1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERIODISMO BLOW JOB

Secesión desencadenada

Una palabra explosiva acaba de ser desempolvada del diccionario a golpe de editorial. Para toda una generación educada en los usos y costumbres democráticos, el vocablo solo remitía a una guerra americana

Pilar Ruiz 11/09/2017

<p>Django Desencadenado (Q.Tarantino, 2012).</p>

Django Desencadenado (Q.Tarantino, 2012).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Secesión: una palabra explosiva acaba de ser desempolvada del diccionario a golpe de editorial. Para toda una generación educada en los usos y costumbres democráticos, el vocablo solo remitía a una guerra americana nunca estudiada, pero conocida mediante el cine. Al menos hasta que unos traductores mal pagados traicionaran el castellano llamando “Guerra Civil” (americana) a la que siempre fue “de Secesión”. Y eso que en España solo hay una Guerra Civil, incompatible con cualquier otra; al menos, de momento. Secesionista se ha convertido en el trabalenguas de moda y muchos tertulianos apresurados por la urgencia opinativa --incluso algunos políticos-- se  embrollan y terminan por soltar un “sucesión”. Como hablan de Cataluña, el error no deja de tener cierto aroma a acto fallido freudiano influido por las inspiraciones independentistas. (Guerra de Sucesión española, 1701-1713).

Esa gente rara que creía que la secesión era una cosa casi inventada por el cine asumía también que la existencia de partidos independentistas o republicanos constituía algo natural en un Estado plural y democrático. De hecho, a todo el mundo le parecían  naturales estas simples “aspiraciones” sin visos de convertirse en realidades políticas. Eso nos decían en los lejanos tiempos en que, por ejemplo, mofarse de un rey no se castigaba penalmente. Hoy día, los artículos 485-491 del Código Penal castigan “las injurias a la Corona con pena de prisión o de multa”. Si el delito contra la Corona se comete con ciertas finalidades, “se aplicará el nuevo artículo 573 y se considerará un acto de terrorismo".

La Audiencia Nacional condena a 3 años y medio de cárcel al rapero Valtonyc por injurias a la Corona. (InfoLibre, 22-2-2017)

La secesión por antonomasia también era cosa del pasado: llevaba miriñaque, era propietaria de esclavos y tenía la cara de Vivien Leigh en Lo que el viento se llevó (Gone with the wind, 1939). Sobre esa guerra americana hay miles de películas e incontables novelas, pero el culebrón de la Mitchell se lleva de calle el Oscar al icono atemporal. La historia de amor triangular en medio de la destrucción bélica está envuelta en un relato pseudohistórico que utiliza sabiamente el romanticismo del fracaso, las lágrimas por el paraíso perdido, la nostalgia de un pasado de paz y prosperidad. Mimbres de éxito.   

“Sé lo que es trabajar bien y entiendo de libros: el mío no me parece bueno” (Margaret Mitchell).  

La visión no ya edulcorada, sino directamente elevada a lo angélico de una época dorada en la que propietarios y esclavos convivían en paz y armonía, resulta ridícula --nunca hubo ninguna Edad de Oro, ni tan siquiera del periodismo-- pero la explicación nordista de la guerra fratricida tampoco se salva del trazo grueso. Según la Historia –esa ficción política--, las dos facciones luchaban por sus territorios comerciales en nombre de la libertad (la libertad de poseer esclavos, también) y de la democracia: los líderes sudistas pertenecían al Partido Demócrata y muchos nordistas  republicanos  no eran abolicionistas. El mismo Lincoln apeló a la abolición de la esclavitud un tanto tarde: su objetivo principal era la unidad federal (la Unión) y no la liberación de los esclavos.

“No estoy, ni nunca he estado, a favor de lograr de ninguna manera la igualdad social y política de las razas blanca y negra, no soy ni nunca he sido partidario de los votantes o jurados negros, ni de que estén cualificados para su cargo, ni a casarse con personas de raza blanca. Diré, además de esto, que hay una diferencia física entre las razas blanca y negra, y que por esto creo que siempre será prohibido que las dos vivan juntas en términos de igualdad social y política. Y en la medida en que no pueden vivir, mientras que se mantengan juntas, debe ser en posición de superior e inferior, y yo, tanto como cualquier otro hombre, estoy a favor de tener la posición superior asignada a la raza blanca. Yo veo el asunto (de la emancipación de los esclavos) como una medida de guerra práctica, que se decidirá en función de las ventajas o desventajas que pueda ofrecer respecto a la supresión de la rebelión” (Abraham Lincoln al senador Douglas, 1848).

En cualquier caso, un temazo. ¿Cómo no iba a aprovecharlo Hollywood, especialista en convertir en espectáculo épico cualquier iniquidad? Por supuesto, esa secesión a la americana no puede tener  relación alguna con la que hoy ocupa las portadas, las ondas radiofónicas y televisivas de nuestro país “secesionado”: nosotros nos manejamos mejor en el género costumbrista que en el épico. Es más barato.

“Es hora de atajar la secesión”

“Millones de españoles observan perplejos y enojados la pasividad del Gobierno ante lo que el propio PP catalán califica de ‘golpe de Estado” (ABC, editorial, 1-9-2017)

Como bien supo Escarlata O´Hara, eso de la secesión es asunto peligroso:

El último artículo de Victoria Prego: “A los independentistas no les importaría que hubiera muertos en las calles

“El último artículo de Victoria Prego en El Independiente, ‘Los independentistas buscan víctimas en las calles’ ha desatado las críticas en las redes”. “Les bastará con enfrentamientos callejeros y les sería muy conveniente que hubiera víctimas de distinta consideración, si hay heridos graves, mejor. Y me atrevo a decir que tampoco les importaría que hubiera algún muerto, o varios, porque en ese caso ya tendrían una fecha grabada con sangre en el imaginario independentista: la segunda Semana Trágica de Barcelona” (…) “Necesita víctimas para poder nutrirse de la energía perdida con el fracaso, víctimas que vuelvan a insuflar a la causa perdida el empuje imprescindible para salir adelante y, con esa bandera, mejor si está bañada de sangre, presentarse a unas inmediatas elecciones y concitar el apoyo masivo de una sociedad rebosante de ira” (Público, 5-9-2017).

Apelar a supuestos deseos de ver muertos por las calles en tiempos como los que corren  no parece muy responsable. Pero los aparatos periodísticos de la Unión y de la Confederación (a la hispana) se enfrentan con adjetivos más gruesos que Mammy –la oscarizada Hattie McDaniel--, la criada de la señorita Escarlata, y azuzan a los bandos de las banderas. ¿Necesitan la chispa de un fuerte Sumter? ¿Esperan un nuevo Gettysburg? El famoso travelling de la estación de Atlanta con sus miles de muertos –analógicos, sin trucos digitales-- sobrevuela todas las banderas: ya sabemos para qué han servido siempre.

Esta moda de la secesión triunfa en todas partes:

“Quién es el General Lee, el símbolo que reabre la herida del racismo en EEUU”

“Miles de defensores de los valores confederados se manifestaron en el pequeño pueblo de Charlottesville, Virginia, para protestar contra la iniciativa del ayuntamiento de retirar la estatua del general Lee. Durante las protestas, los supremacistas se enfrentaron contra aquellos que defienden apartar el monumento porque lo consideran símbolo del racismo y la esclavitud. Tres muertos, 45 heridos, pánico, y la imagen palpable de que la herida del racismo sigue abierta siglo y medio después de la guerra civil entre los estados del norte y los estados del sur.” (El Español, 15-8-2017).

La revisión de la memoria histórica alcanza a otros países, cada cual con sus Valles de Caídos y silencios vergonzantes. Como la de Quentin Tarantino en Django Desencadenado (Django Unchained, 2012),  película en la que el relato de la secesión ya deja de ser melodramático para acogerse al género del spaguetti-western. La caricatura pos-pos-moderna, deliberadamente exagerada de este cuento, destila el espíritu del siglo XXI aunque los modelos de Tarantino pertenezcan al XX. Su protagonista ya no tiene el bello y blanco rostro de Vivien Leigh sino el de un hombre negro --también bello-- llamado Jamie Foxx, un esclavo que se toma la justicia por su mano saltándose el derecho más importante en cualquier democracia o tiranía: el de propiedad.

La negritud de este héroe de western, pistolero letal, es una provocación contra los supremacistas blancos a los que tanto detesta su creador, comprometido con los derechos civiles desde hace décadas. Una lectura inversa a la de Lo que el viento se llevó: “No, señorita Escarlata”. Más cuando los ultranacionalistas americanos se han quitado las capuchas para mostrarnos que solo son gente que ama su país por encima de todo; al menos así les definen ciertos medios estadounidenses y hasta su propio presidente.

“Tres muertos durante la jornada de caos desatada en Charlottesville por una manifestación racista”

“Una persona muere después de que un coche embistiese a una multitud de peatones y dos agentes fallecen en un helicóptero que se ha estrellado a las afueras de la ciudad” (El País, 13-8-2017).

(Nota: el titular evita hablar de “atentado” o “terrorismo”. Aquí el “caos” no discrimina entre víctimas o verdugos y las personas “mueren” –no son asesinadas-- tras un atropello. Comparen este titular con los referidos a otros terrorismos).

“Violencia en Charlottesville: ¿por qué Donald Trump se muestra ambiguo frente a los supremacistas blancos pese al riesgo político que corre?

Los grupos nacionalistas blancos tienen bien claro el espaldarazo que representan para ellos las declaraciones de Trump: "Gracias presidente Trump por su honestidad y coraje al decir la verdad", expresó en un tuit el antiguo líder del Ku Klux Klan, David Duke, tras los pronunciamientos del mandatario” (BBC, 16-8-2017).

“Retiran Lo que el viento se llevó de un cine de Memphis por ser insensible con la esclavitud”

“El clima social que se respira en Estados Unidos, en especial tras los altercados racistas vividos en Charlottesville, ha polarizado las opiniones en una temática muy sensible entre los ciudadanos de ese país. Hay que tener en cuenta que Lo que el viento se llevó se estrenó en el año 1939, por lo que no son de extrañar las reacciones negativas hacia el filme en una ciudad, Memphis, en la que el 64% de la población es de raza negra” (La Vanguardia, 28-8-2017).

(Nota: obsérvese el uso de “altercados” por “atentado”; lo que sucedió en realidad).

Quizá esa confusión entre realidad y ficción propia de una sociedad de cultura virtual se deba a un menguado nivel de comprensión lectora: los sucesivos planes de educación no están hechos para comprender nada sino para aleccionar a nuevos esclavos; no los de ningún O´Hara, sino los del Mercado. Respecto de lo elevado del debate aquí en nuestro país, no hay más que leer o escuchar la sucesión –ahora sí-- de argumentos turulatos sobre la posible secesión catalana.

Confusión mental e ideas irrealizables, lo que Puigdemont desvela con su firma”
“Una experta en grafología analiza para ABC la rúbrica del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont”.El ángulo a la izquierda muestra una agresividad de guante blanco, matizado por la astucia. Tendencia a atacar por la espalda. Su insatisfacción interna la proyectará hacia quienes considera sus enemigos, que no adversarios políticos, al ver frustrados sus planteamientos irrealizables, lo muestra claramente en esa aguja fina y punzante hacia la derecha con que finaliza su firma” (ABC, 8-9-2017).

“Juan Manuel de Prada en Antena 3: ‘Lo de Cataluña es igual de grave que la esclavitud o la pederastia" (Espejo Público, Antena 3, 9-9-2017).

Incoherencias y desbarres: no podía esperarse otra cosa cuando el respeto a la Ley es invocado por gobiernos corruptos –españoles y catalanes-- que se han saltado esta cuando les ha convenido o que la han manipulado hasta extremos insospechados, véase por ejemplo la modificación del art. 135 –no confundir con el 155-- de la Constitución.

Las antiguas discrepancias por un quítame allá tu nación datan de hace mucho tiempo; existían incluso durante los tiempos dorados del polisón bipartidista, cuando nos gobernaban próceres con “sentido de Estado”, faros y guías. Un Pujol, sin ir más lejos. Que muchos de esos políticos estén hoy bajo la sombra de la corrupción cuando no de la trena se considera cuestión menor: no conviene recordar que en aquellos años cabían todas las sensibilidades nacionalistas y se repartía “café para todos”. Aquello acabó cuando la cafetería echó el cierre por culpa de la crisis.

Una nueva época demandaba un nuevo relato y, sobre todo, alguna bandera para tapar agujeros narrativos. El mismo día en que los medios de comunicación abrumaban a la ciudadanía con su apocalipsis secesionista, escondida en las páginas de Economía se publicaba una noticia casi fantasmal, apenas un dato no discutido ni tertulianizado, una anécdota que no merece comentarios:

“El Banco de España calcula que solo se recuperarán 14.275 de los 54.353 millones del rescate público”

“El supervisor actualiza el balance de la crisis financiera a 31 de diciembre y señala que de momento se han retornado 3.873 millones”  (El País, 7-9-2017).

Decidido ya el lugar donde librar su guerra, los medios de comunicación se alzan como  rebeldes secesionistas de la realidad  para ondear sus banderas sin importarles que, según el último CIS, la independencia de Cataluña sea citada como principal preocupación por solo el 0,9% de los encuestados.

“Por qué la independencia de Cataluña no preocupa a los españoles, según el CIS”

“El 98,8% de los ciudadanos no cree que el secesionismo sea uno de los principales problemas del país” (El Español, 9-8-2017)-

A pesar del desembarco mediático por tierra, mar y aire, una inmensa mayoría se resiste a considerar el espinoso asunto de la secesión catalana como el principal problema del país. Incluso como problema en general. ¿Falta de patriotismo? ¿Hartazgo? Seamos optimistas: no resultaría extraño que cada vez más ciudadanos compartiesen la convicción de que todas las políticas basadas en conceptos como “nación” o “patria” suelen albergar fines partidistas y deshonestos, con resultados desastrosos para el bien común. Puede que hayan descubierto que una bandera no es más que un trapo demasiado pequeño para envolver en ella infinitas y legítimas aspiraciones. Quizá, con suerte, cada vez haya más ciudadanos y menos esclavos.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. kalergi

    Mientras España esté habitada por una mayoría de "cuñados" como el comentarista CeX, que se cree chorradas con duma facilidad, no hay nada que hacer. La solución: la independencia. En general, estoy de acuerdo con Pilar Ruiz aunque con matices: decir que una bandera es sólo un trapo es despreciar lo que ese "trapo" significa para muchas personas; me parece una posición condescendiente y ofensiva. Y se lo dice uno que no tiene bandera en casa, Del mismo modo, la nación es una entidad real porque es un colectivo humano, tan dispar y diverso como las personas que la integran. Y la patria, a pesar de su mala fama entre el esnobismo "guayista", es lo que hace que haya personas que se dediquen a trabajar por otras. Claro, hay quien hace un uso pervertido, como de todo. Pero no es menos cierto que el componente de entrega desinteresada que también contiene asuste y repela a los que sólo l es preocupa su situación personal y que olvidan que ésta no puede aislarse de la del resto. Y es verdad que en un mismo Estado pueden coexistir dos o más naciones; pero, si la unión no es voluntaria, acaba como España.

    Hace 4 años 2 meses

  2. CeX

    El estado de las autonomías viola la propia constitución al permitir la desigualdad entre los españoles. La solución es eliminar las autonomías. Un gobierno central como el francés y todos iguales de verdad ante la ley. Las autonomías o estados federales solo funcionan cuando van todos a una por el bien del país, como en Alemania o EE.UU., pero no en España, donde llevan años adoctrinando a niños y adultos en el odio hacia otras partes de nuestro país.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí