1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Sexo enconado en CTXT

La regla básica del juego del placer sexual es la reciprocidad del acuerdo y también del sentir, del cuanto más placer das, más placer tienes

Ana Beltrán / Cristina Peñamarín 20/06/2018

<p>Esculturas talladas del Templo del Sol de Khajurahoin, India.</p>

Esculturas talladas del Templo del Sol de Khajurahoin, India.

Trapuzarra

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

 Se habla de sexo de forma insistente y enconada, observamos leyendo CTXT estas semanas. Ese gran interés por el tema parece indicar que necesitamos hablar de ello, lo que no sería de extrañar, ya que se habla poco y mal de sexo, comentamos, espoleadas por nuestra afición a la polémica y al tema. Y ¿por qué la agresividad de las formas que se emplean en esta cadena de artículos? Varios de ellos son contestación a otros anteriores y recurren a un modo de disputa brusco, a menudo ofensivo, con expresivos insultos (mojigata, machirulo…) hacia una adversaria, nos parece, en parte inventada. Se intercala entre las argumentaciones un tono agresivo que muestra una dificultad en esta cuestión, como si fuera imposible expresar o argumentar la propia posición y al tiempo aceptar otras diferentes. Nos preguntamos si quienes se expresan de modo tan tajante y ofensivo, como si creyeran saber bien qué es lo que hay que hacer en este terreno, tienen una visión tan clara, o si, como nos pasa hoy a la mayoría, sólo tienen claro lo que no quieren.

Las chispas saltan al mirar el sexo desde las relaciones sociales, de género, de poder, y de lo que estas implican. Se discute constantemente en los artículos, comentarios y tweets de CTXT sobre feminismo, ética y empatía. Pero ética y empatía se entienden como un deber de ceder el interés propio para tener en cuenta el del otro. En este debate áspero, plagado de cuestiones y planteamientos interesantes, dice Beatriz Gimeno: “Creo que toca, sí, comenzar a exigir a los hombres comportamientos éticos también en el terreno de la sexualidad, lo que en definitiva no es más que asumir y contemplar la plena humanidad de aquella(s) con quien(es) se folla”.

¿Cómo sabes si te gusta el bondage, el azote, u otros juegos sexuales? ¿Por qué puede tentar la entrega sexual, ponerse en las manos de otro/as, traspasar el poder del propio placer al otro?

Evidentemente, los comportamientos éticos son preferibles en todos los terrenos en que tienen lugar las relaciones interpersonales y sociales, con humanos y no humanos (¿o no hay comportamientos éticamente inadmisibles con animales, por ejemplo?) Así pues nos preguntamos de qué estamos hablando cuando unimos sexo y ética. Antes que nada habría que ponerse de acuerdo en algo  que consideramos básico en el sexo. El sexo es más, se disfruta más, cuando el o la cómplice disfruta más. De manera que captar el sentir del otro, lo que llamamos empatía, y procurar placer a la cómplice, está en el interés propio. De hecho descubres tu placer a través del placer del otro. El logro del placer sexual es el placer recíproco (y cuando no lo es, finge serlo para que se mantenga al menos la apariencia de reciprocidad que salva el mínimo del placer de uno de los partenaires).

Nos decidimos a usar la palabra cómplice, en lugar de partenaire, para señalar que el placer del sexo tiene algo de transgresión, de sobrepasar los límites de los comportamientos sociales, de las relaciones entre los cuerpos, de lo que sabíamos del propio cuerpo o género ¿No quedan los límites confundidos al entrar en el contacto cuerpo a cuerpo con alguien?

¿Cómo sabes si te gusta el bondage, el azote, u otros juegos sexuales? ¿Por qué puede tentar la entrega sexual, ponerse en las manos de otro/as, traspasar el poder del propio placer al otro? En realidad, no descubres lo que deseas hasta que lo encuentras (es algo a la vez pasivo, encontrar, y activo, pues suscita otras búsquedas). Así que se aprende el propio deseo a partir de la experiencia de encuentro con otro/as, sobre todo con quienes saben más. Y se aprende también de observar a otra/os, hoy día en el porno, por ejemplo, que puede enseñar algunas de las diferentes prácticas y posibilidades que caben en ese inmenso campo (desgraciadamente, el porno más difundido hoy entre adolescentes ofrece muy pobres ejemplos en los que inspirar buenos encuentros sexuales).

Todo el mundo evita hablar de perversiones sexuales. Entendemos, por ejemplo, que el sadomasoquismo es un juego sexual basado, como todos los demás, en un acuerdo entre cómplices. Es el propio juego, la libertad y la igualdad del juego, lo que queremos salvar, ese espacio donde los jugadores son iguales en el punto de partida, cuando establecen los límites de cada uno y las normas que respetarán. Salta la diferencia cuando lo comparamos con la tortura, que ha sido mencionada en alguno de los artículos de CTXT, para suscitar otra cuestión (¿Por qué tanta tortura a mujeres en ciertas series de éxito? ¿Quizá para suscitar un placer sado-maso asociado a la disparidad de poder, cuando alguien disfruta precisamente porque no tiene cómplice sino víctima, carente por completo de poder sobre la relación? Es importante preguntarse el por qué de estas reiteraciones y el cómo se ilustra nuestra imaginación sexual).

Pero volviendo a lo básico, la relación sexual es siempre una forma de juego. Y naturalmente no hay juego sin reglas del juego. Lo que hace especial el juego del sexo es que abre un espacio de descubrimiento y de autodescubrimiento donde es posible hallar inesperadas facetas de una misma. Esa capacidad creativa no implica ausencia de normas. Como todo espacio de encuentro y de juego, el sexo está hecho de normas y de reciprocidad –lo que vale para ti vale para mí (o hemos acordado cómo nos saltamos esta norma). Las reglas del juego pueden ser más o menos consabidas, estandarizadas, o nuevas, pero no hay juego con los límites ni posibilidad de transgresión donde no hay reglas. La regla básica del juego del placer sexual es la reciprocidad del acuerdo y también del sentir, del cuanto más placer das, más placer tienes (desde la que se puede jugar a la sumisión y a otras aventuras arriesgadas). Una ética que borra la diferencia entre egoísmo y altruismo, en la que piensan ciertas sabias y sabios (aceptar la interdependencia, que no puedo ser yo sin el mundo y los otros que forman parte de mí, es, para Judith Butler, el principio de la actitud ética que nos permitirá salir del individualismo posesivo). En el sexo se aprende a jugar y a mejorar en el juego cuando se aprende ese altruismo egoísta básico.

el sexo, se ha hecho extraño, oculto. Expulsado de las conversaciones comunes, en la urgencia de la edad adolescente se encuentra en las visitas secretas a la red, donde proliferan encuentros poco respetuosos

Cada juego, claro está, tiene su vocabulario y su saber hacer que es preciso aprender para poder jugar. ¿Qué sabe un/a adolescente hoy de las posibilidades de placer, de relación y de (auto)descubrimiento del encuentro sexual? Como buenos posmodernos, hemos roto con todas las tradiciones heredadas pero no acertamos a poner otras en su lugar. Hay un agujero negro en el saber de la llamada sociedad del conocimiento, un lugar donde la gente precisa construir sentido pero no tiene a su alcance recursos de conocimiento suficientes. Y no es el único. Las relaciones familiares, materno filiales y otras, es otro notable agujero en la enciclopedia del conocimiento común en nuestra sociedad, que cada quien llena con alguna de las variadas versiones de pseudo ciencias, leyendas y fakes de todo tipo que hoy circulan.

El lenguaje del sexo es hoy extremadamente pobre y tosco, apenas es posible usar el vocabulario común, salvo en ámbitos muy íntimos, sin sentir vergüenza. La única alternativa a ese marcador brutal es el latín o el lenguaje científico. Nos falta un lenguaje intermedio, más ambiguo o poético, que pueda compartirse en una conversación social (ni íntima ni pública) sin vergüenza. Sólo la lengua infantil, con sus metáforas y diminutivos, logra algo de esto –si bien podemos hablar de la colita, no es tan fácil con el equivalente femenino–. Un lenguaje a la vez explícito, detallado y metafórico, como han desarrollado culturas como la india, la china o la japonesa, donde se difundieron durante siglos y fueron muy populares libros y láminas con imágenes –delicadas y explícitas– de muchas de las variadas posturas y prácticas que enriquecen el placer de los amantes. En nuestra tradición, La lozana andaluza, por ejemplo, ambientada en los bajos fondos de Roma de 1526 y en el habla mestiza de ese lugar, rica en hispanismos, italianismos, arabismos. En sus expresivos diálogos, las mujeres usan con gran libertad un lenguaje sabroso y creativo para guiar al cómplice, conseguir y expresar su placer.

No nos parece que tengamos que defender una ética particular del sexo, salvo porque tenemos que defender esa ética en todos los ámbitos. En el sexo lo que defenderíamos es más y mejor formación. Ya no suelen convivir en la misma habitación padres e hijos, ni tienen próximos a los animales apareándose, como durante siglos ha sido la forma de vida de la mayoría de los humanos. Eso, el sexo, se ha hecho extraño, oculto. Expulsado de las conversaciones comunes, en la urgencia de la edad adolescente eso se encuentra en las visitas secretas a la red, donde proliferan encuentros, más que poco respetuosos con la “humanidad” de la mujer, poco ilustrados sobre las posibilidades de placer y descubrimiento de sí y de alguien más, que contiene el encuentro sexual. Como esas posibilidades dependen de la reciprocidad, de la atención y disponibilidad mutua, podemos soñar con una formación sexual, un porno, una literatura, que ilustre los placeres de la reciprocidad y aporte ejemplos de una ética de los seres que se conciben como intrínsecamente relacionales y dependientes, lo que es central para el feminismo. 

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ana Beltrán / Cristina Peñamarín

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    Con sentencias como la de la manada apoyada por bastantes aún, se les ha crecido la sensación de inseguridad a las mujeres en las calles ( personalmente me da la sensación que cuando nunca me han mirado las tias, ahora casi todas me miran raro en sitios concurridos y de dia incluso ) . Si los machistas se quejaban de que no follaban ahora menos y mas dificil. Los poderes fácticos solo usan a los machistas para sus objetivos : como siempre han hechos las élites , robando incluso a quien les vota etc etc etc Es escandaloso que cuando las mujeres piden derechos, los machistas no se den cuenta que esos mismos derechos muchas veces les benefician y no solo en ellas sino adoptandolos y reivindicandolos ellos para si. Hoy en dia hacen fata dos buenos sueldos para tener una familia. Los puteros van de putas para huir del "maltrato" hembrista ( que muchas veces provoca el mismo machismo) pero las putas que trabajan por su cuenta les tratan con asco-dureza-desprecio y las otras no lo hacen por que están esclavizadas . Si quereis esclavizar a una mujer no hay nada como el amor. Muchos esperan esclavizar mujeres sin dar nada a cambio cuando con amor se consigue mas y mejor, pero supone dar lo que se desea. Los hombres deberían aprovechar la revolución feminista para librarse del machismo que les hace mas daño que otra cosa. Las mujeres son sus aliadas en pos de una dignidad real y no una que se alimenta de ir contra la mitad de la humanidad, como plantea el machismo . Nos educan en el sado-maso mental, en vez de en la empatia etc y asi las relaciones oscilan entre los polos y se generan luchas de poder y competitividad brutal, en vez de colaboracion. Esto se agrava con la dieta del cadaver, que crea amoniaco en sangre, peta el higado y quema las neuronas : ira, (que muchas veces es en base a suposiciones, y esto equivale a paranoia). Cada genero tiene sus caracteristicas etc que el sistema cultural-etc exacerba, convirtiendolas en defectos y convirtiendonos en desarmonizados, para manipularnos. Sin autocritica no habra solucion , ( por mucha lucha, critica, prohibicion ). Se trata mas de responsabilidad no de culpabilidad. No es excusa que los demas no lo hagan . Se recoge lo que se siembra , para bien y para mal. Haya cada cual con su ego y su destino . Echar las culpas a los demas es siempre lo mas facil. En vez de empatia y asertividad la gente está con : "es que yo " y " por si acaso " y es mejor lo 1º que lo otro. Empatia aserticidad respeto dignidad autoestima dialiogo amabilidad escucha colaboracion etc : Ser amable no nos convierte en homos. Quien no nos dé lo que le demos, se le explica y si no puerta : vale para cualquiera. Aveces lo que nos falta es dignidad y autoestima para que no abusen de nos y que dejemos de idolatrar sin mas . A mas se piensa en sexo menos se consigue. No hay que estar con quien parece nº hij@ y no compensa estar con alguien a quien se puede controlar. Mujeres y hombres deben aprender a controlar sus emociones por el bien de todos y no ser naifs, mente y sentimiento son complementarios. La culpa de que las mujeres sean retraidas, prinsecitas, bordes infantiloides o...está en el machismo : les da excusas para serlo. Se ponen a la defensiva, moñas, etc . A menos machismo ellas mas iniciativa amable. Ellas deberian manifestar su deseo, por que lo tienen, tambien con empatia y pedir lo mismo . Hay estudios que indican que las relaciones que comienzan cuando ellas entran duran mas . No es tanto firmar consentimeinto, como ir avanzando muy poco a poco, calmada, amablemente, notando si gusta o no: No se puede dar morreo sin antes dao beso, ni beso sin antes beso en la mejilla, ni sin haber besado mano, ni sin agarado mano, sin tocar mano, sin haberle tocado brazo, sin sentarse al lado, sin haber simpatozado, sin hablado etc etc : antes de hacer algo que te salga, piensa si antes de hacerlo, lo has reducido a algo menor, lo has realizado y si ha sido complaciente. La confesión de un abuso sexual: "Pensé que si ella no me decía que no, yo podía seguir" : https://www.eldiario.es/sociedad/abusador_0_778672483.html No hay que idolotrar a nadie. Esclavizan tanto las palabras como del silencio. La superioridad se demuestra con empatia y pedadogia no con abusos y merdecillas. EL feminismo es guay pero tambien hay mujeres charlatanas chifladas y mala gente. El follar es solo una forma de comunicacion mas entre las personas y no deberia ser vedado . Por sentido comun no me casaria ni tendria hijos con quien no he convivido ni follado. . https://www.meneame.net/m/cultura/beso-tantrico ( para ir al articulo original click al titulo de la noticia ). ¿ Qué les pasa a algunos que quieren negar derechos dignidad e igualdad a la mitad d ela humanidad y que se preocupan mas por la condena a un violador que por la violacion, cuando hay cerca de mil al año solo en España y 8M en la UE ? Los violadores potenciales o de facto, se esconden entre los honestos y nos hoden a los demas. Por su palabras les conocereis. El machismo destruye incluso a los machistas. Con amor se consigue mas y mejor. Ellos mismos crean sus pesadillas pero luego se victimizan y culpan a los demas como si no tuvieran que ver ( sicopatia ). Sin ellos no habria guerra de generos. La peor hembrista es un ser de luz comarpado con ellos, pero las mujeres bordes sin motivo perjudican al feminismo. Toda orientacion de genero está definida por : genes, cultura, familia, educacion, hormonas ( aveces de productos cosmeticos y envases de comida, que contienen disruptores endocrinos : www.libresdecontaminantes e incluso dieta = la soja tiene estrogenos ). Somos : personAs, humanidAd, la gente y ciudadaniA : creo que el generico del lenguaje deberia ser el femenino. https://www.youtube.com/watch?v=HYm9jiFMkno Lágrimas negras. Omara Portuondo & Eliades Ochoa - Lágrimas Negras (2015 Live) Puttas y corrupcion : http://ctxt.es/es/20180509/Politica/19567/corrupcion-prostitucion-trata-de-mujeres-gil-punica-gurtel-cursach-nuria-alabao.htm En 5 años 200 niños se han quedado huerfanos por que un subanormal mató a la madre. Y aun hablan de infanticidio materno http://www.publico.es/sociedad/igualdad-justicia-informe-perspectiva-genero-cgpj-levanta-duras-criticas-asociacion-juezas.html Antes en los pueblos o ciudades pequeñas, si alguien se sobraba se contaba boca a boca Ahora que la gente viaja y en ciudades grandes, se usan las redes sociales El quid está en lo que se considere abuso y las mujeres creo que tbn tienen algo que decir Y no creo que sea falso ya que si no sucederia aun mas. Aunque las mujeres son muy suyas y luego se cercioran personalmente. - POLIAMOR Todo tiene su lado bueno y malo , en el poliamor se profundiza menos en las personas y la relación, es propio de ciudades y del capitalismo. Cada cual tiene su proceso y evolucion personal Es mas tipico de la adolescencia - juventud en que se busca conocer cuerpos - personas y las hormonas a tope, pero tambien cuando no se consigie recibir el afecto que se necesita de una pareja estable Las relaciones sexuales son una forma mas de comunicacion .entre personas que se llevan bien, osea se aman porque el amor es simplemente llevarse bien con alguien, aunque haya intensidades de amor. Y por favor siempre con condon.  

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí