1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Venció Montoro, perdió Madrid

La carismática figura de Manuela Carmena está entrando en su ocaso. Su autoridad moral difícilmente podrá ser ya respetada por la mayor parte de los segmentos sociales que la apoyaron

Emmanuel Rodríguez 18/12/2017

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

A principios de junio de 2015 tuvo lugar una curiosa reunión. Sucedió en el extremo sur de la Comunidad de Madrid, en un centro de inserción social de extoxicómanos, recuperado por los propios usuarios y activistas de distintas procedencias. Allí se convocó la coordinadora saliente de los acuerdos entre Ganemos y Podemos para las elecciones municipales de ese año, los veinte concejales elegidos por Ahora Madrid y las mismísima alcaldesa, Manuela Carmena. El objeto era decidir cómo se iba a afrontar el mandato municipal. Hubo discusión, risas, comida colectiva y buen ambiente, si bien algo enrarecido por las circunstancias. Poco después, Manuela anunció que no asistiría nunca más a ninguno de esos encuentros. Gobernaría con sus allegados, las personas de su confianza y el estrecho grupo de concejales de la junta de gobierno. Seguramente, se pueden comprender sus razones. Aquellas reuniones no podían determinar el gobierno municipal, pero al rechazarlas de plano (como lo hizo con el programa de gobierno transformado en una serie de "sugerencias y recomendaciones"), Carmena perdió todo contacto con las mismas fuerzas que le habían llevado a la alcaldía.

Este lunes, con los votos a favor del Partido Popular, en contra del PSOE y de Ciudadanos, y seis concejales del gobierno que decidieron no asistir a la votación, Ahora Madrid ha sacado adelante su último Plan Económico Financiero (PEF, por sus onomatopéyicas siglas). En su monto total, el  plan establece unos presupuestos muy similares a los del 2017, cerca de los 5.000 millones de euros. Pero al mismo tiempo modifica por completo el reparto de las partidas de gasto. Sucintamente, la norma congela los gastos en personal y disminuye hasta el ridículo el gasto en inversiones. Estas pasan de los 364 millones de 2016 y 2017 a poco más de 100 millones, que si se resta el pago de una sentencia judicial por unas malas "expropiaciones" del PP, dejan la cifra real en poco más de 40 millones de euros. Si se compara esta cantidad con la trayectoria de inversión del Ayuntamiento de Madrid en los últimos 20 años, las inversiones del PEF son prácticamente nulas. Muy inferiores a la de los años más duros de austeridad (2010-2015), donde la ciudad parecía condenada a la ruina y al rápido colapso de sus infraestructuras; y en los que a pesar de todo se invirtieron de media más de 200 millones de euros anuales. 

Al mismo tiempo, el PEF establece el pago de 1.000 millones de deuda. Con una metáfora doméstica, es como si a ustedes el Gobierno les exigiera que este año pagasen cinco o seis cuotas anuales de su hipoteca; sencillamente porque están ingresando más. Si además añaden que la hipoteca no fue contraída por ustedes, sino por quien habitó el edificó antes; y que el préstamo fue destinado a pagar 400 millones en la reforma del Palacio de Correos y a la postre más de 5.000 en el soterramiento de la M30; seguramente pensarán que están viviendo una pesadilla kafkiana.

Montoro lleva persiguiendo al Ayuntamiento de Madrid desde hace un año. Lo hace como un trampero. El cazador de pieles emplea lazos, cepos y redes de dudosa legitimidad: el nuevo artículo 135 de la Constitución y la ley que lleva su mismo nombre, oficialmente: "de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Presupuestaria". Con estos rudimentos ha exigido a la ciudad de Madrid que todo su superávit primario se dedique a pagar deuda, aun cuando el ayuntamiento esté ingresando más y podría gastar en cualquier cosa que se propusiera. El objetivo de Montoro es claro. Consiste en neutralizar políticamente al Ayuntamiento de Madrid. Varias comunidades y centenares de ayuntamientos de todos los colores incumplen la regla de gasto y no pasa nada.

Hasta aquí podría parecer que la batalla que debería emprender Carmena no tiene vuelta de hoja. Se trataría de oponerse a Montoro y de amagar con no cumplir. Incluso podría forzar la intervención de Hacienda y dejar que el Ministerio se hiciera cargo de los recortes. Al fin y al cabo, si en estos dos años no se van a poder subir los salarios congelados desde hace casi una década, y tampoco se van a poder realizar las inversiones prometidas (viviendas públicas, escuelas infantiles, centros culturales, reformas de colegios, etc) que sea el propio Ministerio quien acuse el desgaste. Pero no. Carmena, presa seguramente de la ideología jurídica propia de su profesión, ha decidido cumplir la "ley". O lo que es lo mismo, ha decidido someterse al dictado político basado en una interpretación política de una ley clarísimamente política. Una ley elaborada, además, por un gobierno conocido por su propensión a la corrupción, y que a su vez está subordinado al dictamen financiero europeo, detrás del cual conspiran las mismas agencias bancarias tenedoras de cientos de miles de millones de euros en bonos de deuda pública. 

Como decíamos, la lectura de esta situación no parecía muy compleja. La alcaldesa, sin embargo, quien el lunes habló de "despolitizar" su candidatura, siempre  cumple. Y a fin de cumplir redactó hace unas semanas un primer PEF que, como es natural en política cuando la contraparte cede sin resistencia, fue rechazado por Montoro con una sonrisa ladeada. Y un segundo, que también fue rechazado por el mismo ministro, esta vez entre carcajadas. Y ahora este tercero, que según parece ha sido realizado a partir de encuentros personales (tal cual). Este PEF, el PEF enésimo, votado por el PP, es el Tratado de Versalles de la nueva política. Una rendición sin condiciones. 

En contraste, conviene recordar aquella medida estrella que llevó a la victoria de los ayuntamientos del cambio, la auditoría de la deuda. Básicamente esta consistía en revisar las partidas de gasto, los contratos públicos y los préstamos bancarios; presentar la información reunida a la opinión pública; y abrir un debate sobre qué se debía pagar y qué no. La popularidad de esta medida sacó del anonimato al economista estrella de la Plataforma de Auditoría de la Deuda, Carlos Sánchez Mato, que terminó como concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid. Fue Sánchez Mato (y no Carmena, que no tiene ninguna competencia en la materia) quien consiguió sacar algunos trapos sucios de los años del gobierno del PP, como los sobrecostes e ilegalidades de la M30 o la venta de viviendas sociales a fondos buitre de Botella. También fue Sánchez Mato quién diseñó unos presupuestos expansivos, los que al mismo tiempo que aumentaban la inversión social, paradójicamente pagaban la deuda. Hoy este concejal ha sido cesado por la alcaldesa. La razón esgrimida: no acatar un pacto que ha decidido ella sola y que sólo el PP apoya de forma unánime. 

Con el nuevo PEF, las llamadas fuerzas del cambio renuncian a enfrentar la regla de gasto y la "deuda ilegítima", batalla central hasta hace dos años. Significativas de los tiempos que vienen, y de la dirección hacia la que va la nueva política, han sido las negociaciones que ha mantenido la dirección de Unidos Podemos con la alcaldesa. Según se comenta, la presión sobre Carmena a fin de que cambiase de política ha sido mal recibida. Ante la amenaza de dimitir o de no continuar en 2019, los de Unidos Podemos han entrado en pánico. No espolearán el enfrentamiento municipal con Montoro, tampoco detendrán la política de recusaciones y ceses contra los concejales díscolos. Todo quedará en un proyecto de modificación de la regla de gasto en el Congreso. Un proyecto cuya tramitación se podría prolongar hasta el momento en que ya no existan ayuntamientos del cambio. 

El coste a pagar por estas decisiones no exige disponer de artes de adivinación. En el próximo año y medio, el Ayuntamiento quedará entrampado en una política de inversión cero. Cuestiones de evidente urgencia como la limpieza de muchos barrios seguirá sin solución. El anuncio de la ola que viene lo tenemos en la reciente dimisión de Carmen Román, responsable de los funcionarios del Ayuntamiento y de la firma de todos los acuerdos de mejora laboral. Vamos a un tiempo de conflictos laborales, malestar sindical y huelgas contra el ayuntamiento. 

La carismática figura de Manuela Carmena está entrando en su ocaso. Su autoridad moral difícilmente podrá ser ya respetada por la mayor parte de los segmentos sociales que la apoyaron. La política de figuras y figurones inspirada por Podemos se está demostrando con el mayor de los fiascos. Aceptar el PEF es el camino seguro a perder el Ayuntamiento.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    Al autor solo le valen sus amigotes, gente en contra de todo, sin oficio ni beneficio y que se apropia propedades públicas, gentuza como los moradores de La Ingobernable, la gente corriente no quiere que los edificios públicos se regalen ni a los amigos de Aznar ni a los amigos de Emmanuel Rodríguez. El ayuntamiento de Madrid ha sido incapaz de gastar lo presupuestado en los dos últimos ejercicios, a lo mejor es buena señal porque gastar con cabeza no es fácil y han preferido no tirar el dinero. Por injusta que sea la ley Montoro y haya que cambiarla, y en eso se ha aplicado Podemos en el Congreso, la cantidad que impide gastar no es mayor a la que ya de por sí el ayuntamiento no ha podido gastar ejecutando proyectos, es decir en realidad no hay recorte. Aquí miente Montoro y miente Mato, ni realmente Montoro está con el PEF maniatando a Madrid ni el PEF supone grandes recortes a sufrir por la gente corriente. Si Mato quiere Rajoy sea alcalde vía el 155 como prevé la ley que lo diga, y haga como Junqueras y Puidgemont, huir al monte para no sacar nada, pero que no mienta a la gente.

    Hace 3 años 9 meses

  2. Serafin

    Bueno yo no vivo en España y no estoy muy bien enterado de lo que aquí se debate pero a mi la verdad la sr. Manuela Carmena nunca me ha parecido "trigo limpio" para alcaldesa de Madrid, después de las barbaridades que hicieron los salientes (Gallardón, Botella etc.) Madrid se merecía una persona más competente.

    Hace 3 años 9 meses

  3. Iñaki

    Si hubiese un mínimo de dignidad, dimitían todos los concejales del gobierno municipal. Y que Carmena se rodee de los suyos: PPSOEC's.

    Hace 3 años 9 meses

  4. Nachogijon

    Desgastarse cabezoneando contra un muro (que no construyes tu ni tus votantes) por culpa de una deuda que no has provocado ni disfrutado en absoluto (no has vivido en absoluto por encima de tus posibilidades), o levantar la mirada, revisar el entorno y buscar el futuro no inmediato sino duradero. Y no depende de ti (nosotros), sino de los demás (de los que votan lo que votan en este país, que tal vez no tenga remedio finalmente).

    Hace 3 años 9 meses

  5. Rufino sánchez

    El Sr Emmanuel Rodríguez ya está haciendo campaña para allanar el acceso de la derecha al ayuntamiento de Madrid. Gobernar no es una tarea fácil, pero mantener un pulso permanente con el estado, al final te devilita.

    Hace 3 años 9 meses

  6. Oscaroff

    La reaccion de Carmena es la que no queria el PP. Al pp le vendria muy bien un incumplimiento por parte de Carmena para justificar una intervencion y el bloqueo (como hizo en Cataluña). Ahora hay presupuesto. Se puede cumplir o no. Como en otros ayuntamiento e instituciones se puede incumplir el presupuesto. Mientras tanto a ver donde queda la propuesta de Podemos sobre la regla de gasto. Realmente no habia otra solucion. Por cierto el sr Enmanuel a pesar de ser de izquierdas parece que tiene la misma consideracion de Podemos que Inda

    Hace 3 años 9 meses

  7. Armando Guerrz

    El Sr. Enmanuel Rodríguez, que además de todo ese curriculum que luce a semejanza de los nobles sus escudos señoriales es un habitual asistente a los Congresos de Teología, nos informa de que "La carismática figura de Manuela Carmena está entrando en su ocaso. Su autoridad moral difícilmente podrá ser ya respetada", porque ahora se ha peleado con los amigos de nuestro ilustre comunicante. Como militante desde hace más tiempo que la edad del Sr. Rodríguez, primero en el llamado tardo-franquismo y después contra los partidos que forjaron el actual régimen, es decir, PCE, PSOE, CiU, y contra la Constitución que perpetraron, esos ditirambos sobre la actual alcaldesa me producen cierta repugnancia y me hacen plantear algunas cuestiones. ¿Dònde ha encontrado el Sr. Rodríguez el carisma y la autoridad moral de la Sra. Manuela Carmena, y dónde habían estado escondidas hasta hace 3 años? ¿Se basan tales virtudes en su actuación durante el franquismo? Pues veamos. La Sra. Manuela Carmena misma ha contado su historia, durante aquellos años del tardo-franquismo era la máxima responsable de la organización de abogados del Partido Comunista de España, que cuando llegaron los juicios en los que se solicitaba la pena de muerte para varios miembros del FRAP decidió no sólo impedir que ninguno de sus abogados los defendiera sino que realizó todas las presiones posibles para que ningún abogado lo hiciera, como se puede comprobar leyendo las memorias de Paquita Sauquillo y algunos más, y quien dirigió esa campaña destinada a dejar sin defensa a acusados que afrontaban la pena de muerte, y que finalmente fueron fusilados el 27 de septiembre de 1975, fue la carismática actual alcaldesa.Parece que el Sr. Rodríguez a pesar de que presume de su libro sobre lo que ahora llaman transacción no se ha enterado de algunas cosas, lo que le desacreditaría como académico, o las oculta de manera deliberada, lo que le desacreditaría como persona. Porque en contra de las afirmaciones del Sr. Rodríguez no fue sólo la debilidad de la izquierda la causa que contribuyó al resultado de la transición sino actuaciones de los antifranquistas que no eran simples errores que se puedan justificar, otro ejemplo sería la represión ejercida por los servicios de orden del PCE rompiendo brazos, piernas y cabezas a quienes enarbolaban banderas republicanas durante la campaña a las elecciones en que nuestra carismática alcaldesa fue candidata. Y es que la memoria de algunos, por jóvenes que sean, es hemiplégica y daltónica. Por cierto que la política de figurones también es la del Sr. Rodríguez por mucho que ahora quiera cargarle el bulto a los demás. Es natural, el enfado del Sr. Rodríguez, como el nerviosismo que invade todo el mundo indignado, en todas sus variantes, porque lo que está llegando al ocaso es una generación de pretenciosos aspirantes a pop-star, y lo peor es que los figurones de verdad no son los cuatro ancianos que han cooptado, los Navarro y tal, sino que los verdaderos figurones, los sicofantes, son todos estos universitarios trufados de ideologías cavernícolas, verdaderos mediocres representantes de la clase media.

    Hace 3 años 9 meses

  8. Angel

    Como tontá, te ha quedado de lujo, Emmanuelr, chato.

    Hace 3 años 9 meses

  9. LUKAS

    Las próximas elecciones las ganará probablemente la derecha (en sentido amplio) y se les habrá saneado las cuentas y ya no tendrán problemas para volver a endeudar al Ayto y volver al bucle de la corrupción. ¡Una jugada maestra!

    Hace 3 años 9 meses

  10. Juan Manuel

    Alguien debería explicarle todo esto al alcalde de Zamora, que parece que no se ha enterado. http://www.zamora.es/noticia.aspx?idNoticia=70888

    Hace 3 años 9 meses

  11. gracianito

    magnífico y oportunísimo artículo. Esto es lo que la jueza da de sí. Esto es lo que el "sí se puede" daba de sí.

    Hace 3 años 9 meses

  12. amaia

    Nada más que añadir. Había otras alternativas, todas mejores. Suscribo el artículo al 100%

    Hace 3 años 9 meses

  13. Lorenzo D

    Hay que añadir el detalle de que Carlos Sánchez-Mato era una de las personas valiosas que sonaban como sustituto de Carmena a la alcaldía

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí