1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Carta abierta a la izquierda española

Quizá España necesite una buena sacudida para empezar a hacerse preguntas. Fraternalmente, un no-nacionalista catalán y de izquierdas que va a votar “sí”

Carles Ferreira 27/09/2017

Ernesto Rodera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Compañeros y compañeras de la izquierda española,

comparto con vosotros todo o casi todo: la confianza en que una sociedad mejor es posible, la justicia social como brújula de todo proyecto político, la convicción de que la libertad de cada uno solo es compatible con la igualdad y la libertad de todos. Estos valores universales, que dibujan el hilo rojo de la Historia --y de historias de compromisos y luchas, de razones y dignidades-- no entienden, por definición, de límites territoriales o de jaulas nacionales que pongan coto a su voluntad internacional(ista).

Es más, creo --como vosotros-- que el nacionalismo es una ideología absurda. Nosotros, los catalanes, nos llamamos así por un accidente cuasi geográfico que alguna vez fue politizado. Somos, como todas las naciones, una contingencia histórica. Si el fluir de los siglos nos hubiese llevado por otros cauces, ahora seríamos quizá árabes, o franceses --hipótesis las dos nada desatinadas si echamos la vista atrás--. Lo mismo, por supuesto, para España, la unidad de la cual se forjó mediante guerras, matrimonios aristocráticos y pactos oligárquicos. Si la combinación de aliados y enemigos hubiese sido otra, la España de hoy sería, también, radicalmente diferente. ¡Quizá --nunca lo sabremos-- España no existiría!.

Los no-nacionalistas como nosotros, pues, entendemos que las naciones modernas no se basan en etnoculturalismos sacralizados, sino en voluntades agregadas de convivencia que se renuevan de tanto en cuando. Aquí, Antoni Puigverd se refirió a esta idea de forma magistral: “Cataluña como ágora y no como templo“. Genuinamente, el célebre pensador Ernest Renan lo teorizó a partir de la expresión “plebiscito cotidiano“. Bajo estas ideas, los catalanes de inspiración socialista o socialdemócrata creemos en una Cataluña plural que, a su vez, quería engarzarse en un proyecto compartido con el resto de españoles, y de hecho fuimos los que intentamos romper con la hegemonía nacionalista en Cataluña.

Los no-nacionalistas como nosotros, pues, entendemos que las naciones modernas no se basan en etnoculturalismos sacralizados, sino en voluntades agregadas de convivencia que se renuevan de tanto en cuando

Los socialistas creíamos que Cataluña era una sociedad mayormente progresista, pero que la instrumentalización de la identidad catalana por parte de Convergencia y del nacionalismo conservador dificultaba la llegada de las izquierdas al gobierno de la Generalitat. Entonces llegó Pasqual Maragall con una propuesta de nuevo Estatuto --una propuesta, por cierto, a la que había renunciado Jordi Pujol a cambio del apoyo del Partido Popular a su investidura--. Se creía que el eterno victimismo del nacionalismo conservador, excusa para no ejercer las competencias propias de forma socialmente avanzada, podía acabarse si Cataluña conseguía un nivel de autogobierno indiscutible, libre de las injerencias arbitrarias y centralizantes del gobierno español.

En el memorable discurso de investidura que pronunció Maragall en 2003, el exalcalde olímpico expuso que no quería “presidir el gobierno de la protesta, sino el de la propuesta“, y que de hecho esta actitud inquietaba mucho más al entonces presidente Aznar que no las previsibles lamentaciones pujolistas, que cesaban cuando otro peix terminaba dentro del cove. El Estatut era una propuesta para Cataluña pero también para España. No se daban las condiciones políticas para cambiar la Constitución en un sentido federal, pero en la práctica podían conseguirse estos objetivos mediante la renovación del Estatuto, que a su vez era Ley Orgánica del Estado.

Releer hoy aquel discurso de Maragall es obligado. El expresident, lúcidamente, avisó que “en caso de dilación indebida en su tramitación [del Estatut], en caso de no-tomada en consideración, en caso de impugnación o inadecuación substantiva del resultado final en la propuesta aprobada en Cataluña […], la ciudadanía catalana será llamada [nuevamente] a pronunciarse […] mediante el procedimiento de consulta general que se estime más adecuado“. Cuando el Tribunal Constitucional rompió unilateralmente el pacto constitucional en Cataluña y laminó el Estatuto que había sido aprobado previamente por los catalanes en referéndum, Maragall ya estaba muy lejos de la primera línea política. Pero hoy sus palabras suenan proféticas: la ciudadanía de Cataluña tiene derecho a volver a pronunciarse sobre su relación con el Estado.

Esto fue en 2010. Han pasado ya siete años --casi ocho-- en los cuales nos rige en Cataluña un Estatuto que no hemos votado, sufriendo la abierta hostilidad del Partido Popular y un silencio inaceptable por parte del Partido Socialista. La sentencia contra el Estatuto cerró cualquier posibilidad de avanzar hacia el federalismo en el actual marco constitucional, y la respuesta política de la izquierda española fue redondear y homogeneizar un Estado de las autonomías --más café para todos-- que ya había quedado obsoleto en Cataluña. Fue entonces cuando muchos catalanes de izquierdas y profundamente no-nacionalistas empezamos a simpatizar con el soberanismo.

Entendimos también que esto no era tan sólo una cuestión puramente nacional, sino que la primera oleada a favor del derecho a decidir se mezcló con la experiencia del 15M y con la indignación social en medio de los peores años de la crisis. La combinación de estos elementos dejaron en cueros al régimen del ’78 y comprendimos, entonces, que las instituciones de las cuales nos dotamos durante la transición ya no eran útiles para encarar los principales retos de nuestra sociedad. La apertura de un proceso constituyente que pasara necesariamente por el reconocimiento de la autodeterminación de las nacionalidades y por una profunda renovación de las estructuras sociales, políticas y económicas del Estado era el único modo de reenganchar a una mayoría ciudadana en Cataluña.

Desde 2012 el Congreso de los Diputados ha rechazado casi 20 veces un referéndum pactado 

En este sentido, desde 2012 el Congreso de los Diputados ha rechazado casi 20 veces un referéndum pactado. Se hizo un proceso participativo en 2014 donde fueron a votar 2,3 millones de personas, y desde hace seis años salen a la calle más de un millón de gentes cada 11 de septiembre en Cataluña. Jurídicamente el pacto constitucional saltó por los aires con la sentencia del Estatuto, y políticamente no ha habido ningún interés por rehacerlo, o en su defecto, por ratificar el consentimiento de los catalanes y catalanas ante la situación actual mediante una consulta. El consentimiento es la base de la legitimidad, y por su ausencia la legalidad española en Cataluña se encuentra hoy en una situación tan precaria.

¿Dónde está, pues, la legitimidad? En el 80% de catalanes y catalanas que quieren decidir el futuro de su país en referéndum --esta cifra sube ya al 82% según El País, poco sospechoso de soberanista- y en el 60% que está de acuerdo en iniciar un “proceso constituyente catalán propio y no subordinado” --cito resultados electorales y la declaración política de Catalunya Sí Que Es Pot, a la que hay que sumar el independentismo explícito de Junts pel Sí y la CUP--. La convocatoria del 1 de octubre es la única herramienta política que se ha puesto sobre la mesa para solucionar el embrollo, y se ha avanzado por la vía del unilateralismo a causa de la incomparecencia de la otra parte. Con todas sus insuficiencias y contradicciones.

Creo, honestamente, que lo que deseáis para España ha empezado en Cataluña. El candado del régimen del 78 se puede romper aquí, con la apertura de un proceso constituyente de base ciudadana. Esto lo queríamos hacer conjuntamente con el resto de España --y como nuestros valores no tienen fronteras, también lo queríamos y queremos hacer para construir otra Europa--, pero resulta que la ventana de oportunidad política se ha abierto aquí. La maldita polarización, además, nos lleva a escoger entre la República catalana y un Reino de España que nos envía jueces, fiscales, guardias civiles y discursos que nos retrotraen al blanco y negro.

No nos hagáis esperar décadas hasta que ganéis las elecciones por mayoría absoluta, ni nos señaléis repetidamente la contradicción --real, por otra parte-- de que haremos todo esto de la mano de la derecha catalana, cuando para cambiar la Constitución hacen falta 2/3 de ambas cámaras, y para hacer eso se hará siempre imprescindible la concurrencia del Partido Popular. Además, compañeros, no todo es conseguir el poder electo. Estos días hemos podido comprobar una vez más la existencia de una oligarquía --o casta-- pegada a las instituciones del Estado, cuya cultura política no terminó de hacer la transición.

Durante décadas, y como mínimo en los últimos 150 años en que las izquierdas españolas y catalanas se han dado la mano para la transformación del Estado, las preguntas se las ha hecho la periferia, y así también ha ocurrido con todas las respuestas. El foralismo, el regionalismo, el federalismo y muchos otros movimientos surgen lejos de Castilla. “Envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora“, cantaba Machado. Sepharad no ha querido cruzar los puentes del diálogo y, parafraseando a Maragall --el poeta--, no ha querido escoltar. Quizá España necesite una buena sacudida para empezar a hacerse preguntas. Y nosotros, luego, estaremos dispuestos --libremente y de igual a igual-- a ayudaros humildemente con todas nuestras respuestas.

Fraternalmente,

un no-nacionalista catalán y de izquierdas que va a votar “sí”

-------------------------

Carles Ferreira es profesor de Ciencia Política en la Universidad de Girona y asesor del Ayuntamiento de Girona.

Este artículo se publicó en el blog del autor. 

 

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carles Ferreira

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

44 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Manuel

    Este asunto no es simplemente un asunto interno cuando la izquierda lo clasifica de "rebelión popular" obvian o desconoce que desde el inicio Jorge Pujol abrazo, si inspiro en el sionismo y así fue tejiendo la telaraña. "embajador de Israel en España, Alon Bar, en una entrevista con la catalana Nació Digital y también publicada por “Help Catalonia” el 19 de junio del 2012, aconsejaba lo siguiente a los catalanes y a su movimiento independentista: “…por eso recomiendo levantar un estado, respetando a vuestros vecinos y negociando con todo el mundo. Yo recomiendo alcanzar la independencia a través de la negociación con todos vuestros vecinos”. O sea, Israel, según su embajador, está muy por la labor de que España se desmembre. Y lo dicen con toda la naturalidad del mundo." http://www.rebelion.org/noticia.php?id=192825 Apoyar el secesionismo catalán es colaborar con el sionismo.

    Hace 4 años

  2. alvaro

    Sabes que pasa , que cuando dices esto , te desacreditas tu mismo ...... "Cuando el Tribunal Constitucional rompió unilateralmente el pacto constitucional en Cataluña y laminó el Estatuto que había sido aprobado previamente por los catalanes en referéndum " 1-El constitucional no "rompe nada". solo declara unos cuantos articulos "inconstitucionales" , entre ellos uno que decia que la ultima instancia en cataluña seria "el tribunal superior de justicia catalan" , escapando del tribunal supremo español .... y eso es inviable en un estado democratico constitucional . Y claro que lo declara "unilateralmente". , esta chorrada es como decir , que un juez condena unilateralmente a un ladron por robar un coche . En el 2018 andorrra levantara su secreto bancario , volveremos. ahablar de independencia con piugdemont , artur mas , y todos estos grandes politicos , lo que no se es de donde . un saludo .

    Hace 4 años

  3. Mr. Egoista

    Republica catalana???? Y una mierda señores!!!! REPUBLICA ESPAÑOLA!!!! Son las ratas las que se piran antes de que el barco se hunda...

    Hace 4 años

  4. Santiago

    https://bitacoradelescribidor.wordpress.com/2017/09/24/carta-abierta-a-un-nacionalista/

    Hace 4 años

  5. Ernesto Rodera

    En contestación a Otro Carles, que me reprocha que saqué el dato de que el autor es funcionario: tiene usted toda la razón. No sé por qué puse esa bobada. No viene a cuento, no aporta absolutamente nada y desbarata cualquier argumento que dé después.

    Hace 4 años

  6. Gonzalos

    Estoy de acuerdo en todo, absolutamente. En mi opinión sólo hay un "error" que quizás no sea tal y he sido yo que lo he entendido mal. El error sería considerar izquierda al PSOE. El PSOE forma parte del candado bipartidista del 78. El PSOE es parte esencial del régimen del 78. Y la única causa de que nos siga gobernando una organización criminal heredera del franquismo es del PSOE. Y no sólo por haberse abstenido para que siguiera el PP; y no sólo por haberse abstenido de nuevo en la Moción de Censura; y no sólo por seguir incluyendo a Ciudadanos en en las "fuerzas del cambio" cuando todos conocemos su trayectoria; y no sólo por posicionarse del lado del PP respecto a Cataluña en estos momentos trascendentales... sino porque a he visto a lo largo de los años (y tengo 59) que el PSOE es pura FARSA, palabrería y engaño. Por tanto no nos dejemos engañar una vez más, ya son demasiadas pantomimas. Saludos.

    Hace 4 años

  7. Vigía

    Que el PP es la mayor amenaza a la democracia en España, es algo que toda la izquierda debería estar de acuerdo y luchar contra ello ser la mayor prioridad. Lo que está haciendo mucha de la izquierda catalana es abrazar la cerrazón nacionalista y comprar la idea de que se pueden aislar en si mismos y crear una arcadia feliz. No es una solución es una escapada, dejar colgados a la izquierda española, debilitándola y fortaleciendo al PP. Alguien duda que el PP no haría lo imposible para que una Cataluña independiente no fuera viable???? Esa no es la solución de una persona de izquierdas, la única solución es la unión de la izquierda, aislar al PP por un lado y a los nacionalistas por el otro y ponernos de acuerdo en un modelo que puede que no sea el de nadie pero que tampoco excluya a nadie.

    Hace 4 años

  8. Otro Carles

    Ernesto: De tu comentario deduzco que un funcionario es un trabajador que no puede tener vida propia, ni pensar nada mas allá del pensamiento de aquellos que lo emplean. Bravo! Comentario liberal donde los haya.

    Hace 4 años

  9. Otro Carles

    Hoy escribía un wa a una compañera, dando mi parecer sobre el artículo de Carles. Lo subscribo al 101%. Pero sabéis, no me extrañan los comentarios anteriores. Hay muy poca capacidad de comprensión lectora en este país y en cambio sobran impulsos dominadores. Esto es historia que llega hasta hoy, y ves a saber hasta cuándo. Acababa con una imagen del disco de Labordeta: "Con el puño cerrado, con dignidad" y le comentaba: "Él nos mira ahora. Ojalá estemos a su altura"

    Hace 4 años

  10. Ernesto Rodera

    Un funcionario que se rebela contra el Estado que le abona mientras sigue cobrando y que vota derecha nacionalista porque es de izquierdas y no nacionalista. Un destilado de la inteligencia en Europa ahora mismo.

    Hace 4 años

  11. MIki

    No me explico por qué alguien que se considera de izquierdas apoya un nacionalismo, apoya el poner barreras entre pueblos y apoya otra bandera más, además hay que negar la mayor, en ese referendum debieramos votar todos ya que Cataluña también es un poquito mía al igual que yo soy un poquito catalán. Dejemos de volver a la tribu y rompamos fronteras y quememos trapos, seamos ciudadanos del mundo y no regresemos a los clanes aldeanos.

    Hace 4 años

  12. Joan Juventench

    Cuanta razón teniaAntonio Machado. Hasta aquí hemos llegado.

    Hace 4 años

  13. Spain is different

    Si el PPSOE y C's son tan demócratas como cacarean y tanto les importa la legalidad, lo tienen fácil, solo tienen que reunirse con urgencia como hicieron con el artículo 135 y cambien el artículo constitucional donde ponga que votar es ilegal. Con voluntad se puede hacer de un día para otro y todos contentos.

    Hace 4 años

  14. Emigrado

    Mi enhorabuena al autor por este magnífico artículo. Yo no soy catalán pero si pudiera votar en el referéndum catalán también votaría sí, visto el panorama que tenemos en el resto de España. Que por desgracia se parece a una democracia como un huevo a una castaña. Ya que aquí, gracias al franquismo sociológico que nos ahoga, no parece que vayamos a poder ser libres en mucho tiempo, al menos me daría cierta esperanza si ellos lo consiguen. A los catalanes mucho ánimo, y la resto de mis compatriotas españoles más todavía, cuan largo camino nos queda todavía... Un no-nacionalista español de izquierdas.

    Hace 4 años

  15. Juan Luis

    Yo vivo en CAtalunya y sigo todos los medios posibles y lo de romper con el régimen del 78 solo lo empecé a oir en boca de muchos tras el atentado de las ramblas cuando vino por aquí el rey Felipe. Fué a partir de ahí que un discurso antiborbón terminó en otro que decía romper con el régimen del 78. Confieso que me ha pillado de sorpresa y resulta atractivo pero que intentar tragar con todo lo que ha sido CIU y toda la manipulación (medios, funcionarios, mentiras etc...) se me hace bola. Estoy equivocado ? no empezó a generalizarse este Agosto?

    Hace 4 años

  16. no nacionalista de segovia (no te jode!)

    Vaya!, el vecino del primero no quiere pagar el ascensor, se ha desvinculado de la comunidad porque tiene dos piernas divinas que le funcionan sin problemas. Dice que como el presidente anterior de la comunidad no le dejaba hablar, ahora tiene derecho a irse, y no paga el ascensor. Este señor se cree que el anterior presidente de la comunidad (que era un auténtico salvaje descerebrado) sólo le daba palos a el, y como vive en el primero, que a los del quinto les den por donde amargan los pepinos. Y dice que es de izquierdas de esos, muy solidario.

    Hace 4 años

  17. Angel Perales

    El hecho de ir a votar el día 1 de octubre solo indica una cosa: os da igual la legalidad. Un saludo.

    Hace 4 años

  18. A sus señorías

    Quizás cuando algunos entiendan que se puede ser independentista sin ser nacionalista, entiendan también el fenómeno sociopolítico catalán y la relevancia que ha tenido en todo ello el deterioro en las condiciones de vida de la población. Los viejos esquemas del siglo XIX que aplica el PSOE, en el que se siente cómodo, basados en la “identidad” no sirven. Pero tanto que le preocupan las “cuestiones identitarias” a la izquierda española “no nacionalista”, nos podrían decir ¿cuándo van a exigir con el mismo ímpetu universalista que a nadie se le imponga ninguna identidad nacional (DNI) por el mero hecho de nacer en una jurisdicción territorial concreta?, ¿no sería más justo y democrático que cada cual eligiese la identidad que más le definiera y tuviera la posibilidad “legal” de renunciar a esa identidad nacional impuesta si no le interesa? ¿Si las identidades de las personas son múltiples atendiendo a las preferencias o características y elecciones de los individuos, por qué el Estado establece una jerarquía identitaria dando preferencia a la nacional?, ¿no huele un poco eso a nacionalismo? ¿planteará algo al respecto Pedro Sánchez?

    Hace 4 años

  19. Jaime

    Es curioso, escribes una carta a la izquierda española y responden trolls de derecha u oficinistas del PSOE, que viene a ser lo mismo; gente que no han protestado por la ofensiva del gobierno en Cataluña, las detenciones, el desembarco policíal... Gente, además, que cree que el proceso, o como queráis llamarle, es un invento del gobierno nacionalista para tapar su crisis y sus corrupciones...Pero no hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Hace 4 años

  20. Miguel

    Los que en algún momento fuisteis de izquierdas en Catalunya y ahora abrazáis al soberanismo, deciros que habéis traicionado todos los ideales de la izquierda, el nacionalismo pone por delante valores como patria, nación, identidad nacional por delante de lo social, habéis cambiado una ideología por otra completamente opuesta. Yo respeto que la gente cambie de ideología cuando le venga en gana por supuesto, pero me fastidia que algunos nacionalistas se sigan llamando así mismos de izquierdas.

    Hace 4 años

  21. Pedro Nolasco

    Los comentaristas de este artículo que apelan al internacionalismo desde una izquierda española que actúa como el perrito faldero de la derecha, en una santa alianza por la sacrosanta unidad de la patria, me merecen una simpatía perfectamente descriptible.

    Hace 4 años

  22. Siset

    Por si alguien lo ha malinterpretado. Apoyo total al sí del autor a la República Catalana. Lo escrito más abajo no es ninguna ironía: los primeros beneficiados de una Cataluña independiente serían los propios españoles y principalmente todos aquellos cuyas condiciones de vida están condenadas al paro y la precariedad por un régimen del 78 que lo permite. Esto no va de nacionalismos. Va de vivir dignamente sin pedir permiso a nadie por existir.

    Hace 4 años

  23. Carlos Ávila

    Totalmente de acuerdo con lo que plantea. Veo muchas reacciones en contra y tengo que decirle que yo soy profundamente antinacionalista pero sin embargo defiendo la independencia de Cataluña y veo en ella la única posibilidad de que se produzca un cambio luego en el resto del estado. No creo que se pueda producir en este proceso, pero más temprano que tarde lo lograrán. Salud y enhorabuena por el escrito.

    Hace 4 años

  24. Bernardo

    Si que eres nacionalista. Lo rezuma todo el artículo. El nosotros y vosotros interiorizado. Supremacismo sutil que ya no ha sido tanto con el mal gusto de poner la cita de Machado, que es una metáfora pertinente cuando fue formulada pero que utilizarla ahora en este contexto no es más que un insulto. Aún no entiendo la obsesión de algunos catalanes con Castilla. Deberíais repasar la historia que os han contado.

    Hace 4 años

  25. Rutibel

    He dejado de leer cuando habla de "café para todos" lamentable que alguien que dice ser de izquierdas se exprese así.

    Hace 4 años

  26. Manuel Fernández Quiroga

    Creo que fue Lenin el que dijo que los nacionalismos son veleidades pequeño-burguesas y otro comentario , no recuerdo de quien , es que habla del componente xenófobo de los nacionalismos. Yo soy ciudadano del mundo , no tengo patria ni bandera , y allí donde haya una injusticia , donde se ataquen los derechos humanos , donde los poderosos opriman a los desfavorecidos , etc, allí estaré yo.

    Hace 4 años

  27. Carles Ferreira

    Gracias a todos por sus comentarios. He leído algunas referencias críticas al último párrafo, que puede llevar a mal interpretaciones. Evidentemente, los catalanes no somos ni mejores ni peores que los españoles y la izquierda catalana no quiere -ni puede- dar lecciones a nadie. Simplemente intento iluminar una obviedad: las respuestas al problema nacional español han surgido desde la periferia porque son las nacionalidades -como Cataluña- quienes tradicionalmente no se han sentido del todo cómodas con la constitución uninacional del Estado, y es por este motivo que las "respuestas" han salido "lejos de Castilla" -he querido expresarlo así-. Y de hecho, lo que intento hacer es tender la mano al resto de los pueblos de España y a las izquierdas transformadoras. Quizá la pulsión progresista y republicana pudiese haber surgido en Madrid o en Sevilla -por decir dos ciudades al azar-, pero los hechos han querido que el potencial constituyente se haya concentrado hoy día mayoritariamente en Cataluña -mientras 2/3 de las Cortes están dominadas por las fuerzas que sostienen el régimen del '78, no es así en Cataluña-. Es por esta razón que pienso que el proceso catalán puede contribuir al cambio de régimen político en el resto de España. Así de sencillo y con toda la humildad.

    Hace 4 años

  28. volskgeist

    A mí me daría mucha vergüenza ser la mascota de la derecha catalana. Habéis encontrado cientos de indicios en el pp para identificarle con un partido franquista y antidemocrático, pero nunca habéis encontrado tiempo para saber a qué se dedicaban los gestores burgueses del 1-O (esos que os exhiben como trofeos políticos) en sus ratos libres. Le hago un resumen: desprecio a los andaluces con libros ultrajantes, carteles de apadrina un niño extremeño, vídeos demostrativos de que Espanya ens Roba... Con esa tropa es con la que compartís trinchera. Pocos dudarían de calificar de fascistas- racistas y xenófobos si los mismos protagonistas en vez de lucir estelada lucieran un pin gaviotero en la solapa. La superioridad moral de la izquierda catalana, pffft!.

    Hace 4 años

  29. A los votantes del PSOE

    Dejad por un momento de sintonizar la SER, de leer El País y de escuchar a la vieja guardia reaccionaria del PSOE. No se trata de ningún “virus identitario” ni de falta de “solidaridad”. Simplemente se trata de otro virus, un virus muy peligroso para el régimen del 78. Se llama “virus democrático” y permite que las personas decidan sobre todos los aspectos de sus vidas. Por eso, convendría infectarse más allá de donde viva cada cual. Quizás así algún día España vuelva a ser una República y entre otras cosas las condiciones materiales de existencia de todas las personas puedan ser garantizadas. Cataluña es el primer paso.

    Hace 4 años

  30. Florentino

    Por cierto. ¿ En que Referendum, decidió Catalunya formar parte del Estado Español ?.

    Hace 4 años

  31. Luismi

    Un artículo muy interesante. La mayoría de los federalistas españoles estaba en Cataluña y ahora se han pasado casi todos al independentismo: otra muestra más de que el federalismo se murió de inanición víctima del PSOE y, especialmente, del PP. Una lástima que haya tantos nacionalistas españolistas, aunque sólo sea porque eso acabará con España.

    Hace 4 años

  32. galzeiran

    Parece que los doce comentaristas que me preceden están muy a gusto en esta España. Les une la crítica al "sí" del articulista y no dicen nada sobre la propuesta de fondo del artículo: cambiar España de una vez por todas para independizarnos del franquismo.

    Hace 4 años

  33. Daniel

    Penoso. Otro "ex" compañero que ha sido contagiado por el virus identitario. No nos des tantas explicaciones y el domingo ve a votar lo mismo que los supremacistas y ultranacionalistas y deja a los pueblos de Extremadura, Andalucía, Asturias, Canarias y el resto de los territorios más empobrecidos a su suerte. Así es como se entiende la solidaridad y la hermandad entre los pueblos, promoviendo y apoyando la secesión de una de las regiones más ricas, industrializadas y beneficiadas durante siglos. No nos intentes convencer de que además lo haces por "nuestro bien". Y no nos llames compañeros. Con gente que traiciona los valores de la izquierda y a los que al final, "les puede" lo identitario, no hay compañerismo que valga. Que suerte estar libre de ese virus y no emocionarme más que con la bandera roja.

    Hace 4 años

  34. Otro no nacionalista

    Bonita carta. Lastima que sea para defender la concesión de privilegios a una parte de la sociedad amparandose en derechos que niegan a otros porque solo ellos tienen. Curioso que sean siempre aquellos que se sienten más ricos los que se llenan la boca de deseos de libertad escondiendo deseos de no compartir. Salud

    Hace 4 años

  35. Andrés Parladé

    warren marley, tú de matemáticas... vas un poco mal, ¿eh? Vamos paso a paso a ver si es posible que lo entiendas. En las elecciones, ¿Qué se eligen? Di-pu-ta... Muy bien, diputados! Entonces en manos de esos diputados (y no de recuentos de votos que tú imagines, sobe todo inventándote lo que deseábamos quienes no votamos) estará lo habrá que hacer, ¿no? A eso se le llama democracia representativa y la última vez que miré es lo que funcionaba en Catalunya, en España, en Europa... en fin, en todas partes. No sé si me has seguido hasta aquí o ya te has perdido. El resto es más sencillo, porque los diputados catalanes votaron una cosa... y luego ya sabes lo que pasó, una vergüenza internacional. Ahora creo que esto ya no tiene vuelta atrás, muchas gracias a Rajoy y a sus inútiles, que son quienes han hecho esto posible.

    Hace 4 años

  36. K. Larra

    Quizá la solución al eterno problema territorial , sería conceder la independencia a la mitad sur de España . ¿Qué opinan vds?

    Hace 4 años

  37. Otro no nacionalista

    Bonita carta. Lastima que sea para defender la concesión de privilegios a una parte de la sociedad amparandose en derechos y que niegan a otros. Curioso que sean siempre aquellos que se sienten más ricos los que se llenan la boca de deseos de libertad escondiendo deseos de no compartir. Salud

    Hace 4 años

  38. warren marley

    Hace unos años hubo unas elecciones plebiscitarias en Cataluña, en las que los partidos que llevaban en su programa la independencia no llegaron ni al 50% de votos, se quedaron al 48%, no digamos ya del total del censo. Y por mucho que quiera liar el rizo, Catalunya Sí Que Es Pot NO lo llevaba en su programa en esas elecciones. Señor Carles,¿ ve normal iniciar un proceso unilateral de independencia como el que estamos viendo con el 52% de la gente en contra?¿ En que país del mundo la gente que es minoritaria impone al resto sus proyectos?¿ Y encima hablan de democracia?¿ Eso es democracia, con un 52% de votos en contra?? AHHH para, que solo eran "plebiscitarias" si salian ganadores los independentistas, sino eran solo autnomicas. Hay que ser coherentes y vosotros los catalanes no lo habéis sido.

    Hace 4 años

  39. Oscar

    kakakaka, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Que pretendes? https://cridademocracia.cat/setdedemocracia/ Muy buen artículo, por cierto.

    Hace 4 años

  40. Fortunato

    Mire, kakakaka, hasta para mentir hay que tener cierta capacidad.

    Hace 4 años

  41. José Luís

    Pues nada, hombre, vota lo que quieras y como quieras. Solo faltaría. Pero no venga con milongas de mantras acuñados por la derecha corrupta catalana de Junts pel 3% contra la derecha corrupta de gurtelianos y púnicos. Si tanto te asusta la derecha ¿por qué vais con los evasores a Andorra, misales y madre superioras?. ¡Venga ya, que no cuela!

    Hace 4 años

  42. kakakaka

    "ANC y Omnium piden q se señale a quien no vaya a ir a votar" Estan repartiendo folletos llamados "7passos7vots" en los colegios en los que se anima a los crios a apuntar los nombres de 7 personas que conozcan (incluidos familiares) que no iran a votar.. PASADLO!!

    Hace 4 años

  43. Thomas Payne

    El proceso de independencia lo empezó don Alfonso Guerra con su ocurrencia de "pasarle el cepillo de carpintero al estatut", su tono ofensivo, chulesco y prepotente fue más insultante que la campaña de firmas del PP.

    Hace 4 años

  44. Siset

    Por la mayoría de habitantes del Reino de España cuyo horizonte no es otro que el paro y la precariedad: Sí a la República Catalana y caiga de una vez el antidemocrático corsé del 78!!

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí