1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una esperanzadora grieta en el silencio climático

Andreu Escrivà 4/10/2017

Carlos Brayda

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

¿Por qué cuesta tanto hablar de cambio climático? Piénsalo: ¿cuántas veces has tratado el tema la última semana? En caso de que haya salido, ¿ha sobrevivido la conversación más allá de algún comentario poco optimista y una o dos anécdotas jocosas? Probablemente no. Pero no te preocupes; lo que te pasa a ti y a tu entorno tiene nombre, y es “silencio climático”. Y aunque es uno de los mayores impedimentos para ponernos manos a la obra, la buena noticia es que estamos empezando a entender cómo romperlo de una vez por todas. 

Del calentamiento global llevamos hablando décadas, en realidad. Sólo que, lamentablemente, no es una conversación: es un monólogo y, por lo tanto, carece de sentido y utilidad. Primero fueron las organizaciones ecologistas, después los gobiernos, universidades y organismos internacionales, y ahora hasta las empresas y bancos. Sin embargo, el flujo informativo sigue siendo unidireccional, y el torrente de datos y advertencias se pierde, irremisiblemente, en el océano de preocupaciones diversas en el que se ve obligada a nadar la ciudadanía. El cambio climático es una realidad en los termómetros, pero no en nuestro día a día. Vivimos, decidimos y planificamos de forma ajena al fenómeno que, con toda probabilidad, nos cambiará la vida durante los próximos años. ¿Por qué? 

En primer lugar, identificamos el cambio climático como un asunto puramente ambiental, y quienes lo hemos contado desde hace años tenemos gran parte de culpa en esto. Hemos enmarcado la problemática como algo exclusivamente verde, y hemos construido un relato lleno de bosques amazónicos, osos polares y desiertos que avanzan sin descanso, pero sin personas. Y eso es un tremendo error, porque el cambio climático va, fundamentalmente, de personas. De nosotros, de ti y de mí, y no de planetas que se derriten sin remedio. Además, hemos apuntalado esta narrativa con imágenes catastróficas, saturando nuestra capacidad para intranquilizarnos y desbordando lo que algunos psicólogos han bautizado como la “piscina de las finitas preocupaciones”. Hay un punto en el que sencillamente desconectamos, y no nos podemos culpar, porque somos incapaces de absorber otro cargamento de imágenes de osos famélicos y futuros apocalípticos, más aún si estamos inmersos en una crisis económica que nos ha modificado las prioridades y los desvelos. 

Dos grados de aumento equivalen a paisajes que desaparecerán, juegos o deportes que no podremos practicar o recetarios que habrá que modificar

Pero no sólo es que nos refiramos al cambio climático con un imaginario que produce desapego e indiferencia; es que los datos no son suficientes. Esto es algo que ha costado de entender, especialmente por parte de los científicos. Estos, a su vez, deben asumir que la divulgación no es un prescindible onanismo privado, sino un deber para con la ciudadanía. He perdido la cuenta de los congresos y charlas en las que el ponente interpela con un cierto tono de incredulidad al público: “¿Es que no está suficientemente claro que vamos al desastre si no hacemos nada?”. Sin embargo, lo que tiene delante el público son gráficas y datos ininteligibles, embutidos de cualquier forma en diapositivas tremendamente difíciles de interpretar. Debemos aprender a traducir el aumento de la temperatura de esos famosos 2 ºC (el límite deseable que marca el Acuerdo de París, y ya llevamos casi uno) a historias que podamos contar. Dos grados de aumento equivalen a paisajes que desaparecerán, juegos o deportes que no podremos practicar o recetarios que habrá que modificar. Por poner un ejemplo rápido: lo tendrás complicado para tumbarte en la playa (con el aumento esperado de uno a dos metros del nivel del mar desaparecerán la gran mayoría en España) después de un paseo en bici (cuidado con las crecientes y mortíferas olas de calor), para luego ir a comer una paella de marisco (las gambas y los mejillones, entre muchas otras especies marinas, se están viendo ya gravemente afectadas por las aguas más cálidas y ácidas). Es su traslación e impacto en nuestro día a día lo que nos estamos dejando por explicar, lo que debe conseguir la conexión emocional. Un vínculo que debemos fortalecer con el uso de imágenes distintas sobre el cambio climático, como propone el estimulante y novedoso proyecto Climate Visuals, y que debemos extender también al arte. Si el cambio climático es en efecto una historia de personas, ¿por qué hay tan poca producción artística al respecto? ¿Dónde están los cuadros, las esculturas, las canciones, las novelas, las poesías, las representaciones teatrales, las películas sobre cambio climático? Hay algunos movimientos incipientes, pero aún insuficientes. El arte es quizás la herramienta de comunicación más importante que hemos inventado los humanos, y llega allá donde ningún informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) puede llegar. ¡Usémosla!

Otra de las claves es que identificamos el cambio climático como un evento futuro, y no como un proceso que está teniendo lugar en el presente. Y nuestro cerebro, que evolucionó en unas condiciones muy distintas a las actuales, es francamente mejorable cuando trata de evaluar riesgos futuros inciertos, más aún si para minimizarlos le exigimos sacrificios concretos a corto plazo. Pero pongamos algo de perspectiva. En 2017 se cumplen 30 años de la publicación del conocido como “Informe Brundtland” (sobrenombre que le vino dado por la comisionada de la ONU que lo coordinó y presentó, la ex primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland), y cuyo título original es “Nuestro Futuro Común”. Allí se sentaron las bases de lo que se conoce como desarrollo sostenible -¡cuán desprestigiada está hoy la palabra “sostenibilidad”!- y se empezó a hablar de “las generaciones futuras”. Si estás leyendo esto y tienes menos de 30 años, lo has adivinado: sí, tu eres una de esas generaciones por venir que se mencionaban en el texto. Y, sin embargo, has crecido toda tu vida escuchando una y otra vez el mismo mensaje por parte de los responsables públicos: “Debemos dejar un planeta mejor para los que vendrán después de nosotros”. Pues resulta que ya están aquí. Esas generaciones nunca acaban de materializarse, y vamos desplazando el problema y nuestras responsabilidades una y otra vez hacia algún punto indeterminado del futuro, como si apagásemos el despertador cada cinco minutos. Ya vendrá otro a arreglarlo, ¿verdad? 

Y es aquí donde vemos otra oportunidad de ensanchar la grieta en el silencio climático, utilizando las ventanas al futuro que nos proporcionan los fenómenos climáticos extremos como los recientes huracanes en América, las anomalías de temperatura en Siberia o la sequía en España. ¿Han sido Harvey o Irma consecuencia del cambio climático? En parte, sí. Tal y como se está poniendo de manifiesto desde hace años, algunos eventos meteorológicos han sido potenciados por el calentamiento global, algo que la inmensa mayoría de climatólogos están convencidos que ha sucedido en el caso de los dos huracanes. En muchos medios de comunicación, de hecho, se han podido leer titulares como “Harvey es a lo que se asemeja el cambio climático”, y es posible que este verano haya marcado un punto de inflexión mediático. Hemos podido ver, por un agujero, cómo es un futuro marcado por un clima cambiante y desconocido: con más sufrimiento, más dolor, más desigualdad y paisajes y ciudades arrasadas. No hay que abusar de las imágenes catastróficas, pero debemos conocer a qué nos enfrentamos. Y a ello se le ha sumado el negacionismo militante de Donald Trump, gracias al cual nos hemos visto obligados a hablar del tema, que ha entrado de lleno en la agenda política y mediática. Se nos presenta un momento con la suficiente inercia para aprovecharla, y es nuestro deber hacerlo. 

Pero cuidado: hace años vivimos un momento similar, y lo dejamos pasar. Era 2007, el IPCC presentaba su cuarto informe (ya no había lugar a dudas: el calentamiento era real, y muy peligroso), surgían movimientos de la sociedad civil por doquier y Al Gore estaba de gira con su verdad incómoda. Los periódicos bullían con una actualidad climática que también se reflejaba en las búsquedas de Google. Parecía que era el cambio de tendencia que necesitábamos, un trampolín gracias al cual la acción por el clima sería imparable. Pero no. Tan sólo un par de años después, con el fracaso de la cumbre de Copenhague y el estallido de la crisis financiera, el mundo caía en la apatía climática y, lo que es aún peor, en la amnesia ambiental. Hemos ido normalizando extremos climáticos y récords de temperatura de forma inquietante (encadenamos ya 392 meses seguidos con temperaturas por encima de la media histórica en el planeta). Mientras lo hacíamos, subíamos inconscientemente el listón de lo que nos impacta, de lo que nos imbuye a cuestionarnos la realidad. Hemos relajado el umbral de alerta y ahora, medio adormecidos, hemos vuelto a escuchar la sirena. Y esta vez sí que no se nos puede pasar, porque es nuestra última oportunidad. No habrá más: si en diez años no hemos hecho nada, es muy posible –casi seguro- que hayamos cruzado umbrales que no podamos revertir. Y, para evitarlo, lo más importante es empezar a hablar de nuevo. Es adoptar un enfoque en el que cambiemos la narrativa y donde construyamos liderazgos colectivos. Hay distintos experimentos que demuestran que, si no vemos salir a nadie de una oficina en la que suena una estridente alarma antiincendios, no sale nadie. Somos animales sociales que respondemos a estímulos sociales, y la chispa que los enciende son las palabras y los actos. Debemos hablar de cambio climático en la el mercado, en el bar, en la taquilla del cine y en la tienda de bicis. En el trabajo, en Navidad con la familia y un sábado por la noche con los amigos. Y siempre, siempre, teniendo en cuenta tres puntos clave.

Más del 97% de los científicos que estudian el clima coinciden en que está cambiando por culpa de la acción humana, y que los impactos, si no hacemos nada, serán terribles

El primero es que no, no hay controversia científica. Más del 97% de los científicos que estudian el clima coinciden en que está cambiando por culpa de la acción humana, y que los impactos, si no hacemos nada, serán terribles. Y no, el 3% restante no tiene razón ni son unos pobres incomprendidos, porque cuando se intentan reproducir los estudios que niegan el cambio climático es cuando se ve que están llenos de errores. Así que por más que en un debate televisado o radiado haya un experto en cada bando no, la comunidad científica no está dividida en absoluto. Y ese conocimiento, el del abrumador consenso científico, se ha comprobado que cataliza la acción y la concienciación pública.

El segundo es que el cambio climático no tiene relación alguna con el agujero de la capa de ozono (el cual, afortunadamente, se está cerrando), aunque más de tres cuartos de los españoles compartan esta falsa creencia. Así que las soluciones nada tienen que ver con dejar de usar laca o comprar electrodomésticos sin CFC. ¿No te produce esto un poco de curiosidad y ganas de leer sobre el tema?

Y el tercero, y el más importante, es que la mayor incertidumbre sobre el calentamiento global no es la que contienen de forma inherente los modelos climáticos, que no son perfectos, o las estimaciones relativas al deshielo de los casquetes polares y la subida del nivel del mar. La verdadera incógnita es cómo nos vamos a comportar los humanos, qué volumen de gases de efecto invernadero escogeremos finalmente verter a la atmósfera. Que el siglo XXI siga un curso u otro depende (aún) enteramente de nosotros, porque la solución al cambio climático consiste en activar los resortes sociales necesarios. Aún estamos a tiempo para hacerlo, pero debemos entender que hay que construir soluciones desde los valores compartidos, desde abajo hacia arriba. Debemos encontrar temas que nos desvelan y nos preocupan, nos emocionan y nos hacen querer vivir donde vivimos, y hemos de ser capaces de relacionarlos y enmarcarlos dentro del cambio climático. Dejar de lado las gráficas, los números, los grandes discursos, y centrarnos en una cotidianidad que ya está empezando a cambiar. 

Mucha gente me pregunta qué puede hacer frente al cambio climático, cuál es el papel de cada uno a la hora de luchar contra algo tan descomunal. Es normal sentirse insignificante, y también experimentar una desagradable angustia climática, pero se puede combatir. Debemos y podemos escoger una parcela de acción –no somos superhéroes, y no podemos abarcarlo todo– y, cuando lo hagamos, no quedárnosla para nosotros. Abandonemos de una vez por todas la compartimentación, tan del gusto neoliberal, de los deberes ambientales del buen ciudadano verde. Esto no va de sentirnos culpables, sino de reconocernos responsables. No va de sacrificios inasumibles, sino de cambios para derrotar a los malos augurios. Si el cambio climático se acelera, ¡acelerémonos también nosotros! Cada uno debemos hacer todo lo que podamos, pero más importante aún es que la respuesta sea colectiva y no fragmentaria. Que salgamos todos juntos de la oficina en llamas, y no que cada uno se proteja su cubículo con toallas húmedas que no pararán el fuego. Que pensemos e imaginemos un futuro en el no nos salve de la catástrofe alguna tecnología desconocida o una idea genial de ciencia ficción. Un futuro en el que nos salvemos nosotros mismos desde ya, en el que seamos ciudadanos más allá de consumidores, activistas más allá de vecinos preocupados, actores y no espectadores. La herramienta más potente y hermosa que tenemos para hacerlo es la palabra y ahora, en un momento convulso en el que se ha abierto una grieta en el silencio climático, es el momento preciso de usarla y ensanchar la brecha, para que entre por fin la luz y la esperanza. No es tarde.

------------------- 

Andreu Escrivà. Ambientólogo y Doctor en Biodiversidad. Autor de Encara No És Tard (Bromera, 2017), Premio Europeo de Divulgación Científica Estudi General, y de próxima traducción al castellano (“No Es Tarde”, PUV 2017).

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andreu Escrivà

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. clemente rebich

    S.O.S. APELO AL SENTIDO COMUN DE TODOS USTEDES., para que todos juntos podamos ver, entender y debatir como la fuerza de la propia naturaleza puede producir energía limpia para reducir el G.E.I. ante que el calentamiento global ( incendio universal) destruya cada día más la posibilidad de vida humana en la tierra. Hoy se usan horas en todos los medios para mostrar pelotudeces y nadie se atreve a pedir que los gobernantes y científicos evalúen el material adjunto. Dos inventos argentinos para producir energía limpia - Vista al Mar _ ...ESPAÑA https://www.vistaalmar.es/.../2679-dos-inventos-argentinos-producir-energia-limpia.ht. Saludo a todos Uds. Con mi mayor respeto Clemente Rebich 0291-4540809- BAHIA BLANCA ARGENTINA

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí