1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

150 días en las convulsas Cortes del rey Felipe

El autor relata su experiencia como coordinador parlamentario de Izquierda Unida: “El Congreso tiene una faceta tenebrosa”, pero “hay un proyecto político de izquierda capaz de poner luces largas en plena era de declive socialdemócrata”

Víctor Alonso Rocafort 28/12/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

A comienzos de agosto me incorporé al Congreso como coordinador parlamentario de Izquierda Unida. Tras escribir e impartir clase sobre representación política iba a conocer de cerca, tras el escenario, cómo se desempeñaba esta.

Los coordinadores tratamos de aunar las acciones de los diputados y diputadas de nuestro grupo en una estrategia común, pero las funciones son más amplias y varían enormemente según dónde estés. Los hay más técnicos, encargados de llevar al día el complejo trasiego parlamentario durante las semanas de Pleno y Comisiones. Y los hay más políticos, capaces de decidir cómo aterrizar la estrategia política marcada por las direcciones y los propios representantes en iniciativas puntuales. En un grupo confederal los coordinadores deberíamos estar en permanente contacto con aquellos del resto de equipos para no superponer iniciativas, establecer acciones conjuntas y en definitiva para algo tan complicado como colaborar, desde la autonomía, en la conformación de un espacio común.

El Congreso va mucho más allá del Hemiciclo y del Salón de los Pasos Perdidos, que es lo que generalmente nos llega desde los medios. Aquello constituye tan solo una parte de lo que internamente se conoce como Palacio. Salvo diputados, periodistas y miembros de la Mesa, o quienes gustan acudir a su valiosa Biblioteca, el resto de trabajadores rara vez acude a Palacio. Están en las llamadas Ampliaciones, que también son Congreso. Cuando los telespectadores observan el Hemiciclo semivacío tienden a pensar que los diputados no están trabajando, lo que no suele ser así.

Las Cortes son un lugar que fueron franquistas y que estéticamente demuestran que las críticas a la Transición no resultan extravagantes

Palacio es un lugar cargado de monarquía y catolicismo, un sitio privilegiado desde el que entender la España institucional. Cuadros, esculturas y frescos nos recuerdan la fuerte impronta de los vencedores de nuestra Historia en unas Cortes inauguradas en 1850 por Isabel II, que fueron franquistas y que estéticamente demuestran que las críticas a la Transición no resultan, como mínimo, extravagantes.

Sendas estatuas de gran tamaño de los Reyes Católicos escoltan a quien toma la palabra en el Hemiciclo. A su lado pinturas de Moisés con las Tablas de la Ley y de un ángel mostrando el Evangelio. Estos dominan sobre los lienzos de dos juramentos significativos: el de los primeros diputados en las Cortes de Cádiz, obra de Casado del Alisal, y el de Valladolid en 1295, de Gisbert, donde la reina María de Molina lucha por la legitimidad de su linaje. Leyes divinas sobre las humanas bajo tutela regia, parlamentarismo decimonónico en íntima conexión con la Edad Media cristiana.

Todo parece pensado para intimidar a los espíritus libres, o al menos aplacarlos desde las raíces más rancias del Régimen. Arriba, en la cúpula de este Salón de Sesiones, personajes de la historia de España como El Cid, Colón, Cervantes, Lope o Velázquez, se arremolinan en torno a Isabel II en su trono y parecen rendirle honores. Las virtudes clásicas, las artes, alegorías a la Meditación o a los legisladores del pasado completan lo que pretende ser un tono más reflexivo en las alturas.

¿Dónde están las escenas revolucionarias de nuestra historia, las protagonizadas por quienes resistieron a la reacción y al fascismo, quienes lucharon por la libertad y la igualdad, los rostros de quienes cotidianamente han construido lo mejor de este país? ¿Dónde está el pasado expulsado de Sefarad y el islam? ¿Qué queda de nuestra II República? ¿Qué nos inspira democracia en este conjunto?

¿Dónde está el pasado expulsado de Sefarad y el islam? ¿Qué queda de nuestra II República?

Abundan los parlamentarios conservadores y liberales, pero ni rastro de las luchas socialistas en la memoria de esta Cámara. Se salen tan solo del marco el lienzo de Los Comuneros de Castilla --considerado el más valioso de la institución y sin embargo escondido en una fría escalera secundaria--, el de los pescadores de la sala Argüelles o el de Mariana Pineda en capilla, situado en la sala que lleva su nombre y donde se reúnen semanalmente los portavoces. Poco más.

El Congreso salido de la Transición fue incapaz de rendir honores a quienes lucharon contra el dictador, lo que contrasta con lo que sucedía en otras épocas. Así, las Cortes de 1837 enseguida quisieron honrar la memoria de la resistencia frente al absolutismo de Fernando VII. Comenzó entonces la serie de homenajes a una ejecutada en garrote vil como Mariana Pineda. El primero de ellos consistió en colocar una inscripción con su nombre en el Salón de Sesiones junto al de otros liberales que se enfrentaron al absolutismo como Riego, Antonio Miyar, Espoz y Mina o Torrijos. Fueron borradas primero en 1942 y eliminadas por completo en 1971. Esta democracia no ha mostrado voluntad de restituirlas. En la incapacidad de imaginarnos una sala Salvador Puig Antich reside gran parte de la derrota de la Transición.  

No suele contarse, o al menos yo nunca lo había oído, que el Congreso se erige sobre el solar que albergaba la Iglesia del Espíritu Santo, reducida gran parte a cenizas tras el incendio provocado en julio de 1823 cuando asistía a misa Luis Antonio de Borbón, duque de Angulema y mariscal jefe de los Cien Mil Hijos de San Luis. Sobre sus restos se erige un Parlamento en cuyo frontón de griegas reminiscencias aparece representada España abrazando la Constitución. La impronta liberal, siendo considerable, va a verse sin embargo limitada a cada paso por la omnipresencia monárquica.

Nos vamos a encontrar casi siempre un rey o reina en el centro, generalmente recibiendo pleitesía o vigilando las más importantes reuniones. Incluso en este frontón neoclásico que esquivó el mandato de exaltación de Isabel II que proponía la Academia de Historia, la Constitución porta en la mano izquierda una flor de lis, dicen que por la esperanza… pero también símbolo de la casa de Borbón. Ya sí de manera clara es Isabel II, en mármol de Carrara, quien ocupa el lugar tutelar principal del vestíbulo de la entrada principal del Congreso. Retirada durante la II República, se restituirá en 1983.

¿Qué hacen imágenes religiosas tan potentes tomando el lugar central del Parlamento de un Estado aconfesional?

No solo es monarquía, también catolicismo. Así, ¿qué hacen imágenes religiosas tan potentes tomando el lugar central del Parlamento de un Estado aconfesional? Recordemos aquí el artículo 12 de la Constitución de 1812 para entender mejor el restringido alcance de nuestro liberalismo: "La religión de la nación española es, y será perpetuamente, la Católica Apostólica y Romana, única verdadera. La nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio de cualquier otra".

Los 46 medallones de parlamentarios históricos del Congreso distribuidos entre el vestíbulo y el Salón de los Pasos Perdidos, todos hombres blancos, dicen mucho de una representación política que históricamente ha excluido a las mujeres y otras minorías, que ha sido elitista cuando no exclusivamente representante de las oligarquías patrias. Manuel Fraga, y no Enrique Ruano, es quien tiene sala y retrato; como Miquel Roca y tantos otros. Solo una parlamentaria, Clara Campoamor, tiene su sala. La discreta placa que desde 2001 celebra el sufragio femenino en uno de los Escritorios de Palacio se revela claramente insuficiente.

Entre la Galería de Retratos de Presidentes del Congreso –con obras de Sorolla y Gisbert, entre otros--  de nuevo destaca la existencia de una única mujer, Luisa Fernanda Rudi. Cuentan que el busto de Manuel Azaña duró en Palacio un suspiro, lo que tardó el Partido Popular en trasladarlo a un lugar secundario más discreto. Nada es por tanto casual en la disposición y los nombres de este espacio político crucial.

Palacio es por tanto el territorio de las moquetas y tapices, también de los relojes. Como recuerda Pedro Montoliú, hay 92 relojes en el Congreso, destacando el astronómico de 1857 obra de Alberto Billeter, una auténtica obra de arte que atrae todas las miradas en el llamado Escritorio del Reloj. Cada viernes un relojero acude a dar cuerda a todos ellos. En un Parlamento rígido como el nuestro, con un debate parlamentario de tiempos tan estrictamente tasados, la oportunidad disruptiva del kairós permanece encorsetada por kronos hasta este punto tan simbólico. Hay un miedo evidente a lo imprevisto, que se contagia en esa manera piadosa de leer sus intervenciones que tiene la mayoría, con un cuidado tan cristiano y exquisito por lo que se dice y por lo que jamás se puede decir.

Más allá de Palacio diversos edificios fueron paulatinamente ampliando el recinto de lo considerado Congreso. Al mismo nivel del Hemiciclo desde la antigua calle de Floridablanca, o atravesando el puente de la segunda planta, puedes acceder a la llamada Ampliación I donde encontrarás múltiples salas de reuniones, el Registro de iniciativas, las salas de Prensa, Correos, servicio médico y una enfermería, las oficinas del gobierno interior del Congreso, la cafetería y el comedor. En 1994 se amplió hasta la calle Cedaceros, en lo que es una parte dedicada principalmente a despachos y que se asemeja más a una oficina madrileña que a lo que te puedes imaginar de la principal institución parlamentaria del Estado.

Siempre que entro en la cafetería del Congreso me parece estar en un rodaje donde aparentemente se disuelven las jerarquías

Y por un túnel subterráneo plagado de cuadros de viejos reyes españoles con corona y espada, como debe ser, o cruzando directamente la calle, donde disfrutarás al menos de aire fresco, llegas al 36 y al 40, los dos edificios del otro lado de la carrera de San Jerónimo, antiguos bancos que se cedieron al Estado en 2006. Allí hay más salas de reuniones, despachos, una sucursal de La Caixa, otro comedor y una pequeña cafetería, además del patio de columnas con retratos enormes de los actuales monarcas junto al cuadro --recuperado recientemente de los sótanos del Reina Sofía-- de Juan Genovés, El abrazo, o el escritorio de la una vez más resistente Clara Campoamor. Es donde encontramos ya, frente a los retratos regios que una vez más no podían faltar, los bustos de Manuel Azaña y Niceto Alcalá Zamora.

Uno de mis lugares favoritos del Congreso es la cafetería principal de la Ampliación I. Siempre que entro me parece estar en un rodaje donde aparentemente se disuelven las jerarquías. Como si se tratase de intérpretes de una película compartiendo espacio con técnicos de sonido y electricistas, los principales actores y actrices políticos del país se toman un café por 85 céntimos junto a los trabajadores informáticos o de mantenimiento, esperan turno tras los ujieres --que con sus uniformes del siglo XIX sí parecen salir directamente de un rodaje--, conversan junto a policías que suben a tomarse algo de la Comisaría de la planta baja, se escabullen entre periodistas que tratan de sacar un off the record con sonrisa o se topan con célebres rostros de la televisión siempre maquillados.

El comedor es un importante espacio para el análisis político. Pocas veces los grupos se entremezclan allí. Imagino que todos son conscientes de que los entendimientos más sencillos pueden revelarse a tu propio grupo o al resto con algo tan humano como son unos minutos compartidos en la comida. De ahí las precauciones de muchos a la hora de verse en el comedor. Es algo que en parte me recuerda al sectarismo universitario que te censuraba el café con el profesor rival o a la lógica pandillera de instituto.

Lo que queda claro es que para estudiar la política hay que comprender de manera honda al ciudadano, nuestros moldes precarios como humanos y, desde ahí, las relaciones que establecemos, las maneras que hacemos grupo. Esto lo pensaba antes de venir y aquí, sin duda, se ha reforzado.

El narcisismo domina la institución casi tanto como en la Universidad. Tal y como decía Marx, no iba a faltar cretinismo parlamentario en todo esto. Flashes, canutazos, periodistas que replicarán tu imagen por millones, atril elevado y micro privilegiado, halagos de los asistentes dependientes de la posición de un dedo para vivir o morir, inseguridades peligrosas, vértigos de último minuto, carreras tras la foto, por la firma, pisando al de al lado en la angustia de los estrechos pasillos que conducen al Registro, en la ansiedad hacia las escaleras de la Puerta de los Leones que, como decorado permanente, se ha convertido en sitio de peregrinación de los colectivos más diversos.

La de tiempo inútil que se pierde con el verticalismo de los ejecutivos y lo que se gana con el funcionamiento horizontal y deliberativo

Y así, la pérdida de sentido de la actividad política se convierte cada día en un riesgo que se agranda cuando importa más el cómo y el dónde aparecer ante la Prensa que lo que realmente se hace, se propone, se trenza. También pasa, sorprendentemente, entre colectivos aliados de casi cualquier lucha. ¿Que tienes una buena idea? No te atrevas a compartirla si puedes capitalizarla en soledad, no vaya a salir bien y multiplicarse su efecto. Es un universo este del Congreso, como el de nuestra sociedad, demasiado presto a replicar el de los tiburones del neoliberalismo, competitivo y selvático como hemos dicho en otras ocasiones. Otro mundo más, en definitiva, hecho para listos y del que es demasiado fácil contagiarse.

La información se hace poder en cero coma, de ahí que unos y otros se la niegan, se la ocultan, se la filtran. La concentración de poder de manera celosa y opaca resulta claramente ineficaz. De ahí se deriva otra conclusión: la de tiempo inútil en disputas que se pierde con el verticalismo de los ejecutivos y lo que se gana con el funcionamiento horizontal y deliberativo. Estamos hablando de minutos que le robas, en discusiones internas inútiles por alguna ofensa terrible, a la elaboración de una iniciativa sobre el cambio climático, una comparecencia del ministro de turno, una reunión con un colectivo o un plan que nos derogue la LOMCE, la Ley Mordaza y tantas otras barbaridades del último Gobierno del PP. Esta constatación, a mi juicio, supone otra victoria de las teorías de la democracia al bajar a la realidad.

El Congreso tiene así una faceta tenebrosa. No dejo de percibir como tremendos esos bisbiseos que buscan la aniquilación pública y personal del que toma café al lado, incluso del propio compañero, entre sonrisas de vieja cortesía parlamentaria. Al fin y al cabo, aunque siempre la he entendido en su configuración actual como una institución capaz de diluir el conflicto en interés de los poderosos, no deja de ser una casa común.

Pero también la solidaridad inesperada, la colaboración no pedida, el trato amable y la franqueza con el adversario político, la complicidad con los camareros, la derrota del sectarismo en aquella conversación breve sobre el día a día, la comunidad formada durante años entre los trabajadores y trabajadoras de la institución. También las ayudas de otros grupos, las amistades entre asistentes y diputados/as que no han enloquecido de ego con su estatus.

Estamos aprendiendo que las Proposiciones No de Ley y las Mociones al gobierno son meramente simbólicas

Y así cada día también, en cada instante y recoveco, el aire de la gran política colándose para colaborar, proponer, dándose ánimos tras cada intervención para dibujar otro país mejor en los papeles y tribunas de Palacio, augurando una cultura política honesta que sí era la nuestra, la de la democracia de base, la de la izquierda radical, la de las plazas, círculos, mareas y comunes. Una cultura que no se basa en el engaño ni en lo meramente instrumental, que no dice democracia fuera solo para aparentar mientras practica el ordeno y mando en cuanto puede. Una cultura de afectos y cuidados más allá de un hashtag, que sabe compaginar crítica y amistad política, la de una ética a la que no se tacha de ingenua sino que se eleva impugnadora.

En estos meses hemos pasado de estar a las puertas de un gobierno del PSOE apoyado por la izquierda radical y los nacionalistas, a uno del Partido Popular en minoría. Tras saber de finanzas, primas de riesgo y agencias de calificación, tras constatar que había que ir a las manifestaciones con los teléfonos de los abogados, tras aprenderlo casi todo de las encuestas y de los teóricos de la izquierda o el populismo, estamos aprendiendo ahora a marchas forzadas que las Proposiciones No de Ley y las Mociones que surgen de interpelaciones al gobierno son meramente simbólicas, declarativas, que quizá solo miden las fuerzas que se tienen antes de avanzar. Sabemos que no habría de ser así, que es resultado de un gobierno que, ante la ausencia de protestas ciudadanas, se atreve a mostrarse insumiso ante lo que le insta el Congreso. Sea por lo que sea, ha quedado claro que es en las Proposiciones de Ley que esquivan el veto del gobierno donde reside lo que desde esta institución puede cambiar el país, obligando de veras a un gobierno en minoría. Una vez más, el apoyo popular para desarrollar esto último se adivina imprescindible.

A la vez se preparan cada día múltiples iniciativas de control, tratamos de canalizar lo que nos envían colectivos de todo el país, simpatizantes de nuestros grupos, militantes, áreas de elaboración del partido. Personal técnico y administrativo, gabinetes de comunicación, direcciones políticas y representantes, todos se ponen en marcha cotidianamente, entendiendo que para todo el que llama o escribe su causa es prioritaria. Los recursos sin embargo son escasos. Hay que ser veloces en la respuesta, diligentes en la organización de reuniones que a veces traen a gentes de todo el Estado, amables y convincentes en los aplazamientos de demandas, en la solicitud de espera. Hay trabajo en definitiva para varias vidas.

Existen también mecanismos de control como las preguntas escritas al gobierno. Estas sirven al menos para que se repliquen en prensa, para que los periodistas luego pregunten y repregunten. El gobierno contestará oficialmente semanas más tarde, cuando el asunto quizá haya decaído en los medios. Pero están obligados a una respuesta y ha de ser verdadera.

La institución, el compás de sus 92 tic-tacs recorriendo salones y pasillos, puede engullirte fácilmente. Un día intenso un grupo como el nuestro de IU puede registrar cerca de 10 iniciativas diferentes, algunas de ellas conjuntas, un trabajo del que solo una parte sale a la Prensa y donde poco, salvo el control o el foco que pones sobre algunos temas, transformará efectivamente las políticas del país. Y sin embargo sigue siendo un ámbito estratégico crucial no solo para la reforma, sino para avanzar en la ruptura.

Si suben las agresiones homófobas y racistas, preguntas a los colectivos implicados, te informas, denuncias. Y registras una iniciativa pensando ya en ley. Si endurecen los criterios de la ANECA, enseguida hay diputados hablando y reuniéndose con profesores para pensar una respuesta. O aquella audiencia con decenas de colectivos educativos contra la LOMCE que sirve para canalizar sus acuerdos y rendir cuentas.

La institución puede engullirte fácilmente

Si subcontratan, si privatizan los beneficios como los 800 millones de euros ganados en un día por los fondos de inversión con la venta del 49% de AENA, escuchas de primera mano la indignación documentada de quienes están hartos de que les jodan la vida para enriquecer a cuatro. Lees a la vez que las pérdidas las nacionalizan, como las autopistas. Entonces el diputado formula la pregunta, solicita la comparecencia, sale a medios mientras percibes en un gesto que le hierve la sangre. Informa, articula en los medios una explicación sobre lo que está pasando y quién sabe si ya está aportando razones para futuras movilizaciones.

Cuando la política de asilo trabaja contra las personas refugiadas, las organizaciones implicadas y las compañeras del Parlamento Europeo te dan los detalles, los esquemas, el fondo de la cuestión. Desde ahí se trabaja la interpelación, se investiga, se lee, se ensaya. Y el diputado sale con una propuesta en Cortes estudiada y discutida que nos representa: una defensa firme del derecho de asilo frente a tanto ataque, muerte y sufrimiento es posible.

Y un día se admite a trámite una proposición de ley como la del salario mínimo; y pasado mañana quizá salga aquella sobre la eutanasia, en la que hoy trabajan conjunta y modélicamente parlamentarias del grupo confederal de todas las corrientes. Otros días resistes, desde un equipo económico de lujo, contra el marco del 135 donde el Régimen sibilinamente nos quería meter. Al día siguiente descubres que una diputada y una senadora conocen hasta los más mínimos detalles de los problemas de la pesca en España, y entiendes que hay gente que por joven que sea viene de muy lejos. Y te alegras de que haya diputadas y miembros de la Mesa capaces de entrar enrabietados a un CIE y cantar las cuarenta a su director porque los indicios de malos tratos son abrumadores. O aquel otro día observas a esa otra diputada y su asistente recibiendo a colectivos de manteros, en la entrada de Cedaceros, mientras los conducen a las salas del Congreso para que su voz sea escuchada oficialmente por los altavoces de la institución.

Estos 150 días también han cambiado mi opinión del trabajo parlamentario. Es ingente, enorme, quizá pensado como se sospecha para hundirnos y engullirnos en trámites burocráticos de difícil salida. Los diputados y diputadas con vocación transformadora no es que trabajen intensamente, hacen lo siguiente. Cuando no están en el Pleno se encuentran en las salas atendiendo a colectivos y sindicatos, en los despachos estudiando y redactando, en la cafetería concediendo entrevistas o coordinándose con compañeros de Comisión. Es en estas maratonianas Comisiones, de varias horas y un trabajo técnico que semana a semana resulta muy exigente, donde se abordan iniciativas generalmente menores o comparecencias. Los lunes y viernes, cuando no hay actividad parlamentaria, los representantes pueden acudir a preparar sus intervenciones, o recorren sus territorios reuniéndose y manifestándose, protagonizando actos públicos que previamente se han estudiado, o debaten en interminables reuniones de partido. Y el fin de semana siguen el ritmo, el viaje en AVE, coche o avión, la reunión de la Colegiada o del Consejo, el acto en Jerez o Gijón, el encuentro en Berlín.

Ante la nueva dirección de Izquierda Unida siento el nacimiento de lo que está por venir

En tiempo de frustraciones y desaliento, donde algunos se pierden en peleas que impiden un tanto que tome vuelo lo que estoy contando, cada día acudo sin embargo con ilusión al Congreso. Me rodean técnicos experimentados y un equipo político joven del que aún no se ha contado su historia. Recuerdo el día que Podemos ganó sus cinco eurodiputados y escribí relatando algo de quiénes eran, pues pocos en la Prensa les habían prestado aún la debida atención. Por cuestiones más de azar que de mérito, algo pude decir sobre un fenómeno del que venía escribiendo desde el primer día. Pues bien, ante la nueva dirección de Izquierda Unida siento una sensación similar a aquella: la suerte de presenciar, esta vez desde dentro, el nacimiento de lo que está por venir.

Atentos pues periodistas y narradores de estos nuevos tiempos. Una dirección cohesionada con una media de 34 años, encabezada por el político mejor valorado del país, que resistió el 20D los cantos de sirena de Podemos sin esperar nada a cambio, tan solo la defensa de sus principios, está haciendo política con mayúsculas tras darle la vuelta a una organización de más de 30 años. En las salas contiguas de la nueva política se organizan ambiciosas campañas desde abajo contra la precariedad, se elaboran materiales de reflexión sólidos y coherentes, se fortalece otra visión cultural, se aborda el gran reto pendiente de la izquierda y las clases populares, se trenzan alianzas colaborativas con movimientos sociales, se esparcen semillas de colaboración no sectaria con unos y otros, se resiste e integra a las minorías más institucionalizadas y ortodoxas. Hay un proyecto político claro de izquierda radical capaz de poner luces largas en plena era de declive socialdemócrata. Atentos también a lo que surja de los comunes de Cataluña, de las mareas gallegas, de las ricas individualidades repartidas en Podemos, de sus ecologistas, de una próxima reorganización de sentires y actitudes. Lo que venga de fresco vendrá, al menos en parte, de todo esto.

Son unas Cortes convulsas las del enésimo Borbón; quién sabe si breves, si traerán una pacata reforma constitucional, algunas leyes de la oposición o más de lo mismo. Dependerá en buena medida de un puñado de hombres y mujeres a los que la representación actual da todavía gran importancia, a quienes encierra en este complejo edificio de Palacios y Ampliaciones para que convivan, acuerden y desacuerden bajo la ficción de que representan a millones, con la secreta esperanza por parte de nuestros oligarcas de que la ciudadanía solo participe en esto como espectadora. Necesitamos que nos dejen abrir estas puertas, aprovechar al máximo sus mecanismos, pero sobre todo transformarlos de manera radical mientras intentamos organizarnos a nivel popular para llegar al BOE y mucho más allá.

Seguimos.

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Víctor Alonso Rocafort

Profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones destaca el libro Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Enri

    Pues claro que de vez en cuando HAY SUS CRISIS en las políticas;.---pero la Socialdemocracia es positiva, grande y con muchos valores sociales y económicos.---a pesar de los pesares.---Por tanto.----

    Hace 6 años 1 mes

  2. Talowi

    Magnífica descripción de un ambiente denso, torturante y aplastante donde solo falta Torquemada conversando con Hernán Cortés en la cafetería para quitarle las ganas a cualquiera de participar en política. Izquierda heroica, la española.

    Hace 6 años 1 mes

  3. Gloria

    Gracias, Víctor, por acercarnos a la vida parlamentaria y al trabajo que la "clase política" realiza, aunque no todos los que están lo hagan. Gracias por dignificar un trabajo que, secular y muy recientemente, recibe tantas críticas y descalificaciones, algunas bien merecidas y otras interesadamente manipuladas. ¡Seguimos!

    Hace 6 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí