1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica Cataluña

Los Kardashian

El juicio a Mas como indicio de futuribles

Guillem Martínez 15/02/2017

<p>Artur Mas saludando a los manifestantes que se congregaron para apoyarle el primer día del juicio por desobediencia en el TSJC.</p>

Artur Mas saludando a los manifestantes que se congregaron para apoyarle el primer día del juicio por desobediencia en el TSJC.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El Dobladillo, nuestro mensual en papel ecológico e interactivo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ahora, en serio. ¿Qué ha pasado en el juicio a Mas? Fundamentalmente, comunicación. Dos gobiernos se han comunicado entre sí y, a su vez, dos gobiernos se han comunicado con la sociedad. ¿Qué se han dicho?

Ambos gobiernos querían transmitir dos discursos oficiales. El Gobierno estaba para transmitir que dura lex sed lex. Que es un gobierno fuerte, y que no piensa permitir dobleces. El Govern, a su vez, planteaba un conflicto entre una democracia --ellos-- y algo menos que una democracia --el Estado--. ¿Han conseguido transmitir lo que deseaban? En sus medios públicos y concertados lo han conseguido. Lo que no es nada interesante ni desestabilizador, pues cada gobierno tiene su público y su sector ultrasur, dispuesto a confiar en su respectivo gobierno, incluso sin medios que medien entre gobierno y sociedad. Si atendemos a la prensa extranjera, la única fiable en caso de conflicto entre gobiernos locales, o entre gobiernos y sociedad --es decir, siempre--, cabe señalar que no ha triunfado ninguno de los marcos planteados por los dos gobiernos. No ha primado la férrea defensa española, ni el épico combate democrático catalán sino, más bien, cierto estupor por el hecho de que un problema político se reconduzca por la vía penal. Algo que, sin duda, erosiona al gobierno español. Matizadamente. Un gobierno europeo, desde la crisis, desde lo de Polonia y Hungría, y desde lo de Crimea, tiene un amplio margen de erosión democrática. Que no se le acaba. Por lo demás, ambos gobiernos han quedado percibidos en los medios como se están percibiendo en el orden internacional. Como dos gobiernos del Sur al uso. Dos fuentes informativas precarias, dos conceptos de honestidad parecidos, y una idea de democracia común, que no es para tirar cohetes. Lo que, en cierta manera, erosiona al Govern, que es el nuevo, el que se presenta como diferente y con un legado democrático chachi y, si me fuerzan, piruli.

El bando Govern sufrió, tal vez, una erosión extra. Su defensa, planteada como defensa de que en ningún momento se desobedeció la legalidad, chocaba con la propaganda emitida durante meses

El bando Govern sufrió, tal vez, una erosión extra. Su defensa. Planteada como defensa de que en ningún momento se desobedeció la legalidad, chocaba con la propaganda emitida durante meses --emitida, incluso, durante el juicio--, según la cual Mas, Ortega y Rigau, en el trance de obedecer un mandato democrático de la sociedad, y las leyes del Estado, habían optado por lo primero. Vamos, que el Govern hizo algo difícil. Comunicó a la sociedad que había desobedecido, y que la desobediencia definitiva llegaría en breve, con el referéndum prometido para antes de verano, mientras, y a la vez, comunicaba al Gobierno que no había desobedecido, por lo que tampoco desobedecerá en el futuro. Ambos destinatarios, se supone, tomaron nota. La pregunta es, ¿cómo se puede amar / dos opciones de realidad a la vez / y no estar loco? Gracias a los medios públicos y concertados catalanes, que no describieron lo que pasaba en el juicio, sino lo que desearían que pasara. En esta ocasión, con algo menos de funcionalidad. Un all-star del complejo armamentístico-tertuliano-procesista se rajó, y vino a plantear la defensa de Mas como una deslealtad al Procés. Entre el resto de miembros del colectivo, sin llegar a ese extremo, sí que se mostró cierta perplejidad, que se solucionaba al final del artículo con un acto de fe en la clase política procesista.

La defensa, a su vez, no fue brillante, y ayudó a visualizar que el Procesismo, esta mañana a primera hora, no está centralizado, no posee una gran inteligencia, ni es una máquina de comunicar. Ejemplos: el equipo de abogados de los chicos CDC coincidirá en parte, el mes que viene, como equipo defensor de CDC en el caso Palau. Es decir, conformará la visualización de un caso de corrupción llamativo, creando nexos poéticos que, se supone, no son deseados. Uno de los abogados --el novio de una acusada-- ni siquiera era penalista, sino civil. El resultado de todo ello tal vez fueron interrogatorios poco planificados o ensayados, en los que no surgió electricidad alguna --crear electricidad, épica, era el interés buscado--, y con errores graves en un juicio penal. Me dice un penalista que el peor de todos fue la defensa comparativa. Defensa comparativa consiste en comparar tu caso con otros que no llegaron a juicio --se citó, en ese sentido, a Ibarretxe--. Cuando se hace eso en un juicio penal, el acusado se puede dar por perdido. Por lo penal, en fin, no se juzga a todo el mundo, sino a quien pillan. Entre quinquis --profesionales de lo penal y con cierta idea deontológica del decoro--, jamás se utiliza defensa comparativa, sino que, como decimos los abogados de Princeton y los choris, se comen el marrón. Mas y sus acompañantes, en fin, no se comieron el marrón, que es lo mínimo que se puede exigir a un butronero o a, distinto y distante, un acusado político. Jamás, o muy pocas veces, escucharemos a un acusado de atraco a mano armada decir: "Es que, señoría, en el palo del banco también estaba El Crújeras y El Pelanas, que se han ido de rositas". La frase, además, equivaldría a una confesión. Curiosamente, este tipo de frases --"hice lo que todo el mundo", "lo hacíamos todos", "éramos la tira"-- no es un sello de la defensa política --sustentada en derechos no reconocidos-- sino que es un sello de las defensas en casos de estafa, saqueo y malversación de cuello blanco --se ha escuchado mucho en el caso Gürtel; se escuchará mucho en el caso Palau--, por lo que, otra vez, ocasionan nexos poéticos no deseados. Quizás, esta defensa poco vistosa --dentro de la defensa en absoluto vistosa, que suponía no reivindicar ni oficializar ninguna desobediencia-- contribuyó a bajar el tono épico de la cosa, de manera que no se repitió ninguna megaconcentración ciudadana frente a la Audiència. Se dice que se planteó una para el viernes, último día de juicio. Por lo que sea, ni se intentó a fondo.

Ninguno de los acusados del pack Mas planteó, en ese punto, una defensa política, un momento la-historia-me-absolverá

El momento mágico de intensificación de la comunicación entre gobiernos fue al final del juicio, en los alegatos. Ninguno de los acusados del pack Mas planteó, en ese punto, una defensa política, un momento la-historia-me-absolverá, ese momento de gloria que todo perseguido político encuentra en el juicio para politizar su caso y ganarlo, aunque la sentencia sea en contra. Fiscalía --importante: el fiscal del caso llevará también la cosa Caso Palau--, a su vez, también estuvo fina/florentina. Vino a justificar su función. Explicó por qué algo que, en su momento, no fue percibido por la Fiscalía catalana como delito, luego, y a sugerencia del Ejecutivo, fue percibido como tal. Y condensó lo que, tal vez, es la poética oficial sobre el objeto referéndum. Fiscalía no persigue la convocatoria de un referéndum ilegal --un delito, sí, tipificado por Aznar, ese Tipificador Spanish, pero que cayó del Código Penal en 2005--, sino la desobediencia al TC. Ojo a esto que, por lo que me dicen, es por donde irán los tiros en el futuro por parte del Estado.

¿Qué supone eso? Son indicios del futuro. Para la próxima convocatoria de un referéndum --recuerden: verano--, cabe suponer que el Gobierno tendrá un posicionamiento activo. En ese sentido, me dicen, el sector PP más ultracentrista, y dado al escarmiento y a las medidas especiales con Catalunya, está ganando presencia. La respuesta dura a Catalunya tiene, en fin, su público, que siempre sabe reconocer ese perfil profesional. Pero también es poco probable que el Gobierno recurra a medidas especiales. Perseguirá la desobediencia al TC. Es decir, se supone que permitirá convocar el referéndum, pero que, una vez invalidado por el TC, en un plis & plas, tomará medidas en caso de insistencia por parte de la Gene. ¿Qué medidas? Ninguna especial. Que es lo contrario a la frase ninguna-en-especial. Es posible que no invoque el artículo 155 en su totalidad, sino que sólo intervenga en algunos tramos de autogobierno. Los necesarios para impedir un referéndum --es decir, Mossos y Ensenyament/los coles--. Podría hacer eso mismo sin el 155, invocando la Ley de Emergencia Nacional, esa, glups, joya. O, incluso, sin 155 ni Ley de Emergencia. Es decir, by the face. Dependerá, me temo, de la coyuntura del momento y de las ganas de recochineo. Cabe señalar, en ese sentido, que con todo eso, el Gobierno no piensa detener un referéndum --da por hecho que no se hará; este juicio, este diálogo realizado con ocasión del juicio, es un indicio de que no habrá un intento serio, es decir, desobediente, rupturista, de referéndum--, sino una consulta paródica, como la que se ha juzgado en Barcelona. No quieren, en fin, ni eso. La penalización de la política es así. Si se empieza, no tiene fin.

Es posible que no invoque el artículo 155 en su totalidad, sino que sólo intervenga en algunos tramos de autogobierno

En el ínterin, y hasta la fecha, el TC, que podría encausar, según su última reforma gore, seguirá sin encausar a nadie. Es decir, que le pasará la papeleta a Fiscalía, que irá empapelando a todo aquel que desobedezca al TC. Forcadell y la Mesa --se ha intensificado la cosa esta semana-- son los siguientes. Entre los investigados de la Mesa, por cierto, hay chicos de Junts pel Sí que desbarataron desde la Mesa, a toda leche y con un discurso contradictorio con el actual --lo que viene a dibujar dónde estamos; es decir, que no sabemos dónde estamos--, dos propuestas de referéndum de autodeterminación, en 2009 y 2010. Las acusaciones, cabe suponer, implicarán pena, pero no de prisión. Como ha sido la poética en el caso Mas. Quizás la idea --o ni eso; el resultado-- sea descabezar el procesismo vía inhabilitaciones. De manera que una nueva generación de políticos --otra época política-- pacte el nuevo anclaje de Catalunya. Cierto pacto fiscal, cierto reconocimiento de la cosa nación. 

¿Y mientras, en Catalunya? Una parte, creyente --creyente en los medios, en el Govern, en el Procés-- va más caliente que una moto. Tras un juicio en el que el entorno Mas ha descartado la desobediencia --y que sólo ha servido para reubicar a Mas como líder procesista, sensible de liderar la próxima etapa, si la inhabilitación no le cae en la frente--, descarta que se haya descartado la desobediencia, única vía para convocar un referéndum. Sí, un lío. Pero también una espiral propagandística. Que, supongo, irá a más hasta el día D hora H, cuando un Govern convoque un referéndum, el TC lo suspenda y el Govern, sin llegar a la desobediencia, se comportará como si fuera desobediente. La agudización de la propaganda crea situaciones dadás, como cierto esencialismo rampante, que se aplica a guerras culturales, cada vez menos culturales y más próximas al nuevo canon de la derecha europea y americana. El sábado pasado, por ejemplo, un reducido grupo de, sic, patriotes, se peló una expo sita en la vía pública, en un topos considerado sagrado por parte de unos usuarios del Procés dispuestos a sacralizar lo que les digan. El idealismo --el Procés es eso, algo no confirmado en la realidad-- cría eso.

Por lo demás, prosigue en los medios locales, públicos y concertados, el reality show del Procés. Sus protagonistas dramatizan la realidad con voluptuosidad. En este caso, desobediencia voluptuosa. Como unas Kardashian procesistas.

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ha vuelto franco

    Ha vuelto Franco? Eso se preguntan en Europa Piensan dejar de saltarse los derechos humanos de los catalanes? Eso preguntan en Canada Pero el apoyo masivo llegará con el juicio a Forcadell, por permitir debatir ideas Independizarse es fácil si formas parte de la Grande y libre

    Hace 4 años 9 meses

  2. JOANCUGAT

    Veo que el articulista está entre confuso y despistado. Por lo visto, no cree que habrá desobediencia pero si un simulacro. Que no se intervendrá la Generalitat, pero si un poquito. Que los ciudadanos estamos hartos del proceso pero que seguimos en él..... "En verdad, en verdad te digo que lo tuyo no és la independencia....". Eso le podría responder Forcadell, Mas, Puigdemont o Junqueras. Lo contrario, Arrimadas, Coscubiela, Iceta o Albiol. Mientras, los ciudadanos estamos dispuestos a desobedecer y culminar el proceso independentista..... Y, "altantu", que no sea antes del verano.....

    Hace 4 años 9 meses

  3. Oriol

    Cuidado, Verba volant scripta manent!

    Hace 4 años 9 meses

  4. pepa

    Sí, Guillem, todo muy cool! Mientras tanto se agudiza la miseria en las classes y las clases al Este del río grande. Esto no hay quien lo digiera!

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí