1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Qué pasa con la sexualidad femenina?

El aumento de libertad sexual en las mujeres no parece haber traído un aumento del conocimiento sobre nuestro propio deseo, sino una orientación del mismo hacia el placer masculino

Eva Ferreras 11/04/2018

Pxhere

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Muchos tabúes se han derribado alrededor de la sexualidad femenina, y desde distintas esferas –asociaciones de mujeres, centros educativos, instituciones…– se intenta, cada vez más, dotar a las mujeres de más herramientas para que vivan el sexo de la manera más libre posible. No solo ocurre a pequeña escala, también existen (aunque reducidas) importantes acciones de divulgación sobre el placer femenino e investigaciones sobre la cuestión con muestras suficientemente amplias. Quizás el caso más destacado sea el de OMGyes, una iniciativa de un grupo heterogéneo –desde investigadores y sexólogos hasta cineastas e ingenieros– que ha llevado a cabo el primer estudio a gran escala para conseguir detalles sobre el funcionamiento del placer de las mujeres.

Sin embargo, en torno a la sexualidad de las mujeres hay todavía más sombras que luces. Mientras que a los hombres se les vende una idea de sexo explosiva, casi una necesidad vital, lo primero que saben las mujeres sobre el tema es que “les va a doler”, de manera que aprenden a normalizar ese dolor sin contemplar alternativas como el sexo sin penetración, el apoyo en la lubricación o la prolongación de la situación previa de placer para disminuir la posibilidad de molestia. Erika Irustra, pedagoga menstrual, trata de desmontar en sus vídeos y posts el mito de que el dolor en los procesos físicos femeninos es normal; esta aceptación del dolor como seña de identidad femenina tiene para Irustra un enorme peligro, ya que pone en juego nuestra salud física, mental y emocional. Sobre el peligro de esta normalización, Lili Loofbourow aporta un dato muy revelador: mientras que los hombres tienden a referirse al mal sexo para hablar de parejas pasivas o experiencias aburridas, las mujeres lo definen como sexo que involucra coacción, incomodidad emocional o dolor físico.

Más de cincuenta años después de la revolución sexual, y aun habiendo conseguido derribar buena parte de tabúes y de restricciones asociadas a la moral, la sociedad continúa condicionando a las mujeres de múltiples formas para tolerar e ignorar situaciones sexuales que les provocan dolor, incomodidad e incluso peligro. En un cuestionario diseñado para este reportaje y respondido por 154 mujeres cisgénero de 20 a 50 años, un 51,3% afirma tener dificultades para expresar incomodidad o disgusto mientras practica sexo. De éstas, un 67% las tiene incluso cuando su pareja sexual es de confianza. A pesar de que es solo un cuestionario, estos resultados concuerdan con datos previos: investigadores del London School of Hygiene and Tropical Medicine concluyen en un estudio a 130 adolescentes de 16 a 18 años que el sexo anal es generalmente “doloroso, arriesgado y coercitivo” para las mujeres. Loofbourow recoge las conclusiones de un estudio estadounidense sobre el dolor sexual que indica que un 30% de las mujeres afirman sentir dolor durante el sexo vaginal, y un 70% durante el sexo anal. Sin embargo, un elevado número no cuenta a sus parejas cuando el sexo les duele. ¿Cómo es esto posible? Y más importante aún, ¿cómo nos puede parecer normal?

La tradición patriarcal y la sexualidad femenina

Para Marta Torrón, fisiosexóloga, el hecho de que no nos miremos con naturalidad provoca que nuestros genitales sean unos desconocidos para nosotras mismas. Las explicaciones académicas de la opresión ejercida sobre los cuerpos de las mujeres abundan, y coinciden en que siglos de cultura patriarcal nos han legado sólidas estructuras sociales que conllevan que las mujeres nos encontremos ajenas a nuestros cuerpos, a su funcionamiento y sus necesidades. Figuras como Amelia Valcárcel han hablado sobre cómo las religiones han servido de vehículo para el sometimiento de la mujer. Para Valcárcel, el cristianismo endureció su postura con respecto a la mujer y su libertad en los siglos III y IV. Silvia Federici data este control del cuerpo femenino en la Europa de los siglos XVI y XVII –tras el enorme descenso de población que provocó la peste– y supuso una profunda ofensiva llevada a cabo por el Estado para quebrar el control que las mujeres habían ejercido sobre sus cuerpos y su reproducción con el objetivo de restaurar la proporción deseada en la población. La autora denomina esto en Calibán y la bruja (Traficantes de Sueños) como proceso de “domesticación” de la mujer.

Lo sexual es un campo dominado tradicionalmente por hombres, por ejemplo porque la reproducción no les condiciona biológica ni culturalmente, y la pérdida de la juventud no está vista como un obstáculo en el atractivo de un hombre

A día de hoy, la forma en la que nos relacionamos con respecto al sexo es completamente diferente a como lo fue para la generación de nuestras abuelas, o incluso de nuestras madres, pero no está tan claro que esto haya repercutido positivamente sobre la forma de entender nuestra sexualidad. Podríamos decir que nos encontramos en un cambio de paradigma en el que tener sexo no sólo estaría bien visto, sino que sería lo deseable para ser lo que Gillian Flynn denomina en la película Perdida ser una ”chica guay": una mujer que esté buena pero que sea brillante y divertida, esté deseando hacer un trío y tener sexo anal. Desde esta óptica, el objetivo que se ha inculcado a las mujeres a través de las generaciones –ser deseable ante la mirada masculina– se habría mantenido intacto, pero los medios para conseguirlo cambiarían por completo. Aunque se trata del monólogo de una película, autoras como Eva Illouz han puesto el foco en el peligro que puede suponer para las mujeres este cambio de paradigma: Illouz analiza en Por qué duele el amor (Katz editores) las desventajas que las mujeres sufrimos con la predominancia que el ámbito sexual tiene en las relaciones de pareja modernas. Lo sexual es un campo dominado tradicionalmente por hombres, por ejemplo porque la reproducción no les condiciona biológica (si desean acceder a la paternidad no tienen “fecha límite” hasta edades muy avanzadas) ni culturalmente (la sociedad no les presiona para “estar completos” mediante su paternidad), y la pérdida de la juventud no está vista como un obstáculo en el atractivo de un hombre.

La cuestión es que la legitimación social de las mujeres para tener sexo no parece haber traído consigo un aumento del conocimiento sobre nuestro propio deseo, sino una orientación del mismo hacia la complacencia del deseo masculino. De las 154 mujeres encuestadas para este reportaje, un 66,9% ha fingido alguna vez un orgasmo; los motivos principales alegados son “terminar antes el encuentro” (42,9%), “no herir los sentimientos de la pareja sexual” (35,2%) y “complacer a la pareja sexual” (13,3%). Cabe destacar que, del resto, varias indicaron que lo hacían por todos esos motivos a la vez. Como indica la psicóloga y sexóloga Cristina Martínez, el descubrimiento de la sexualidad para las mujeres está asociado a la exploración de los hombres sobre ellas y no a la propia masturbación.

La mirada masculina sobre nuestros cuerpos

La hegemonía de la mirada masculina en los contenidos culturales ha provocado que el sexo se haya formulado en términos sociales desde la óptica de los hombres, haciendo aparecer a la mujer como un objeto para ser admirado por su apariencia y para satisfacer los deseos y fantasías de ellos; es lo que Laura Mulvey acuñó como male gaze –mirada masculina en 1975. En esta línea, la mujer ha sido mostrada a través de la cultura como un sujeto pasivo del sexo al que convencer, normalizando cuestiones como la falta de libido o el dolor en las relaciones sexuales. No resulta fácil encontrar información fiable sobre cómo funciona el deseo femenino a nivel físico, por ejemplo, y mucho menos en los círculos más mainstreamLaura Freixas critica que se hable de sexo en mujeres de más de 50 años de forma descontextualizada, ya que una posible dificultad sexual de las mujeres en ocasiones puede deberse a la falta de cercanía, confianza o intimidad, sin las cuales no habría lubricación ni deseo. En la misma línea incide un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan, que, mediante los datos obtenidos de 3.302 mujeres de entre 42 y 52 años de edad, descubrió que los niveles hormonales tenían una débil influencia sobre la función sexual de estas mujeres en comparación con otros aspectos como el bienestar emocional.

Tampoco podemos olvidar el papel que la pornografía cumple en la iniciación sexual de los y las jóvenes, que tratan de imitar y de repetir patrones de lo que ven. Para Virginie Despentes, la pornografía es un dispositivo cultural omnipresente y preciso que predestina la sexualidad de las mujeres a gozar de su propia impotencia, aunque para la autora esto no es necesariamente malo. Ahora bien, no podemos perder de vista que lo que esta autora considera “gozar de su propia impotencia” implica una posición privilegiada en la que la mujer, consciente de lo que condiciona su deseo, accede libremente a una determinada práctica sexual. Esto está muy alejado de la realidad cotidiana de muchas otras mujeres, que llevan a cabo dichas prácticas con incomodidad por no considerar otras opciones o por simple complacencia hacia su pareja. A las mujeres encuestadas para este reportaje también se les pidió que indicasen si sentían presiones externas a la hora de mantener relaciones sexuales: en las respuestas afirmativas todas ellas hacían alusión a sus parejas sexuales –hombres en el 75% de los casos–. Cuestiones como la insistencia o la demanda de mayor frecuencia, que pueden ser percibidas como agresivas por las mujeres, se asocian en muchas ocasiones a la biología masculina; Andrew Sullivan, por ejemplo, pide no obviar el “factor naturaleza” de la ecuación.

La cuestión no es la biología ni el deseo, sino cómo se nos enseña a reaccionar a él a unas y a otros. No se trata de imponer una mirada puritana del sexo, sino de revisar nuestro deseo para sentirnos plenamente cómodas con nuestra sexualidad

Posturas como la de Sullivan parecen obviar que las mujeres también tenemos hormonas y que, de hecho, los cambios hormonales producidos durante el ciclo menstrual tienen como objetivo biológico la concepción: sentimos también, por tanto, esa urgencia sexual que se asocia al género masculino. La cuestión no es la biología ni el deseo, sino cómo se nos enseña a reaccionar a él a unas y a otros. No se trata de imponer una mirada puritana del sexo, como alertan algunos, sino de revisar nuestro deseo para sentirnos plenamente cómodas con nuestra sexualidad. Para Noelia Ramírez, el puritanismo se está confundiendo con la voluntad de establecer unas relaciones sexuales en las que el placer masculino no tenga que construirse a través del dolor femenino.

¿Qué sabemos?

El problema es que falta información no solo en esferas culturales o informales, sino también en el ámbito médico. Lejos de pretender afirmar que sea una práctica generalizada en la ginecología, lo cierto es que existe una desinformación importante en las mujeres que asisten a una consulta. Esto forma parte de lo que se conoce como violencia obstétrica, un tipo de violencia ejercida por profesionales de la salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres. Como indica Laura F. Belli, al carecer de una definición precisa, la violencia obstétrica suele relacionarse exclusivamente con el parto, pero incluye otros aspectos del campo de salud sexual como la anticoncepción, la planificación familiar, el aborto o la menopausia. Las mujeres encuestadas, que fueron preguntadas sobre malas experiencias en consultas médicas, ponen el foco especialmente en la falta de delicadeza a la hora de inspeccionar, falta de interés por las explicaciones propias, falta de información o normalización de procesos dolorosos sin una mayor indagación.

Para las mujeres que sufren problemas en la consulta ginecológica, estas visitas se pueden convertir en un entorno desagradable y hostil, cuando precisamente deberían ser el espacio en el que sentirnos libres de preguntar cualquier aspecto referente a nuestra salud sexual. Ante esta incomodidad, cuestionar decisiones o pedir más información puede resultar difícil, más aún teniendo en cuenta que la situación de superioridad de la experta/o en salud es evidente. A este respecto, llama la atención la labor realizada por la página Ginecología respetuosa, en la que recopilan información sobre profesionales que detallan ejercer con “información no sexista sobre contracepción” o “interés no moralista sobre las decisiones”. Incluso alguna indica que tiene un espejo en su consulta como algo a remarcar –y, de hecho, lo es–, lo cual nos puede hacer una idea de hasta qué punto está normalizado el desconocimiento de nuestros genitales.

Uno de los datos más llamativos extraídos de la encuesta y referente a esta falta de información médica tiene que ver con los métodos anticonceptivos hormonales. Si bien en el momento de su nacimiento pudieron suponer una auténtica revolución para las mujeres al darles poder sobre su control reproductivo –en una sociedad en la que un embarazo ilegítimo podía condenarlas al ostracismo social–, sería conveniente considerar la opción de que, en muchos casos, están dificultando una vivencia plena de nuestra sexualidad. Se trata de un método más de control de la natalidad, igualmente válido que cualquier otro decidido libremente, pero el problema surge cuando nos encontramos con que muchas mujeres están consumiendo este método sin saber cuál es su verdadero funcionamiento. En esta página de divulgación sobre diferentes aspectos de la sexualidad femenina, así como en otras de características similares, se puede leer como ventaja asociada a los anticonceptivos hormonales la regularización del ciclo. Sin embargo, esta forma de contracepción funciona precisamente mediante la eliminación del propio ciclo menstrual y su sustitución por un “ciclo” artificial generado por las hormonas suministradas.

En la encuesta realizada para este artículo, un 63,6% de las mujeres encuestadas afirma haber tomado anticonceptivos en algún momento de su vida, y de éstas un 47,2% reportan efectos secundarios que empeoraron su calidad de vida sexual: la respuesta más común es la disminución de la libido (un 54,5% lo indica), pero respuestas como sequedad vaginal o irritación se repiten como síntomas físicos. Sin embargo, solo el 50,8% decidió dejar de tomarlos a causa de estos efectos secundarios. Sabina Urraca realiza un retrato testimonial muy parecido: un grupo de 40 mujeres hablaron de sangrados copiosos e ininterrumpidos, ansiedad, decaimiento, infecciones, lloros inexplicables y caída en picado del deseo sexual.

Y ahora, ¿qué?

La forma de entender el sexo cambia inevitablemente para cada mujer debido a las experiencias vividas o a la influencia que el entorno haya podido ejercer sobre cada una de nosotras. El grado de empoderamiento personal, desde luego, también juega un papel importante a la hora de rechazar cualquier situación que comprometa nuestra comodidad emocional o nuestra integridad física. Este reportaje supone uno de los muchos acercamientos que se pueden hacer a este tema, una aproximación –con limitaciones– a los múltiples factores que de forma general empeoran notablemente nuestra salud sexual.

Las mujeres tenemos problemas con el sexo, y no únicamente debido a motivos físicos. Si no hablamos de ello, si seguimos callando ante situaciones de malestar en lugar de contar o de preguntar, estaremos manteniendo un silencio que no solo nos perjudica a nosotras, sino también a las generaciones que vienen. Es el momento de que nos planteemos si estamos a gusto con el sexo que mantenemos, y si lo hacemos porque queremos. Es el momento de que establezcamos espacios de discusión para compartir experiencias –en los que medios de comunicación e instituciones deberán involucrarse– para que conozcamos diferentes formas de entender la sexualidad: no heteronormativas, no binarias, y, sobre todo, libre de ideas preconcebidas y de machismo. Las mujeres tenemos que encontrar nuestra propia manera de afrontar el sexo para disfrutarlo, y eso no será posible si lo seguimos construyendo sobre la mirada que ya existe sobre nosotras.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí