechos injustos que, desde nuestros ojos de presente, debemos seguir valorando, criticando, señalando y repudiando. Nuestros ojos de presente deberían ser, si acaso, más desconfiados y críticos porque saben más sobre las consecuencias, porque pueden ver un panorama más amplio de hasta dónde alcanzaron ciertos hechos vergonzosos de nuestras historias. Porque sabemos que el presente, precisamente, está hecho de esos equilibrios precarios entre lo injusto y lo justo, entre lo deleznable y lo hermoso. Somos su resultado, somos parte de eso. El pasado es parte de nosotrxs.

Es verdad que las Américas son un resultado de la llegada de Colón a un lugar que le pareció un extraño paraíso, como se describe en su primera carta, en 1493. 

Las tierras de ella son altas, y en ella muy muchas sierras y montañas altísimas, sin comparación de la isla de Tenerife; todas hermosísimas, de mil fechuras, y todas andables, y llenas de árboles de mil maneras y altas, y parece que llegan al cielo.

Poco después de la llegada de Colón, en aquella islas ya no quedaba ninguna de aquella gente que tanto le había maravillado

Cuando Colón llegó al lugar que hoy conocemos como República Dominicana, encontró a personas que ya estaban allí, que no tenían armas y, en nombre de los Reyes Católicos, invadió el terreno y las sometió brutalmente. Poco después, en aquella islas ya no quedaba ninguna de aquella gente “bien dispuesta  y de hermosa estatura“ que tanto le había maravillado. A medida que avanzaron por el continente, los españoles se irían apropiando de las tierras y las personas, creando un sistema de encomiendas cuya finalidad era explotar los recursos naturales, evangelizar a los indígenas y hacerlos buenos súbditos de la Corona española, a la fuerza. No todos los indígenas eran dóciles o estaban sorprendidos, y por supuesto muchos lucharon, y murieron luchando. Y otros se aliaron a los invasores vendiendo a sus enemigos. Por otra parte, que comenzaran a nacer bebés mestizos no se debía tampoco a hermosas historias de amor intercultural, sino que en general fue resultado de violaciones sistemáticas. Y que los nuevos súbditos aprendieran español no era por interés intelectual, sino por imposición misionera y por pura necesidad para poder sobrevivir bajo el nuevo orden. Esos son hechos históricos que me parecen escalofriantes.

 El Ayuntamiento de Madrid izó una wiphala andina el 12 de octubre. Este gesto necesario es un diálogo de respeto entre culturas

Y, sin embargo, la resistencia indígena y la reivindicación de las culturas siguen estando presentes en varios lugares de América Latina.  Millones murieron, millones fueron asimilados de forma violenta, y millones siguen viviendo con esfuerzo su cultura a pesar de los pesares. Cuando paseas por Oaxaca, por Quito, por Cuzco, por Mission en San Francisco, o por Asunción –y por muchísimos otros lugares-- oyes otras lenguas autóctonas que no son la española. Porque esa presencia también es la verdad de América Latina hoy en día. Por eso, y como homenaje a esos hombres y mujeres y su legado, el Ayuntamiento de Madrid izó una wiphala andina el 12 de octubre. Este gesto necesario es un diálogo de respeto entre culturas, pero ha sido ridiculizado por diferentes políticos del PP y Ciudadanos, lo que demuestra la ignorancia general de muchos de los que celebran el inicio de un imperio, y también un tremendo sentimiento de superioridad.

Un genocidio, pasara hace ochenta años, quinientos años o una semana, no es nada para celebrar.  Hay quien dice que el genocidio es un concepto posterior, pero no se trata del vocablo. El antropólogo brasileño Darcy Ribeiro estudió cómo, si en el siglo XV había unos setenta millones de indígenas en el continente americano, un siglo y medio después solo quedaban tres millones y medio viviendo en la indigencia a la que el sistema colonial los había arrastrado. Celebrar ese desastre demográfico, además, con desfiles militares, canciones religiosas y banderas con escudos heredados de los Reyes que sí hicieron la Conquista, me parece un acto totalmente insensible con los países ahora independientes que fueron colonias de España, y con muchxs españolxs que no compartimos esa parafernalia. Y es insultante también con los pueblos indígenas que todavía existen, y que reivindican su derecho a participar en las políticas de los Estados que surgieron del imperio español y que los discriminaron durante décadas, y que los siguen discriminando porque aquellos no alcanzan la velocidad de la luz que pide la modernidad.  

Me pregunto qué pensaríamos si a la hija de una madre violada le dijeran que gracias a la violación, ella existe, así que no debe juzgar ese crimen

Volvamos a las falacias históricas que justifican la impunidad o el olvido. Me pregunto qué pensaríamos si a la hija de una madre violada le dijeran que gracias a la violación, ella existe, así que no debe juzgar ese crimen. O si a una pareja israelí le dijeran que sin el nazismo, ellos no podrían ahora comprarse esa casa tan bonita en Tel Aviv. O si a un hombre afroamericano le dijeran que gracias a la esclavitud, él es ahora ciudadano estadounidense. ¿Dónde está la distancia temporal y espacial para dejar de juzgar actos crueles? ¿Dejan acaso de ser actos deleznables, aunque sean ya parte de la Historia? ¿No deberíamos ser un poquito más humildes y sensibles y, por lo menos, no celebrarlos con todo ese esplendor militar? 

Y esto, precisamente, me lleva a la última reflexión. ¿Quién es el interlocutor de España en su festejo de haber sido metrópoli de un imperio? ¿Queremos simplemente solazarnos en nuestro viejo esplendor para no reflexionar sobre la corrupción, la precariedad y los conflictos que siguen existiendo? ¿Queremos señalar que fuimos un imperio y somos superiores y seguimos teniendo un rey? Si lo pienso, España debe ser uno de los poquísimos países que tienen como fiesta nacional el principio de la invasión a otros terrenos. No lo tiene ni Gran Bretaña, ni Francia, ni Italia, ni Alemania, ni Estados Unidos, ni Japón, ni China; ni Rusia lo tiene ¿No tendría más sentido usar esa fecha para iniciar un diálogo de tú a tú, de tú a vos, de usted a tú, con esos otros países que fueron colonias, con sus otras gentes, otras hablas, otras lenguas y otras sensibilidades? Podríamos aprender tanto si simplemente pudiéramos tener una conversación sin prejuicios, tener los ojos abiertos, aprender del pasado para el presente, aprender de las experiencias de los otros, escuchar con respeto y atención. Personalmente, no creo que un desfile militar de una antigua metrópoli que festeja el inicio de un imperio ya inexistente ofrezca esa posibilidad. Un desfile militar es siempre un alarde de fuerza nacional. Lo que me lleva a pensar que lo que Bartolomé de las Casas escribió en 1552 en su Brevísima relación de la Destrucción de las Indias, sigue siendo la sensibilidad oficial sobre nuestras antiguas colonias:

La causa por que han muerto y destruido tantas y tales y tan infinito número de ánimas los cristianos ha sido solamente por tener por su fin último el oro y henchirse de riquezas en muy breves días y subir a estados muy altos y sin proporción de sus personas (conviene a saber): por la insaciable codicia y ambición que han tenido, que ha sido mayor que en el mundo ser pudo, por ser aquellas tierras tan felices y tan ricas, y las gentes tan humildes, tan pacientes y tan fáciles a sujetarlas; a las cuales no han tenido más respeto ni de ellas han hecho más cuenta ni estima. 

Pienso que ya va siendo hora de cambiar los gestos, los modos, y de buscar  interlocutores para impulsar una reflexión moral sobre cómo tratamos –en pretérito y en presente-- a otros pueblos. Aprender de cómo se hizo la colonia. Enseñar en las escuelas cuáles son las responsabilidades históricas de un país pequeño y empobrecido en el sur de Europa que sí, que un día hace mucho mucho mucho tiempo fue la cabeza de un imperio donde nunca se ponía el sol. 

Este artículo es el resultado de conversaciones con varias personas, lecturas y también discusiones. Gracias a Jorge Gaupp y a Isabelle Touton por su atenta lectura. Y a Lani Phillips por señalarme la singularidad del día nacional en España. 

-------------------

Ana Luengo. Profesora adjunta. Departamento de lenguas modernas y literatura. San Francisco State University.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ana Luengo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ernesto Vergés

    A mí, lo que más me chirría es que se compara un hecho de hace 500 años con unos de hace apenas 60. ¿En qué momento deja de ser reprochable? ¿En qué momento los romanos de Italia pudieron no ser criticados?¿O los mongoles?¿O los árabes? Y lo que más me choca, ¿por qué se quejan tanto los nativos norteamericanos de Colón, si fueron ingleses, holandeses, franceses y demás los que tomaron América del Norte? Me repatea más que siga haciendo caso a los norteamericanos(descendientes de Europeos) y a su estrategia para echar balones fuera. En España convivimos con infinidad de sudamericanos, mu majetes todos ellos. Mientras que en Norteamérica se siguen destruyendo familias como Cheyennes, Sioux, Tomahawks, etc... Me molesta que me llamen asesino, violador, y conquistador. Sólo he nacido en España.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí