1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LOLITA CHÁVEZ / LIDERESA INDÍGENA Y FINALISTA PREMIO SAJAROV 2017

“Quiero que Florentino Pérez conozca las comunidades que su empresa trata de eliminar en Guatemala”

Gorka Castillo 20/12/2017

<p>Aura Lolita Chávez Ixcaquic, en Madrid. </p>

Aura Lolita Chávez Ixcaquic, en Madrid. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Lolita Chávez (Santa Cruz de Quiché, Guatemala, 45 años) lo siente. Convive con el animal del miedo. Y lo sienten también todas las mujeres de su comunidad. Y las abuelas. Muchas han muerto por hurgar en la injusticia, por tratar de abrir una brecha en el castillo de la impunidad. Las últimas fueron dos compañeras que antepusieron sus cuerpos al avance de las empresas mineras y madereras. En Guatemala se cometen desde hace 17 años crímenes atroces contra mujeres, en su inmensa mayoría indígenas mayas, jóvenes, trabajadoras, morenas y con el pelo largo.

Aunque las desapariciones suman varios centenares en todo el país, son cerca de 900 los crímenes que permanecen impunes desde 2010. Asesinatos que la inmensa mayoría de los habitantes vinculan al ejército, a los paramilitares y a las mafias de un poder económico con profundas conexiones con el sistema político guatemalteco. Por eso, Chávez no se cose la boca y lo denuncia. Lo hizo tan alto que tuvo que ser rescatada por una organización española que hoy la mantiene protegida bajo el paraguas de un programa especial de refugio. Su vida y la de sus dos hijos están en juego.

La segunda semana de diciembre acudió a Estrasburgo como finalista del Premio Sájarov, que el Parlamento Europeo entrega cada año a quien se haya significado en la defensa de los derechos humanos. El galardón fue a parar a manos de la oposición venezolana, pero también podía haber recaído en el grupo de mujeres mayas que, como Lolita Chávez, llevan años desnudando oscuros intereses económicos que empresas transnacionales como ACS disfrazan con la retórica de la civilización. “Las mujeres nos hemos rebelado contra un modelo de vida depredador. No queremos su dinero. No queremos sus migajas”, dice esta mujer dulce, pero que encierra una fuerza interior apabullante.

¿Qué ha supuesto para usted este reconocimiento?

Pues me llamó mucho la atención y pregunté cuál era el motivo. Me respondieron que era una iniciativa del grupo europeo de Los Verdes en reconocimiento a mi trayectoria por la defensa territorial y los bienes comunes de mi pueblo. También por ser mujer maya. Esa relación de fuerzas y vínculos entre la lucha por el territorio como una cosmovisión planteada desde nuestra percepción ancestral impulsó mi nominación. Cuando me informaron, vivía un momento difícil; había sufrido ataques por parte de grupos violentos.

Durante la entrega del premio en Estrasburgo a la oposición venezolana, usted rompió el protocolo con un gesto muy simbólico, ¿cuál fue?

Sí, me levanté de la silla y mostré un cartel contra las transnacionales. Lo pensamos con mi pueblo porque era un reconocimiento a mi comunidad. Lo que sucedió fue que, al conocerse mi nominación, otros territorios de Honduras, Costa Rica, México, El Salvador, Argentina, Chile y hasta de Brasil contactaron conmigo para pedirme que aprovechara la cita y mostrara a Europa lo que están padeciendo los pueblos originarios de Latinoamérica por culpa de las empresas transnacionales, muchas de ellas europeas. Fue una cadena de expresiones de protesta muy grande y emocionante. Cuando me explicaron que en el protocolo de la ceremonia yo estaba como invitada especial sin posibilidad de hablar, pedí consejo a las mujeres de mi comunidad y se acordaron dos propuestas de forma colectiva. Una era que si no iba a hablar era mejor que no fuera. La otra era que si acudía encontrara una manera de visibilizar los motivos que me habían llevado hasta allí. Era desafiar el protocolo mostrando nuestra expresión originaria de Abya Yala, en lugar de América, y nuestra lucha contra las transnacionales.

Suele incidir en que el legado de esas empresas en sus territorios es de miseria y dolor.

El problema es su codicia sin límites. Cada generación que ha mantenido vínculos con las riquezas naturales de la Madre Tierra ha sido atacada sistemáticamente por las oligarquías financieras de mi país y empresas extractivas extranjeras, algunas de ellas españolas, como ACS. Hemos llegado a una situación tan extrema que hoy nos vemos en la obligación de hacer un llamado urgente a la comunidad internacional para frenar el neoliberalismo entre todos y todas. Defendemos al agua, las tierras y las montañas con nuestra vida. Como dicen las abuelas de mi comunidad: “Nosotras participamos en la redistribución de los recursos, pero a las empresas multimillonarias que sólo acumulan bienes las confrontamos con nuestras vidas”.

¿Cómo se comportan esas empresas en un territorio con tantas riquezas naturales como Latinoamérica?

Se comportan como depredadores. Lo saquean y, una vez terminado, continúan con el de al lado. Su deseo de acumulación es tan insaciable que están exterminando a la humanidad. Pero estas expresiones no caben en los juicios que los pueblos hacemos contra estas empresas. Por eso nuestra lucha es permanente. El mandato que tenemos de las abuelas es no ceder nada ante este perverso sistema que tratan de imponernos, ante esta gente que deberían ser la vergüenza de la humanidad.

¿Qué respuesta reciben de los Estados?

Las potencias mundiales son parte de ese daño. Ya lo dije en la Unión Europea: ustedes son responsables. Y también EEUU, que le ha hecho el daño más oscuro y sangriento a mi pueblo durante la época de la guerra.

¿Y cómo se vive ese proceso de destrucción que describe siendo, además, mujer?

Es una doble condena. Desde la llegada de las transnacionales vivimos en un sistema patriarcal, militar y racista. Es una estrategia económica global apoyada en una legislación diseñada para proteger intereses depredadores. Nosotras luchamos contra un modelo machista y racista que fomentan las estructuras institucionales en su afán por acumular. Este genera que la preocupación sea ganar dinero para sobrevivir, obviando la violencia que se practica para conseguirlo. Las violaciones sexuales y las expresiones de trata y de racismo cotidianas que sufrimos las mujeres son silenciadas e ignoradas. Yo le he vivido y es indignante. Las rutas hacia la cárcel que siguen las mujeres en lucha que son detenidas no son las mismas que la de los hombres. Antes son violadas y torturadas.

¿Quiénes practican esas atrocidades?

Hay muchos. Los militares, por ejemplo, que desde hace muchos años son adiestrados en la Escuela de las Américas para prácticas de desaparición y tortura sin que haga mella en sus conciencias. Estos militares están vinculados con grupos paramilitares y delincuencia organizada, las Maras. Por encima de ellos están los funcionarios públicos y familias oligarcas como los Gutiérrez Bosch, que ven a los indígenas y a las mujeres como sirvientas, como esclavas. Finalmente, están las grandes empresas mineras y madereras mafiosas, para quienes solo somos obstáculos.

¿A qué empresas se refiere?

ACS, cuya filial Cobra ha saqueado el agua del río Cahabón que abastece a 29.000 indígenas, es una de ellas. Por eso suelo citar mucho a Florentino Pérez, porque quiero que nos conozcamos, que conozca los rostros de las comunidades que su empresa trata de eliminar en Guatemala y las historias de quienes estamos defendiendo otro modelo de vida. Que nos ponga cara. También están Enel, empresa italiana de energía, que ha desplazado y dividido a comunidades en Cotzal para construir una central hidroeléctrica, y la canadiense Gold Corp, que ya depredó un territorio y ahora se ha lanzado a otras zonas para seguir haciéndolo. Queremos que pongan rostro, porque nos matan y la humanidad no se entera. Pues yo les digo que no somos seres de rango inferior y que seguiremos anteponiendo nuestras vidas para detener su actividad como ya hicimos con Monsanto. Las mujeres nos hemos rebelado.

¿Se consideran víctimas de este capitalismo voraz y patriarcal?

No nos consideramos víctimas de nada. Somos defensoras de modelos alternativos de relaciones humanas, nuevas formas de internacionalismo. Una de las cuestiones fundamentales que solemos compartir en Abya Yala es que nosotras no nacimos para ser víctimas, esclavizadas por un pensamiento de rechazo. No hablamos de caridad. Hablamos de reciprocidad entre pueblos. De los saharauis con los mayas, y los mayas con el pueblo lenca, mapuche, etc. Proponemos nuevas alianzas de reciprocidad en las que nadie es inferior a otra. El modo de vida de los pueblos originarios no es la acumulación del dinero, porque no aporta la plenitud, sino castigo.

¿Tiene miedos?

Sí, pero me los reservo. Prefiero no decirlos.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JSC

    He vivido doce años en Guatemala, once en la zona k'iche' de Totonicapán y uno en el norte del Quiché. Puedo dar fe de que lo que dice la señora Chávez es cierto. En Guatemala, a pesar de una gran mayoría indígena y campesina (un 70%), hay un grupo latino profundamente racista que, apoyado por militares, siempre ha buscado explotar a esa gran mayoría. Y encima viene gente como el tal PPérez o las mineras canadienses que sobre explotan los recursos y crean caos en las comunidades. El señor MB expresa el terror ancestral que tienen los pocos ladinos hacia la "indiada", como dicen ellos. Cuando haya un gobierno indígena, puede ser que empiecen a cambiar las cosas. Y aun así, va a ser difícil. Muchas veces tenemos al opresor metido dentro.

    Hace 3 años 10 meses

  2. El yeyo Juan

    Contesto a MB. "DEMAGOGIA total y absoluta" LA SUYA. De la peor especie y además, inútil. Porque acabar con el típico "seguro que las cosas se han podido hacer mejor" es de traca. Se merece que sus amos no le paguen hoy, al menos, el tiempo que ha empleado en tan torpe excusa.

    Hace 3 años 10 meses

  3. Etxenike

    mostrando nuestra expresión originaria de Abya Yala, en lugar de América porque no somos LATINO AMERICA NI LATINOS .... aqui vivimos millones de NATIVOS ORIGINARIOS nuestro continente es ABYA YALA .... cuando ustedes nos nombran latinos solo ppretenden apretar la coyunda , terminar el trabajo sucio que empezaron hace 525 años buscando cambiar nuestra verdadera identidad , como cuando vasquez de coronado y todos sus coterraneos llegaron a " civilizarnos "

    Hace 3 años 10 meses

  4. MB

    Buenos días, creo que antes de publicar una entrevista de este tipo deberían de recabar mas información porque que si no lo que podría ser una bella noticia acaba siendo una demagogia total y absoluta. Primero de nada, deben de conocer Guatemala un país lleno de violencia por todas y cada unas de las partes, desde narcos que te matan por pasear por un lugar inapropiado, o indígenas que te queman por que tienen un miedo ancestral a que les robes un niño o le hagas cualquier tipo de daño a la comunidad, y eso por ejemplo con gente le da servicio a la compañía eléctrica o bien gente que está haciendo un simple censo de personas. Guatemala necesita energía y por tanto debe de usar los recursos que el país tiene para dotarse de esa energía que al final es progreso, la mayoría de estas comunidades se han visto beneficiadas por los proyectos en construcción de caminos, escuelas, en dotar de trabajo a muchos miembros de la comunidad. Seguro que las cosas se han podido hacer mejor pero por favor que no vendan esa imagen por que es pura demagogia y se lo dice alguien que está en Guatemala 1 vez a la semana y ve el grado de violencia que hay en el país.

    Hace 3 años 10 meses

  5. JOC

    Ya sebemos lo que es la economía extractiva, pocos ganan, muchos pierden y dejamos un estercolero para nuestros nietos. Y luego van y les votan...

    Hace 3 años 10 meses

  6. camelo

    Ahí le tenéis . El presidente de un club de futbol supermillonario . Y sus empresas saqueando los recursos de pueblos hispanoamericanos . ¿ Algo que decir al respecto ?

    Hace 3 años 10 meses

  7. gabino

    aqui en europa somos muchos lo que estamos con ellas.enterate fascistas de florentino y sus secuases

    Hace 3 años 10 meses

  8. Luis

    Florentino Pérez no atiende razones humanitarias. Esquilma una España arruinada, le pagan por los negocios en los que mete la pata hasta el fondo y aún así nos lo venden como empresario de referencia. Que me permitan a mí lo mismo y verás si me hago millonario. Mucha cara y mucho cómplice.

    Hace 3 años 10 meses

  9. amaia

    Magnífica, la entrevista y la entrevistada, gracias

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí