1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Miquel Iceta / Primer secretario del PSC

“Creo que entre los mundos del PSOE y de Podemos no hay relación”

Guillem Martínez Barcelona , 17/05/2017

<p>Miquel Iceta en la presentación de su libro en San Jordi 2017</p>

Miquel Iceta en la presentación de su libro en San Jordi 2017

FLICKR PSC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Miquel Iceta (Barcelona, 1960), es el primer secretario del PSC. Acaba de sacar libro, La tercera vía. Puentes para el acuerdo (Los Libros de la Catarata), en el que dibuja un gobierno central y un gobierno catalán enfrentados sin solución de conflictos. Su propuesta es una reforma constitucional federalista. Hablamos con él de eso. Y, ya puestos, de las primarias del PSOE, de la crisis de la socialdemocracia y de la moción de censura de Podemos.

Minuto y resultado del Procés.

Cuesta mucho decirlo. Creo que se quiere hacer algo para lo que no se tiene capacidad, por lo que creo que ahora estamos en un momento de impás, pues los patrocinadores del Procés están pensando el siguiente capítulo, sabiendo ya que éste se ha acabado. Supongo que convocarán elecciones, pero tienen que poner algún cebo para ello, por lo que se empieza a hablar de fórmulas complicadas, como una declaración de independencia, que sólo entrará en vigor si pasa no sé qué. Hay un intento de seguir estirando el Procés, pero la fase actual está en las últimas. También es verdad que ya han conseguido muchas veces mantenerlo vivo, por lo que no me atrevo a decir nada. Podrán convocar un referéndum, pero no tienen la capacidad de hacerlo. Entre otras cosas porque, aunque ellos digan que no, todo esto ya es una repetición de la jugada. El 9N 2014 se hizo una consulta, entre otras cosas porque hubo una cierta negociación y engaño mutuo entre los dos gobiernos, pero ahora eso no sucederá. Hay gente que dice que intentarán hacer elecciones y referéndum a la vez, pero volverían a tener el mismo problema, aparte de que unas elecciones se tienen que convocar con 54 días de tiempo... No sé cómo lo piensan hacer. No tienen mucho margen. La prohibición de la consulta será uno de los elementos con los que jugarán en la próxima etapa, pero tienen que fijar otro objetivo, que no sé si será la DUI (Declaració Unilateral d’ Independència), o qué.

¿Los líderes hablan del tema con brutalidad y sinceridad, en los pasillos?

Se habla, pero todo el mundo es muy precavido.

Vivimos de espaldas al proceso exitoso portugués, con un PS que gobierna con apoyo de dos socios a su izquierda.

Pero, entre profesionales, ¿no hay cierto contacto directo y desparpajo?

Lo máximo que he conseguido arrancar de un dirigente del Procés es que son conscientes de que es muy difícil, pero que lo han de intentar. Hay, incluso, algunos que te dicen que todo dependerá de la respuesta popular que se produzca en el momento de la prohibición. Y como no se puede prever cuál será, se tiene que crear el escenario, para ver, luego, por dónde sale la gente. Para mí, que encajo con la descripción de político profesional, esto me parece un sinsentido. El político tienen la obligación de proponer cosas, pero también de tener escenarios alternativos en el caso de no ser capaz de sacarlas para adelante. Tampoco tiene derecho a engañar mucho a la gente: si propones una cosa que no depende sólo de ti, no la puedes dar por hecha. El principal fallo del Procés, en ese sentido, es la unilateralidad. Hacer las cosas por la vía de los hechos requiere una gran fortaleza y una gran complicidad ciudadana, que va más allá de ir a dos o tres manifestaciones al año.

Se comienza a dibujar, en todo caso, que esto acabará en una DUI, pero sólo la puntita.

La pregunta es, si una DUI es una declaración parlamentaria, como dicen, ¿por qué no la hacen en el próximo pleno? Supongo que porque piensan que si luego el TC la anula, y no pasa nada, de alguna manera quedan en evidencia. Todos los acrónimos que llevan una U, de unilateral, tienen un fallo: que no puedes mantener tu decisión, pues no depende solo de ti. Hay cosas que yo sería prudente incluso para exhibirlas como objetivo. Si después de una DUI todo sigue igual, la gente empezará a pensar que se les está tomando el pelo. Siempre he pensado que, para la independencia, o tienes garantizado el reconocimiento de otros países o potencias --como Croacia, que sabía que sería reconocida por Alemania--, o no está garantizada.

Y los parlamentarios catalanes, en ese sentido no tienen acceso a la información de las negociaciones internacionales de la Gene, ¿no?

No, pero lo vemos. La semana pasada se anuló el viaje de Puigdemont a Marruecos. Y aquí se juega con las palabras. Dicen que el Estado les ha prohibido el viaje. Y no es así. Las autoridades marroquíes han dicho que nos le recibirían, probablemente porque se lo ha dicho el Estado español. Esperar que un Estado renuncie a sus mecanismos de influencia para evitar que una parte de ese Estado se independice es de otra galaxia. Y eso es una dificultad objetiva. El otro día leí un artículo muy potente al respecto. El articulista explicaba que el Procés cifraba su éxito en tres cosas. Una: la complicidad internacional, que por ahora no se está viendo. Dos: el ensanche de la base social independentista, que tampoco se está viendo. Y tres: una legalidad permanente, que no parece que pueda haberla en el paso de una legalidad española a otra catalana. En algún momento tendrá que haber una rotura. Algunos hablan de aquella frase atribuida a Torcuato (Fernández Miranda): "De la ley a la ley". Pero en aquel caso era la ley de un Estado a la ley de ese mismo Estado, decidida por quien debía decidirla, que eran las Cortes franquistas de aquel Estado. El Procés está en un impás. Sus protagonistas lo utilizan para decir que han hecho todo lo que han podido, cargarle a alguien la responsabilidad de que no se haya hecho el referéndum --España, el PSC, Els Comuns…--, y después buscar el argumento del siguiente capítulo.

Me da la sensación de que entre los mundos del PSOE y de Podemos no hay relación. Ni se tienen los teléfonos, vamos.

La tercera vía a la que alude en su libro es, por lo que entiendo, el federalismo.

Sí. La editorial me puso el título del libro. El libro es más sobre terceras vías que sobre una sola. A menos que tercera vía signifique acuerdo. Entre el inmovilismo, que es la situación actual, y la ruptura independentista, que no veo posible, hay un camino. El acuerdo. Que deben de protagonizar dos partes que, por ahora, no se hablan. España no quiere hablar de nada, y Catalunya sólo de un referéndum. Últimamente parece que el Gobierno de España está dispuesto a hablar de otras cosas. Y digo parece porque sólo lo parece. No hemos visto nada. Ahora tienen una excusa perfecta para no hacerlo: que para hacer un referéndum para la independencia se debe reformar la Constitución.

Antoni Castells --conseller d'Economia en el primer tripartit--, para valorar el fracaso de la propuesta federalista de financiamiento del Estatut, me dijo: “Es imposible el federalismo en un país sin federalistas”. O, si nos ponemos flamencos, dos.

Es verdad que el federalismo no sólo son instituciones y reglas, sino una cierta cultura. De querer acordar. Si no hay voluntad de acuerdo, no hay acuerdos. En eso me sitúo en una tesitura sindical. El sindicalista sabe que debe reivindicar lo que quiera, pero después hay una negociación, y debe arrancar todo lo que pueda, sabiendo que no será todo lo que quiere. Pero sí, ni en el Estado ni en Catalunya parece haber una mayoría vertebrada en torno al acuerdo. Pero no sé ver otra salida. Tarde o temprano, las dos partes se darán cuenta de que no hay otra salida. El mantenimiento de la situación actual pudre el problema, y el independentismo es imposible.

Está cogiendo cuerpo la idea de que las próximas Cortes serán constituyentes. No sé cómo lo ve, si ve, en esa posibilidad, una escabechina, también del proyecto federalista.

No lo sé. Para escribir el libro tuve que repasarme el debate constitucional del periodo 77-78. Y allá ves que había voluntad de aproximar posiciones. ¿Hoy hay tanta voluntad de encontrar acuerdos? ¿Conseguiríamos hoy lo que se consiguió en el 78, cuando se habló de nacionalidades y regiones, viniendo de donde veníamos y teniéndolo tan reciente? Hasta que no te pones no lo sabes. Creo que en el PP se impondrá la idea de que es necesario un acuerdo. Y, a partir de ahí, construirlo. Para ello necesitamos también que, desde Catalunya, se quiera entrar en esa dinámica. Si tienes un piso y lo alquilas a otra familia, y te dicen: queremos hacer obras, pero marcharíamos en dos meses, probablemente, no les autorizarías a hacer obras. Si planteas la independencia como solución, tu capacidad de negociar el “mientras-tanto” es muy baja. Se requiere un replanteamiento de objetivos, que sólo veo posible tras unas elecciones al Parlament y otra mayoría, que convenza al PP de que no sólo Catalunya necesita reformas, y de que la mejor manera de hacerlas es una reforma constitucional federal.

Pero, corríjame, después de la crisis del PSOE, hasta el PSC ha perdido estructura federal.

No. El PSC ha demostrado, como siempre, que puede tener discrepancias con el PSOE. Es cierto que se vio con un tema muy gordo y de ámbito español: la investidura. Y hemos rehecho nuestra alianza. Ahora, si queremos no hacer caso de una decisión tomada a nivel federal, no deberíamos tomar parte.

...

Es sencillo de entender. Si vas a una discusión en el Comité Federal del PSOE y votas, te obligas a aceptar el resultado, como demócrata que eres. Si no estás dispuesto a aceptarla, no puedes votarla. No puedes intentar influir en el otro y, a la vez, hacer lo que te dé la gana. Eso no quiere decir que no tengamos problemas en votaciones. Los hemos tenido, en el Congreso y en el Senado. En una votación sobre la sede de la Agencia Europea del Medicamento, y otra sobre el Eje Mediterráneo. Diferencias de enfoque entre PSC y PSOE se pueden seguir produciendo. Espero que sean las mínimas. Espero que cuando haya nueva dirección en el PSOE, seremos capaces de prevenir y resolver discrepancias. Y, si las tiene que haber, tendríamos que solucionarlas mejor de lo que hicimos en la investidura.

Quizás la socialdemocracia no debe hacer cambios en solitario, sino coaliciones por el cambio. Y eso depende de su relación con partidos a su izquierda.

¿Cómo está la cosa elecciones internas en el PSOE? Desde fuera, por ahora, se ven más actitudes que choques ideológicos o estructurales.

Tenemos tres documentos políticos. De la candidatura de Pedro (Sánchez), Patxi (López), y la Ponencia Marco, que todo el mundo atribuye a los que apoyan a Susana Díaz, en las que hay matices con interés para entender el papel que debe desarrollar la socialdemocracia en España hoy. Hay diferencias también sobre cómo establecer relaciones con otros partidos de izquierdas, como Podemos. Hay diferencias sobre el concepto de la organización y la democracia en el partido. Y hay tres personalidades diferentes. Las personalidades son muy importantes, pues se pide y otorga una confianza personal. Se cubren bastante las sensibilidades o acentos dentro del PSOE. Se vota el 21 de mayo. La campaña está siendo razonable. De siete candidatos, han sido avalados tres. Los avales te dan cierto feeling de las cosas, pero no son el juicio definitivo. Hablamos de un proceso en el que pueden ir a votar 180.000 personas, lo que dificulta la previsión.

El PSC se mojó en su día con Pedro Sánchez. ¿Eso ha cambiado?

Intento explicar, con poco éxito, me temo, que una cosa es dar apoyo al secretario general del PSOE, cosa que el PSC ha hecho siempre, y otra cosa es que el primer secretario del PSC y el aparato del PSC se vuelquen a favor de un candidato u otro en unas primarias. El PSC lo único que puede garantizar es que, salga quien salga, será un colaborador leal, como siempre. En mi caso tengo la ventaja de que estas no son las primeras primarias ni para mí ni para el PSOE. En las anteriores, que por cierto se celebraron el mismo día, no hice público mi voto. ¿Por qué? Porque represento al PSC, y debo de demostrar que puedo trabajar con quien sea.

No obstante, parece ser que en el PSC no gusta tanto Susana como Pedro.

Todo apunta a que Pedro tendrá aquí más apoyos. Me gusta ser prudente, no obstante, porque antes de una votación hay que serlo. Pedro, por cierto y aunque la gente no se acuerde, no fue el más votado aquí en las últimas primarias. Ganó Edu Madina. Es un precedente de que se votó algo que no se votó tanto en el conjunto de España. Hay mucha gente que ve en Pedro Sánchez una víctima del aparato. O mejor, de los aparatos, que sería más preciso. Y al hombre que se la jugó más a fondo para hacer una alternativa frente al PP. Y eso, probablemente, es un valor y un reconocimiento en el entorno del PSC que conozco. Pero eso no es lo único que se juega en las primarias. Se juega también el futuro del partido. Y aquí, las preferencias son diversas.

El PSOE no está en pasokización, que es con lo que se especulaba en un momento. Pero tampoco está cachas...

Lo que se les dice a los socialdemócratas desde las izquierdas es que lo han sido poco

No está muy cachas, pero, con perdón de los analistas, al PSOE se le había pronosticado varias veces el sorpasso. Tres veces. La primera, en Catalunya. Y no. Luego, en las dos elecciones generales siguientes. En las últimas, se daba por seguro, tras la alianza IU-Podemos. No quiero decir con eso que la socialdemocracia no tenga problemas muy serios, pero probablemente tiene una capacidad de resistencia más grande de la supuesta. En Alemania, aún falta tiempo para las elecciones, pero desde el nombramiento de Martin Schulz como candidato, el SPD en las encuestas ha cambiado a mejor. En Italia, tras el fracaso del referéndum de Renzi, 2 millones de personas han participado en unas primarias para elegir al primer secretario de un partido, que ganó Renzi con el 70%. En Francia, efectivamente, ha habido un problema muy serio. Por la valoración del Gobierno Hollande, pero también por la división de los socialistas. La socialdemocracia sigue teniendo el problema de cómo hacer valer un proyecto que, desde la izquierda, y se diga lo que se diga, no se impugna, pues la regulación de los mercados, la fiscalidad progresiva, los servicios universales, las políticas compensatorias de rentas, la educación como palanca social.... no hay posiciones diferentes a estas políticas en la izquierda. Lo que se les dice a los socialdemócratas desde las izquierdas es que lo han sido poco. Pero no hay proyecto alternativo como modelo socioeconómico. No se ven izquierdas revolucionarias con peso en Europa. Vemos muchos PS con problemas, pero vivimos de espaldas al proceso exitoso portugués, con un PS que no para de crecer, que gobierna en solitario con apoyo parlamentario de dos socios a su izquierda, uno de ellos el PCP, con una mala relación histórica con el PSP. El futuro, en fin, no está escrito. La socialdemocracia debe hacer los deberes. Quizás su misión no es hacer cambios en solitario, sino coaliciones por el cambio. Y eso depende de su relación con partidos que tal vez se sitúen a su izquierda, en el ecologismo progresista... Con los que hacer políticas de retribución. Y eso depende de un gran cambio de la orientación política del conjunto de Europa. Hay planteamientos que pueden ayudar. Desde Renzi diciendo Europa sí, pero no así, hasta Macron que pide más integración, o hasta Schulz. Pero también con posiciones de la canciller europea que, en la crisis de refugiados, aunque nos duela, ha mantenido la posición más firme y avanzada. Lo que no dice mucho a favor de las izquierdas europeas. Es posible una reconfiguración europea que lleve a más integración, pero también a la recuperación de Europa como proyecto social, no sólo económico.

Parece ser, no obstante, que el PSOE no participa mucho de esta renovación de la socialdemocracia europea. Su no participación de la moción de censura, ¿puede ser una visualización de ello?

¿La han presentado, acaso?

Pinta que lo harán, no obstante.

Cuando la presenten, hablaré. No antes. Puedes presentar una moción de censura, siempre que dependa de ti. Pero si pretendes hacerlo con otros, lo haces de otra manera. En Podemos aún hay un cierto mal sabor de boca porque tenemos a Rajoy de presidente, después de que Podemos votara dos veces no a Pedro Sánchez. ¿Ahora dicen que estarían dispuestos a hacerlo? Porque, si no, no sé de lo que estamos hablando.

Pero pongámonos en la tesitura de que la han presentado. ¿No se visualizaría nada raro al no participar? ¿No es una oportunidad de desmarcarse de políticas anteriores?

El PSOE, hasta el 21 de mayo, no tiene nueva dirección. Podríamos haberlo solucionado antes, pero es lo que se decidió. Después hay otra cosa. Rajoy tiene 175 votos para sus presupuestos, lo que, al margen de la operación política que suponga, muy legítima, la moción no tiene posibilidades. Si Podemos quería presentar la moción en solitario, haberla registrado y haberse tirado una foto con la moción en la mano. Si lo quieres hacer de otra manera, debes de negociar, contenidos y candidato, que no es necesario que sea el líder de unos o de otros. Pero tiene que haber una persona. Creo que aquí se les ha ido la mano, tal vez por hacerlo de forma muy oportunista. Espero que en el futuro las relaciones entre PSOE y Podemos mejoren, pero Podemos también ha de poner de su parte.

El PSC participa con Els Comuns en el Ajuntament. Supongo que participará en el futuro a nivel Catalunya. ¿Eso es una diferenciación importante con el PSOE?

En Catalunya, con mayor o menor fortuna, siempre hemos aplicado una cultura de alianzas progresistas y de izquierdas. Hasta hemos ido juntos, alguna vez, al Senado. Es verdad que podría estar en duda si el PSC, una vez que no era el mayor grupo de la izquierda, podría seguir favoreciendo esa política. Y hemos demostrado que sí, y en Barcelona, un sitio no menor. Hacemos una valoración razonablemente positiva de ello. Pero es pronto para hacer un balance definitivo. Els Comuns es un proyecto aún en construcción. Les seguimos muy de cerca y con simpatía. Nuestra trayectoria anterior, y nuestra colaboración anterior con los sectores más, digamos, ‘clásicos’ de Els Comuns, como ICV y EUiA, favorecen las cosas, hay una relación. En ocasiones, me da la sensación de que entre los mundos del PSOE y de Podemos no hay relación. Ni se tienen los teléfonos, vamos.

¿No tienen los teléfonos? ¿Es tan bestia?

Yo tengo los teléfonos de Els Comuns, pero tengo la impresión de que el PSOE no tiene teléfonos de Podemos. O muy pocos. Los justos. Pero no hay, fuera de cámaras, colaboración o discusión.

¿No hay cultura de cenorrios?

Creo que no. Y eso hace difícil el entendimiento. El entendimiento tiene mucho que ver con químicas personales. Con una relación fluida que no evita las discrepancias, pero que permite ponerse de acuerdo. Estamos lejos de ello, diría. Cuando vi que los acuerdos autonómicos eran de apoyo externo, vi que eso era un problema. Podemos hizo presidentes del PSOE en Extremadura, Castilla-La Mancha, Valencia, Baleares, Aragón... Pero sin compromiso de gobierno conjunto. Y eso, para mí, fue una mala noticia. La necesidad de gobernar juntos es la que empieza a generar una cultura de la colaboración. De lo contrario, se mantiene una distancia que resulta difícil de salvar. Y eso es lo que ha pasado. Los acuerdos alcanzados no ha soportado el paso del tiempo.

En España hay una crisis política, o de Régimen, o como queramos llamarla. ¿No le parece que el PSOE está participando más en la defensa de lo que hay que en la siguiente casilla?

Me parece un poco injusto lo que dices. El PSOE intentó un cambio, con las fuerzas del cambio. Escuchas a muchos periodistas decir que los partidos antiguos bajan y los nuevos suben, lo que es verdad. El PSOE ofreció gobernar con los partidos nuevos que subían. Y eso no se produjo, y no por culpa del PSOE. El PSOE se la jugó por el cambio, y el proceso posterior le generó un problema interno. Podemos hizo, creo, un cálculo partidista y a plazo corto, y seguramente pagará las consecuencias durante mucho tiempo. Porque es verdad que, habiendo esa sensación de crisis, y habiendo la duda, desde hace meses, de si Rajoy podría o no aprobar los presupuestos, hoy lo tiene mejor que antes. En ocasiones, cuando dejas pasar una oportunidad, no sabes cuánto tiempo tardarás en volver a verla. Hubo un error al no ver que la cosa no iba de derechas o izquierdas, sino de cambio o continuidad. Objetivamente se favoreció la continuidad de una derecha muy conservadora y manchada por la corrupción. Creo que aún es tiempo de que Podemos se plantee meditar sobre ello.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. charly

    Ya esta la moción; y ya está perico Y ahora perico de moción nada . Estos del pechoe nada de nada

    Hace 3 años 10 meses

  2. Joan Castells López

    Me sabe mal porque le tengo cierta estima al sr. Iceta, pero me quedo con su respuesta al inicio de la entrevista: "Un político no tiene derecho a engañar MUCHO a la gente..."Un poco sí...¿Verdad, majo? Al PSOE, que no tenía la costumbre de que le plantearan problemas electorales ni políticos por la izquierda, le ha sentado fatal Podemos ( El PSC algo más de costumbre ya ha tenido, incluso ha gobernado...) y no admite que otros usen las parecidas trapacerías políticas( perdón, creo que se dice estrategias electorales )que ya usaron en distintos momentos. Por favor, Guillem ya sabes que te quiero mucho ( por si no lo sabías,zas ahí va mi declaración de amor ) pero no me tumbes más "referentes" políticos. Con lo cachondo que me parecía este hombre....snif!

    Hace 3 años 10 meses

  3. Uno

    Oigaaa cuando el psc votó a favor de ponerles una pensioncica vitalicia a los mossos condenados por torturas... ¿éso no lo explicaaa? jooo porfiii Federalismo: cachivache con el que se da la murga cuando parece que la gente empieza a estar hasta el gorro de jacobinismo

    Hace 3 años 10 meses

  4. Juan Gabriel Alvarez Rodríguez

    Es que ustedesd están en la Galaxia del Che Guevara y Jesucristo, como Felipe Gonzalez. Una lejana galaxia. Menuda panda de charlatanes de feria.

    Hace 3 años 10 meses

  5. Alex

    Este hombre es una tragedia andante: reconoce que el federalismo es imposible porque no cala en España ni en Cataluña, pero aún así erre que erre... Y luego sigue sin entender que Podemos pueda sentir una profunda desconfiancza respecto al PSOE... Me cae bien como persona, pero objetivamente como político es bastante malo.

    Hace 3 años 10 meses

  6. Ocarallo29

    Pueden decir lo que quieran de Miquel Iceta, lo que nunca podrán negar es que sabe bailar.

    Hace 3 años 10 meses

  7. Ocarallo29

    Podran Ud. decir lo que quiera de Iceta, pero nadie puede negar que sabe bailar.

    Hace 3 años 10 meses

  8. Pepe Grilo

    Estáis fuera de combate, majos. Ni sanchistas ni susanistas. Sencillamente, no os enteráis.

    Hace 3 años 10 meses

  9. frm

    Y ahora a puerta gayola , y con el mundo Pepero , venga , con el corazón en la mano , engaaa .

    Hace 3 años 10 meses

  10. Gatvell

    Hace 40 años que oímos hablar de federalismo del PSOE y no hemos visto la mas mínima concreción. El modelo territorial del PSOE no difiere en gran cosa del PP: financiación, infraestructuras, cultura, etc. Ambos han marchado en la misma dirección. Después del 23-F, tanto el PSOE como el PP adoptaron una política de recentralización y homogeneización territoriales que culmina con la sentencia del Estatut del TC. El modelo autonomista se lo cargaron ellos. Si se produce alguna reforma constitucional, que deberá contra con el apoyo de PP y C's, será sin duda, para centralizar y homogeneizar aun mas. Iceta lo sabe porque no es tonto, se trata solo de vender un espejuelo para simular que tienen un proyecto diferente del PP. Por eso no dicen nunca en qué consiste, sólo es un mero slogan publicitario. Si no tiene narices ni siquiera para enfrentarse a Susana y apoyar a su ex-querido Pedro, ¿qué podemos esperar e Iceta? Humo.

    Hace 3 años 10 meses

  11. Acaido

    Un partido de izquierdas debe abogar por mantener la soberanía política obtenida del pueblo en democracia por encima de la presión de los mercados (CETA) que no saben de fronteras, como única forma segura de mantener el estatus social y el ecosistema intacto. Para mi el PsoE no es de izquierdas.

    Hace 3 años 10 meses

  12. Xulio

    Puede concretar el Sr. Iceta en que momento ofreció a Podemos gobernar? A no ser que según el ofrecer sea sinonimo de exigir a csmbio de nada. Iceta puede intentar desvirtuar todo lo que quiera la realidad como politico profesional que es, pero la realidad es la que es, y los hechos los que fueron.

    Hace 3 años 10 meses

  13. EUSEBIO

    Por supuesto, hay que tener las tripas muy negras para estar o pertenecer al partido de GONZALEZ, GUERRA, SOLCHAGA, LEGUINA,CORCUERA,BONO, VARA, PAGE, IBARRA. Por supuesto que somos millones de trabajadores y obreros que no queremos estar con los "alcahuetas" del capital.A esos millones de obreros que lo mismo nos da el PP que el PSOE.

    Hace 3 años 10 meses

  14. EUSEBIO

    Por supuesto, hay que tener las tripas muy negras para estar o pertenecer al partido de GONZALEZ, GUERRA, SOLCHAGA, LEGUINA,CORCUERA,BONO, VARA, PAGE, IBARRA. Por supuesto que somos millones de trabajadores y obreros que no queremos estar con los "alcahuetas" del capital.A esos millones de obreros que lo mismo nos da el PP que el PSOE.

    Hace 3 años 10 meses

  15. PijusMagnificus

    Ya sabemos que estáis en "otros mundos", tanto es así, que vais más allá, camino al PaskoInmundo. Es lo que tiene estar toa la vida en viviendo del cuento de la política, estáis separados de la realidad que sufrimos todos los demás.

    Hace 3 años 10 meses

  16. Un indginado con el PPsoe

    Joooo pé, quien te a visto y quien te ve...podría pensarse que al ver un saco de cal viva, recapacitó y asumió como suyo el Discernimiento de la susana para describir al "indignado 15M..""".Porque muchos de los que se cabrearon con nosotros no habían perdido 10 escalones en su calidad de vida. Habían bajado uno, pero es que pensaban que iban a subir 10. Es que pensaban que iban a poder tener su casita en la playa, que iban a poder salir no una vez al mes, sino una vez a la semana; que iban a conseguir que sus chavales fueran a la Universidad, y que además tuvieran un máster; que iban a conseguir ver a sus nietos con mucha más calidad de vida que la que tuvieron ellos; y, cuando eso no fue posible, se cabrearon, se indignaron, y ahí le hicimos el juego a la derecha… y a los otros, de Podemos. A la derecha, que quería que la gente se resignara, y a los que querían galopar sobre la indignación de los ciudadanos.""" Jo, mira que osados, master y todo...jejej

    Hace 3 años 10 meses

  17. juan carlos

    Que pena das Iceta, el pacto de Pedro con Rivera excluia a Podemos de toda opcion, Rivera el el tapado, el que posibilita las nuevas elecciones y el aumento de la mayoria del PP, el que engaña a Pedro. Luego la Psoe se encarga del resto, porque si rajoy aguanta es porque rivera y la psoe quieren.

    Hace 3 años 10 meses

  18. explorador

    Iceta, eres un chaquetero como hay pocos.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí