1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Procesando la investidura (IV)

La no-revolución permanente

El Procés no ha aportado itinerarios legales –o, incluso, ilegales–. No obstante, será muy útil si el Estado quisiera finalizar un proceso ciudadano en cualquier parte del territorio. Es la puesta de largo de una nueva cosmovisión de la represión

Guillem Martínez Barcelona , 10/02/2018

<p>Carles Puigdemont.</p>

Carles Puigdemont.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

1– Cuenta la leyenda (urbana), transmitida de semióticos a semióticos, que cuando el Ejército Rojo entró en Berlín, un oficial soviético llegó a un despacho gubernamental, puso los pies sobre la mesa, encendió un pito soviético –los llegué a catar cuando el Muro; eran terribles–, y empezó a teclear números de teléfono internos al tuntún. El único negociado que le contestó fue el Ministerio de Ilustración Pública y Propaganda. De hecho, acabó hablando con Goebbels. Horas antes del fin, en fin, el Estado no existía. Salvo en sus tramos propagandísticos. De esto se desprende, hermanos, que cuando un sistema propagandístico se va al garete, lo último en irse es, precisamente, el sistema propagandístico. Que sería su cola de lagartija. Y sí, no mola hablar del Procés y poner nazis por medio. No tiene relación. De hecho, no he citado a cualquier nazi, que he puesto al Doktor Goebbels. Su disciplina y conocimientos vertidos se estudian en la uni, con otros palabros, aún hoy, una época en la que la propaganda, definitivamente, no es patrimonio de las dictaduras –que, de hecho, no la necesitan; pueden ir tirando con Sistema Pal, a pal(o) seco–, sino de las democracias. Sólo en una democracia, verbigracia, se puede asistir a esa maravilla goebbeliana consistente en ver a un rey comiéndose la sopa. El Procés, ese barroquismo propagandista, sólo ha podido existir, en fin, en la cultura europea con mayores excesos propagandísticos cotidianos. Hola. Bienvenidos a Procesando la Investidura. ¿Por dónde empiezo? Sin que sirva de precedente, utilizaré el método cartesiano y empezaré por el punto 2.

El Ejército Rojo ha entrado en Berlín. Lo ha tomado todo y, de todo lo que antaño funcionaba, sólo funciona lo que mejor funcionó, la propaganda

2– Me temo, no obstante y para qué engañarnos, que está pasando lo que les apuntaba en el punto 1. El Ejército Rojo –tipos duros, capaces de fumar tabaco soviético, no te digo más– ha entrado en Berlín. Lo ha tomado todo y, de todo lo que antaño funcionaba, sólo funciona lo que mejor funcionó, la propaganda. Sigue siendo la misma propaganda vertical de siempre, emitida verticalemente y difundida por medios, asociaciones peronistas.cat y Redes. A partir del punto 22 les hablo de las últimas tendencias en Ejército Rojo, por cierto. Ahora les explico lo de los chicos y chicas de la propaganda.

3– La Propaganda forma una arruga en el ‘celebro’, no sólo de quién la recibe, sino de quién la emite. Puede resultar sorprendente, pero el emisor de propaganda llega a intoxicarse íntimamente con la realidad que promociona. Le pasó a Goebbels, que al final no se enteró de la copla pues, en lo que es un inexcusable error profesional, llegó a creerse lo que describía.

4– Ahora mismo, mientras escribo estas lineas al menos, se está negociando investidura en el Benelux. JxC y ERC. En esas reuniones, el eje es algo que ya no existe. Berlín. Es decir, la posibilidad de crear construcciones propagandísticas, eléctricas, ocurrentes, y que todo ello no te lleve al trullo. Es decir, se utilizan posibilidades propagandísticas cuando el Ejército Rojo ya está en la Cancillería, con los pies sobre la mesa y fumando etc. Ver punto 22.

5– La emisión de Procés, sorprendentemente y con lo que ha caído, sigue siendo la misma que en los Glory Days. Básicamente, siguen esta estructura. A) Construir un objeto de tensión con el Estado, b) carente de posibilidades, en tanto c) no hay voluntad ni cosmovisión para llevarlo al extremo de su consecuencia. A su vez, d) se presenta eso a la afición como un hecho de ruptura, cargado de decisión y trascendencia, mientras en esencia es un e) hecho propagandístico, que esconde una política real a su afición. Bueno, dos: f) construir, en primer lugar, hegemonía en torno a CDC –hoy, en torno a JxC; CDC/PDeCAT, al menos momentáneamente, ha dejado de existir– y, en segundo lugar y menos importante, construir algo con lo que negociar con el Estado.

6– Es imposible negociar con el Estado –esa es la originalidad del Estado Esp, me temo–. Ni siquiera ahora cuando –ojo, que esto es importante–, no se pretende negociar un referéndum o una indepe, sino una solución judicial a presos, pre–presos y exiliados.

7– En el Procés, en fin, nada es lo que parece, ni lo que se comunica. De hecho, hasta la fecha, el Procés ha mentido como un bellaco –por cierto, ¿mienten los bellacos? ¿Alguien tiene alguno? ¿Dónde se compran?

8–Bueno, empieza la juerga. Veamos los hechos procesistas de esta semana, a través del tamiz de los puntos 5, 6 y 7. 

En el Benelux se instauraría un Consell de la República, presidido por Puigde, que sería el organismo ejecutivo que cortaría el bacalao

9– Esta semana, JxC y ERC han negociado en el Benelux la investidura de Puigde. Sobre el tapete, o como se llame, giraba una propuesta. Nombrar a Puigde presi de una entidad republicana exterior, y, por el mismo precio, nombrar a un presi y un Govern de la Gene en el interior, que se parecería mucho a un Govern de la Generalitat: apenas tendría atribuciones ni posibilidades, e iría tirando con un palo y una caña. En el Benelux –posiblemente en Waterloo, lo que tendría guasa histórica–, se instauraría un –sic– Consell de la República, presidido por Puigde, que sería el organismo ejecutivo que cortaría el bacalao. Espectacular. Pero asumible para el Procesismo.

10– Básicamente, se puede realizar la sombra de la sombra de todo eso. Es decir, su propaganda. Es decir, votar un Presi en el Parlament, y que ese Presi nombre, de manera simbólica, patillera y alejada de la política, un cargo simbólico en el Benelux, a través de algo que no fueran leyes escritas y, por tanto, no sujetas a TC y a trullo. Costaría. Un huevo –no se pierdan el punto 22–. Pero se podría hacer. Una cultura capaz de proclamar una DUI sin proclamarla, puede hacer eso y, en trance, freírte un huevo. Esta sería, parece ser, la opción ERC. La opción ERC es hacer cualquier cosa que no lleve al trullo. Y tirar millas. Pero esa no es la opción de JxC.

11– Básicamente, lo que quiere JxC es eso, pero que no resulte simbólico. Es decir, un presi de la República, exiliado en el Benelux, votado en el Parlament. Y un presi medio–pelo, de bajo perfil, legal, que no implique trullo, que caliente banquillo en el interior, que esté vinculado verticalmente al del exterior, y que también sería votado en el Parlament. A lo largo de la semana, JxC ha ido quemando etapas y enfrentándose a ERC, por todo eso. El enfrentamiento ha sido a través de los medios. Es decir, propagandístico. La última ha sido el viernes, cuando el grupo JxC en el Parlament ha registrado una propuesta para modificar la Llei de Presidència, sin el acuerdo de ERC. Es decir, por la cara. La idea es tramitarla por lectura única y que se convoque un pleno de urgencia, la vote, y permita la movida telemática con Puigde.

12– Si uno lee todo esto, entiende que JxC apuesta, por fin, por la ruptura. Por votar al Puigde, contraviniendo al TC. Pero, recuerden, esto es procesismo, ese estado de ánimo en el que nada es lo que parece, y nada es aquello por lo que te condenan. Les explico.

Si nadie quiere ir al trullo, en fin, nadie quiere el plan de Puigdemont

13– La propuesta JxC entraña trullo para todos los participantes en el pleno, me temo. El abogado, cyberactivista y vicepresi de la Asamblea de Andalucía, Moreno Yagüe, me dice que no. Y lo que diga Moreno Yagüe va a –cyber– misa. Otras voces, más cenizas, es decir, menos preocupadas por la ley que por el dibujo que hace de ella el Estado –y que han ido acertando la lógica del Estado a tutuplén–, me informan de que sí. No se pierdan el punto 22, leñe. A su vez, y como todo el mundo sabe, uno de los grandes intereses del procesismo ha sido esquivar la cárcel. Han llegado a ella de manera arbitraria, en tanto que presos políticos. Pero también de manera sorpresiva para ellos, no calculada ni prevista, de manera que han hecho todo lo posible para salir de ella, renunciando a toda la tradición de decoro propia del preso político. La Vanguardia, en ese sentido, ha ido publicando joyas de las declaraciones judiciales de los acusados en el trance de no querer ser enchironados. La última consiste en Forcadell disparando hacia abajo, diciendo que ella no proclamó nada, y que hizo lo que le dijo Torrent, señor profesor. Si nadie quiere ir al trullo, en fin, nadie quiere el plan de Puigdemont. Que, por tanto, no quiere ni el propio pack Puigdemont. 

14– ¿Qué quieren? ¿Qué están negociando? Parece ser que están haciendo –otro; otra vez– un Chicken Game, esa disciplina que la UNESCO acabará declarando Tradició Catalana Patrimoni Cultural de la Humanitat. Se trata, como siempre, de una partida en la que el primero que parpadea, pierde. Queda como un cobarde y un traidor, mientras que el ganador se lleva todo su electorado. En tanto que juego de presión y azar, no se sabe quién va a ganar. En este momento, puede ganar cualquiera. ¿Qué dos opciones están a punto de ganar o de perder. 

15– Si gana ERC, es que JxC se ha rajado. Se formaría entonces un Govern autonómico al uso. Su presidente sería Elsa Artadi –curiosamente, la mujer más odiada en el centro–derecha cat; el centro derecha cat es una olla de grillos, detrás de su disciplina férrea. O, literalmente, cualquiera. Durante algunas horas de esta semana, en el Chicken Game apareció como presidenciable, me dicen, Marc Solsona, alcalde de Mollerussa, una ciudad que en los 80's tuvo un equipo en Segunda A, por lo que salía en los cromos de la Liga Panini.

16– Si gana JxC es que ERC se ha rajado, y ha reconocido que no se puede votar a Puigde sin ir al trullo, por lo que no lo votará. Empezarían entonces el estupor y los temblores. Los indepes de toda la vida –no hay indepes de toda la vida, si bien resulta que Twitter está lleno– acusarían a ERC de ser los culpables de que el plan paranormal de esta temporada no funcione. Y, contra su voluntad, con cara de fastidio y todo eso, JxC no podría hacer otra cosa que esperar que pasara el tiempo y se convocaran elecciones. Que ganaría por KO. Posiblemente con una lista conjunta con ERC. O con una ERC sumamente canija y traidora, etc.

17– El plan de JxC, por tanto, no es que Puigde sea presi. De alguna manera saben que no puede. Es conseguir la hegemonía del catalanismo y, lo dicho crear un objeto con el que negociar con el Estado.

18– Ese objeto ya tiene nombre artístico. Se llama Posar–l'Estat–contra–les–cordes/ Poner al Estado contra las Cuerdas. El Issim. Col·legi de Tertulians Procesistes ya ha empezado a dar la vara al respecto. Básicamente consiste en todo lo contrario a su nombre artístico. Consiste en poner contra las cuerdas a la Gene. Es decir, en mantener las movilizaciones –notorias, eléctricas, disciplinadas, de bajo perfil, es decir, autorreferenciales, propagandísticas, inútiles, sin desobediencia alguna, con muchos lacitos amarillos– ad eternum, y con elecciones cada 6 meses –las elecciones y las campañas electorales son el clímax del Procés, ese proceso electoral continuo–. Pueden hacerlo. No les costaría. No les está costando. Lo están haciendo con el rabo de un lagartija. La Patronal Catalana de Lacitos Amarillos y la afición procesista estarían encantados, por otra parte.

Llevamos chorrocientos días sin Gene. Y no se nota. Es decir, la parroquia puede llegar a pensar que no es tan necesaria

19– JxC tiene, al menos, especial interés en que empiece a correr el tiempo para las elecciones. Con la solicitud de la reforma de la Llei de Presidència, tal y como ha resaltado el periodista Quico Sallés desde El Món–desde aquí le brindo un plas-plas-plas–, el rechazo de esa reforma en votación en el pleno, equivaldría –dicho pronto y mal, pero de manera efectiva– a una votación de investidura rechazada. Es decir, empezaría a correr el tiempo hacia unas elecciones. Son unos cracks en lo suyo, vamos.

20– La pega. Llevamos chorrocientos días sin Gene. Y no se nota. Es decir, la parroquia puede llegar a pensar que no es tan necesaria. Prolongar este vacío puede no ser buena idea. Pero prolongarlo, a su vez, explica el procedimiento de creación de ideas en el Procesismo. En pequeño comité, verticalmente, y sin mucha información y cosmovisión, salvo la de los grandes ideólogos, cuyas opiniones, parece ser, se retroalimentan entre ellos mismos. Los diputados, por cierto y como siempre, no saben nada. Creen lo que se les dice. Que se está haciendo una cruzada por un Govern republicano frente a los malos cats de ERC.

21– En defensa de este nuevo plan para dominar el mundo, se debe de decir que, en todo caso, el procesismo puede hacer poco, salvo estos juegos de artificio, pues, lo dicho, el Ejército Rojo está cerca del bunker. Lo que nos lleva al punto 22. No sé si han oído hablar de él.

22– Han aparecido nuevas comunicaciones del juez del TS que lleva la cosa. Muy inquietantes. Se ha denegado la libertad provisional a Forn y a Sánchez por su ideología. La ley siempre es legal, que no justa, de ahí su nombre. Si uno se empeña en ello, puede incluso invadir Polonia legalmente. Es importante, en ese sentido, la argumentación del juez para intentar comprender qué se está invadiendo. Con el auto de Forcadell y el de Forn y Sánchez, parece ser que se está perfilando la acusación, que tendrá forma de, dicen, paquete de 150 folios. Parece ser que los cargos serán, entre otros, rebelión. Para lo que es necesaria una violencia que, finalmente, se ha conseguido depurar en el laboratorio, sentando un peligroso canon de lo que es violencia. Un desahucio parado por la PAH, por ejemplo, sería violencia y, por lo tanto, rebelión. Unos 30 añitos. También se está perfilando la figura de la asociación delictiva. Una figura del todo excesiva en este caso –según, claro, mi opinión y la información que he ido vertebrando–, pero que posibilitaría engarzar en el cargo de rebelión a quién se deseara, en tanto que también se dibuja un delito continuado. El Gobierno, la Justicia, el Estado, o como quieran llamarlo –sí, por aquí abajo resulta confuso en ocasiones– ha fabricado una buena máquina contra el Procés. Efectiva. Ocurrente. Desmesurada. Ahora mismo, todo cargo, político o electo, que haya participado de alguna manera en el 1O, está siendo vinculado a la cosa rebelión y a la cosa asociación de malhechores. En tanto que delito continuado, pueden engarzarse a la fiesta todos aquellos que no sean astutos, que crean ciegamente su propaganda, o que no estén bien informados, en esta legislatura. Vamos, que la represión legal sería la misma –rebelión, 30 años– para el caso improbable de una desobediencia, o el caso, más probable, de un acto propagandístico. La cola de lagartija propagandística del procesismo, por tanto, se mueve. Pero tiene pocos movimientos efectivos. En el interín 2012–15 el procesismo podría haber hecho lo que quisiera. Hicieron propaganda. En el interín 2015–17, podrían haber hecho algo, pero se inclinaron por lo de siempre. Es posible suponer que ahora no podrán hacer ni propaganda de manera efectiva. Tan solo su Chicken Game, en un tablero cada vez con menos casillas. 

Se está perfilando una represión estatal que afectaría a más objetos que el Procés 

23– Se está perfilando, en fin, una represión estatal, que afectaría a más objetos que el Procés –algo aparatoso, espectacular, pero fácil de dominar, incluso sin mecanismos jurídicos, pues es simplemente propaganda–.

24– Los amagos del PP para endurecer penas, y para imposibilitar, legalmente –la palabra legal mola mucho por aquí abajo; todo puede ser legal; en el 74 se produjeron, legalmente, las últimas ejecuciones, por ejemplo–, el indulto a condenados por rebelión, es un indicio de que están calentitos, que tienen un nuevo juguete, y que piensan jugar a fondo con él. Estén también al quite del delito de odio, de sus usos y abusos. Se coló en el Código Penal en 2015, y en principio todo el mundo aplaudió, pues entendió que era un artículo contra el racismo. No lo es. Se está ampliando a la defensa de objetos extraños, como la monarquía, los jueces, la Justicia.

25– Si cualquier territorio quisiera iniciar un proceso de autodeterminación en el Estado –por ejemplo, Cartagena; en casa somos muy de Viva Cartagena–, el Procés no le serviría de nada. No ha aportado posibilidades, itinerarios, trayectos legales –o, incluso, ilegales–. No obstante, el Procés será muy útil, me temo, en el caso de que el Estado quisiera finalizar un proceso ciudadano de cualquier índole y en cualquier parte del territorio. Es la puesta de largo de una nueva cosmovisión de la represión, una vez concluyó aquel chollo llamado ETA. Vivan donde vivan, les interesa ver cómo se cargan el Procesismo. De alguna manera se utilizará para cargarse algo próximo a usted, que no tenga que ver nada con el Procés o con el mundo de la propaganda.   

26– Socorro.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Daniel

    Gracias Guillem. Gracias a tus analisis, los arboles (el proces y la justicia de estado) no me tapan el bosque catalan (la realidad, la vida misma, tal como es). Me costo de primeras el estilo irreverente y ahora no puedo vivir sin tu clarividencia. Enhorabuena.

    Hace 3 años 8 meses

  2. fer

    Hay un detalle, al margen: las organizaciones que luchan por la libertad en el mundo, que tienen departamentos jurídicos para dar apoyo a los refugiados políticos, sean chinos, nor coreanos, saudíes, turcos, húngaros, o de cualquier otra parte que vean amenazados sus derechos civiles, su libertad individual, su integridad por causas políticas, han rechazado de pleno los argumentos del nacional populismo catalán. Los prófugos han elegido directamente ser defendidos por especialistas en defensa de los criminales internacionales más buscados. Curioso por lo menos. Enormemente clarificador para la gente normal.

    Hace 3 años 8 meses

  3. Juan Solo

    Como al articulista le gusta la desagradable costumbre de numerar sus reflexiones, estilo more geométrico cartesiano (ya sabemos que la unión en la fraternidad es Francia) yo voy a hacer lo mismo. 2- Empiezo, lógicamente, por el punto 2. ¡Me da una risa todo esto! Vamos, que estoy tan cagado por la España fascista que plantea ese artículo que, yo, también me parto la caja, eso sí, desde el lado indepe, con varios de mis representantes políticos en la cárcel. Pero bueno, nada que una buena propaganda en forma de artículo humorístico no pueda reajustar. 3- No voy a ser tan pesado de remitirles a ustedes al punto 22, me bastan con un par más, que suman 5 con este tercero: en Catalunya se proclamó la independencia ¿pero qué dice el abuelo? Que no se ha tomado las pastillas ¿no ves que seguimos en España una y no 51? Ciertamente España es una verdad represiva de facto, no un constructo político discursivo como Catalunya. Pero ¿ep? ¿Cuando se declaró el 155? El día del la DIU coitus interreptus o, no sería más bien, el día después a que Puchi levantó la suspensión y, por tanto, dio eficacia legal a la DIU allende los 30 segundos. Señor Martinez, no mienta, que usted lo sabe y eso de mentir solo lo hace gente como Goebbles y Mónica Terribas. 4- Punto 4, el cuadrilátero: ERC y JxS se están midiendo la pilila, todos lo sabemos, hasta los cisgéneros lo sabemos. JxS quiere elecciones, ERC no, así que no las precipitará y Puchi, bueno Puchi quiere ser President pero sin tener en cuenta que en España eso solo puede ser de acuerdo a la ley, es decir, no a lo que vote el parlament sino a ese órgano de la soberanía nacional que, según la constitución es el TC, ui, según la constitución no, pero ya me entienden ustedes. y 5- Punto 5, el punto G, también conocido como punto CUP: España no negocia con terroristas, digo procesiones. Y eso es terrible porque lo que han hecho con Catalunya, mañana lo harán con la asociación de vecinos de Rivas Vaciamadrid. Es tal el escándalo que se suceden las muestras de solidaridad de la izquierda española a favor de la unidad en la fraternidad. Manifiesto tras manifiesto promovidos por el mismo Sr Martinez, Javier Bardem, Miguel Bosé y Martirio. Corre el rumor que hasta Alfonso Guerra está pensando en firmar uno. Bueno, es solo un rumor. Que poca memoria ¿acaso no fueron los sociatas aquellos que aprobaron la ley Corcuera o de "patada en la puerta" por la cual ya se acusaba de sedición a los presidentes de las asociaciones de vecinos? ¿Acaso no votaron aquella Ley de partidos contra el terrorismo juntos? Vaya, si resulta que seguimos viviendo en España. Es bueno que el señor Martinez se de al fin cuenta de ello. Bienvenido, los indepes lo tenemos claro hace tiempo y, por eso, queremos (y vamos a querer seguir) largarnos. Procésalo, Guillem, seguro que te darás cuenta con la flexibilidad mental que caracteriza tu sentido del humor unido a tu apego a LA RAZÓN y no a las emociones nacionalistas de que finalmente tú también eres indepe y todavía no lo sabes.

    Hace 3 años 8 meses

  4. Joaquín Miras

    Apreciado señor Guillem Martínez: Permítame un par de comentarios sobre este artículo suyo «la No revolución permanente». El primero, el más extenso, respecto de su opinión sobre la implacable falta de capacidad de negociación de eso que usted denomina «Estado-Esp». Deseo hacerle a usted una pregunta: ¿Sabe usted si es que alguna de las fuerzas separatistas derrotadas tan flagrantemente como usted bien señala, ha pedido discretamente entablar negociaciones para negociar los términos de la rendición, o, si usted prefiere, de la derrota?. Periodistas como Joan Tapia, José Antonio Zarzalejos, o Gregorio Morán, bien informados, no explican que haya señales de tales cosas. Por el contrario, y como hacía ETA antaño, en pleno marasmo, en vez de tratar de abrir negociaciones discretas, las fuerzas separatistas provocan la confrontación un día si y otro también. Nos provocan, en primer lugar a los ciudadanos del país de los catarras que no somos separatistas. Y que somos mayoría. Cada vez que sacan el culebrón bruselense. Y lo hacen sin tener en cuenta que cada día que hacen eso, el PSC pierde votos, y los gana Ciudadanos. Pero lo hacen sin importarles que, dada su actual situación de derrota total, y la indignación, que producen, la afrenta que nos generan, eso implique que un centenar largo de personas pueda acabar pasando una decena de años en la cárcel. Gentes de las suyas. Y lo hacen porque no van a ser ellos lo que queden mal, los que sean traidores. Bueno, bien, así sea. Pero entonces, no podemos pedirles a los que han ganado por goleada, que sean ellos quienes arriesguen su electorado. ¿No le parece? La paz de Breda exige que el derrotado amague arrodillarse y entregue las llaves. Entonces, el vencedor, deberá ser condescendiente y magnánimo…¿ o me equivoco de argumento? La segunda cosa que desearía comentar, es que me parece extraño que usted concluya ahora que los cartageneros deben extraer conclusiones de lo que acaece en Cataluña. Los cartageneros, y los vascos, incluido el señor Urkullu, y todo el mundo salvo ese sector de los catarras que se siente superior, distinto, y daneses del sur, ese que siente que, por serlo, ho tenen tot pagat a totarreu. Todos los demás en España, salvo los magníficos daneses del sur, habían ya extraído la conclusión, tanto de la extraordinaria potencia de España, cuarta economía del euro, como de su carácter de Estado –los estados no negocian los pulsos que se les echan: ningún Estado-. Como resultado de lo ocurrido con ETA. Precisamente por eso, en octubre, el señor Urkullu, puso en el asador toda la carne, sin temor al ridículo, a ser llamado traidor en su casa, a que se rieran y se indignaran con él en el País Vasco. Pero nosotros bailamos mambo. Y así va la cosa. Y nada más Reciba un saludo afectuoso.

    Hace 3 años 8 meses

  5. Gerardo Quesada

    Muy bien. Junqueras & Cía presos políticos. El Estado caca. Pero pregunta: ¿qué habría que haber hecho en lugar de lo que se hizo? Aquí es donde fallan todos los análisis preciosistas que exigen una respuesta impoluta del Estado. España se enfrentó a un desafío inédito en la historia del mundo democrático y lo superó sin que hubiera que lamentar más estropicios que una pérdida de visión parcial en un ojo y una capsulitis en un dedo. La reacción del Estado, proporcional y efectiva, evitó la catástrofe del salto al vacío propuesta por el separatismo. Si uno es un periodista buscando profundidad, supongo que le cuesta perdonar que las cosas se hayan resuelto de una manera tan poco complicada.

    Hace 3 años 8 meses

  6. magrab

    Anoche en el programa de amplia gama de puntos de vista FAQs, de TV3, tanto Beatriz Talegón como la ex-política de nariz fina que es Pilar Rahola, dijeron el mismo: que el independentismo no es la causa, es la excusa. Impresiona como han podido esperar 40 años, cocinando su venganza, mientras cultivaron el mito de la Transición modélica y la Constitución de todos. Explica la virulencia de la manera de actuar y el método brillante que evite pasar por cualquier control democrático, deja Congreso con la palabra helada y expone la población a la versión correcta (corregida) de los hechos.

    Hace 3 años 8 meses

  7. fer

    De todas formas cuando llegue algún proceso ciudadano nos avisa.

    Hace 3 años 8 meses

  8. ; )

    Ah, y los "Grañenas", espectaculares.

    Hace 3 años 8 meses

  9. ; )

    Lo echaba de menos. Se entiende todo. Molt gracies, noi. CTX cada día es más imprescindible. Enhorabuena.

    Hace 3 años 8 meses

  10. Pol

    Las tres columnas que sustentan españa: trena, trullo y talego

    Hace 3 años 8 meses

  11. fer

    Efectivamente asistimos a la puesta de largo de un estado que puede parar todo "proceso ciudadano" que pretenda hacer las cosas por sus santos cohones. La selva y la guerrilla no son indispensables. Tanta inteligencia desaprovechada en botas de agua por los barrizales. Épico Guillem, épico.

    Hace 3 años 8 meses

  12. Sergio

    A veces me da pena que Guillem Martínez derroche su enorme talento en estas pequeñeces nuestras. Después pienso que sin él no entendería nada. Y se me pasa.

    Hace 3 años 8 meses

  13. Guillermo

    Socorro

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí