1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Lo injusto en un referéndum unilateral

José Antonio Pérez Tapias 10/06/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Retomemos la imagen consagrada: los dos trenes circulan por la misma vía en sentido contrario y, a la velocidad que van, en poco tiempo colisionarán. Parece que en las respectivas locomotoras sus maquinistas no están dispuestos a frenar y, a lo sumo, sólo esperan que el otro pare a tiempo, como si fuera el protagonista de una apuesta de la que se supiera perdedor. Todo indica que la esperanza de que ello ocurra es vana ilusión y en el trayecto que resta no hay lugar para que algún guardagujas desvíe el curso de uno de los convoyes e, in extremis, se evite el encontronazo.

El maquinista Puigdemont, al frente de la Generalitat, ha anunciado a dónde dirige el tren que pilota: a un referéndum unilateral, ilegal, por tanto, a celebrar el 1 de octubre próximo presentando esta pregunta a quienes en él participen: “¿Quiere que Catalunya sea un Estado independiente en forma de una república?”. La pregunta se presenta relativa a un deseo, a una preferencia de quien se acerque a votar, lo cual es fórmula débil para ser expuesta como propia de un supuesto referéndum de autodeterminación. Tal anuncio, además, con lo que tiene de publicitario, encierra la coletilla sorprendente que supone incluir en el interrogante que el anhelado Estado independiente tendrá “la forma de una república”, lo cual, si bien es sabido que se incluye para contentar demandas de ERC y CUP, implica una suerte de redundancia inútil por cuanto, que se sepa, no hay en circulación ninguna propuesta que hable de un Estado independiente para Catalunya en forma de monarquía. 

Hay que subrayar como sobresaliente que, en cualquier caso, el anuncio en cuestión, hecho con el más fervoroso ceremonial cívico, no cuenta, sin embargo, con decreto que lo establezca, con ley que lo ampare o con algún acta del mismo Consell Executiu de la Generalitat en donde se recoja la decisión del ejecutivo autonómico al respecto. Hecho todo para evitar recurso ante el Tribunal Constitucional y, tras él, denuncias que en los juzgados puedan acarrear penas gravosas para los protagonistas de la decisión de la Generalitat, no deja de suponer a la vez una notable falta de coraje político para defender con gallardía aquello en lo que se presume que se pone toda la convicción, aunque sea contrario a la ley, lo cual resta credibilidad a la intención política como decidida voluntad de llevar a cabo el anunciado referéndum arrostrando las consecuencias. Si por ilegal podría calificarse ese referéndum, de llevarse a cabo como se anticipa, de un acto de insumisión, lo cierto es que no se trataría de un ejercicio de desobediencia civil, la cual implica no sujetarse a una norma que se considera injusta, pero aceptando la pena que recaiga sobre quienes quebranten la ley en el empeño de reivindicar que la ésta cambie, conforme a los principios del sistema legal en que se inscribe, para que en verdad sea justa. En este caso no hay ni ética ni épica para tanto.  La estética no pasa de los difusos rasgos de un acto de rebeldía con tonos de populismo soberanista.

Hay que subrayar que el anuncio en cuestión, hecho con el más fervoroso ceremonial cívico, no cuenta, sin embargo, con decreto que lo establezca ni con ley que lo ampare 

 El tren del gobierno español, con el impertérrito Rajoy de maquinista cuasi robotizado, se mantiene a la velocidad que señala la hoja de ruta de la “no-ruta” inmovilista por la que se rige. Viendo que la vía está ocupada, que el otro tren sigue su alocada marcha, que el encontronazo arrojará a los dos al abismo…, no por eso cambia ni el gesto ni su rígida forma de pensar: si en años anteriores no se hizo nada por reconducir el choque que podría ser catastrófico accidente, ¿por qué hacerlo ahora, cuando los que marchan en sentido contrario mantienen su empeño a riesgo de un fracaso total para su apuesta? ¡Que los otros renuncien a la apuesta! Tal es la expectativa de una derecha españolista ciega y arrogantemente parapetada tras la ley, que ha convertido la Constitución en una suerte de muro construido a base de sacos terreros con poca capacidad de resistencia. Entre medias, vislumbrando el desastre, se hallan, por un lado, socialistas implorando diálogo –sin llegar a hacer una propuesta con suficiente calado como para convencer de que para los mismos independentistas es mejor frenar que seguir y de que para los leguleyos españolistas es más acorde con su proclamado interés negociar que cerrarse en banda-; y, por el otro, los defensores de un referéndum pactado, como muchos de los integrantes del Plan Nacional por el Referéndum que ha tenido como portavoz al incansable Joan Ignasi Elena. Pero no hay manera. Parece que un fantasmal César declaró de nuevo “alea jacta est” teniendo el Ebro como nuevo Rubicón.

Muchos, ante espectáculo tan penoso, sabemos que la intransigencia del gobierno del PP al frente del Estado ha incentivado las mismas ansias de independencia de Catalunya. Pero, con todo, lo injustificable de tan ciega actitud política, que alcanza extremos de arrogancia declarando enfáticamente que no habrá referéndum alguno, no legitima de ninguna manera lo que por el otro lado se lleve a cabo cometiendo excesos indefendibles y acumulando déficits inasumibles. Es decir, la cerrazón respecto al orden legal, echando toda clase de cerrojos en vez de abrirlos al hilo de un diálogo político en búsqueda de soluciones con respaldo jurídico, también para un referéndum en el que la ciudadanía de Catalunya exprese su voluntad política, no justifica el proceder reactivo que lleva a plantear un referéndum ilegal que, a falta de pacto, ha de ser unilateral, para ser así desde su raíz un acto político al que le faltarán condiciones necesarias y suficientes para ser considerado legítimo dentro y fuera del Estado español –como señala la Comisión de Venecia al insistir en que el referéndum debe ser acordado, o como dan a entender procesos de referendos anteriores como los llevados a cabo en Escocia o Quebec-. 

El caso es que, incluso con explicaciones exhaustivas de por qué se ha llegado a un punto de confrontación como éste en que estamos, hay una cuestión de fondo que lleva a pensar en lo injustificable de un referéndum unilateral, por ser injusto en lo que pueda conllevar su realización. Si un referéndum así se plantea como lo que corresponde al pueblo catalán como sujeto político –al que se atribuye una soberanía de origen histórico como “nación milenaria” según fórmula al uso entre soberanistas-, a tenor de un concepto de soberanía que emana de la nación como un todo, lo cierto por otra parte es que dicha nación es la que se dice de una sociedad plural compuesta por millones de individuos con derechos reconocidos que son, precisamente, los que les hacen poseer la condición de ciudadanas y ciudadanos. Éstos han de ver protegidos tales derechos y posibilitados los mismos en cuanto a su ejercicio en igualdad de condiciones. Será injusto que un referéndum hecho desde la invocada soberanía de un pueblo, justo para alcanzar pleno reconocimiento político, se llevara a cabo con merma del reconocimiento de los derechos de los individuos.

Muchos, ante espectáculo tan penoso, sabemos que la intransigencia del gobierno del PP al frente del Estado ha incentivado las mismas ansias de independencia de Catalunya

La invocada soberanía, que ha de pasar el filtro de una justificación racional no limitada a un relato historicista, y el obligado respeto a los derechos de la ciudadanía no pueden ir por separado. Esos dos polos desde los que se teje la acción política, máxime en acciones con efectos jurídicos, han de fecundarse mutuamente, lo cual es lo que, al decir del filósofo Jürgen Habermas, ocurre en un Estado democrático de derecho que en verdad lo sea. Ejercicio democrático de la soberanía y principio de legalidad al que dicho ejercicio ha de responder para no recaer en lo arbitrario o en abusos de una mayoría desconocedora de derechos de las minorías, han de ir procedimentalmente bien conjugados. Sería triste paradoja que se proceda a un referéndum unilateral que gravita sobre la soberanía, a cuyo reconocimiento y pleno ejercicio se aspira, laminando derechos individuales vinculados a la libertad como autonomía de los individuos, privados muchos de ellos además de la posibilidad de encontrar su preferencia política igualmente presentada como opción al lado de otras, amén de confrontados a un plebiscito ilegal que desde su misma convocatoria supone violentar derechos de los ciudadanos y ciudadanas por cuanto no deben ser constreñidos a cometer un delito.

Un referéndum unilateral no sólo es socialmente lesivo e inconveniente políticamente, y no sólo origina un déficit de legitimidad que se vuelve contra las mismas pretensiones de los convocantes, sino que entraña una injusticia de raíz que vicia su planteamiento y posible realización. Si se pretende que la ciudadanía exprese su voluntad sobre un Estado independiente en forma republicana, atiéndase a lo que lo republicano comporta de democracia radicalizada, no de democracia falseada. Quizá con ello pueda dialogarse en pos de una solución transitable y digna para las partes, por más que ello sea también in extremis a estas alturas, suponiendo que a los respectivos maquinistas de tan irracionales trenes les quede la suficiente razón moral para orientar políticamente el cambio de agujas que evite una colisión frontal. 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ricard

    Por cierto, si el caso Quebec es un ejemplo según Ud., le recomendaria la lectura de est artículo: http://www.elnacional.cat/es/politica/daniel-turp-quebec-catalunya_174651_102.html

    Hace 4 años 3 meses

  2. Ricard

    Con un artículo mucho más corto le habría bastado. Sólo tiene que decirnos donde está la propuesta del PSOE de referéndum acordado, serio y viable, donde los catalanes podamos votar libre, legal y legítimamente sobre nuestra independencia. ¿ Si nos no habla de esa propuesta, de que nos está hablando ? De marear mucho la perdiz por no atreverse a decir, a cara descubierta, que los catalanes no somos un pueblo con derecho a gobernarse a sí mismo. En el fondo, es exactamente lo mismo que está haciendo el PP al parapetarse detrás del TC.

    Hace 4 años 3 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Ignacio Miró - Oportuna cuestión; pero mucho

    Hace 4 años 4 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    http://puntocritico.com/2017/06/12/pedro-no-es-pedro-es-la-idea-de-pedro/

    Hace 4 años 4 meses

  5. Pau

    Siempre me quedo con la misma sensación... qué es lo que puede hacer la masa soberanista al respecto? A qué tenemos que esperar? Cómo podemos entrar en vuestra legalidad? Qué derechos (de ciudadanos catalanes) se vulneran exactamente con un referendum unilateral? La 3a via, la de enmedio se podría votar, pero el gobierno español tampoco está por la labor de implantarla. Creo que lo justo es votar opciones que puedan ser implantadas, aunque el precio sea alto la voluntad del pueblo manda. Otra crítica: en los primeros párrafos afirmas que en realidad "no hay tren soberanista" ya que no lo harán, "no tienen coraje". De esta manera estáis aupando a la opción marianista la de nos quedamos quietos por si hubiese el tren soberanista, pero en realidad no existe... y así os va. Saludos fraternales

    Hace 4 años 4 meses

  6. Ignacio Miró

    Me gustaría saber que opinan los independentistas sobre la posibilidad de que una parte de cataluña quiera declararse independiente. ¿Van a establecer medidas para que eso sea posible? Creo que el valle de Aran ya lo quería solicitar.

    Hace 4 años 4 meses

  7. M

    "Notable falta de coraje político", dice. No, le parecerá que van a seguir las reglas que les condenarían y además para nada.

    Hace 4 años 4 meses

  8. Jose Gallardo

    No existe referendum injusto. Los antropólogos han demostrado qué, eso qué llamamos solidaridad, simpatía o empatia, los humanos, en no se extiende mas allá de unos 50 o 60 kilómetros alrrededor del lugar donde vive la persona. Por tanto, es normal qué los catalanes no sientan grandes afinidades con los madrileños y viceversa. Luego, es normal qué no quierán depender de ellos tampoco

    Hace 4 años 4 meses

  9. Benny

    Mucha prosa y adjetivos, pero entre tanto bla, bla, bla no explica qué hay de malo en un referéndum unilateral, que es el único posible. Usted tranquilo, que ya firmarán lo que haya que firmar cuando toque. Están ustedes desde Madrid deseando ver papeles firmados para poder empezar a detener gente, y por eso desde Cataluña se seguirán los tiempos para evitar que eso ocurra.

    Hace 4 años 4 meses

  10. Gekokujo

    Como dice Mariona, que no hayáis podido mantener bajo control a los tardofranquistas en España no os da derecho a exigir que los catalanes tengan que soportarlos un día más. Especialmente ahora que es el chivo expiatorio favorito de PP, PSOE y C's para desviar la atención del monumental montón de defecaciones sobre el ciudadano en que se ha convertido el día a día de la política española.

    Hace 4 años 4 meses

  11. Hartodebiejos

    Pesoe, uooh-oh-ohhhh, pesoeeeee

    Hace 4 años 4 meses

  12. Mariona

    Es muy injusto e insultante situar al mismo nivel aquellos que quieren negociar de forma pacífica desde hace 5 años (Cataluña) y aquellos que no solo no quieren negociar sino que amenazan y reprimen por todas las vías (España: PP, PSOE y C's). El verdadero golpe de estado fue el del TC contra el Estatuto.

    Hace 4 años 4 meses

  13. Jesús Díaz Formoso

    "Si por ilegal podría calificarse ese referéndum, de llevarse a cabo como se anticipa, de un acto de insumisión, lo cierto es que no se trataría de un ejercicio de desobediencia civil, la cual implica no sujetarse a una norma que se considera injusta, pero aceptando la pena que recaiga sobre quienes quebranten la ley en el empeño de reivindicar que la ésta cambie, conforme a los principios del sistema legal en que se inscribe, para que en verdad sea justa. En este caso no hay ni ética ni épica para tanto. La estética no pasa de los difusos rasgos de un acto de rebeldía con tonos de populismo soberanista".

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí