1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

Catalanofobia; la construcción de un relato

La estrategia del enemigo común es una de los artimañas más viejas de la política

@PabloMM 12/02/2018

<p>Carles Puigdemont.</p>

Carles Puigdemont.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 31 de enero de 2006, el PP inicia la campaña de recogida de firmas para exigir al por entonces gobierno socialista un referéndum contra el Estatuto de Cataluña. Lo hizo en Cádiz, mi ciudad. Aquí, en la periferia del extrarradio, más cerca del norte de África que del Reino de Madrid, los líderes del partido se pasearon por unas calles que históricamente nunca han despertado el interés de las grandes poderes del Estado.

La elección no fue casualidad. La provincia de Cádiz es uno de los territorios más empobrecidos del país, así que los estrategas de la calle Génova debieron pensar –y acertaron– que este sería el caldo de cultivo idóneo para esparcir la propaganda de ricos contra pobres. El PP hizo cálculos electorales y el resultado fue que inmolarse políticamente en Cataluña le salía rentable para el objetivo final de alcanzar La Moncloa.

Centenares de personas se dieron cita en la Plaza de San Juan de Dios, sede del Ayuntamiento gaditano, prestos a dejarse embaucar por el discurso de los avariciosos catalanes que querían robarles las pocas migajas que aún tenían en el bolsillo. Melodías de seducción para unos oídos sacudidos por el paro y la miseria en una provincia donde la crisis económica es un estado permanente.

El llamamiento fue un éxito. Unos meses después, Mariano Rajoy se fotografió en las puertas del Congreso con más de cuatro millones de rúbricas, recolectadas por todos los rincones del país, que clamaban contra la reforma de un estatuto del que la mayoría de los firmantes ni siquiera había leído el preámbulo.

La estrategia del enemigo común es una de los artimañas más viejas de la política. Consiste en fabricar un adversario en torno al cual unir a la masa, para una vez conseguido autoproclamarse como el único remedio para combatirlo; algo así como inocular una enfermedad mientras fabricas la vacuna. "El enemigo común une", dijo Goebbels.

Sin pretender hacer paralelismos godwinianos, cuando las bombas estallaron en Atocha, en Génova sabían que para mantener el poder tenían que hacernos creer que el adversario no procedía de "desiertos lejanos". 

Ahora, con ETA en proceso de disolución, la derecha ha encontrado en Cataluña, y su diversidad política y cultural, el nuevo antagonista que enfervorece los instintos más primarios de la muchedumbre. Un villano fabricado en época de crisis para ocultar el rostro del verdadero enemigo, ese que te empobrece, te desahucia, te precariza y te amordaza, mientras cuelgas en el balcón una bandera de España.

Esta es la historia de la fabricación de un relato.

1. Ley de Godwin.

Ya mencionado un par de líneas atrás, Mike Godwin es un abogado estadounidense conocido por el enunciado contra la analogía nazi, que se hizo muy popular en la década de los 90. "A medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno", o lo que es lo mismo, el nacional socialismo es un comodín recurrente en cualquier debate.

Las comparaciones con el Tercer Reich han sido y continúan siendo habituales en la construcción del relato contra el proceso soberanista en Cataluña.

Primero con Artur Mas.

 

Y más tarde con su sucesor, Carles Puigdemont.

2. Todo es ETA.

Es la versión castiza de la Ley de Godwin. En el País Vasco todo lo que tiene que ver con la cultura en euskera se asocia inmediatamente a ese concepto tan difuso llamado "entorno de ETA". Después de que la banda cesara su actividad armada,  su influencia es atribuida inmediatamente a cualquier movimiento considerado por los inmovilistas como subversivo.

En enero de 2016, los informativos de Antena 3 desvelaron una gran exclusiva: "Las imágenes que demuestran la relación de la CUP, Podemos y el entorno de ETA con el régimen de Nicolás Maduro".

El problema es que la exclusiva no era tal. Un año antes, la ex diputada de la CUP, Anna Gabriel, relató en la revista ONGC su viaje al país caribeño, para participar en un encuentro llamado : "Caracas con la Red de Intelectuales, artistas y movimientos sociales en defensa de la Humanidad".

El abogado de Puigdemont tampoco se ha librado de la información tendenciosa. Es cierto que Paul Bekaert ha defendido a miembros de ETA en Bélgica para evitar su extradición a España, pero los medios obviaron que se trata de un letrado experto en derechos humanos que también ha prestado servicio a inmigrantes, refugiados y perseguidos políticos.  

3. El castellano está perseguido en Cataluña.

"Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad". La propaganda nazi sabía de la eficaz estrategia de la repetición del mensaje, más aún en la sociedad alemana de los años 30, que sobrevivía bajo el yugo de una prensa controlada y donde el flujo informativo era terreno de secano.

Lo sorprendente del caso de Cataluña es que en pleno siglo XXI, cuando disfrutamos del mayor acceso a la información jamás conocido, con una sociedad interconectada por las nuevas tecnologías y con Barcelona a tiro de AVE, son muchos los que creen que hablar castellano en Cataluña es una actividad de riesgo.

Y todo ello a pesar de que la Encuesta sobre Usos Lingüísticos de la Población, realizada por el Departamento de Cultura del a Generalitat  y el Instituto de Estadística (Indescat) arroja que el idioma más común entre los catalanes es el castellano, con un 50,7%, seguido del 36,3% que opta por comunicarse en catalán.

Lastimosamente, la eficacia de la propaganda resiste el paso de los años.

4. Los come niños.

La educación pública en Cataluña es otro de los dardos favoritos del nacionalismo mediático español. Si bien es cierto que se han producido incidentes tan reprobables como aislados, atribuir a toda una red de colegios e institutos una maniobra preconcebida para inculcarles a los infantes un odio visceral hacia España, es un tropelía desmentida reiteradamente por padres, profesores y alumnos.

En las aulas también se ha colado el mensaje del adoctrinamiento en contra del castellano; debe ser que los catalanes son tan imbéciles que están deseosos de que sus hijos no aprendan una de las lenguas más habladas del mundo.  

La inmersión lingüística en Cataluña es un punto principal en el argumentario de los unionistas, pero la realidad refleja que el uso del catalán como lengua vehicular propicia que los hijos de los inmigrantes puedan aprender el idioma, circunstancia que les garantiza una mayor igualdad de oportunidades en el futuro.

Además, los datos que se extraen año tras año en los exámenes de la PAU demuestran que los niños en Cataluña obtienen resultados muy parejos en castellano y catalán. 

Por si fuera poco, la escuela catalana tiene la capacidad de adoctrinar allende sus fronteras.

5. La política del miedo.

El terror es una herramienta frecuente de la vieja política. ¿Recordáis cuando el divorcio iba a acabar con las familias? ¿Recordáis cuando el matrimonio homosexual iba a pervertir las mentes inocentes de los niños? ¿Recordáis cuando la ley del tabaco iba a acabar con la hostelería y el turismo? ¿Recordáis cuando Manuela Carmena iba a convertir Madrid en un distopía soviética?

Una Cataluña independiente se transformaría en un reino de terror, a medio camino entre una república bolivariana...

y un estadio autoritario.

En las universidades catalanas reina un régimen del terror, a pesar de que son los mejores valorados del Estado en el ranking de la revista Times Higher Education .

En octubre de 2017 conocimos a Julia, una joven que un día buscaba empleo y al día siguiente denunciaba, junto a otras compañeras, el yugo del totalitarismo independentista en su facultad.

En Antena 3 "olvidaron" mencionar que Julia y sus compañeras también son simpatizantes de Sociedad Civil Catalana. En ningún caso esto justificaría el supuesto acoso, pero es un elemento que pone en entredicho la veracidad de su relato.

Un mes después nos presentaron a Doris, la matriarca de una familia que se había visto obligada a exiliarse en Asturias debido "al odio intenso que hay en Baleares a todo lo que suene a español". De nuevo, los tentáculos  del independentismo habían llegado a las islas. Doris lamentaba que sus hijos no pudieran estudiar en castellano debido a la imposición del catalán.

Los medios recogieron la noticia pero de nuevo "olvidaron" mencionar que Doris pertenece a la Fundación Círculo Balear,  una organización de extrema derecha parecida a la extinta Manos Limpias, o sea, aficionados a judicializar todo lo que no coincida con su ideología. Lo desveló el periodista Antonio Maestre en Twitter.

 

6. Miseria moral.

En todo relato infestado por el odio no puede faltar una buena dosis de bilis y mala baba. Aquí va la bola extra con las mayores barrabasadas dichas contra el soberanismo, los independentistas o cualquier cosa que esté más allá de un radio de 100 kilómetros del Palacio de la Zarzuela.

El proceso soberanista en Cataluña ha colapsado nuestras vidas. Desde hace años ocupa buena parte de la actualidad política y las sensibilidades están a flor de piel. A buen seguro que desde el plano independentista también se han sucedido los exabruptos, sobre todo cuando se confunde, algo que sucede de forma habitual, al Estado español con España y a M.Rajoy con los españoles.

Todos, de un lado y del otro, deberían corregirse, pero el volumen no es comparable. En la maquinaria mediática del unionismo, o mejor dicho del anti soberanismo, han confluido casi todos los medios de comunicación, que han abandonado su obligación meramente informativa para entregarse a una cruzada ideológica. La prensa jamás debería situarse al lado de un político. Nuestra lugar está en frente, allí donde la labor de control y vigilancia no puede verse contaminada. De lo contrario se corre el riesgo de transformar la opinión en una arenga y un editorial en un "¡A por ellos!".

El 31 de enero de 2006, el PP inicia la campaña de recogida de firmas para exigir al por entonces gobierno socialista un referéndum contra el Estatuto de Cataluña. Lo hizo en Cádiz, mi ciudad. Aquí, en la periferia del extrarradio, más cerca del norte de África que del Reino de Madrid, los líderes del...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

46 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pepet

    la catalanofilia es para tontos extranjeros que se creen las mentiras de los indepes catalanes y que vienen a Cataluña o a enriquecerse como Mathhew Tree o a enchufarse o a hacer una revolución de extrema izquierda que creen que va con la independencia de Cataluña, ja ja ja. Europa está llena de estos catalanofilicos tontos uqe se ponen del lado de los indepes catalanes porque odian la actual Unión Europea y el actual sistema y se creen que los indepes van a traer algo mejor , ja ja ja.

    Hace 3 años 3 meses

  2. Assumpta

    ¿Si una sociedad con valores como la catalana es el enemigo,,sitúa a España por contraste en la identiicación con los antivalores?

    Hace 3 años 3 meses

  3. Stephen Williams

    ¡¡¡OFERTA DE PRÉSTAMO!!! Somos el servicio de préstamo de Stephen Williams Brindamos financiamiento de préstamos a largo y corto plazo. Ofrecemos préstamos seguros y confidenciales a una tasa de interés muy baja del 2% por año, préstamos personales, préstamos de consolidación de deuda, capital de riesgo, préstamos comerciales, préstamos corporativos, préstamos educativos, préstamos hipotecarios y préstamos por cualquier motivo. Somos la alternativa confiable para el financiamiento bancario, y nuestro proceso de solicitud es simple y directo. Nuestro préstamo varía entre $ 5,000.00 a $ 25, 000,000.00. (Veinticinco millones de dólares). Información adicional: Nos estamos convirtiendo rápidamente en la opción de préstamos privada, discreta y orientada a servicios para préstamos generales. Somos la empresa a la que recurrir cuando fallan las fuentes de préstamos tradicionales. Si está interesado, no dude en contactarnos con la información a continuación por correo electrónico, stephenswillsloan@gmail.com Un cordial saludo, Sr. Stephen Williams, Jefe, Departamento de Solicitud de Préstamos, STEPHEN WILLIAMS SERVICIO DE PRÉSTAMO, Correo electrónico: stephenswillsloan@gmail.com Twiiter: @ stephenswillsl1

    Hace 3 años 7 meses

  4. Abiada

    Pablo MM: un artículo muy por debajo del estándar de calidad de ctxt; lo leí esperando ver datos sobre la opinión que de los catalanes tiene el resto de España y me encuentro con un rosario de exabruptos de medios e individuos. En 30 minutos le hago otro similar sobre castellanofobia, o gitanofobia, o inmigrantefobia....De los medios -y sobre todo de los que se dan tiempo para reflexionar sobre los fenómenos y aportan análisis- esperamos un valor añadido que el anecdotario de Pablo MM está lejos de dar. No escriba más así, o escriba en otro sitio: tendría varias sugerencias para Vd.MEWS

    Hace 3 años 8 meses

  5. fer

    Todo el mundo sabe que ETA y su actividad armada fue alimentada por el PP y los sectores del españolismo franquista, prácticamente ellos ponían las bombas y apretaban los gatillo además de poner las nucas. Todo el mundo sabe que el proceso independentista catalán ha sido desarrollado en cada uno de sus pasos por el PP y Ciudadanos, por ejemplo, para mantener y subir en votos. Eso lo sabe todo el mundo. La prensa españolista manipula y promueve una catalanofobia en los españoles frente a la sociedad catalana que demuestra desde la Generalitat hasta el último mosso de escuadra que no tienen nada contra los castellanos, españoles o meseta ríos en general. ¿Vamos a creer a nuestros propios ojos teniendo publireportajes como este?

    Hace 3 años 8 meses

  6. Cristian Ballesteros

    No me voy a enrollar, no hacen falta más palabras. Sencillamente BRILLANTE

    Hace 3 años 8 meses

  7. arjuno

    Creo que merecemos el diálogo, por que más del 80% de la sociedad catalán quiere un referéndum acordado con el estado, y porque el dialogo democrático nos beneficia a todos. Porque es sano y moderno y porque seguro que existen otras formas para que muchos catalanes se sientan más cómodos en el encaje. Y creo que como personas individuales merecemos vuestro respeto, y no el insulto o la amenaza o la violencia del “a por ellos”. Con todo lo que ha pasado, sigo sin ver violencia en los ojos de mis vecinos, y si he visto alegría, emoción y tristeza. Y os aseguro que día sí, día también aguantar todas esas mentiras que describe ese artículo es doloroso y triste. Quizá es que aun siendo un supremacista nazi, insolidario, ladrón, agarrado, cerrado y antipático, manipulado y adoctrinador, y lleno de odio, sigo teniendo sentimientos y aún espero que alguien en España nos diga algo agradable a los que queremos pensamos en irnos. Ya veis, eso no son sentimientos esto es victimismo no?

    Hace 3 años 8 meses

  8. arjuno

    Tercero. Hablo un correcto castellano, casi sin acento. Muy neutro. He vivido 20 años en expatriación por todo el mundo. Allí donde he ido me he juntado siempre con los nuestros, con la comunidad española. Me he cansado de que los españoles para hacerme un cumplido, o agasajarme cuando descubren finalmente que soy de catalán, me digan “pues no pareces catalán”. ¿Porqué? ¿Porque soy simpático? ¿Abierto? ¿Dialogante? ¿Educado? ¿Porque he invitado yo? ¿En que parte de la frase “no pareces catalán” está el agasajo? Pues eso que no merecemos vuestro odio, no merecemos la falta de diálogo, y no merecemos vuestros hirientes cumplidos. Creo que merecemos vuestro amor y reconocimiento, aunque solo sea por nuestra solidaridad (¡sí, solidaridad!) del pueblo catalán con las regiones más pobres, por haber participado siempre en la gobernabilidad de España, o por haber sido siempre una tierra abierta (si he dicho abierta) donde es catalán el que vive, trabaja y quiere ser catalán con independencia de dónde haya nacido.

    Hace 3 años 8 meses

  9. arjuno

    Segundo. “en ausencia de violencia se puede hablar de todo, no se puede negociar con los que no condenan la violencia” ese mantra de los gobiernos españoles, que los catalanes hacemos nuestro, ha resultado ser una gran mentira. El catalanismo que nunca ha sido un movimiento violento, (desparecieron (imos) rápido los que defendían esa posibilidad) no creímos eso, y eso que sufrimos la violencia de ETA como el que más o como el resto del país. A la hora de la verdad, los gobiernos socialistas y del PP negociaron con los terroristas. Pero con los catalanes no se negocia (salvo si depende de su apoyo para que “yo” pueda gobernar) el NO ha la totalidad ha sido la respuesta a millones de ciudadanos. El NO incluso al resultado de un referéndum (el del estatut) aceptado por el gobierno.

    Hace 3 años 8 meses

  10. arjuno

    Yo soy catalán e independentista. No odio a España, al contrario. Pero me he cansado ya de muchas cosas que podríamos debatir durante horas. A mis amigos españoles les hago solo 3 comentarios cuando me preguntan, y el debate suele acabarse allí, porque es difícil dar respuesta a lo que digo. Primero les pregunto sinceramente si en su entorno no se ha educado en la catalanofobia. Si no conocen a mucha gente que odia todo lo que tenga que ver con catalunya (no sobre independentistas o la independencia) y aceptan que existe un elevado tanto por ciento de gente que nos tiene tirria, o directamente nos odia. Ante eso yo pregunto si le gustaría vivir en un país donde te odian por haber nacido en una tierra determinada o por hablar además del común otro idioma. ¿Tú no te marcharías de un país dónde un tanto por ciento elevado de las personas te odian por haber nacido en una región determinada o por hablar una lengua diferente?

    Hace 3 años 8 meses

  11. Leny

    Muy buen artículo, gracias. Como catalana no posicionada estoy asqueada de la perversión mediática que sufre la región y, especialmente, aquellos que se alinean con el independentismo. Resulta vomitivo el trato del fenómeno que hacen la mayoría de medios y el olvido que detrás de 'el proces' esto se encuentra el malestar de una gran parte de la población catalana a la que se le desoye, desprestigia e insulta sistemáticamente tan sólo por expresar pacífica y democráticamente su opinión. Que la mayoría de españoles no vean eso es una muestra del logro de la corrupción mediática y de la falta de educación democrática del país.

    Hace 3 años 8 meses

  12. Carles

    Es que el castellano ES una lengua impuesta. Y Mikel, odiar a alguien por independentista........

    Hace 3 años 8 meses

  13. Carles

    El artículo está muy bien. Excepto el hecho de que utilizes que el 50% utiliza el Castellano y que "no están deseosos de que sus hijos aprendan una de las lenguas más habladas del mundo" El Castellano en Catalunya es una lengua impuesta, y lo que se pretende con la immersión es que el catalán y el aranés vuelvan a ser las lenguas hegemónicas del país como siempre lo habían sido. Con el apoyo de la mayoría de los catalanes, de orígen Catalán o no.

    Hace 3 años 8 meses

  14. Pablo

    Ley mordaza en España, propaganda de la cruzada en los medios, y encima Publico elimina el sistema de comentarios para dedicarse al 'periodismo de calidad'. La revolucion digital está viviendo su Contrareforma.

    Hace 3 años 8 meses

  15. fulanita

    " debe ser que los catalanes son tan imbéciles que están deseosos de que sus hijos no aprendan una de las lenguas más habladas del mundo. " pues resulta que, al menos en una parte si. Personalmente, me dedico a la investigación, y por supuesto que los catalanes en catalunya aprenden, pobres, obligados, el idioma invasor y a la par util. Pero los investigadores que viven fuera, con hijos, se pueden contar con los dedos de una mano aquellos que enseñan castellano a sus hijos. A mi, su ignorancia y estrechez de miras, me da igual completamente, pero corroboro la frase del articulo: cuando pueden elegir, sí, muchos catalanes "están deseosos de que sus hijos no aprendan una de las lenguas más habladas del mundo". triste pero cierto.

    Hace 3 años 8 meses

  16. zyxwvut

    Es curioso, porque lo que denuncia este artículo sobre el nacionalismo español y la construcción de relatos, es lo que ha idi haciendo el nacionalismo catalán en Cataluña desde 1990, cuando se destapó el famoso documento para "catalanizar" todos los ámbitos de la sociedad. Algo que se ha aplicado a rajatabla, y que culminó el 2012. Pero de esa construcción paciente de la hispanofobia, el artículo no dice nada.

    Hace 3 años 8 meses

  17. Maku

    Pablomm como se llama el cambiar de nombre una plaza porque se llama Constitución?

    Hace 3 años 8 meses

  18. Félix

    Me crié en Catalunya y luego he vivido en Andalucía, Castilla y Galicia y llevo más de cuarenta años oyendo hablar pestes de los catalanes y casi siempre (más del 90 % de las ocasiones) en boca de nacionalistas españoles (españolistas), o bien por ignorancia, por envidia o simplemente a modo de divertimento. Lo de la catalanofobia no es nuevo, ni mucho menos, ha sido cultivado premeditadamente desde hace DECENIOS.

    Hace 3 años 8 meses

  19. svalk

    Podria ser pero me parece que en este medio hacen periodismo de opinion no relatos de ciencia ficcion

    Hace 3 años 8 meses

  20. Joan

    SilverSurfer; vuélvete a leer el artículo y te contestas. Así a vote pronto, todo el lío que hay en Catalunya ha sido fomentado desde Madrid y la derecha nacionalista española para encender otro Euskadi y seguir consiguiendo votos de aquellos que encuentran al diferente sospechoso. Y luego cuando se defiende o reacciona el acosado ya hay enemigo interno al que someter.

    Hace 3 años 8 meses

  21. Joan

    El relato tiene cerca de 600 años o más... Empezó cuando al corona carolingia le sentó mal que Catalunya eligiese su camino y se independizase de facto hace 1000 años. Continuó cuando Catalunya se hizo con el Reino de Aragón para dejar claro que la cosa iba en serio. En menos de 100 años, el conde de Barcelona y rey de Aragón tuvo que ser derrotado para que su expansión no continuase en la mitas sur de la actual Francia, o cuando la marina catalana convirtió a la Corona de Aragón en una potencia mediterránea haciéndose con Nápoles y Sicília, que funcionaron como una confederación sin cortapisas lingüísticas ni culturales. Ya en la península, Castilla puede contarnos una historia de codicia de los territorios de la Corna de Aragón, con la entrada de Fernando I de Antequera como rey de Aragón, punto inicial de declive... La absorción de la Corona de Aragón por Castilla, 'por justo derecho de conquiista', cosa que no tiene parangón en la historia ni siquiera en los casos de Irlanda y Escocia, con la prohibición de lengua y cultura para hacerlos imagen de Castilla aún dura...

    Hace 3 años 8 meses

  22. Maju

    La catalanofobia, más aún que la vascofobia si cabe, es parte de la idiosincrasia nacional-imperialista del estado español, antes llamado Castilla (y aún 99% castellano en todo). Cuántos primeros ministros o presidentes catalanes ha tenido España? Exactamente tres, y dos de ellos durante la brevísima República Federal de los 1870. En igualdad, teniendo en cuenta que uno de cada seis ciudadanos españoles es catalán, y más aún si consideramos la importancia económica de Catalunya, deberíamos esperar que, de cada 6 primeros ministros (o cargos equiparables) uno fuera catalán, pero no es así ni lo será nunca. Tras Catalunya, los territorios más discriminados políticamente son Canarias, el País Valencià y Euskal Herria, en este orden. Los más favorecidos Andalucía y las Castillas. No hay ninguna ley que lo prohíba, no es explícito de ninguna manera pero la realidad es que lo catalán no gusta en España, ni entre las masas, ni entre las élites. Y así desde luego es imposible que España guste en Catalunya. Mal arreglo tiene a estas alturas: son tres siglos ya de machaque anti-catalán.

    Hace 3 años 8 meses

  23. SilverSurfer

    Muy buen artículo. Ahora me gustaría leer otro sobre la construcción del relato hispanófobo en determinados medios de Cataluña. ¿Sería posible?

    Hace 3 años 8 meses

  24. Sergio

    Por eso gana ciudadanos ha ganado las elecciones en cataluña y Albert Rivera es el politico mejor valorado en España. Cataluña no son los independentistas, es indepefobia, no manipules!

    Hace 3 años 8 meses

  25. CeX

    Todo esto es la consecuencia del lavado de cerebro y adoctrinamiento en la escuela y medios de comunicación subvencionados en el odio al resto de España, mintiendo e inventando la historia. Recuperación de los mismos para el estado central y eliminación de las autonomías. Estas funcionan en países donde van todos a una, como Alemania o Estados Unidos, pero no en España. La historia lo demuestra. Necesitamos un estado centralizado como en Francia.

    Hace 3 años 8 meses

  26. Jorge

    Un pueblo de Valencia, castellano parlante. Un comercio de 110 años de antigüedad que se rotula con el apellido del fundador: XXXXX Catalán Los comentarios: "Tendreis que cambiar el nombre porque os harán el boicot. Personas con pedigrí local de intelectuales Después de mas de cien años.

    Hace 3 años 8 meses

  27. ASTURIANA EN CATALUÑA

    La catalanofobia existe a nivel político y en el día a dáa de la ciudadanía.La prueba del algodón: Fuera de Cataluña entráis en un bar, restaurante, comercio o taxi y que se os oiga bien decir: Bon dia! Que Dios os coja confesados, porque a partir de ahí, en la mayoría de los casos, vais a oir insultos o comentarios despectivos. Y no saben si sois indepes o no, es oir hablar en catalán y se encienden las alarmas! TODOS mis amigos y familiares que viven fuera de Cataluña, lo han probado y han acabado dándome la razón. Eso no pasa si dices good morning o bon jour. CATALANOFOBIA a saco! Esa es la triste realidad

    Hace 3 años 8 meses

  28. CArlos

    A Peixblau, No encontrarás ningún libro de texto en el que se haga referencia a Cataluña como a un Estado; sí como a un país! Eso son otras discusiones. Lo que significa Cataluña y la definición de la RAE de país coinciden bastante...o es que no decimos País Vasco y no se nos caen los anillos??? Sobre el tema de la rotulación en castellano tienes razón parcialmente...se sanciona NO rotular en catalán! Es lo que se llama POLÍTICA LINGUISTICA¨! Establecer medidas políticas para defender una lengua que está en peligro; porque señores, no se engañen, el castellano no está ni estará jamás en peligro!!! Sin embargo, hay estadísticas muy claras que reflejan que a pesar de que el catalán cada vez se conoce por un porcentaje mayor de la población, cada vez se habla menos! No sean ustedes tan simples: quién va a querer que su hijo no aprenda castellano??? TOD@S L@S NIÑ@S de Cataluña hablan y entienden perfectamente el catalán cuando llegan a la adolescencia...y cada uno suele hablar lo que escucha en casa (lengua materna) que es mucho más importante y decisiva que la que oyen en la escuela (aquí y en la República Popular!!!).

    Hace 3 años 8 meses

  29. Paco

    Gran artículo, gracias. Últimamente el nacionalismo españolista tiene cada vez más fuerza, algo que no sería ningún problema si ese nacionalismo fuera abierto y tolerante. Pero, desgraciadamente, el nacionalismo españolista es todo lo contrario: no es más que un chovinismo lleno de odio y resentimiento contra todo lo diferente, que se niega a aceptar. Una lástima.

    Hace 3 años 8 meses

  30. CArlos

    A mikel! No entiendes nen absoluto la realidad de Cataluña con unas ideas tan simples como las que describes: el 50% de los catalanes que han votado independencia (algo menos del 50% para ser exactos) odian España. A esos se les puede odiar según tu razonamiento (y así lo das a entender: los odio porque me odian...argumento de peso!!). He de decirte que entre los independentistas hay una grandísima mayoría de gente que no siente ningún sentimiento negativo hacia España (también es verdad que hay gente que sí...pero gente que odie gratuítamente siempre la habrá!...mírate a tí!). Como te decía hay mucha gente que ha votado independencia no por un sentimiento de odio hacia España sino por una firme creencia de que una nueva realidad política es posible (y digamos que lo que existe es una gran desafección hacia la política española de manera mayoritaria!!). Lo digo por experiencia personal: nací en Madrid, viví allí hasta los 14 años, tengo familia allí y viajó allí casi cada año, la mayor parte de mi familia es gallega (de La Coruña, donde pasé mi adolescencia...siempre me defino como gallego!), estudié 6 años en Pamplona y 2 en Oviedo y ahora hace casi 14 años que vivo en BCN. No había votado nunca ni ERC ni CIU...hasta lo que he visto en los últimos meses (1-O, encarcelamientos...represión en definitiva). Por primera vez en mi vida voté por un partido independentista el pasado 21D. Es tan sencillo como que me he cansado que me gobierne una clase política que se dedica a fomentar el odio entre españoles (mientras nos engañan enfundándose en banderas) y de esperar a una oposición que el el momento más delicado de la historia reciente de este país mira para otro lado.

    Hace 3 años 8 meses

  31. Jon Pizkerra

    Bien, Pato: has dicho muy bien y uesto en evidencia al Mikel que nos considera "hispanofobos" a todos lso que por vascos, catalanes, etc. solo queremos SER lo que somos, no lo que nos quieren imponer desde el Estado (aparatos políticos, policiales, judiciales, mediáticos, etc.) mediante la imposición de sus mayorías nacionales (y nacionalistas) bien imbuídas de espíritu imperialista. Como bien dices, Pato, a los patriotas vascos, catalanes, etc. no nos mueve ningún tipo de odio a España sino al fascismo español (hoy bien representado por las SCC, UpyD, AVT, Vox, C's... y bien reaparecido en tantos lugares de España...donde según Aznar no existía nacionalismo español ("A por ellos" se parece al "mataremos a Abd-el-Krim" de las paredes de Burgos). En tiempos de la República cuando los fascistas querían reventar actos nacionalistas vascos lo hacían al grito de ¡ viva España!... a lo que un poeta vasco respondió en verso improvisado (traducido aquí): "nos vienen gritando ¡Viva España! / y nosotros les respondemos ¡Gora España!/ porque no hay odio en nuestros corazones/ hacia España/ pero también les decimos / ¡ Gora Euskadi! porque es lo nuestro". Los fascistas fusilaron al poeta Lauaxeta (amigo de Lorca). Aquél terrorismo español ( luego vino el Batallón Vasco-español, los GAL, etc.) quedó inmune e impune (la justicia española es 'ansí')

    Hace 3 años 8 meses

  32. en fin

    Pablomm, protestona, perrarojadesatán, house enfurecido, gerardotc. Todos los tuiteros afines a podemos son andaluces.

    Hace 3 años 8 meses

  33. Jon Pizkerra

    Bien. Verídico relato donde se describe la realidad española de catalanofobia...salvo que el separatista español MIkel entienda que el idoma catalán es solo de los independentistas, salvon que crea que el boicot a los produvctos catalanes solo se circunscribe a los productos fabricados por los independentistas, etc. El golpe de estado del 155 perjudica por igual a independentistas y catalanes españolistas. Esta campaña de la España reaccionaria, impeerialistas y fascista no nos resulta extraña en Euskadi donde se atacó a todos los vascos (Atutxa -PNV- Knörr -EA- Bilbao -IU- Elorza -PSOE- Alli -UPN-, etc. ejemplos diversos), a nuestra lengua (¿el euskara es solo de los nacionalistas?), a nuestra cultura (burlas que llegan al cine, documentales que falsean la realizada, boicot a películas vascas, etc.)... la España negra de siempre vuelve por sus fueros: los políticos dan el golpe de estado, los militares en la reserva, los jueces amparan la prevaricación constitucional, la prensa agit-pro intoxica a los ciudadanos/as...Nada nuevo bajo el sol del imperio do nunca se ponía.

    Hace 3 años 8 meses

  34. Jon Pizkerra

    Bien. Verídico relato donde se describe la realidad española de catalanofobia...salvo que el separatista español MIkel entienda que el idoma catalán es solo de los independentistas, salvon que crea que el boicot a los produvctos catalanes solo se circunscribe a los productos fabricados por los independentistas, etc. El golpe de estado del 155 perjudica por igual a independentistas y catalanes españolistas. Esta campaña de la España reaccionaria, impeerialistas y fascista no nos resulta extraña en Euskadi donde se atacó a todos los vascos (Atutxa -PNV- Knörr -EA- Bilbao -IU- Elorza -PSOE- Alli -UPN-, etc. ejemplos diversos), a nuestra lengua (¿el euskara es solo de los nacionalistas?), a nuestra cultura (burlas que llegan al cine, documentales que falsean la realizada, boicot a películas vascas, etc.)... la España negra de siempre vuelve por sus fueros: los políticos dan el golpe de estado, los militares en la reserva, los jueces amparan la prevaricación constitucional, la prensa agit-pro intoxica a los ciudadanos/as...Nada nuevo bajo el sol del imperio do nunca se ponía.

    Hace 3 años 8 meses

  35. Pato

    Mikel, si crees que el independentismo es hispanofobia o no te lo han explicado bien o lo has entendido muy mal. El independentismo quiere romper con el régimen postfranquista instaurado a partir de la transición. Quiere acabar con la monarquía, con el Tribuna de Orden Público y con la represión estatal. No quiere romper con la gente española. Como sabrás, muchos españoles tuvieron que emigrar por culpa de la guerra y la falta de trabajo a otras regiones, algunos a Catalunya. Aquí vivimos hijos de murcianos, andaluces, gallegos... y queremos catalunya y su cultura pero de igual forma la del resto de España. Aquí también comemos pestiños, escuchamos a Sabina y admiramos las obras de Pablo Picasso.

    Hace 3 años 8 meses

  36. Anna

    Fernando, si tu capacidad intelectual no te da para entender que el mérito no se recibe por tuitear mucho, mucho, mucho..., sino por el reconocimiento, valor e importancia que se otorga a aquello que el autor tuitea, es entre comprensible, preocupante y un alivio, que el artículo te parezca una basura. Gracias Pablo, por informar siempre estando al servicio de los gobernados, y no de los gobernantes. Este es el periodismo que nos enriquece y al que debemos dar más soporte, estoy convencida de que solo así, habrá menos Fernandos diciendo muchas burradas.

    Hace 3 años 8 meses

  37. Medardo

    ¡Clarito lo veo...en Aragón quien quiere hablar en aragonés y pide aprender la lengua de sus abuelos también es un nazi...En Asturies los de la cooficialidad lo mismo...todos son nazis menos los de verdad!

    Hace 3 años 8 meses

  38. Anna

    Fernando, si tu capacidad intelectual no te da para entender que el mérito no se recibe por tuitear mucho, mucho, mucho..., sino por el reconocimiento, valor e importancia que se otorga a aquello que el autor tuitea, es entre comprensible, preocupante y un alivio, que el artículo te parezca una basura. Gracias Pablo, por informar siempre estando al servicio de los gobernados, y no de los gobernantes. Este es el periodismo que nos enriquece y al que debemos dar más soporte, estoy convencida de que solo así, habrá menos Fernandos diciendo muchas burradas.

    Hace 3 años 8 meses

  39. Sin normbre ni sombra

    Artículo agradecido para recordar de donde venimos y cómo hemos llegado al estado de catalanofobia vigente. Los propios comentarios que acompañan dicho artículo más que discrepar, evidencian que efectivamente el autor acierta. Parece mentira que en el siglo XXI hayan medios de comunicación que lleguen a afirmar lo que afirman sobre la utilización de la lengua en Cataluña. O que partidos políticos sean tan corruptos ética y moralmente como para arrastrar en su miseria de ambición de votos a ciudadanos ingenuos que firmarían immolar a quien sea bajo la mentira de un "a poer ellos". El problema final no es la catalanofobia. Hoy es la catalanofobia. Pero mañana puede ser, por los mismos intereses, una gallegofobia, vascofobia o valencianofobia. Y siempre partirá de los mismos. En cualquier caso, sus fans, ni se molestan a verificar sobre la veracidad de la justificación del odio irracional que expresan.

    Hace 3 años 8 meses

  40. Peixblau

    Aunque pueda estar de acuerdo más o menos en todo, hay detalles que usted articulista obvia consciente y sesgadamente. Dice que los casos de manipulación de los niños en la escuela son escasos y puntuales, pero resulta que hay editoriales cuyos libros se refieren a Cataluña como si fuese un estado (y en el mismo estrato político que países miembros de la UE); o textos oficiales que hacen mención de la inexistente (en cuanto a título) Corona "Catalanoaragonesa". Eso son manipulaciones. Y como usted dice, se repiten hasta la saciedad hasta que parezcan verdad. También obvia usted que se persigue (con multas) la rotulación exclusiva en castellano de los comercios (sería lógico que se persiguiese también la rotulación exclusiva en catalán, pues ambas son lenguas cooficiales. O mejor, que no se persiguiese ninguna...).

    Hace 3 años 8 meses

  41. Pedroooo

    Y pq he de creerte a ti, tampoco creo que podáis dar ejemplo de imparcialidad. En éste tema no hay ningún medio onesto

    Hace 3 años 8 meses

  42. Jesús

    ¿Y esto es periodismo de calidad? Es tergiversación pura y dura. Como se nota la mano de Roures.

    Hace 3 años 8 meses

  43. Fernando

    Vaya basura de artículo escrito por un tipo cuyo único mérito es tuitear mucho.

    Hace 3 años 8 meses

  44. mikel

    Toda la noticia es un bodrio, pero me quedo con el titular: donde dice "catalanofobia" debiera decir "separatistafobia" porque, evidentemente no se odia a "lo catalán" sino a los catalanes que odian a todo lo español (hispanofobia), y que son, redondeando cifras, la mitad de la población de Cataluña. La otra mitad, no. Así que "catalanofobia" quiere englobar a TODOS los catalanes cuando es totalmente falso que se englobe a todos los catalanes. Si el titular ya va así, imaginen el resto.

    Hace 3 años 8 meses

  45. Ignacio Arispe

    Estoy de acuerdo con el articulista, pero echo en falta referencias a artículos o noticias aparecidas en EL PAIS, ABC y la RAZON, o en las televisiones públicas y privadas nacionales, para reforzar y demostrar más contundentemente lo que se afirma en el artículo. Gracias

    Hace 3 años 8 meses

  46. Venjança Catalana

    Wow, en Crónica Global resulta que también publican cosas verídicas: por fin se han dado cuenta que el castellano en Cataluña es una lengua impuesta.

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí