1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El alcohol y las “mujeres” de Dijsselbloem los paga usted

Un repaso por los casos de corrupción conocidos y publicados en los que aparecen prostitutas, alcohol y cocaína a cargo del contribuyente

Cristina Fallarás Madrid , 23/03/2017

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El presidente del Eurogrupo, el socialista holandés Jeroen Dijsselbloem, afirmó en declaraciones al Frankfurter Allgemeine Zeitung lo siguiente: “El pacto dentro de la zona Euro se basa en la confianza. En la crisis del euro, los países del euro del Norte han mostrado su solidaridad con los países en crisis. Como socialdemócrata considero la solidaridad extremadamente importante. Pero quien la exige también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda. Este principio se aplica a nivel personal, local, nacional e incluso a nivel europeo”.

Tales palabras han despertado una furia que cruza el Parlamento europeo de derecha a izquierda. Esteban González Pons (PP) ha pedido su dimisión, Ernest Urtasun (ICV) ha exigido disculpas de forma contundente y el ministro español de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, le ha exigido arrepentimiento. De uno y otro lado le han llovido los calificativos de “racista” y “machista”.

Los tres políticos españoles, y un cierto sector de la población, han interpretado sus palabras como una descalificación a lo que llaman “los vecinos del Sur”. O sea, los que reciben la solidaridad a la que se refiere Dijsselbloem. En concreto, les ha molestado la alusión al alcohol y a las mujeres. Se entiende que por “mujeres” se refiere el holandés a las prostitutas, que son aquellas por las que se paga dinero.

Extraña la reacción de Luis de Guindos, dado el tiempo que lleva compartiendo andadura política con el Partido Popular. Por poco que haya leído la prensa en los últimos cinco años, se habrá dado cuenta de que prácticamente todos los escándalos de corrupción de su partido –y alguno del PSOE– están salpicados de alcohol, putas y, en algunas ocasiones, cocaína.

Valga un somero repaso para demostrarlo:

El director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero (PSOE) le consiguió el dinero sustraído de los EREs y, a cambio, el chofer compraba la droga

Cocaína de ERE

El primer susto festivo de esta época black se lo llevaron los ciudadanos españoles en marzo de 2012. Un hombre llamado Juan Francisco Trujillo declaró ante la jueza Mercedes Alaya haber gastado 25.000 euros al mes en cocaína. La cosa no pasaría de una adicción severa si no fuera porque Trujillo era, en la época de la coca, el chofer del director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero (PSOE). Se la tomaban a medias, contó, y “a cualquier hora”. ¿De dónde sacó el chófer para tanto polvo? De un par de subvenciones que le dio la Junta a sendas empresas a su nombre que jamás tuvieron actividad alguna: En total, 900.000 euros. O sea, que el director general de Trabajo le consiguió el dinero sustraído de los EREs y, a cambio, el chófer compraba la droga, la metía en bolsitas y se la repartían.

Días locos de Rato

A finales de 2013, llegó el segundo susto, de cuyas consecuencias aún no se ha visto el final: entre 2003 y 2012, 65 personas gastaron entre todas más de 15 millones de euros en sus cosas. Usaban para ello las llamadas tarjetas black, tarjetas de crédito que les cedió Caja Madrid para gastos personales. Y tanto gastaron que se olvidaron de su cometido: vigilar el funcionamiento de la Caja. Hay ya quien calcula que el despiste acabó costando al contribuyente español 147.000 millones de euros. Un soborno de libro.

Para analizarlos, los gastos de las Black se dividieron en varios epígrafes, de los cuales, manicura aparte, el que más entretenido resulta es el denominado “Clubs, salas de fiesta, pubs, discotecas y bares”. Y dentro de este, los que se podrían llamar Los cinco días locos de Rodrigo Rato. El ex vicepresidente, exministro de economía, ex artífice del “milagro español”, visitó durante cinco jornadas seguidas un local cuyo nombre no conocemos pero sí sabemos que era club, sala de fiesta, pub, discoteca o bar. Entre el 23 y el 27 de febrero de 2011, ambos incluidos, entró en el local a una hora que oscila entre las 14:02 y las 15:37. No se sabe a qué hora salió, pero sí que en cada visita gastó alrededor de los 400 euros. En total, 2.172,21 euros. Sin embargo, no fue éste el mayor gasto black de los 99.054,59 euros que Rato le rascó a la tarjeta. El mayor fue de 3.547 euros. ¿En qué? En bebidas alcohólicas.

Sangre, putas y helicóptero

Otoño de 2014 llegó con una noticia que traía vísceras sangrantes por sombrero. Los mismos menudillos que Francisco Granados, hombre fuerte de Esperanza Aguirre, colocó en la cabeza de un hombre tras una cacería. “Granados personalmente, mientras yo estaba en una silla sentado, me colocó las vísceras del jabalí encima de mi cabeza”, así lo contó David Merino, encargado de organizar las cacerías donde políticos, sobre todo del PP, se reunían con constructores y propietarios de suelo para repartirse el dinero público. Caza, comida y bebida sin límites, hasta el punto de hacerse llevar el marisco en helicóptero.

Lo de las vísceras en la cabeza se llamaba 'bautismo de sangre'. Lo de las prostitutas, 'absolutamente habitual'

Lo de las vísceras en la cabeza se llamaba “bautismo de sangre”. Lo de las prostitutas, “absolutamente habitual”. En cuanto al procedimiento, según el propio Merino, “Eran las putas reglas del juego”. O sea: “Se paga con todo, con putas, con prostitutas, con ocio, con cacerías, con grandísimas ofrendas de Navidad, viandas... Yo no conozco casi ninguna operación nuestra ni de otro grupo que no se haya hecho con esto”. Según su declaración, también organizaron alguna reunión para el PSOE.

Volquetes de putas

En febrero de 2015, se supo que, siete años atrás, Francisco Granados había ordenado espiar a dos correligionarios suyos en el PP madrileño, Alfredo Prada y Manuel Cobo. Era la época de los enfrentamientos entre el alcalde Gallardón y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. En medio de la trama, el entonces vicepresidente Ignacio González.

El Mundo publicó la grabación de una reunión entre los guardias civiles imputados en el caso y Francisco Granados, en el salón de la casa de este último. La reunión se celebró el 3 de octubre de 2012. En ella, uno de los agentes, José Oreja, pronunció una frase que quedaría para el recuerdo: “A mí me dijo Halffter: ‘Habéis declarado muy bien, hay que celebrarlo con un volquete de putas’”. Alejandro Halffter era el viceconsejero de Presidencia del Gobierno madrileño. Sus palabras, además del desprecio por las prostitutas, evidenciaban la relación del gobierno de Esperanza Aguirre con el espionaje.

De cocaína "hasta el culo"

En la primavera de 2015 se conoció otro fraude ligado a ayudas públicas para cursos de formación, esta vez de la Comunidad de Madrid. Se adjudicaron subvenciones de alrededor de 15 millones de euros para dar unos cursos inexistentes a trabajadores ficticios. El principal imputado en el fraude se llama José Luis Aneri y se sirvió tanta cocaína para celebrarlo, que echó al traste el negocio. “Seguiríamos ganando dinero con la formación si no me hubiera puesto de cocaína hasta el culo”, fue su frase más célebre.

En lo que parece una costumbre ligada a los parados, Aneri admitió consumir una media de 10 gramos de coca al día. Los afectados denuncian que la Comunidad de Madrid no era ajena a estos manejos. “He tenido que pagar millones en mordidas, putas, regalos y fiestas”, afirmó Aneri. Falta saber a quién iban destinados.

“¿Y es jovencita?”

En verano de 2015 el programa de Cuatro Un tiempo nuevo hizo públicas unas conversaciones entre Enrique Ortiz, empresario de Alicante imputado en los casos Brugal y Rabasa y bien relacionado dentro del PP de la Comunidad Valenciana, y el entonces director general de Bancaja, Aurelio Izquierdo. Las conversaciones las grabó la policía durante la investigación del caso Brugal. Izquierdo protagonizó algunas operaciones inmobiliarias de Bancaja que la llevaron al desastre.

El caso es que Ortiz tenía un yate que servía para que los dos hombres se corrieran sus juergas sexuales con prostitutas. Las llamaban “paquetes”. Las conversaciones son de este tipo: Izquierdo pregunta a Ortiz: “Oye, ¿y tu paquete es español o qué?”; Ortiz responde: “Es portugués”; y el de Bancaja concluye: “Qué bueno, oye, qué rico, ¿y es jovencita?”. Sí, era jovencita. La operación que se traían entre manos, paquetes aparte, era la concesión de un crédito de 250 millones para adquirir el 50% de una empresa de Ortiz. Dicha empresa era la propietaria de suelo en el PAU3 de Alicante.

Putas muy putas

En septiembre de 2015, se hizo pública una conversación entre Ana Garrido, denunciante de la Gürtel, y Maika Jiménez, secretaria de Francisco Correa, cabecilla de la trama. En ella, además de implicar en la corrupción ligada al PP nada menos que al presidente del Senado, Pío García Escudero, Jiménez detalló algunas de las peticiones de su jefe. Entre otras, esta: “Necesito tres chicas, altas, rubias, que sean putas, muy putas”.

Granados se hacía llevar por Sevilla en un coche de lujo con chofer, durante la Feria de Abril, a los toros y “a clubes de alterne”

Putitas de confianza

En mayo de 2016, Francisco Granados dejó de ser, en el tema que nos ocupa, el que colocaba vísceras en la cabeza. Un informe de la Guardia Civil narraba, entre otras lindezas, cómo se hacía llevar las prostitutas de Barcelona a Sevilla. Porque se trataba de sus “putitas de confianza”. Granados era Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, presidida por Esperanza Aguirre. Era, además, secretario general del PP en la Comunidad. Y el hombre que conseguía llenarle actos y mítines a la presidenta.

En las declaraciones de la época, también se narra cómo Granados se hacía llevar por Sevilla en un coche de lujo con chófer, durante la Feria de Abril, a los toros y “a clubes de alterne”. El que proveía de corridas, coches, prostitutas, cabezas de toros, joyas, estancias en hoteles y demás dispendios al político era el constructor sevillano Antonio Pardal. “Es el único político que nos ha dado de comer y hay que repartir”, afirmó en su día el empresario.

En fin

Los anteriores son solo algunos ejemplos, y únicamente de entre los que se han conocido en los últimos cinco años. Sería comprensible que tanta prostituta y tanta cocaína, tanto espía y tanta juerga, hayan llegado hasta el Eurogrupo. No sería de extrañar, tampoco, que, quién sabe si entre risas, haya corrido la voz. Incluso puede que airear las vergüenzas ajenas haya servido para tratar las propias. Se entiende bien el enfado de González Pons y De Guindos, conscientes de lo que tienen en casa. Lo que resulta curioso es que la ciudadanía española se sienta ofendida por las palabras de Dijsselbloem, dado que es ella la que ha pagado la fiesta.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. uno

    yo creo que tiene toda la razon, la culpa la tienen los que votan para que esto siga igual, no solo los politicos, todos los que lo consienten y desearian hacer lo mismo. TENEMOS UN PRESIDENTE QUE SE LLEVA SOBRES LLENOS DE DINERO TODOS LOS MESES EL REY Y SU FAMILIA TIENEN CUENTAS EN PARAISOS FISCALES CON DINERO QUE NO SE PUEDE DECIR DE DONDE VIENE LAS AMANTES DE LOS BORBONES VIVEN EN PALACIOS Y COBRAN DINERO PUBLICO ... Parece que alguno no se habia enterado.

    Hace 4 años 8 meses

  2. Saúl

    para que publiquen algo seguro hay que hacer como el Zagobí este no? como no se entiende que dice, pues p'alante??

    Hace 4 años 8 meses

  3. Zogoibí

    Anónimo2 tiene razón. Dijsselbloem descalificaba el compotamiento de países y, por ende, el de su ciudadanía. Un insulto tan ignorante como desvergonzado a quienes levantan este país del saqueo que nuestra clase política (y económica, los que ponen el dine roven ea mano tendida). Pero es que ka crisis, que mo es tal sino un cambio decsistema, se basa en la salvación del nortecporclos del sur con una segunda traición: la dela izquierda instituida. Eso explica el ascenso de la extrema derecha. Y son nuestras clases dirigentes y los turistas del norte (Calvià, Platja d'Aro) quienes sevgastan la pasracen alcohol y putas. Los otros, los de avajo, a 2 eurosblimpiarcsu habitación y a 600 por venderles ropa o menos por servirles copas, no nos llega máscque para ver telecinco con una cerveza. Emplazo a la firmante a pedirbperdón, rectificar, o admitircquecestá casada intelectualmente con Dijsselbloem, esa faro preclaro del progreso y el respeto. Nonperdamoscel norte, por favor, que de allí vienen los tiros. Escribe esto un europeísta convencida que quiere sacar a esta chusma de las instituciones nacionales y europeas a gorrazos, como jesús de Nazareth a los mercachifles del templo.

    Hace 4 años 8 meses

  4. Anonimo2

    La causa de nuestra indignación es que no se ha referido a nuestras élites corruptas, si no al conjunto de ciudadanos del sur que hemos sufrido lo indecible bajo el yugo de la austeridad. A base de repetir estereotipos nos ha retratado como juerguistas derrochadores que tienen la mano rota que tienen que ser rescatados por los sufridores y ahorradores nórdicos, cuando la realidad es que ELLOS han sido rescatados por nosotros. Con nuestra austeridad estamos pagando el rescate de su sistema bancario y por ende de su economía en general. Tu artículo es de lo peor que he leído en este diario. Haces un flaco favor a la verdad perpetuando y extendiendo estos tópicos que poco tienen que ver con la realidad del 99% de los españoles, griegos e italianos. Para tu información, los países del centro-norte han sufrido defaults en sus deudas muchas más veces que los de la periferia, el mito del "german-saver" es sólo eso, un mito, y nosotros NUNCA hemos sido rescatados por ellos. Más bien lo contrario. Lamentable artículo.

    Hace 4 años 8 meses

  5. Manell

    Ni un pero que poner a estas declaraciones, lo ha dicho muy clarito, mejor que los medios de comunicación españoles.

    Hace 4 años 8 meses

  6. Sasio Troglodita

    Y los Mil millones de euros, fundidos por el PP en Navalcarnero....también los pagamos todos nosotros. y Olé.

    Hace 4 años 8 meses

  7. Antonio Tostón De la Calle.

    Se avisa antes de escribir: NO TE LO VAMOS A PUBLICAR. No pierdas el tiempo.

    Hace 4 años 8 meses

  8. jose luis alvarez

    Manuel Torrente, ahí le has dado, sí señor

    Hace 4 años 8 meses

  9. henar

    Lo que yo creo es que esos políticos que hablan tan claro y directo, como dice ese señor que es, debería haber precisado a quien se refería, a estos políticos, a los del PP y del PSOE que están siendo imputados en España por estos delitos, porque lanzar ese dardo así en general...Si quieres decir algo, dilo, pero con valor, no de esta manera.

    Hace 4 años 8 meses

  10. Acaido

    Ya que hacemos tanto gasto, podrían regalarnos el café como detalle de la casa, pero no. Resulta que Starbuks, la comercial de café mas grande, tributa en Holanda. Y como ese ¿quien sabe cuantos otros de nuestros gastos pagan una tasa que va a parar a bolsillos holandeses?. Luego son ellos, los holandeses los se corren buenas juergas a costa de nuestros vicios, pero no parece que esa corrupción de "guante blanco" inquiete a nadie.

    Hace 4 años 8 meses

  11. Francesc Carbonell

    Esto pasa porque dejamos a personajes con cámaras delante o influyentes decir cualquier cosa sin contrastar o proporcionar su fuente, los estudios que corroboren dicha afirmación. La propaganda, la mentira, la manipulación, es diària en muchísimos grandes medios que se deben a grandes aportaciones, pero esos medios no són "informativos" són "propaganda" periòdica que lava cerebros a su favor, con lo que la libertad de pensamiento que debe tener una democracia, está siendo vulnerada i esta se convierte en una situación de fraudulencia que explica el truinfo de la corrupción frente a la honradez, el poder del dinero sobre el trabajo o la imaginación, el canibalismo económico, la esclavitud permitida, i en definitiva la anticonstitucional desigualdad creciente entre los ciudadanos.

    Hace 4 años 8 meses

  12. Manuel Torrente Benítez

    Si hubiera dicho: "Las élites políticas y económicas corruptas de los países del sur de Europa han despilfarrado y robado el dinero de las subvenciones de la Comunidad mientras los trabajadores del norte y del sur sufrían recortes en sus economías y en sus derechos" le hubiésemos aplaudido. Pero tendría que haber añadido: "Con el visto bueno e incluso la recomendación de los dirigentes de la UE y sus grandes banqueros, que se beneficiaban de este proceso de robo y corrupción".

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí