1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

No son inmigrantes, son niños

Más de 700.000 menores extranjeros estudiaron el pasado curso en España bajo condiciones complejas para progresar debido a unos recortes que dificultan los planes de inclusión

Gorka Castillo Madrid , 9/08/2017

<p>Tres niños juegan a la pelota en la plaza de Agustín Lara en Lavapiés (Madrid).</p>

Tres niños juegan a la pelota en la plaza de Agustín Lara en Lavapiés (Madrid).

r2hox

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

“El que abre la puerta de una escuela, cierra una prisión”. Con esta crudeza describió Victor Hugo el papel social de la enseñanza inclusiva en uno de los discursos incendiarios que solía pregonar hace 170 años. Mucho ha cambiado el mundo en estos dos siglos pero la paradoja descrita por el escritor francés no ha variado un ápice. Integración y educación podrían ser sinónimos. Hoy lo asume hasta la ONU. Basta con ojear sus informes de los últimos años para calibrar la estrecha relación que guardan. Otra opción es aprovechar el rojo atardecer veraniego para pasear por las calles adoquinadas del barrio madrileño de Lavapiés, un recorrido que discurre por Latinoamérica, África y el sureste asiático.

Con más de 2.000 menores extranjeros censados y dos centros públicos para todo el vecindario, Lavapiés es una especie de mapamundi escolar. Lo sabe bien Vicente Leal, maestro en activo. En marzo, los padres se levantaron en armas contra la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid para evitar el cierre de uno de ellos, el colegio Antonio Moreno Rosales, un monumento a la educación inclusiva donde conviven menores de 20 nacionalidades diferentes. Durante semanas, se rumió el dolor con la ira. Oficialmente se dijo que las instalaciones eran inadecuadas para unos niños que necesitan algo mejor. No era del todo cierto. El objetivo era reducir gastos fusionándolo con otro centro próximo. Las familias aún juran indignadas que aceptarlo hubiera significado clavar otra estaca envenenada en el corazón vigoroso de un barrio participativo como éste. Hablaron con el ayuntamiento. Recurrieron a los conocidos, a otras asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPAS), como la de Vicente Leal, para aumentar la presión. “El colegio no se cierra”, clamaron una mañana desde las aceras. Pero, como siempre, no es sencillo mover cielo y tierra con un casco de obra bajo el brazo o estando en el paro. Al final recogieron firmas. La del club de fútbol los Dragones, los partidos de izquierda, la Bangladesh Association, las parroquias. Un clamor. Lo importante es que la consejería canceló su plan, al menos, de momento.

La radiografía del alumnado migrante en España es esclarecedora. En Madrid, por ejemplo, el 82% de ellos acude a centros públicos y sólo el 18% estudia en la privada o la concertada, frente al 32% de la media nacional

“Es símbolo de una lucha ganada porque Madrid se ha convertido en un laboratorio educativo neoliberal. Desde la llegada al poder del PP se está produciendo una reformulación del Estado del Bienestar y entre los sectores afectados, el que más lo ha sentido es la enseñanza pública que es la que absorbe el mayor volumen de estos estudiantes”, asegura Leal. Los datos avalan su opinión. Los programas de acompañamiento escolar se han recortado casi un 90%, los planes contra el abandono escolar se han suprimido y las aulas de enlace que tanto servicio hacían por la integración de estos menores no han corrido mejor suerte.

La radiografía del alumnado migrante en España es esclarecedora. En Madrid, por ejemplo, el 82% de ellos acude a centros públicos y sólo el 18% estudia en la privada o la concertada, frente al 32% de la media nacional. Además, solo un tercio de los menores extranjeros recibe hoy cursos de alfabetización, lo que convierte la brecha idiomática en una trinchera insalvable. Cierto es que cada comunidad autónoma aplica sus propios planes educativos pero España en su conjunto ocupa el puesto 11 entre 32 países analizados en los estudios sobre inmigración realizados por la Comisión Europea. No es un mal resultado, a juicio de los expertos. Lo peor es que la educación inclusiva ha sido quien ha pagado el pato de los recortes.

Desde 2011, la política del PP ha sido especialmente agria para este sector. Así, los presupuestos destinados al fomento de la integración y al acompañamiento escolar de extranjeros han pasado de 174 millones de euros en 2012, los últimos de la era Zapatero, a los 4 millones previstos para este año. Y para rematarlo, el Gobierno diseñó la Lomce, una reforma del sistema que sólo ha colocado más obstáculos infranqueables en el camino de los alumnos de familias humildes, ya no solo migrantes, a menudo necesitadas de refuerzos escolares para superar las dificultades del aprendizaje. Las consecuencias de esta política segregadora, auguran investigadores pedagógicos como José Ignacio García y Marisa Hidalgo, empezarán a visualizarse durante la próxima década pero los síntomas no son nada alentadores.

Para empezar, según datos del Ministerio del Interior, 4 de cada 10 alumnos inmigrantes abandonan hoy la educación obligatoria en España, el porcentaje más alto de Europa. “Esto, indudablemente, aumenta la vulnerabilidad social de este colectivo y reduce en más de un 90% las oportunidades futuras para alumnos de entornos socioeconómicos más desfavorecidos, muchos de ellos migrantes de primera o segunda generación”, afirma el profesor Vicente Leal.

Otro estudio reciente sobre España, este de la OCDE, concluye que “la integración depende de la capacidad del sistema educativo de actuar como mecanismo socializador”. En un artículo académico publicado por la Universidad de Granada, la investigadora Cristina Goenechea indicaba que, además de las dificultades objetivas con el idioma y el duelo migratorio que padece la mayoría de los menores extranjeros, existen problemas subjetivos como la falta de identificación cultural y el desarraigo familiar que el sistema debería amparar pero que no le ha preocupado.

Nora nació en Marraquech en 2002 y emigró con su familia a España hace 6 años. Su padre está orgulloso de ella “porque es una gran estudiante”, dice. Cuando llegaron a Valencia la matricularon en una escuela pública. Había diez compatriotas en su aula. “Todos de diferentes edades. Lo único que nos unía era la nacionalidad y que ninguno de nosotros hablaba casi español”, comenta la joven. Ahora en Madrid son 32 alumnos en el mismo centro y domina un castellano sazonado con un acento de andaluz dulce. Aunque su madre lleva velo, no lo impone en su casa. Nora, por ejemplo, no lo usa: “Ya me lo pondré si quiero”. Con sus amigas, sentadas a su alrededor en la plaza de Arturo Barea de Lavapiés, Nora comparte algunos sueños: “Me gustaría estudiar Filología en la universidad”. Su porvenir está aquí. 

los presupuestos destinados al fomento de la integración y al acompañamiento escolar de extranjeros han pasado de 174 millones de euros en 2012, los últimos de la era Zapatero, a los 4 millones previstos para este año

La inmigración ha sido el factor de transformación más radical que ha experimentado España en las últimas décadas. En 33 años ha pasado de ser un país migrante a convertirse en el décimo país del mundo que más inmigrantes acoge en números absolutos. Si en 1981 vivían aquí 198.000 extranjeros, a comienzos de este año eran casi 6 millones. El Ministerio de Educación cifró en 715.000 el número de menores escolarizados durante el pasado curso académico. Sin embargo, Lourdes Reyzabal, presidenta de la Fundación Raíces, una organización que se dedica a apoyar a menores en situación de exclusión, se queja de que “probablemente” ese número se quede corto. 

El motivo de su desconfianza se debe al comportamiento mostrado por el Gobierno con menores extranjeros que llegaron a España sin la tutela de adultos y a los que la Fiscalía ha tratado como si fuesen mayores de edad.  “Esto les impide entrar en el sistema de protección de menores, en el que está incluida la educación obligatoria”, explica. La fundación no está sola en esta denuncia. Al lado de su firma está Amnistía Internacional, el Consejo General de la Abogacía Española, Noves Vies, la Plataforma de Infancia, Save the Children y el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM). Al menos 11 niños, que conozcan, se encuentran hoy en esta dramática situación. Pero el número podría ser mayor. 

“El origen se encuentra en la aplicación de un controvertido protocolo para determinar la edad del menor. Consiste en radiografiar la muñeca del brazo izquierdo pero esta prueba tiene un margen de error que ya ha sido científicamente demostrado. Si el resultado indica que ese joven es mayor de edad, se anulan todos los documentos acreditativos oficiales que traiga o que puedan expedirle desde su embajada de origen”, indica la presidenta de Raíces. El destino que aguarda a estos menores es su reclusión en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) para adultos, la deportación o una vida en la calle. La organización que dirige Lourdes Reyzabal tiene acreditados 100 casos de menores expulsados por esta causa siguiendo órdenes de la Fiscalía. 

Un caso estremecedor es el que padeció en 2016 un camerunés de 15 años. Fue enviado 5 meses al CETI de Ceuta hasta que logró certificar oficialmente su verdadera edad. Meses más tarde, ya bajo la protección de la Comunidad de Madrid, se le diagnosticó una tuberculosis. La Fiscalía ordenó repetir la prueba ósea y ante su negativa le declaró mayor de edad. Fue abandonado en la calle. Resulta difícil averiguar cuántos menores extranjeros viven hoy tutelados por la administración. Según la Abogacía del Estado, 3.000 jóvenes recibieron educación, cobijo y atención sanitaria básica durante el pasado año. 

Un pequeño grupo de ellos subsiste en un céntrico parque del barrio de Hortaleza, en Madrid. Aquí se ubica el centro de primera acogida de menores extranjeros, el hogar adonde son enviados cuando se encuentran en situación de desamparo. Hay alrededor de 50. Tienen dormitorios, comedor, sala de estudios donde reciben clases y unas normas rígidas de funcionamiento. Quien no las cumple es trasladado a lo que se conoce como El Nido, la habitación de la planta baja donde son recluidos los alborotadores. Pero este grupo de menores, todos magrebíes, se negaron a obedecer el castigo. Los guardias que vigilan el centro los sentenciaron: o El Nido o a la calle hasta que pidan perdón. Y se fueron a dormir bajo un abedul frondoso. 

Situaciones como ésta son las que han vuelto a alarmar a las organizaciones que trabajan con inmigrantes porque indican que algo está fallando en los primeros estadios educativos de unos menores con dificultades para la integración. “El riesgo de mantener este tipo de políticas tan poco inclusivas lo encontramos en algunos países de nuestro entorno donde la marginación ha provocado la guetización de extranjeros furiosos por la falta de oportunidades”, señala Reyzabal. 

Y es aquí de donde parte una de las más apremiantes advertencias, además del absentismo escolar, realizadas por la inmensa mayoría de los expertos e instituciones internacionales que han tratado la cuestión: reducir la concentración de estudiantes extranjeros en un mismo centro a menos del 30% del alumnado total. En España, no se aplica de manera habitual, especialmente en aquellos lugares donde la densidad de población inmigrante es alta. Un detallado estudio elaborado para la Fundación La Caixa por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona Jorge Calero y el profesor Josep Oriol Escardíbul entre más de 25.000 estudiantes en España concluye que una distribución equilibrada del alumnado migrante entre centros mejora el rendimiento académico colectivo y favorece su integración. Además, subrayan la importancia capital de aplicar medidas de educación compensatoria “lo antes posible para poder corregir déficits en la educación infantil”. 

La degradación de los planes de ayuda escolar destinados a los jóvenes extranjeros ha empujado a muchas familias inquietas por el oscuro porvenir de sus hijos a buscar las clases de refuerzo en el ámbito solidario vecinal surgido por toda la geografía nacional en los últimos años. Uno de esos oasis culturales que, sin pretenderlo, cubren el vacío dejado por la huida del Estado es el Espacio Vecinal de Arganzuela (EVA) en el madrileño barrio de Legazpi. Dani es profesor de secundaria en el colegio público Tierno Galván a tiempo completo pero saca tiempo para dinamizar a los chicos del barrio. “No sé si la estructura educativa está preparada para acoger a estos niños. No quiero generalizar porque si pienso en su falta de costumbre de ir a la escuela, también pienso en esos refugiados que desean estudiar como sea”, explica.

Ahí está el caso de un joven migrante residente en la depauperada Cañada Real que ha llegado a ingeniero a base de esfuerzos extraordinarios y una tenacidad desorbitante. “Sí, ya sé que un caso excepcional pero, a excepción de la alfabetización y el idioma, el éxito no sólo tiene que ver con los recursos”, añade. Hace unos meses llegó hasta el EVA una familia de refugiados palestinos. Padre y madre con siete hijos. La principal queja era que ninguna institución les facilitaba el estudio del castellano, una losa difícil de superar. Su hija quería aprender, el niño deseaba jugar, la madre ansiaba progresar, el padre necesitaba trabajar. Nada. Llegaron a la conclusión de que el sistema público bloqueaba su inclusión. “Han cerrado casi todas las aulas de refuerzo idiomático y eso si es por falta de dinero”, concluye Dani, el maestro del Tierno Galván. Al fondo, observándolo todo, el abandonado y gigantesco mercado de hortalizas que hace años abastecía a todo Madrid. Lástima que los gatos no hablen.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    Realmente, la política inmigratoria del gobierno es de pena. Los pocos recursos que hay deben ser para los residentes legales, el sistema debería devolver a estos ilegales, y menores a sus países de origen y que sus gobiernos se ocupen de ellos. Los recursos son finitos y hay muchos españoles necesitados

    Hace 4 años 3 meses

  2. Publio

    Hace tiempo que nuestros supuestos "valores" son parte del problema: Los IRRESPONSABLES crecimientos vegetativos de África (sólo Egipto tiene más de 2,5 millones de nacimientos anuales) pronostican que sus eternos problemas de analfabetismo, sus conflictos étnicos, su pobreza y su miseria irán a más. Sus excedentes demográficos tratarán de llegar hasta nosotros (ya lo están haciendo) amparándose e nuestros estúpidos valores, que animan a que estos menores africanos lleguen hasta nosotros. Mientras NO cambiemos de mentalidad, seguirán viniendo y teniendo educación, sanidad y ayudas sociales a costa de todos: recuerden el principio que afirma que el socialismo fracasa cuando se termina el dinero...de los demás.

    Hace 4 años 3 meses

  3. Anaí

    Como siempre la derecha española en la cola del tren...tanto que se les llena la boca de Europa, Alemania, Francia...a ver si toman ejemplo en política migratoria! De donde no hay, no se puede sacar, qué desgracia!

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí