1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Si esto no se arregla: huelga, huelga, huelga

Es el principal instrumento de los sindicatos y los trabajadores para defender sus derechos en las empresas, tan adecuado que está contemplado en el artículo 28 de la Constitución como uno de los derechos fundamentales

Emilio de la Peña 23/05/2018

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Las cosas no ocurren por casualidad. Ni tampoco porque alguien se lo proponga y ya está. Al menos en el plano social, para lograr algo hay que poner los medios. Tienen más posibilidades de conseguirlo los que lo ven más claro y no desdeñan los instrumentos a su alcance. En España, por ejemplo, la respuesta a la crisis se produjo de este modo. En síntesis, consistía en determinar quién debía pagarla, si los poderosos (en otros países, no dudan en emplear el término, los ricos) o los que tienen en su salario el principal medio de vida, cuando no están sin empleo. Los primeros lo tuvieron muy claro. Saben que si hay algo de lo que depende su bienestar es su capacidad de iniciativa… y el trabajo de los demás. Eso explica que el medio básico para ello sean las relaciones laborales. Es ahí donde se disputa el reparto de la tarta. De todo lo que se produce en un país cada año, casi el 90 por ciento se reparte entre los asalariados y sus patronos. Y en los últimos años el trozo empresarial se ha incrementado en detrimento del salarial.

Esta perorata viene para explicar que si hay una medida política que ha afectado a los ciudadanos tras el estallido de la crisis, esta es la reforma laboral. No me refiero sólo, claro está, a la que aprobó el Gobierno del PP en 2012. La anterior, del tiempo de Zapatero, tuvo el mismo propósito, pero fue mucho menos contundente. La reforma del Estatuto de los Trabajadores no consigue las cosas por sí sola, pero era el marco legal necesario para aplicar la respuesta de las empresas a la crisis. Básicamente consistió en abaratar los salarios. No como medida transitoria, sino como algo persistente en el tiempo, es decir, en repartir la tarta de otra manera. Y en realidad esto es lo que afecta más profundamente al bienestar de todos. Unos salarios más bajos provocan una recaudación de impuestos más baja y menos dinero para la Seguridad Social y para los parados. Esta es la raíz del recorte.

Se hizo con dos procedimientos. Primero, facilitando el despido. Se conseguía así, no sólo que las empresas pudieran reducir sus plantillas, algo previsible, dada la crisis y la menor producción, sino también un efecto mucho más profundo y continuo: sustituir masivamente a trabajadores mejor pagados por nuevos contratados con sueldos mucho más bajos. Tomemos como ejemplo un trabajador que llevaba más de 10 años en su empleo. Es despedido en 2015 y a cambio se contrata a otro nuevo. De acuerdo con los datos del INE, este último cobraría un 48 por ciento menos. Esto, por término medio. Sucedería en el 80 por ciento de todos los niveles de sueldo. En el 20 por ciento que más cobra, ocurriría lo contrario: el nuevo contratado, en este caso generalmente un cargo directivo o cercano a él, cobraría más que el antiguo.

Del segundo procedimiento de la reforma laboral se ha hablado menos: debilitar la negociación colectiva, de tal manera que beneficiara al empresario y maniatara a los sindicatos. Era condición necesaria para el objetivo previsto. Los ejemplos pasados lo demuestran. La aplicación a sangre y fuego de la “revolución conservadora” de Margaret Thatcher comenzó con la invalidación de los sindicatos británicos, que constituían el origen del movimiento obrero en el mundo. Hizo lo mismo  Ronald Reagan en Estados Unidos, llegando así a hacer creer a generaciones posteriores que el neoliberalismo formaba parte de la sangre anglosajona. Recientemente el presidente Macron ha incluido este procedimiento en la reforma laboral francesa. La falacia de que los sindicatos son reacios a los cambios que traen el progreso y la modernidad se circunscribe al discurso económico y político partidario de los cambios sociales, pero hacia el pasado, donde la tarta de la riqueza social estaba descaradamente repartida en favor del empresario.

El poder de negociación de los sindicatos no se manifiesta en las reuniones que tienen en La Moncloa con el presidente del Gobierno o en el departamento de empleo con la ministra correspondiente. Tampoco en las entrevistas en los medios de comunicación. Es en algo mucho más frío y a la vez más real: los convenios colectivos. En el mundo de las relaciones laborales, ese es el indicador principal de las mejoras en el empleo, conseguidas por el poder de los sindicatos. Observemos algunos datos. En 2008, el 71 por ciento de los asalariados en España estaban cubiertos por un convenio colectivo. En 2017 ese porcentaje se redujo al 52 por ciento y ha subido hasta el 57 en los primeros meses del 2018.

¿Qué consecuencias directas tiene esto?  Los 9 millones de asalariados con convenio en 2017 tenían pactada una subida salarial del 1,43 por ciento. No todas las empresas cumplieron con este compromiso. Las reformas laborales citadas les permiten descolgarse e incumplir. Pero fueron pocas: afectó a unos 27.000 trabajadores. El resto debió tener ese incremento en su salario. Sin embargo, la subida de los sueldos en España el año pasado fue de tan sólo el 0,19 por ciento. Supone casi la congelación de los salarios. ¿Cómo se explica semejante diferencia? La razón parece clara: los 9 millones de trabajadores cubiertos por un convenio colectivo consiguieron un aumento en su nómina de 1,43 por ciento por término medio. Sin embargo, si para el conjunto de los más de 15 millones de asalariados la subida media fue tan sólo de 0.19 por ciento, significa que el resto, los otros 3 millones de empleados sin convenio, debieron de sufrir una sensible bajada de su sueldo. Sólo así casan las cifras. Fue la consecuencia de estar abandonados a su suerte, o mejor a la libre voluntad del patrón. Se entiende aquí por qué la última reforma laboral redujo considerablemente el papel de los convenios colectivos. Y se entiende también por qué cuanto más se extiende en una sociedad la cultura neoliberal, el pensamiento en favor de la libre empresa, más cala el descrédito de los sindicatos.

El fenómeno no es único de España. Sin embargo, una mirada a otros países explica mejor lo que ocurre.  Alemania, país ejemplo de eficiencia económica en Europa, según nos dicen, tiene a casi todos sus asalariados protegidos por convenio colectivo. Suecia también, aunque en menor medida. Gran Bretaña, que, como se ha dicho antes, sufrió los destrozos del sindicalismo a manos de  Margaret Thatcher, todavía se resiente.

Esta deriva no afecta sólo a los trabajadores asalariados, claro está. Entre los que la padecen se encuentran también muchos autónomos, cuya retribución depende en muchas ocasiones de empresas. Y afecta especialmente desde la llegada del PP al Gobierno.  Es fácil comprobarlo si se observa la renta por persona que se registró en 2011, antes de la llegada de Rajoy al poder, y se compara con la de 2016, la última que ofrece el Instituto Nacional de Estadística. Por término medio, para todas las personas esa renta, es decir, lo que uno gana cada año, bajó algo más del uno por ciento. Pero entre los que tenían un empleo la bajada fue de casi el 4 por ciento. Esta pérdida es mucho mayor si se tiene en cuenta que los euros de 2011 valían más que los de 2016.

Es evidente que los sindicatos tendrán culpa de su limitado papel actual: la concepción demasiado vertical de su estrategia, otorgando más importancia a la cúspide de las organizaciones que a la acción en las empresas, el haber valorado en exceso el peso de los gobiernos, cuando estos se acompasaban simplemente a los planes de los empresarios o el acomodo a la inercia del sistema pueden ser algunas de las causas. También las  derrotas sucesivas en la marabunta de la crisis. Pero no cabe el consuelo de atribuirles la responsabilidad solo a ellos. En realidad, como comenté hace tiempo en otro artículo, no son ni más ni menos virtuosos que el resto de la sociedad. El desapego hacia los sindicatos redunda en perjuicio de la población que vive de su sueldo.

De momento, esto se ha manifestado con un incremento de la población en riesgo de pobreza o exclusión. En 2016 (último dato disponible) el 27 por ciento de la población se encontraba en este estado. Al comienzo de la crisis era el 22 por ciento. Podría suponerse que se debe al incremento del paro. Pero no es sólo eso. En 2013, el año con más parados, eran menos las personas en riesgo de pobreza o exclusión. ¿Cuál es la causa? Ha aumentado el número de trabajadores pobres, que alcanza ya el 15 por ciento de todos los empleados. Y desde la aplicación de la reforma laboral del PP, la que está ahora vigente, ese porcentaje negativo ha subido más que en los primeros años de la crisis.

En 2017 las huelgas han vuelto a revitalizarse después de dos años previos de perplejidad ante el empeoramiento de las condiciones laborales. El número de personas que han participado en las mismas fue el año pasado el mayor desde 2009. No es que la agitación por la agitación sea un camino, pero la huelga es el principal instrumento de los sindicatos y los trabajadores para defender sus derechos en las empresas, tan adecuado que está contemplado en el artículo 28 de la Constitución como uno de los derechos fundamentales. Pues eso.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    Hay que recuperar las buenas costumbres

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí