1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

VIAJES

‘Saudade’ en tren

Crónica de un viaje a Extremadura, entre cinco y nueve horas, en el 25º aniversario del AVE

Juanjo Cubero 9/06/2017

J.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Un chico se incorpora en el asiento cuando se da cuenta de que está completamente espatarrado sobre su maleta con ruedas. Cerca de él, sentados en el suelo y con la espalda pegada a la pared, una pareja de mochileros se dedica la última de todo un ritual de pegajosas carantoñas. Dos amigas no interrumpen su conversación junto al panel de los horarios y tampoco un señor levanta la mirada de la página impar de un periódico nacional.

Acaban de informar por la megafonía de la estación de Chamartín que los viajeros que vayan a Badajoz deben acceder a las vías por la puerta uno, pero nadie parece darse por aludido. No hay agobios, no hay prisas, no hay controles de maletas. No hay revisores, ni escáner para los billetes. No hay sonrisas amables, ni deseos de buen viaje. No hay despedidas, ni despedidas de soltero. No hay carreras por el andén. Hay paradas. Trece. Aparecen en el monitor de la puerta de embarque: Atocha Cercanías, Leganés, Torrijos, Talavera de la Reina, Oropesa, Navalmoral de la Mata, Monfragüe, Mirabel, Cañaveral, Cáceres, Mérida, Montijo y Badajoz.

Hay un tren de Media Distancia con tres vagones que abandona la estación a las 16.04 y apenas hay cuatro pasajeros en el vagón tres.

***

La cara de fastidio del que descubre que su asiento está a contramarcha y la sorpresa del que desconocía que tendría que compartir mesa. El trasiego y las aglomeraciones en los pasillos, las maletas "que pesan un quintal", el "disculpe, creo que está usted sentado en mi sitio", y el "te cuelgo que me voy a quedar sin cobertura". El tren se llena en la estación de Atocha – Cercanías y la última oportunidad de viajar en ferrocarril a Badajoz un día como hoy, viernes 5 de mayo, se esfuma a las 16.23.

***

Se supone que las dos pantallas que cuelgan del techo de cada vagón muestran el recorrido y la velocidad, pero la imagen —Renfe Media Distancia sobre un fondo lila—no ha variado desde que el tren abandonó Chamartín.

"Hoy por lo menos el monitor está bloqueado. Hay días que indica que la siguiente parada es Oropesa cuando, en realidad, estamos a punto de llegar a Montijo". Abel Mendoza tiene 34 años. Ocupa un asiento con ventana en la penúltima fila del coche tres. Trabaja en Renfe desde el pasado mes de diciembre. Hace este trayecto todos los fines de semana. "Está mal que yo lo diga pero es un transporte un poco tercermundista. Necesitamos un ferrocarril que tarde, por lo menos, lo mismo que el coche".

Madrid y Badajoz están separados por 403 kilómetros de carretera.  Un conductor que respeta las señales de tráfico y tiene la fortuna de no quedarse atascado en el Paseo de Extremadura o en los Campos Iker Casillas de Móstoles puede tardar menos de cuatro horas. La distancia es algo mayor en tren—435 kilómetros según Adif —y la mejor combinación que ofrece Renfe para realizar este trayecto necesita 5 horas y 22 minutos. Existen cinco posibilidades más para viajar diariamente desde Madrid a Badajoz en tren. Una de ellas es una auténtica clase de geografía por Castilla-La Mancha y Extremadura. Hace 26 paradas y tarda 9 horas y 17 minutos.  Los precios de los billetes oscilan entre los 34,10 € y los 50,60 € (sólo ida) y, paradójicamente, el que más tarda es uno de lo más caros.

***

Cosas que no pueden hacer los viajeros a bordo de este tren: ver una película en las pantallas del vagón, escuchar el hilo musical, viajar en clase preferente, medir el ruido del coche en silencio, echar un vistazo a la prensa escrita, conectarse a la red Wifi, comprar billetes de tarifa mesa.

Cosas que sí pueden hacer los pasajeros de este tren: enchufar su ordenador a la corriente y ver offline un capítulo de una serie, cargar el teléfono móvil, leer mientras anochece, compartir mesa con otros tres pasajeros, dar un paseo por los vagones y sentirse observado, dormir acurrucado en la ventana, viajar en silla de ruedas, dejar la bicicleta atada en el coche central, fumar.

Hay paradas en las que el tren se detiene más de lo esperado y los fumadores aprovechan para bajar al andén y alimentar al mono. Un ejemplo: Torrijos.  Un pasajero con billete hasta Mirabel aspira el cigarro hasta casi quemarse el labio. Tira la colilla, la pisa, y se queda tomando el aire en el apeadero. Nadie ni nada le apremia. Se prende otro pitillo. El tren sale de Torrijos con más de diez minutos de retraso.

 ***

--¿Por qué hemos estado tanto tiempo parados en Torrijos?

--Porque al ser vía única, hay que esperar a que pase al tren que viene en sentido contrario y haga el cambio de vía en la estación. En Oropesa tendremos que esperar también. El problema es que el viaje Madrid-Badajoz es larguísimo y al ser una vía única se cruzan cuatro trenes durante el trayecto. Basta con que uno de ellos se retrase para que ya vaya afectando a todos los demás. Hoy no se está dando del todo mal.

Quien así se explica es Jerónimo, revisor de Renfe. Le quedan pocos años para jubilarse. Cree que cuando llegue la alta velocidad a Extremadura a él ya no le pillará trabajando. Tampoco lo lamenta. "Se me hace más aburrido el trabajo en el AVE. Prefiero el tren convencional".

El recorrido Madrid-Badajoz es el más largo de los que Jerónimo tiene planificado en su cuadrante. Lo cubre cada 45 días.

--¿Siempre va así de lleno este tren?

--Hoy hay ocupados 171 de los 183 asientos que tiene. La verdad es que los viernes viene bastante lleno. El resto de días, por la mitad, más o menos.

--De los 171, ¿cuántos viajan a Badajoz?

--Veintiuno.

--¿Por qué en algunos momentos el tren circula tan despacio?

--Es cierto que a partir de Mirabel se hace más lento, pero hasta esa parada se puede alcanzar 160 km/h. Es un viaje con zonas montañosas en las que se deben hacer muchos cambios de velocidad porque hay túneles estrechos y pasos a nivel. También hay zonas en las que hay que extremar la precaución porque los conejos han construido agujeros a los dos lados de los terraplenes y el paso del tren puede hundir las vías. Son muchos factores. Ayer, sin ir más lejos, un compañero nos informó de que se había cruzado un caballo por la zona de Monfragüe.

***

La alta velocidad cumplió 25 años el 21 de abril y las autoridades celebraron el aniversario de "un éxito colectivo que ha vertebrado España".

Las páginas de los periódicos que alguna vez informaron sobre la alta velocidad en Extremadura están contaminadas por declaraciones grandilocuentes, previsiones fallidas y fotografías de políticos con cascos de obra y chaleco reflectante.

Un ligero vistazo a la hemeroteca debería ruborizar a ministros, consejeros y presidentes.

Año 2003. Los gobiernos de España y Portugal acuerdan en Figueira da Foz que el AVE Madrid-Lisboa, previsto para 2010, pase por Extremadura.

Año 2005. Portugal anuncia el retraso de las obras del AVE. El gobierno español mantiene su compromiso y abrirá el tramo Madrid- Badajoz en 2010.

Año 2008.  Magdalena Álvarez, ministra de Fomento: "Se mantienen los plazos comprometidos del AVE extremeño".

Año 2009. José Blanco, ministro de Fomento: "En 2010 estará en obras todo el tramo extremeño de la línea de alta velocidad".

Año 2011. Portugal suspende el proyecto de AVE entre Lisboa y Madrid.

Año 2012.  La ministra Ana Pastor confirma que el Gobierno mantiene sus planes del AVE Madrid-Lisboa pese a la retirada de Portugal.

Año 2013. Ana Pastor anuncia que los extremeños tendrán un tren en 2015 que conectará Madrid y Badajoz en 3 horas y 35 minutos.

Año 2015. La ministra de Fomento, Ana Pastor, se compromete a poner en servicio el tren rápido en 2016.

Año 2016. Ana Pastor culpa a las constructoras del retraso del AVE extremeño.

Año 2017. Íñigo de la Serna asegura que las obras estarán terminadas en 2019 y la electrificación de las vías en 2020.

A este dietario de promesas le puso rúbrica el presidente de Adif, Juan Bravo, el pasado 27 de abril — 6 días después de la fiesta de aniversario del AVE— en Cáceres. «Reconozco que me resulta bastante inexplicable la situación de Extremadura desde el punto de vista ferroviario(...) No tiene explicación que la región no tenga una infraestructura adecuada al siglo XXI»

***

El cielo se confunde con el cemento de las aceras en Talavera de la Reina.

Una pareja joven se baja del coche tres. Ella acuna a un cachorro de Beagle.

Son las 18.02. El tren lleva casi dos horas de viaje y ha recorrido 134 kilómetros. Quedan 301 para llegar Badajoz y, según el horario facilitado por Renfe, 3 horas y 43 minutos. Esto no es un problema de matemáticas.

***

Óscar De la Mata es agente inmobiliario en Valencia. Hace este trayecto bastante a menudo porque su novia vive en Badajoz. "Viajo en tren porque no tengo otra alternativa. Los vuelos desde Madrid son caros y los horarios no me vienen bien". Air Nostrum es la línea aérea que opera desde el aeropuerto de Badajoz. La compañía ofrece —excepto los sábados— un vuelo diario a Madrid y otro de regreso a la ciudad pacense. Los horarios no son compatibles para ir y volver en un mismo día. El precio de cada vuelo ronda los 80 euros.

***

La lluvia golpea los cristales del vagón a su paso por Oropesa y el tren sale con 16 minutos de retraso respecto a la hora programada.

***

No hay colas para pedir un bocadillo de jamón y queso camembert. No hay colas para pedir un café. No hay colas. No hay café. No hay cafetería. Sólo dos máquinas expendedoras. Un precio, 1'50€, y un número de teléfono. Si las máquinas se estropean, la empresa concesionaria es la responsable.

Esther Higueras camina apoyada en el brazo izquierdo de Jerónimo desde que se levantó de su asiento, en el tercer vagón. Trabaja de actriz en la ONCE. Es ciega.  

El revisor le explica que en una de las máquinas hay aperitivos. "Kikos, chocolatinas, patatas". En la otra refrescos.  

"Es una maravilla cómo se porta el personal de Renfe conmigo. Voy muy segura, muy tranquila. Sí es verdad que echo en falta, por ejemplo, una cafetería. Si no es por la ayuda de la gente del tren, no podría tomarme nada".

Esther viaja con relativa frecuencia a Badajoz para visitar a su hermana.

"Me parece un viaje larguísimo. Es incomprensible que se trate tan mal a esta comunidad. El tren me recuerda a los de las películas del Oeste, pero sin vaqueros". La megafonía anuncia que la próxima parada es Navalmoral de la Mata.

***

Ana Belén —35 años— se levanta de su asiento, despliega el asa de su maleta y camina hasta la puerta del vagón. Allí espera de pie a que el tren enfile la estación de Navalmoral de la Mata. "Hago este trayecto una vez a la semana y estoy acostumbrada a que casi siempre lleguemos con retraso. Aún así, mi viaje no es el peor de todos. Los que seguís hacia abajo sois unos valientes porque ahora empieza lo malo. Aunque, bueno, por lo menos este tren no para en Plasencia".

***

Renfe devuelve el 25% del precio de un billete de tren Media Distancia si el retraso es superior a 15 minutos, el 50% si es mayor a 30 y el importe entero si se demora más de una hora. Los retrasos son tan frecuentes que los pasajeros que viajan a Plasencia saben que deben afinar el oído cuando el tren se aproxime a Monfragüe. Es posible que la megafonía les anuncie que tienen que bajarse allí y continuar su camino en un autobús. "Este tipo de medidas se toma cuando arrastramos un retraso muy elevado, de unos 40 o 45 minutos. Plasencia es un fondo de saco, una calle sin salida.  Los trenes tienen que desviarse en Monfragüe para llegar a la ciudad y luego deben retroceder y tomar lo que nosotros llamamos un by-pass —un atajo— para reincorporarse a la vía principal. En toda esta operación se tarda unos treinta minutos" admite Jerónimo, revisor de Renfe. "A veces no nos queda más remedio que tomar esta medida para no acumular más retraso".  Sale el sol y Jerónimo pregunta a los pasajeros de manera afable. "¿Cómo andamos de calor por aquí? ¿Subo un poquito el aire?". Nadie parece disconforme. El tren Media Distancia 17194 está a punto de parar en la estación de Monfragüe.

***

Una coca cola se desparramó hace un rato sobre el suelo del vagón central, frente al baño de minusválidos. Salió embrutecida de la máquina de refrescos.

El pequeño charco que se formó junto a una de las puertas es ahora un muestrario de pisadas que evidencia que hay algún que otro supinador en este tren.

Al vagón central acuden los viajeros para estirar las piernas, ir al baño —limpio y con papel— tomar algo de beber o iniciar una conversación sin grandes pretensiones; sólo por engrasar la garganta.  También es un balcón con extraordinarias vistas a la caída de la tarde sobre el río Tajo.

Esta zona de paso se ha convertido en el punto de encuentro de un grupo de pasajeros que, a fuerza de coincidir cada fin de semana, ha hecho pandilla.

Francisco Javier Jiménez vive en Malpartida de Cáceres y trabaja de soldador en Torrijos.  Coge este tren desde septiembre de 2015. "Viajo en ferrocarril porque así me evito a la Guardia Civil, y la carretera en general".

Mercedes Leal es ingeniera técnica en topografía y trabaja en una empresa especializada en energía solar fotovoltaica. Viaja cada viernes a Cáceres desde hace seis años. "A mí me resulta cómodo ir en tren, pero es cierto, y voy a ser prudente, que el servicio es muy mejorable. Extremadura necesita una vía rápida. Y te das cuenta de eso sobre todo cuando comparas con el resto de las comunidades autónomas".

Ambos llevan coincidiendo desde hace un tiempo.  Comparten destino, conversación, cigarrillos en las paradas largas y una colección de anécdotas a bordo. "Nos ha pasado de todo. Hace un mes, por ejemplo, al tren le fallaba el sistema de seguridad y nos tuvieron que bajar en Oropesa. Yo me lo tomo con resignación".

Francisco Javier es más optimista. "Si el tren se avería, pues qué le vamos a hacer. No sé si hay que mejorar el servicio, a mí me vale. Me sale más barato que el coche, tardo prácticamente lo mismo y no tengo el riesgo de conducir por la carretera".

Mercedes saca el teléfono móvil del bolsillo. Hoy faltan compañeros de la pandilla. "¿Nos hacemos una foto y se la enviamos a una de las chicas del grupo?¿Os importa?".

Estamos llegando a Cáceres y el vagón central se llena de pasajeros impacientes. Las ruedas de las maletas desdibujan las huellas de pisadas y restos de coca cola.

 

***

Hay quien lee en el coche tres el inicio de un artículo publicado por el periodista Julio Camba en 1907. Se titula La diligencia. "Heme aquí en una diligencia (…) He podido hacer el viaje en tren (...) pero el caso era meterse en una diligencia para luego quejarse de ella".

***

"El otro día vi un mapa de los trenes de alta velocidad en España y me recordó al de la Vuelta Ciclista. Pasa por todos sitios, menos por Extremadura".

Se refiere Manuel —28 años y desempleado— a un artículo del diario HOY en el que se demuestra que la región es la única de la península sin servicio de larga distancia. Ni AVE, ni Alvia, ni Avant, ni Altaria, ni Talgo, ni Tren Hotel. "En realidad, yo me conformo con un tren digno. No creo que tenga que ser un AVE".  

Loli se planteó la posibilidad de viajar en alta velocidad desde Zaragoza a Sevilla y después continuar el camino hasta Badajoz en uno convencional, pero desechó la idea cuando comprobó que sólo hay dos trenes diarios que unan las dos ciudades—226 kilómetros por carretera— y uno tarda casi cuatro horas y media; el otro más de seis. "Al final cogí el AVE desde Zaragoza a Madrid y luego este tren. La cantidad de horas que tarda es desproporcionada y el precio es muy elevado para el servicio que ofrece. Si hubiera un tren mejor vendría con más asiduidad a Extremadura. Seguro".

***

Alguien lee ahora a Carlos Lobo d´Avila, un político y periodista portugués que relató sus viajes por España en la segunda mitad del siglo XIX en Carteira d´um viajante: Apontamentos a lapis. Carlos García-Romeral traduce en su obra Viajeros Portugueses por España en el siglo XIX un fragmento de una de esas cartas que Lobo d´Avila escribió para un periódico lisboeta.

"Partí de Lisboa. Mi viaje a Madrid fue un verdadero suplicio digno de figurar entre los que las satánicas mentes de los inquisidores inventaron para martirizar a sus indefensas víctimas (…) Nadie piensa en aquellos pobres mortales que tienen el valor y la tenacidad necesaria para, en pleno mes de julio, atravesar en un cansino tren español la Extremadura española y La Mancha. ¡Ni tan siquiera un refrigerio! ¡En las estaciones ni agua y si la hubiere salobre y mala!".

La carta está fechada en septiembre de 1878. Hoy no es posible viajar a Portugal desde Extremadura. El Lusitania recorrió por última vez la comunidad el 15 de agosto de 2012.

Saudade de tren.

***

30 de mayo de 2017. "España y Portugal tendrán tres nuevos corredores ferroviarios electrificados a partir de 2021. Uno de ellos saldrá desde Sines (al sur de Lisboa) llegará hasta la frontera de Extremadura y enlazará con Madrid".

***

Ascensión y su hijo Sergio van a Badajoz una vez al mes. Suelen hacer el trayecto en autobús, pero hoy han decidido cambiar de plan. "El bus me parece caro. Tarda más o menos lo mismo que el tren y encima el niño se marea".

El grupo Avanza es la empresa de autobuses que realiza el recorrido Badajoz - Madrid. Ofrece dos tipos de servicios. Uno de ellos es exprés y tarda en torno a cinco horas. Cuesta 45,90 € (sólo ida). El normal, que en teoría tarda seis, cuesta 33,25 €.

Madre e hijo también utilizan Bla Bla Car. Hay una media de 120 ofertas de conductores que hacen el camino Madrid – Badajoz cada semana a un precio que ronda los 24 euros. Extremadura es la sexta región con más usuarios de esta plataforma, en torno a 150.000 en 2016, según manifiesta la compañía.  

***

Alfonso y Jesús están sentados en sentido contrario a la marcha.

Jesús es funcionario. Sube a este tren todas las semanas. "Lo asumes. Sabes que tarda mucho y es lo que hay. Para mí es económico porque tengo descuento. Sueño con que llegue ese famoso tren de 2019".

Alfonso está jubilado y vuelve a Badajoz tras visitar a sus hijos en Madrid. "Cojo este tren porque me sale barato y no tengo prisa, pero la valoración que hago de él es mala. Hay que reconocer que es difícil mejorar la líneas. Somos un millón de personas repartidas por toda Extremadura. Es como poner un bar en medio del campo". El tren deja atrás la estación de Mérida.

***

La desazón de una comunidad a la que todo llega un poco más tarde. Muchos pasajeros comparten ese diagnóstico de la situación. No es lo único que tienen en común. Ninguno de los que ha querido hablar ha participado en las iniciativas que se llevan a cabo en la región para reivindicar un tren acorde a las necesidades de los ciudadanos.

***

Hay un lugar en la autovía A5 que conecta Madrid y Badajoz en la que el conductor debe decidir si aborda la ciudad por la M30 o la M40. Allí, entre acelerones, cambios de carril, radares de 90, frenazos, puentes sobre el asfalto, túneles y farolas, se distingue, a lo lejos, una hilera de carteles publicitarios. En uno de ellos puede leerse: "Extremadura. Tren digno en 2017. AVE 2020".

El abajo firmante es Extremadura en Red, una plataforma auspiciada por una serie de empresarios de la región que pretende concienciar acerca de la importancia de mejorar las comunicaciones en Extremadura.

Antonio García Salas es el coordinador de esta plataforma.

"No sólo no se han cumplido los compromisos, sino que el servicio actual se ha ido deteriorando con el tiempo. Nos encontramos con graves carencias en el mantenimiento de los trenes: baños inutilizables, megafonía estropeada. A veces, incluso, goteras en los vagones. Este abandono ha provocado que el tren lo utilice cada vez menos gente. Un tren digno crearía un nuevo escenario en la región en todos los ámbitos".

Extremadura en Red pretende que este mismo año se pongan en marcha algunas mejoras en el ferrocarril extremeño. "Proponemos que los trenes Media Distancia y Regionales sean sustituidos por Larga Distancia. Consideramos necesario que haya más servicios diarios Madrid-Badajoz ya que hoy en día es imposible ir a la capital a una reunión y regresar en el día. Creemos que los trenes deben ofrecer servicios básicos, como cobertura telefónica e Internet durante los trayectos. No pedimos nada que esté fuera de lo lógico".

***

Viajeros de pie en el pasillo y las maletas de los altillos ya en tierra. Oscuridad total tras la ventanas. Hay quien mira el reloj con ansiedad como si estuviera a punto sonar la sirena del recreo y hay quien disimula en su asiento las fatigas del jet lag. No es para menos. El viaje ha durado prácticamente lo que dura un vuelo transoceánico. El tren asoma por la estación de Badajoz a las 21.58, trece minutos después de la hora fijada por Renfe y dos minutos antes de que el usuario tenga la posibilidad de reclamar una compensación. Ha necesitado 5 horas y 54 minutos para recorrer 435 kilómetros. Como escribió Julio Camba en La diligencia "¡La prisa! ¡La calma! No hay dos palabras en las que se encierren conceptos más relativos (…) Dichoso el tiempo en el que los deseos eran lentos y cercanos. Quien tuviera su espíritu… y un buen automóvil".

 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juanjo Cubero

Periodista y melómano.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Liz Andrea Zarco

    Juanjo, es un muy buen texto. Sin embargo, al terminar de leerlo me quedé confundida sobre su naturaleza. En mi humilde opinión, para ser crónica le hace falta más narración. Parece que hubieras unido en un solo texto tus anotaciones del viaje. Pero, por otro lado, tiene muchos rasgos de reportaje con los datos que precisas y las voces de los pasajeros y empleados. Saludos desde Colombia.

    Hace 4 años 2 meses

  2. Trenes avícolas no gracias

    Yo vivo en Valladolid y jamás he usado un sólo servicio de alta velocidad. Ni AV€, ni Alvia, ni Avant, ni Intercity... para nada, no es mi tren, no es mi forma de vida. Por mi que hubieran reabierto las líneas que cerraron en 1985 y años posteriores, porque en los últimos años he hecho decenas de viajes en tren convencional y eso si es un servicio que me valía. No señores, el AV€ no es el "tren digno", el tren digno es el que da una buena velocidad sin excluir a la gente ni al medio rural. El tren convencional permite servicios LD que saltan las paradas y servicios MD más baratos y que dan servicio a los pueblos.

    Hace 4 años 2 meses

  3. Beatriz

    Viajo esporádicamente a extremadura....pero ya tengo para escribir capītulos de un libro basado en ese trayecto: de cuando estuve esperando 2 horas en la estación de Cañaveral porque el tren con la lluvia no podía subir la cuestecita de antes de la estaciön, de cuando uno que viajaba sin billete y le descubriò el revisor y no pasò nada llegando felizmente y sin pagar a Madrid....de cuando el tren hace spring final para llegar con 59 mins de retraso a tu estaciòn...de las máquinas de comida que se tragan los euros de unos cuantos seguidos sin dar comida a cambio....El tren de los horrores...sería un buen tītulo.

    Hace 4 años 4 meses

  4. Harto de Biejos

    Qué ganitas de que paren ya de construir líneas de ave y de que liquiden las que están en funcionamiento.

    Hace 4 años 4 meses

  5. alfonsop

    Si la Comunidad, esa que la 'clase política' dejó aislada y trabajó estos años para mantenerla así, tuviera el poder de poner en marcha un servicio de tren que la uniera con Lisboa en dos horas; los problemas del acceso ferroviario desde Madrid, Salamanca, Sevilla y el resto de la patria hispana se solucionaban en un fin de semana (o menos).

    Hace 4 años 4 meses

  6. FiloG

    Yo dejé de cogerlo cuando me devolvieron el importe del billetes dos veces seguidas . Una vez estuvimos parados cerca de Talavera, durante una media hora, porque alguien había tirado una lavadora a las vías. Siempre, siempre iba con retraso.

    Hace 4 años 4 meses

  7. Marco

    Y ya no sólo la conexión con Madrid es mala, si no moverse desde una ciudad a otra dentro de Extremadura también es complicado. Pocas frecuencias y en ocasiones precios caros. ¡Es lamentable la situación que tenemos aquí!

    Hace 4 años 4 meses

  8. Robert

    Al contrario. Quejémonos! Todos juntos! Lo que dices es terrible, pero lo malo es que en Extremadura la mala comunicación es a Madrid, el destino más solicitado

    Hace 4 años 4 meses

  9. Santi

    No os quejéis... Un A Coruña - Irun,o sea,la frontera con Francia son 11h 51min. una media de 60 km/h para hacer los 650 km que hay. Una vergüenza que los que vengan de trabajar por Europa y no quieran coger un avión o por que les sale más barato ir tren,tengan que ir,como decimos en Galicia,"no carro dos bois".

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí