1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Metropolitano, el DeLorean del Atleti

Crónica de un día histórico en el que el club rojiblanco estrenó la casa que le permitirá dar un salto en el tiempo

Ricardo Uribarri Madrid , 18/09/2017

<p>Aledaños del Wanda Metropolitano, el día de la inauguración. </p>

Aledaños del Wanda Metropolitano, el día de la inauguración. 

ALBERTO SAENZ MOLINA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Las mudanzas siempre mezclan sentimientos. Añoranza por lo que dejas atrás, especialmente si has vivido momentos felices, e ilusión y un punto de incertidumbre ante la nueva etapa que se abre. Cuando alguien decide trasladarse de casa, con todo lo que ello conlleva, es porque sus expectativas de vida han cambiado y busca algo mejor. Ocurre que no todos los miembros de una familia asumen igual los cambios. Unos lo llevan mejor que otros. Lo mismo pasa en el fútbol que, como tantas veces se ha demostrado, no deja de ser un reflejo de la sociedad.

El que haya dado el paso de mudarse de hogar sabe lo raro que es el día en el que llega el momento. Esa extraña sensación se podía ver en las caras de los aficionados que me rodeaban en el atestado vagón de metro que nos llevó el sábado por la tarde al Metropolitano. (Por cierto, señora Cifuentes, no estaría mal poner wifi en todo el tramo de la línea 7 que lleva al estadio). Echaban de menos el camino al Calderón, ese recorrido tantas veces realizado, pero al mismo tiempo sentían la excitación de saber que iban a vivir un día histórico.

Allí íbamos apiñados familias enteras, matrimonios mayores, padres con niños pequeños, como ese Alonso que con tres añitos iba en las piernas de su padre y con la bufanda del Atleti al cuello. Él no era consciente de lo que iba a vivir, pero el día de mañana también podrá decir que estuvo presente. Era un vagón teñido de rojiblanco, con pocas camisetas de la actual temporada, pero extrañamente en silencio, donde no se oían cánticos. Quizá podía más la expectación de lo que nos esperaba cuando saliéramos del subterráneo. 

El exterior del campo resulta desangelado por los solares que tiene alrededor. Es de suponer que la zona mejorará cuando el ayuntamiento los arregle, como se ha comprometido. Los bares quedan algo lejos y de ahí que los responsables del club instalaran puntos de bebida y comida alrededor. Servicio al aficionado, pero haciendo negocio, claro. Como con el aparcamiento. Aquí hay 3.000 plazas que no existían junto al Manzanares, pero sólo para que las disfruten los pudientes que pueden pagar 300 euros al año. 

Como era el primer día, todo el mundo quería dejar constancia de la ocasión. Fotos individuales, en pareja, en grupo, selfies... Las miles de personas que estaban allí congregadas iban de un lado a otro para reconocer todos los rincones de la nueva casa: el famoso Paseo de las Leyendas, donde la placa de Hugo Sánchez sufría la ira de muchos, el letrero de “Coraje y Corazón”, la gran bandera con ese escudo al que todavía cuesta acostumbrarse, o la nueva tienda, que debió hacer el agosto con unos días de retraso. Había cola para entrar porque no dejaban acceder por las personas que había dentro. Falta por abrir más tiendas y las taquillas exteriores. Es evidente que fuera del campo es donde más se acusa la precipitación del traslado. 

La marquesina del estadio es lo que da algo de personalidad, sobre todo por la noche con los juegos de luces, a un diseño exterior que saca peor nota que el interior, al que no hace justicia. Lo primero que llama la atención cuando entras son las dimensiones del recinto. El recinto es enorme, mucho más grande que el Calderón. Desde fuera no se aprecia su magnitud porque el nivel de la calle está a la altura de la mitad del campo. Es decir, que el terreno de juego junto al primer y segundo anillo de la grada está construido hacia abajo. Es cierto que se parece a otros que ya existen en Europa, como el del Benfica, pero la impresión es magnífica. La palabra que más se escuchaba era “espectacular”. 

Una de las preguntas más repetidas estos días ha sido: ¿suena igual que el Calderón? La respuesta es no

Una de las preguntas más repetidas estos días ha sido: ¿suena igual que el Calderón? La respuesta es no. Es imposible que suene igual por las dimensiones y por la cubierta que rodea las gradas. Produce un efecto eco que también impresiona, pero de otra manera. “Suena tormentoso, grave, profundo”, decía un seguidor en nuestra cuenta de Twitter, @la_colchonería. “Parece que se oye menos al Fondo Sur”, han comentado otros. La realidad es que al ser el estadio más grande, mucho más grande, hace falta que canten más personas. Pero hay que darle tiempo y sacar conclusiones dentro de un tiempo.

También ayudaría a calentar el ambiente antes del partido que la megafonía no sea tan invasiva, ni con las reiteradas locuciones del speakerni con la atronadora música, tan alta que cuesta hablar con tu vecino de asiento. Si una parte del estadio no oye lo que canta la del otro lado, es difícil que se unan todos. Esperemos que haya sido cosa del primer día y de la necesidad de presentar los actos conmemorativos.

Uno de los aspectos que más llama la atención es la cubierta, que impresiona por sus dimensiones y por sus llamativos juegos de luces. Los videomarcadores me parecen algo pequeños en comparación con el tamaño de la instalación. Además, dejaron de funcionar un rato durante la segunda parte del partido. Me hubiera gustado tener la perspectiva del césped desde varios puntos, pero al menos, en la tribuna de prensa, situada en el anillo superior de la grada de tribuna, la visibilidad es perfecta. Eso sí, por lo menos en ese lado, nos acordamos del Calderón y del aire que entraba por los huecos de los lados. Aquí no son tan grandes pero en horario nocturno, el frío se dejó sentir. Nos tememos lo peor en invierno. 

Hay quien se sigue preguntando si al Atleti le hacía falta embarcarse en esta aventura y endeudarse como lo ha hecho. No se puede olvidar que la decisión se tomó al margen de los aficionados y que la operación ha terminado siendo muy distinta a como se vendió hace unos años. Pero este salto al futuro, porque indudablemente lo es, parece la consecuencia lógica de la progresión que está llevando a cabo la entidad, arrastrada por los éxitos de la etapa Simeone, no lo olvidemos, en los últimos años. Si a nivel deportivo, el equipo se ha posicionado entre los mejores de Europa y económicamente va adquiriendo mayor potencial, ahora ya puede presumir de tener una instalación de primer nivel. 

El estadio, además, obliga, y mucho. Obliga a tener miras ambiciosas, a mantenerse en la lucha por los títulos. Para estar en la segunda o tercera línea europea no hace falta tener esta instalación. ¿Se corre peligro de perder la identidad propia? No tiene por qué. Todo dependerá de la afición. De si se aburguesa o decide darle al campo el sello que siempre ha tenido. Roberto Solozábal lo expresó perfectamente en Onda Cero: “No podemos actuar como nuevos ricos porque ahora estemos en la élite o tengamos este nuevo estadio tan moderno. Hay que trasladar el alma del Calderón al Metropolitano y seremos el Atlético de verdad. Puedes tener una gran casa y ser un gilipollas”.

Hay quien se sigue preguntando si al Atleti le hacía falta embarcarse en esta aventura y endeudarse como lo ha hecho

Lo mismo pasó cuando el Atleti se mudó del antiguo Metropolitano al Vicente Calderón. Conviene recordar que al partido de inauguración apenas fueron 20.000 espectadores. Miren lo que ha dicho el que fuera portero rojiblanco, Rodri, al diario AS, de aquel momento: “Al Calderón fuimos en precario de todo. Precario el campo, precaria la zona... Se descolgó mucha gente. Venían de un barrio donde el Atleti estaba muy arraigado, al río, donde nada había”. Fíjense lo que años después ha terminado siendo el Calderón para la hinchada rojiblanca. 

Fue un día inolvidable, eso es seguro. No se estrena un campo, y menos como ese, todos los años. Para muchos atléticos será el último que conozcan. Posiblemente no sea el caso de Alonso, al que, a la vuelta, le volví a ver en el metro, ya dormido en brazos de su padre. Él, quizá, pueda vivir otra mudanza. Curiosamente, al día siguiente emitieron Regreso al futuro en la tele y lo vi claro. El Metropolitano es el DeLorean  que ha hecho avanzar al Atleti varias décadas en el tiempo. Ahora le queda saber aprovechar el viaje para labrarse el futuro sin estropear el pasado. 

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital y Marca. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. banderita

    pues a mi lo que me sorprendio fue el despliegue militar y el predominio de la bandera de españa a la del atletico en los actos.....no soy colchonero y me da hasta igual pero me llamo la atencion muy mucho.....sobretodo queriendo destacar los origenes del atletico, que si no estoy mal informado son anteriores al atletico aviacion y no tenian nada que ver con militares.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí