1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Alemania resuelve su crucigrama con la cuarta GroKo

La gran coalición no nace del entusiasmo de sus integrantes, pero les concede tiempo para recuperar apoyos e intentar convencer al electorado de que esta vez sí van a responder a sus preocupaciones

Diego Íñiguez Berlín , 5/03/2018

<p>Angela Merkel</p>

Angela Merkel

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Los militantes del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) han aprobado, en proporción superior a la esperada, que su partido se una a una nueva gran coalición, presidida por Angela Merkel, con un programa que recoge, en buena medida, sus propuestas de gasto social y alivio de la política de austeridad en la Unión Europea.

En las elecciones de septiembre de 2017, la Unión Democristiana (CDU) perdió 8,6 puntos y el SPD 5,2. Los ganaron la Alianza por Alemania (AfD), de extrema derecha, que subió 7,9 puntos, y los liberales del FDP, que recuperaron 6. Los Verdes y La Izquierda subieron ligeramente. Los socialdemócratas nunca habían tenido un porcentaje tan bajo en una elección federal; la CDU, sólo en 1949.

En una situación económica, social y política tan estable como la alemana, la caída de los grandes partidos se explica en parte por el cansancio de los electores: Merkel lleva doce años como canciller. Pero las causas profundas son otras: el miedo a la globalización, a los cambios sociales y en el sistema de trabajo, la inquietud por el efecto sobre la identidad alemana de una llegada de inmigrantes y refugiados percibida como masiva. Un número creciente de electores no se siente escuchado por sus dirigentes, ni partícipe de los beneficios de la bonanza económica. 

La gran coalición no fue la primera opción. En la noche electoral, el candidato y efímero presidente socialdemócrata, Martin Schulz, anunció que su partido pasaba a la oposición, porque el resultado electoral era claro y para no dejar a la AfD como primer partido de oposición. Al día siguiente, dijo que él no formaría nunca parte de un gobierno presidido por Merkel. En el sistema político alemán, una regla no escrita obliga a formar alguno de los gobiernos que permitan los resultados. Democristianos, verdes y liberales empezaron a negociar, pero los liberales se retiraron, alegando una incompatibilidad no explicada: es verdad que son más euroescépticos que los otros dos posibles socios, pero también que calcularon que tienen más que ganar en la oposición.

Schulz ha pagado cara su precipitación: ceder el paso a otra coalición era la conclusión adecuada en el primer momento, por la bajada de los dos socios gobernantes; pero, tras el fracaso de la alternativa, no cabía otra opción que un nuevo gobierno de socialdemócratas y democristianos. Después de nuevas negativas en noviembre, en enero empezaron a negociar y en febrero se anunció un acuerdo de gran coalición. Los socialdemócratas aportan buena parte de un programa, con un fuerte incremento del gasto social (en educación, pensiones, vivienda, apoyo a las familias, cuidado de los mayores seguro médico), pequeños cambios para limitar el abuso de contratos temporales, límites anuales a la entrada de refugiados sin cuestionar el derecho individual de asilo, quince mil policías más, un retraso en los objetivos para contener el cambio climático, y algunas líneas de créditos para estimular el desarrollo (apoyo a start-ups y a programas de inteligencia artificial). Se anuncia el fin de la política de austeridad en la Unión Europea, reactivando las inversiones a largo plazo y la flexibilización de la financiación estatal, que bloqueaba desarrollos necesarios en educación e infraestructuras. 

Los socialdemócratas también se ven favorecidos en el reparto de carteras ministeriales: logran tres de las principales, Exteriores, Hacienda y Trabajo y Asuntos Sociales, frente a sólo una para los democristianos (Defensa) y otra para los socialcristianos bávaros (Interior, con el objetivo imposible de oponerse a la demagogia xenófoba de la AfD sin caer en sus recetas).

El debate entre los socialdemócratas ha sido duro. De momento, ha costado ya la retirada de Schulz, víctima de sus contradicciones, o de sus humores. Puede traer también la de su predecesor, Sigmar Gabriel, que arruinó la prima de popularidad que le daba el cargo actual de ministro de Exteriores con su reacción contra el anuncio de Schulz de que pensaba sustituirle. Una activa campaña de los jóvenes socialdemócratas (los “jusos”) y otros sectores de la izquierda del partido, desilusionados porque creen que el SPD vuelve a vender su alma, ha defendido retirarse a la oposición como única posibilidad de regenerar el partido y volver a convertirlo en alternativa de gobierno. El presidente de los jusos, Kevin Kühnert, se ha inspirado en el Partido Laborista de Corbyn y en la campaña de Sanders. Su llamada para que se afiliaran al partido votantes que se oponían a la gran coalición ha traído al SPD 24.000 nuevos militantes. 

La presión de los medios y del establishment ha sido fortísima, con llamadas a la responsabilidad en el inestable escenario internacional, a la coherencia con las preferencias manifestadas por los electores y a la conveniencia de mantener la gran coalición del centro. También, a veces, con medios discutibles: el diario Bild, el más leído del país y poco amigo de la izquierda, ha denunciado que en las primarias socialdemócratas podían participar “para decidir el destino de Alemania” extranjeros – militantes del partido y con derecho a participar en la consulta interna – y hasta una perra de tres años llamada Lima, a la que redactores del periódico sensacionalista inscribieron en el SPD usando el sistema de afiliación en línea y sacaron luego en portada.

La decisión de los militantes ha sido clara: un 66% de los que han participado en el referendo (el 78% de los censados) se ha inclinado por las razones de la mayoría de los dirigentes –entre los que se lleva el color gris y no abunda el carisma–, por el contenido social del programa, por el reparto de carteras y porque la alternativa hubiera sido una repetición de las elecciones que hubiera resultado ruinosa. Indudablemente, una parte de la generación dominante en el partido, de edad madura, prefiere cogobernar con los democristianos a retirarse a la espera de una renovación incierta que, en todo caso, dirigiría la generación siguiente: la de Kevin Kühnert, que tiene 28 años. Unas nuevas elecciones que hubieran dejado al SPD por debajo de la AfD y al nivel de los otros partidos pequeños –los liberales, Los Verdes, La Izquierda– hubiera acabado con la ambición, o el ensueño, de volver a ser el otro gran partido de gobierno, junto a la Unión Democristiana, y la alternativa necesaria. Al menos a nivel nacional porque los pactos de gobierno se complican cada vez más: si no se unen los dos grandes en una gran coalición, se necesita la concurrencia de tres partidos. En los gobiernos locales y de los Länder, los socialdemócratas se mantienen como primer o segundo partido, porque la sabiduría del elector alemán equilibra el reparto del poder y porque tienen buenos gestores en el confortable (salvo para el 25% de los trabajadores con empleos precarios) y apacible “estado social de un solo país”, como lo llama Alessandro Somma.

Merkel resucita

En el lado democristiano, Merkel, que salió de las elecciones debilitada, se ha recuperado con su característica habilidad. Tras la fuerte bajada (de 8,6 puntos), se habló de que sólo cumpliría dos años de su cuarta legislatura como canciller, y se dijo que era imprescindible rejuvenecer el plantel de dirigentes y ministros. Merkel dijo estar decepcionada con los resultados, pero no respondió a las críticas, acentuadas tras el fracaso de las conversaciones con los liberales y los verdes. Pero, en las últimas semanas, anunció que si no se llegaba a un acuerdo de gran coalición y se repetían las elecciones, ella estaba disponible como candidata; luego dejó caer que sigue convencida de la conveniencia de que la presidencia del partido y la del gobierno esté en las mismas manos: las suyas; después, que será canciller toda la legislatura. A las críticas por el programa de gasto de la coalición y por haber cedido la cartera de Hacienda, Merkel ha respondido que “el déficit cero y no contraer nuevas deudas son las señas de identidad de la CDU” y que ella velará porque lo sigan siendo. Al frente del ministerio de Economía, que sí corresponde a los democristianos, estará su firme aliado, Peter Altmeier.

Luego, ha dado un gran golpe nombrando nueva secretaria general del partido a Annegret Kramp-Karrenbauer, hasta ahora ministra-presidenta del Sarre, un pequeño estado federado del suroeste, cuya victoria en las elecciones de marzo de 2017 fue uno de los primeros clavos en el ataúd político de Martin Schulz. Cambiando su confortable puesto por uno más dependiente y de menor rango, la dirigente, muy cercana a Merkel, del ala centrista de la CDU –pero más conservadora: se opuso, por ejemplo, al matrimonio homosexual– y algo más joven que la canciller, asume un riesgo que será muy valorado por su partido y le pone en primera línea para la sucesión. Finalmente, Merkel ha anunciado que uno de los seis ministros de la CDU será Jens Spahn, uno de sus principales críticos entre los dirigentes jóvenes del partido: una prueba de pluralismo interno que, de paso, ata a Spahn con la solidaridad ministerial y le pone al frente de la nada fácil reforma del seguro médico.

Desde la primera gran coalición con Merkel, en 2003, el SPD ha comprobado el coste en votos y relevancia de ser socio minoritario de la CDU, aunque haya aportado buenos ministros y una parte relevante de los programas. Pero el debate interno de estas semanas les ha venido bien. Ha traído nuevos militantes, más vida a las agrupaciones y un resultado aceptado por todos. El SPD es consciente de que se tiene que rejuvenecer, recuperar a votantes urbanos y plantearse un horizonte a medio y largo plazo, más allá del sacrificio –o el pragmatismo– de sumarse a sucesivas coaliciones. Va a elegir una nueva dirección, por primera vez presidida por una mujer, Andrea Nahles. Su figura principal en el Gobierno será el actual alcalde-presidente de Hamburgo, Olaf Scholz. Saber que un tercio de sus integrantes ha votado contra la gran coalición puede ayudarle a conservar el apoyo de los electores que preferirían una unión de izquierdas con Los Verdes y una Izquierda que ha dejado de ser inelegible para un gobierno nacional –si alguna vez cambia la tendencia a la derecha de los electores europeos.

Qué podemos esperar del nuevo gobierno los demás europeos? No demasiado, pero, al menos, cabe no abandonar toda esperanza. Un plan de infraestructuras, que tampoco será malo para las empresas alemanas y los países prestamistas. Algún paso más en la institucionalización política de la Unión; nuevos intentos de homogeneización del impuesto de sociedades, que beneficiaría a los países grandes frente a los que, como Irlanda, bastante tienen con librarse de una nueva frontera en su isla; nuevos campos abiertos a la Europa de dos velocidades…

Podemos, también, respirar aliviados: la gran coalición mantiene un gobierno previsible y europeísta, frente al egoísmo nacionalista de los liberales del FDP. Evitando unas nuevas elecciones, se ha reducido el riesgo de una nueva manifestación de enfado del elector soberano, que ya ha traído el Brexit y la elección de Trump. Cuatro años de legislatura probablemente reducirán el apoyo a la AfD, que carece de políticas y de un liderazgo consistente y no hará un gran papel frente a la solvencia parlamentaria y la experiencia de gobierno de Los Verdes, La Izquierda y los liberales. Aunque resulte más retórica que productiva, la coincidencia con Macron consolida un cierto centro de gravedad europeo frente al imprevisible Trump y la muy previsible sombra de Putin.  

Estabilidad para Alemania y la Unión Europea, el gobierno más a la izquierda posible, un programa de gasto social, preocupación por el paro juvenil y por las consecuencias de la política de la austeridad en el Sur de la Unión, menos espacio para la AfD… La cuarta gran coalición no nace del entusiasmo de sus integrantes, pero les da tiempo a recuperarse y a intentar convencer al electorado alemán de que esta vez sí van a intentar responder a sus preocupaciones.

 

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego Íñiguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí