1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Criminales o pobres?

Las estadísticas sobre criminalidad y sobre resoluciones judiciales revelan la dureza con la que la ley trata a ladrones y pequeños traficantes, forzados en buena parte de los casos a delinquir por situaciones de pobreza

Eduardo Bayona zaragoza , 26/10/2016

plus.google.com

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

¿Criminalizan la pobreza las leyes penales españolas? Es una de las conclusiones que parece apuntar las estadísticas oficiales sobre reclusos de la Secretaría de Estado de Instituciones Penitenciarias, que reflejan cómo más de un tercio de los presos –un 38%, 18.897 de 51.303-- cumple condena por delitos contra el patrimonio –daños incluidos--, a los que se suma otra quinta parte --11.161, un 21,7%-- de penados por tráfico de drogas.

Aunque no es la única conclusión que sale de esas tablas. Los datos sobre presos dan fe de la inflación punitiva que padece España, un país en el que, como consecuencia del constante aumento de las conductas catalogadas como delito y del endurecimiento de las penas, se produce la paradójica convivencia de uno de los índices de criminalidad más bajos de Europa –y descendiendo-- con una de las tasas de población reclusa más elevadas del espacio comunitario.

Esa combinación hace que en un país con 300 asesinatos al año haya 3.839 presos –un 7,4%-- por crímenes, que otros 3.241 internos --6,3%-- cumplan condenas por lesiones y delitos contra la libertad y que haya 3.200 violadores y agresores sexuales encarcelados. Penas largas para delitos graves que acarrean prolongadas estancias entre rejas. Al mismo tiempo, algo más de una décima parte de los reclusos --5.369-- están encarcelados por conductas que han sido criminalizadas en los últimos tres lustros --1.252 por delitos contra la seguridad vial-- o cuyas penas se han endurecido en esos años, caso de los 3.938 maltratadores y los 179 reclusos encerrados por infracciones contra las relaciones familiares, como el impago de pensiones de manutención de los hijos.

Paralelamente, en algo que se ha convertido en una constante histórica española desde el medievo, la cifra de delincuentes de cuello blanco encerrados parece baja: se queda en 846 falsificadores y 282 defraudadores fiscales y autores de delitos contra la Administración de justicia, aunque a esta cifra habría que añadirle la de los estafadores --6.904 delitos probados el año pasado--, que no aparecen discriminados en las estadísticas de Instituciones Penitenciarias. Completan la lista los 1.954 presos por infracciones contra el orden público, 69 que cometieron faltas y los 677 incluidos en el apartado de “otros”.

La elevada población reclusa extranjera

El número de infracciones penales denunciadas en España apenas bajó un 11% en el cuatrienio 2011-2015: pasó, sumadas faltas y delitos, de 2.285.525 a 2.035.625 pese al desplome de algunas especialidades como los robos. Eso se debió, en parte, al aumento de la lista de conductas criminalizadas y al endurecimiento de las penas con relativa cercanía temporal, caso de las que tienen que ver con la seguridad vial o las relaciones familiares. 

Los jueces declararon probados el año pasado 288.756 delitos, algo menos de la séptima parte de las infracciones denunciadas, lo que generó un total de 222.862 delincuentes condenados. El desglose de esas infracciones, y el de las 247.600 penas de prisión que conllevaron, apuntan a la existencia de un patrón legal criminalizador de la pobreza.

Más de la quinta parte de los condenados --52.044 de 222.862, el 22,4%-- son extranjeros, un peso demográfico que duplica el que se da en la calle, donde no alcanzan el 10% --4.418.898 empadronados de 48.438.422, sin papeles al margen--, y que se dispara en la cárcel, donde los 17.324 reclusos de origen extranjero contabilizados en agosto de este año suponían la tercera parte de las 51.303 personas encerradas en prisiones españolas. La relación entre sexos en la población extranjera, más afectada por situaciones de pobreza que la autóctona, pasa de una mujer por cada seis varones entre los condenados a una de cada doce entre los presos.

Por otro lado, tras los delitos relacionados con la seguridad vial, que el año pasado generaron 89.445 condenas, el 30% del total, las infracciones más castigadas por los tribunales españoles son las más de 60.000 relacionadas con la subsistencia: 20.611 hurtos, 29.499 robos, 10.202 defraudaciones y 3.278 usurpaciones de vivienda, a las que se añaden buena parte de los 4.854 daños y, aunque están regulados en otro título del Código Penal, de los 12.415 casos de tráfico de drogas. 

La relación entre delitos declarados probados y personas encarceladas según el tipo de infracción arroja un saldo claramente punitivo en el caso de los ladrones y los traficantes: 74.790 delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico –el 25% del total-- y 12.415 casos de tráfico de droga –el 4,2%--, la mayoría por acciones de menudeo, generan, respectivamente, el 38,7% y el 21,7% de los presos. Es decir, que especialidades delictivas que suponen menos de un tercio de la delincuencia probada generan casi dos tercios de los reclusos.

De hecho, la Estadística de Penados que elabora el INE (Instituto Nacional de Estadística) revela cómo los delitos contra el patrimonio y contra la seguridad colectiva –estos últimos incluyen el tráfico de drogas-- son los principales generadores de condenas de más de dos años de prisión, de cumplimiento ineludible salvo casos excepcionales: 3.537 en el primer caso y 4.282 en el segundo, lo que da idea de la dureza de la ley –o de los tribunales-- con este tipo de delitos.

Menor peso tienen en las estadísticas judiciales las condenas por lesiones derivadas de agresiones --37.082, el 12,8% de los delitos--, los 14.499 quebrantamientos de distintas condenas –no siempre de prisión, ni mucho menos-, las 11.882 agresiones a agentes de la autoridad, las 10.427 amenazas, los 7.071 infracciones contra las relaciones familiares y los 5.030 delitos sexuales.

5.000 traficantes menos encarcelados

La reforma penal de 2010, que redujo los castigos para el trapicheo de drogas, y la de 2015, que amplió las facilidades para las deportaciones en un nuevo caso de mezcla de las políticas criminales con las de extranjería –el efecto fue similar al de la penalización del top manta en la etapa de José María Aznar--, provocaron una reducción del 32% en los encarcelamientos por delitos y contra la salud pública: de 16.454 a 11.161. 

En esa evolución, no obstante, también tuvo algo que ver el descenso de la delincuencia. En solo cuatro años, de 2011 a 2015, y según los datos del Ministerio del Interior, el tráfico de drogas se redujo de 15.220 casos a 12.052.

En ese mismo periodo, los robos con violencia e intimidación pasaron de 96.855 a 65.032, los asaltos a domicilios cayeron de 126.419 a 113.452 y la sustracción de vehículos descendió de 60.061 a 39.164. Y, de manera prácticamente paralela, la cifra de reclusos por delitos contra el patrimonio se reducía un 18% al bajar de 23.018 reos a 18.897 en seis años. Sin embargo, esas cifras también revelan otra realidad: 65.707 robos menos solo redujeron en 3.021 el número de ladrones presos, mientras el descenso de 3.168 episodios de narcotráfico coincidió, gracias a la aplicación de medidas penales, con un desplome de  5.293 en el de traficantes encarcelados.

Ese baile de cifras está relacionado con la llamada cifra negra, que es como se conoce al número de fechorías denunciadas que las fuerzas de seguridad no llegan a resolver, o al menos no con pruebas de suficiente entidad como para acarrear una condena en la vía penal, aunque también tiene que ver con él el desfase entre la fecha de comisión del delito y la firmeza de la condena. El tráfico de drogas es uno de los delitos con menor cifra negra, ya que en el grueso de las infracciones la detención es simultánea a la detección de la actividad –mayoritariamente consiste en pases que la Policía intercepta en la calle-- y la carga de prueba –la intervención de pequeñas cantidades de estupefaciente-- acarrea una condena en la práctica totalidad de los casos, por lo que la reducción de las penas para los casos de venta al menudeo y las facilidades para conmutar el cumplimiento de condenas de menos de seis años por la deportación aparecen como claves para entender esa reducción del número de reclusos por este tipo de infracciones. 

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Francisco Bravo

    En Cuba la inmigracion y las armas estan prohibidas y es penado con altas condenas de carcel aquel que sea encontrado en posecion de armas, aun asi Cuba y USA tienen tasas de homicidios similares (entre 4 y 6 %) ..... tasa mayor que paises como Costa Rica o Chile a donde la gente emigra y las armas estan permitidas......... la "seguridad" de que gozan los turistas hoy dia en Cuba es la misma que gozaban antes del castrofacismo y la misma de que gozan los turistas en cualquier pais turistico..... como por ejemplo Mexico pues a pesar de toda la violencia que sacude a ese pais sus zonas turisticas muestran tasas de criminalidad tan bajas como las zonas turisticas cubanas o de cualquier otro pais dado que el gobierno refuerza la vigilancia en esas zonas para no afectar a un rubro industrial tan lucrativo...... por tanto la relativa seguridad de que gozan los turistas en Cuba es un "logro" heredado de la era pre castrofacista al igual que fueron heredados los sistemas de salud y educacion hoy destruidos por el castrofacismo.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Viva la Revolución cubana

    En Cuba tienen una de las tasas de homicido por 10000 habitantes más bajas de América, por debajo de la de países ricos como EEUU, Un país seguro, al que se puede ir a veranear con toda tranquilidad. Un gran logro sin duda.

    Hace 4 años 11 meses

  3. Francisco Bravo

    Esto es muy similar a lo que sucede en Cuba salvando las cifras y porcientos que en la isla son muchisimo mayores........ al ser el regimen un factor empobrecedor tremendo causante del 100% de la pobreza que sufre el pueblo los delitos por esta causa puede decirse que son casi todos........ por otra parte el regimen en su afan de eliminar la propiedad privada y la consecusion de sustento por medios que podrian cataligarse "capitalistas" ha penalizado toda actividad economica que no sea trabajar como obrero ya sea para el unico empleador que existe en el pais o por cuenta propia brindando servicios simples a la poblacion..... aunque esta opcion comienza a ser criminalizada (de nuevo , ya que antes era prohibida)) ultimamente...... todo esto trae como consecuencia que casi la totalidad de la poblacion penal cubana cumple penas por "delitos" que no lo son en un pais normal. La situacion creada por tal politica penal ha sido tal que el regimen ha tenido que construir 549 carceles nuevas desde 1959 a la actualidad elevando la cantidad de carceles de solo 6 antes de 1959 a 555 hoy dia....... este es uno de los principales "logros" del castrofacismo.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí