1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El derribo de la casa Guzmán: vandalismo de clase alta

Era una de las pocas viviendas firmadas por Alejandro de la Sota. Hoy es una mansión de tres plantas y un ático

Francisco Pastor Algete , 15/02/2017

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El Dobladillo, nuestro mensual en papel ecológico e interactivo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sin apenas construcciones a la vista y con siete niños sobre sus hombros, hubo un tiempo en que el arquitecto Alejandro de la Sota cerró su estudio y retomó su vieja plaza de funcionario en Correos. No contaba con mucha obra construida, como anota uno de sus hijos, también llamado Alejandro. “Muchos de sus trabajos quedaron en proyectos. Su libertad como autor tenía un precio”, recuerda, desde una de las salas en las que De la Sota trazaba sus dibujos, en un entresuelo del barrio madrileño de Chamberí. Allí se aloja la fundación que divulga la obra del arquitecto de Pontevedra (1913-1996), considerado “maestro de maestros y pionero de la Escuela de Madrid”, de viva voz, por el actual decano del Colegio de Arquitectos de Madrid, José María Ezquiaga. Aquel estudio es el mismo lugar al que, hace unas semanas, llegó una fotografía. La casa Guzmán, una de las pocas viviendas que el arquitecto había llevado de la tinta al ladrillo, ya no existía.

En lugar de aquella casa, tendida sobre una de las orillas del Jarama y casi disimulada en su propio jardín —“no se veía desde la calle”, recuerda De la Sota, hijo—, se erguía desde hace algo más de un año una nueva mansión, de corte clásico, compuesta por tres pisos y un ático, escoltados por una valla. Al escuchar la noticia, una de las primeras cosas que Alejandro hizo fue llamar al dueño de la vivienda. Parte del trabajo de la fundación era ese: el contacto con los propietarios. Sentía perplejidad, como cuenta, y no creía lo ocurrido. Es más, desconocía el —más adelante revelado por los medios— desafecto del heredero por aquella vivienda, alojada en el término municipal de Algete, en la urbanización Ciudad Santo Domingo: una colonia de grandes chalés, separada por la autovía de un campo de golf, y apartada del resto del mundo por una garita de seguridad que solo permite el paso a los residentes.

Fue un trabajo seminal, que ha influido en generaciones de arquitectos

“¿Pero cómo puede haber algún arquitecto firmado esto?”, le preguntó De la Sota. “Me sobraban”, cuenta este que respondió Enrique de Guzmán, hijo del otro Enrique de Guzmán: ingeniero aeronáutico y antiguo presidente de Iberia y Renfe. Este último había descartado dos proyectos de De la Sota, hasta dar por buenos los diseños del lugar donde viviría hasta su muerte, en 2014. Fue el estudio de Andrés Rebuelta, acostumbrado a trazar grandes casas de campo para clientes adinerados, en quien el heredero confió para sustituir aquel edificio que figuraba en las guías del Colegio de Arquitectos de Madrid, pero que carecía de protección por parte de las instituciones. Como cuenta Rebuelta, al otro lado del teléfono, él mismo firmó el derribo del trabajo de De la Sota.

“Casa toda ella acaracolada, se abre y se cierra sobre sí misma. El campo debe ser muy respetado. Con su buen vivir, esta casa tiene poca presencia y esto gusta como fórmula de vida. Hay que dejar que flote, suba y baje y quede en su cota. ¡Gracias, casa!”, rezaban las memorias del arquitecto sobre aquella vivienda. “Fue un trabajo seminal, que ha influido en generaciones de arquitectos”, apunta el decano acerca de una casa que, mientras vivió De Guzmán, fue visitada por estudiantes de arquitectura de todo el mundo. “Bastaba una llamada y él mismo enseñaba su vivienda”, recuerda Andrés Martínez, autor de una tesis sobre la obra, según la cual el edificio Caeyra, en Pontevedra, retoma mucho del proyecto que De la Sota planteó en un principio para aquella loma del Jarama.

Las publicaciones en papel de la fundación, aunque sí se detuvieron en este otro trabajo, no lo habían hecho aún en la obra hoy abatida. “La última vez que estuve en la casa Guzmán, cuando aún vivía su dueño, ya pensé que no volvería a verla. Estaba hecha para él, como un guante. Eso era lo más interesante del proyecto”, anota Martínez. De la Sota, agrega su hijo, no contaba con un estilo propio: dejaba que cada trabajo planteara un problema diferente.

La casualidad quiso que el estudio de Rebuelta, fundado en 1972, conservara la misma antigüedad que la vivienda derribada. “No entiendo el interés por la casa. De la Sota no era, como dicen, Le Corbusier. El aprovechamiento del solar era muy raro. La vivienda contaba con vistas al Jarama, pero estaba hundida en el solar. Y el cliente quería abarcar también el espacio que antes ocupaba una pista de tenis”, arguye el arquitecto. En el número 6 del callejón del Jarama, donde estaba la casa Guzmán, unos cables al descubierto emergen desde la piedra de la valla y dejan intuir dónde se colocará un portero automático y, quizá, una cámara. En la urbanización, desprovista de aceras, los coches de seguridad privada recorren la carretera y los escasos peatones, muchos de origen latino, deambulan vestidos de albañiles por los arcenes.

Además de la mansión firmada por el estudio de Rebuelta, tres o cuatro viviendas, de más de tres alturas, se erigen allí, nuevas. “Las normas urbanísticas alientan esto. Si hoy nos permiten levantar cinco pisos donde antes solo podíamos construir uno, a los propietarios les faltará tiempo para demoler sus casas y crear otras”, reflexiona Ezquiaga. Los edificios más añejos de aquella colonia, levantada en los años 60, apenas alojan uno o dos cuerpos bajo sus tejados.

“Yo tengo un estudio, pago a unos delineantes y a otros arquitectos. No conozco a nadie que no trabaje por dinero. No hubo ningún dilema ético en tirar la casa”, prosigue Rebuelta. No es la primera vez que alguien derriba una obra de De la Sota. A finales de los 80, ya alguien echó abajo el edificio que había levantado en la madrileña avenida del Doctor Arce.

“¿Qué significado puede tener la fachada? Un amor desmedido a la apariencia. ¡Vivamos para nosotros! En una casa de familia, cuidemos de que viva la familia. Sacrifiquemos en ella su posible orgullo”, rezaba la memoria de aquella vivienda también desvanecida. “Quizá habría que sensibilizar más a los arquitectos, para que no pisen el trabajo de los maestros”, reflexiona Ezquiaga, “pero lo ocurrido está dentro de la ley. Como decano, me debo a la norma. Si dijera lo que habría hecho a título individual, como arquitecto, se vería un contraste”.

Quizá habría que sensibilizar más a los arquitectos, para que no pisen el trabajo de los maestros

La casa Guzmán no figuraba en ningún catálogo municipal ni estaba declarada como Bien de Interés Cultural o Patrimonial por el Gobierno autonómico, las únicas formas de proteger legalmente un edificio. Al conocerse el derribo, el Colegio de Arquitectos de Madrid y la Fundación Alejandro de la Sota apuntaron a la desprotección de la arquitectura moderna. “Hay una tradición por la que ha de pasar medio siglo antes de diagnosticar qué trabajos cuentan con un valor”, anota Ezquiaga. La casa junto al Jarama no cumplía los 45 años cuando fue demolida. El último catálogo de la Fundación Docomomo, apoyada por el Ministerio de Educación y Cultura y destinada a divulgar el valor de la arquitectura moderna, abarca la obra construida hasta 1965. No más reciente.

“Dicen que se desconoce el patrimonio, pero no es cierto”, argumenta Teresa Couceiro, portavoz de la Fundación Alejandro de la Sota. “Los catálogos están en poder de las autonomías, pero estas no los protegen. Y llevamos años con esto. ¿Por qué no lo hacen?”. Este medio ha contactado con Paloma Sobrini, actual directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, pero esta ha declinado responder a la pregunta. La arquitecta y antigua decana del Colegio de Arquitectos de Madrid, sin embargo, llegó a publicar en Facebook: “Esto es tarea de todos. Instituciones, organismos, arquitectos. Entre todos hay que localizar, catalogar, poner en valor y difundir”. 

Las redes también presenciaron algún reproche a la Fundación Alejandro de la Sota, a la que se acusó de haber descubierto, en enero de 2017, un derribo que tuvo lugar en 2015. “Nosotros dependemos de la voluntad de los dueños, y llegamos hasta donde llegamos. No podemos hacer guardia en la casa de nadie. Hay profesionales que no aman su profesión, y han hecho esto porque se les ha permitido. Pero ya no vamos a esperar a que lo protejan todo”, responde Couceiro, que reclama una mayor coordinación entre los colegios de arquitectos, los poderes públicos y organizaciones como la suya. De la Sota, hijo, celebra la repercusión que el derribo de la casa Guzmán encontró en las redes sociales y en la prensa y señala ahí el camino: en la presión ciudadana y mediática.

Que la casa Guzmán no estuviera protegida provocó que no saltara ninguna alarma. Se tramitó como una obra más

“Arquitectos insensibles ha habido siempre, pero son las instituciones quienes deben cuidarnos de actos vandálicos como este. Los políticos saben que esta arquitectura aún no preocupa a la sociedad. Si se protegieran estos edificios, se estaría poniendo sobre los propietarios un peso que estos no quieren, y no siempre se les quiere incomodar”, afirma Susana Landrove, directora de la mencionada Fundación Docomomo. Algete permanece en manos de la derecha desde las primeras elecciones democráticas. Los únicos ocho años, a principios del siglo XXI, en los que en este pueblo gobernó el PSOE junto a Izquierda Unida, los vecinos de la Ciudad Santo Domingo recogieron firmas pidiendo la independencia de la urbanización respecto al resto del municipio. Los primeros triplicaban en renta per cápita a los segundos. Con todo, Landrove asegura que la disposición a cuidar la arquitectura no cambia de un partido político a otro.

El derribo también marcó un giro en el Colegio de Arquitectos de Madrid. Que la casa Guzmán no estuviera protegida por las instituciones provocó que allí no saltara ninguna alarma cuando esta se abatió, y se tramitó como una obra más. “A partir de ahora”, anuncia Ezquiaga, “bastará con que los edificios estén en las guías que divulga el colegio para que nos pongamos en marcha”. El arquitecto calcula que en Madrid, hoy, habrá miles de construcciones contemporáneas que, aunque cuenten con el reconocimiento del organismo que dirige, no figuran en ningún catálogo público.

“Voy a escribir y hacer llegar las guías a cada alcalde, porque quizá no cuenten con el equipo o la formación con los que valorar según qué arquitecturas”, adelanta el decano, con respecto de los 179 municipios en la comunidad. Cuando al regidor de Algete, de alrededor de 20.000 habitantes, se le preguntó por el derribo de la casa, este anotó que esta, simplemente, no figuraba en los catálogos.

Apostada frente a la nueva vivienda, yace la furgoneta de unos albañiles. Solo ellos custodian el nuevo edificio, criticado en un fugaz comunicado de la Fundación Alejandro de la Sota y, también, en el diario El País. “Encantado de que vean mis mamotretos, si así los llaman. A mí me interesa la opinión de mis clientes. Que estén cómodos en la casa que les he hecho”, recuerda el firmante del derribo y de la posterior construcción. Al decirlo alude, quizá sin querer, a los mismos principios que guiaron a De la Sota en sus proyectos. Como cuenta Rebuelta, él también estudió al maestro cuando acometía la carrera de arquitectura.

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Pastor

Publiqué un libro muy, muy aburrido. En la ficción escribí para el 'Crónica' y soñé con Mulholland Drive.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier

    El titular es incorrecto. No es vandalismo de clase, es vandalismo de incultura e insensibilidad. No tiene que ver con las clases sociales. Parece que una vez introducida la variable social, la fórmula ya es digerible por los estómagos de la masa cenutria. Pero no, ese pedestre titular ni reconforta, ni explica, ni tranquiliza.

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí