1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sastipen thaj Mestipen

‘Nuestros obreros primero’

Pastora Filigrana García 11/09/2018

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Lo venimos diciendo: hablar de clase obrera sin la interseccionalidad del género y la raza beneficia a la ultraderecha. Y, por ahora, la ultraderecha europea va ganando. De tanto repetir el mantra “paremos la inmigración, aquí no cabemos todos”, una parte de la izquierda parece convencida de que la cuestión no es un invento, de que es real y hay que darle solución. Ya hay una izquierda que afirma sin complejos “nuestros obreros, primero”.

En Francia Jean-Luc Mélenchon, el líder de la izquierda institucional, moderó en las últimas elecciones el discurso de apertura a la inmigración y centró las recetas en la protección de los trabajadores autóctonos y en la necesidad de regularizar la inmigración.

En Alemania, hace unos días se constituyó el movimiento En pie, que aglutina a miembros de diferentes partidos de la izquierda y que tiene como objetivo llegar a un electorado descontento a través de propuestas sociales concretas: la “protección del trabajador” y el refuerzo de los controles de inmigración.

En el Estado español ya se ha empezado a regar este huerto. La semana pasada aparecía en Cuarto Poder un artículo de tres líderes de izquierda, Héctor Illueca, Manuel Monereo y Julio Anguita, que ensalzaba las medidas sociales recogidas en  el Decreto Dignidad, aprobado por la coalición ultraderechista del Gobierno italiano. En concreto, las limitaciones de la contratación temporal, la penalización de la deslocalizaciones de empresas y la prohibición de la publicidad de las apuestas deportivas y juegos de azar. Estas medidas se valoran como un primer paso pionero en Europa para frenar las políticas neoliberales. Llaman a valorar los hechos del Gobierno italiano y no sus discursos, y cierran llamándonos inquisidores y pobres mentes irracionales a aquellos que juzgamos al Gobierno italiano por sus “intenciones”. Esto debe referirse a la alarma que han causado las declaraciones del ministro del Interior Salvini, con afirmaciones como: “Desgraciadamente, a los gitanos italianos te los tienes que quedar en Italia” o “limpiar el país y acelerar las expulsiones de inmigrantes irregulares es nuestra prioridad”.

No existe en el artículo ninguna contextualización de las medidas del Gobierno italiano; únicamente, a la pregunta de si lo de Italia es fascismo, se contesta: Decreto Dignidad. El problema es que, además del Decreto Dignidad, hay rebajas fiscales para las empresas, cierre ilegal de puertos, expulsión de inmigrantes y persecución de las ONGs que trabajan en el rescate marítimo. Si no se habla de esto, el mensaje que inevitablemente subyace a estas valoraciones es: “Paliar la precariedad de la clase obrera justifica el sacrificio de los derechos de los inmigrantes”. Si se aplaude el proteccionismo de la clase obrera autóctona y se esconde el consecuente recorte de derechos al inmigrante, se está diciendo que unos valemos más que otros.

Quizás la alegría de estos pensadores sea sincera. No obstante, con mayor o menor buena intención, su silencio sobre la ideología ultra del Gobierno italiano justifica el discurso que divide a los trabajadores entre autóctonos e inmigrantes, y el mensaje de escasez, el “no hay para todos”, y “los nuestros, primero”.

No es solo una cuestión de humanismo, es que la división de la clase trabajadora siempre nos ha hecho perder. Con esta lógica de “los nuestros primeros”, unos pocos se salvarán y la mayoría, a los que no alcanza este proteccionismo, serán todavía más vulnerables. Dividiendo, el neoliberalismo se refuerza.  

La crítica a la diversidad puede ser bienintencionada y señalar trampas importantes, pero ha de ser prudente en su desarrollo. Decir que primero va la opresión de clase y luego la de raza y todo lo demás, casa muy bien con la política de “primero acabemos con la precariedad de los autóctonos aunque haya que subir cinco metros más la valla de Ceuta”.

La precariedad laboral tiene las mismas causas que la criminalización de la inmigración: el neoliberalismo. La lucha en ambos frentes no se puede disociar, ni jerarquizar.

La izquierda no puede caer en las lógicas del enemigo, ni utilizar sus mismas armas.

El discurso de la escasez y del peligro de la inmigración es una falacia, no es real. Les interesa que la inmigración sea ilegal, así se crean bolsas de pobreza, ejércitos de mano de obra de reserva, que precarizarán aún más a la clase trabajadora.

No caigamos en las retóricas de la derecha por más que sus departamentos de comunicación digan que hay que hablar de “avalancha migratoria”. No llevemos el debate a su terreno para  ganar el voto de personas asustadas o descontentas. Una izquierda que diga “los españoles primero”, no gana elecciones porque nadie vota a la copia pudiendo votar al original. Tenemos prisa por victorias materiales, pero no nos precipitemos en sus urgencias. A este monstruo solo lo venceremos con un frente común y sin dar ni un paso atrás en la batalla contra el racismo y la xenofobia. 

Autora >

Pastora Filigrana García

Es abogada y activista por los derechos humanos.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

17 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    El artículo de James Petras titulado "No hay respuestas sencillas al problema de los refugiados y la inmigración", es un análisis certero, pero con respecto a la presión migratoria, es certero respecto a Europa en la presión teórica, sin recoger al realidad actual que dista mucho del discurso en la extrema derecha. Así lo aseguraba el propio Donal Tusk, presidente del Consejo Europeo,que decía “Pese a la agresiva retórica, las cosas se mueven en la dirección correcta”, señaló Tusk, quien recordó que el número de llegadas irregulares ha pasado de más de dos millones en 2015 a menos de 100.000 este año, “una cifra por debajo de los niveles previos a la crisis migratoria”. Luego siendo cierta la presión migratoria, la realidad es que ésta puebla por millones a los estados limítrofes de Oriente Próximo y África. No podemos transmitir como realidad la posibilidad, lo que hace la extrema derecha. Otra cosa, es ver como en un contexto distinto, muy bien analizado por Petras, damos respuesta más solidaria e integradora desde el respeto.

    Hace 2 años 6 meses

  2. Pastora Filigrana Garcia

    Es bueno que el debate haya hecho que Anguita, Monereo e Illueca hayan profundizado más en sus argumentos y hayan llamado al gobierno italiano por su(s) nombre(s) más allá de llamar "inquisidores" y "pobres mentes" a los que juzgamos sus intenciones. Así es más fácil entendernos y repensarnos.

    Hace 2 años 6 meses

  3. MR

    Hay algo que me dice que lo de Monereo y Cía. forma parte de una estrategia para recoger a cuantos más sectores de la izquierda puedan integrar un frente amplio, incluyendo a los obreristas nacionalistas, a los anti-todo, a los progres bienpensantes, etc. Lo que ya no parece tan claro es que sea eficaz, pues no se puede querer contentar a todo el mundo sin tener graves disensiones y/o caer en la incoherencia. No todo puede supeditarse al objetivo electoral.

    Hace 2 años 7 meses

  4. zyxwvut

    Una respuesta razonada y valiente de Monereo, Anguita e Illueca a la mayoría de los comentarios indocumentados a su artículo. ¿La tendrá en cuenta la señora Pastora Filigrana García? https://www.cuartopoder.es/ideas/2018/09/14/anguita-monereo-decreto-dignidad-italia/

    Hace 2 años 7 meses

  5. Repartidor de pizzas

    A Pastora Filigrana García: se ve que le pone voluntad pero su artículo es muy flojo y repleto de argumentos simplones recurrentes pensados más para quedar bien con cierto sector de la izquierda postmoderna que para analizar con la rigurosidad que se merece el tema tratado. Por eso y a modo de recomendación, le dejo con otro de James Petras titulado "No hay respuestas sencillas al problema de los refugiados y la inmigración". Espero que al menos le sirva para cuestionarse algunas de sus afirmaciones. Enlace: http://rebelion.org/noticia.php?id=224776

    Hace 2 años 7 meses

  6. zyxwvut

    Que tres personas de izquierdas y con una larga trayectoria de defensa de las clases subalternas tengan el valor de arriesgar, de salir de los análisis de la zona de confort en que se mueven los que callan ante el neoliberalismo y sólo hacen "política cultura" es una muestra de coraje que merece el respeto de un análisis o una crítica basado en lo que realmente han escrito. No una refutación a un artículo inventado que es lo que hace la señora Pastora Filigrana García.

    Hace 2 años 7 meses

  7. Ignasi

    Es casi cómico, "No tengamos prisa por victorias materiales" señora aquí no hay victoria se trata de recuperar derechos laborales y niveles de renta del trabajador. Las rentas del trabajador están un 64% por debajo de las del capital, nuestros jóvenes viven en constante precarización, el capitalismo nos gana 133 a 2 y usted nos habla de no tener prisa por victorias materiales. Pastora me recuerda la escena histórica de los líderes Bizantinos debatiendo sobre el sexo de los ángeles mientras los otomanos asaltaban Constantinopla. No se puede aceptar un esquirol por muy "diverso" que esté sea. No se puede dinimitar la lucha obrera por que un colectivo no tenga las mismas exigencias laborales que otro. No se puede permitir su profunda demagogia,dice que su prioridad es combatir la extrema derecha pero su plan es echar gasolina. Dice que en ese plan "gana el original" señora, los votantes de la extrema derecha mayormente proceden de la izquierda. Usted habla que la izquierda comunista sigue el juego a la ultraderecha, no recuperan el terreno. Lo que queda claro es que usted le sigue el juego al capital.

    Hace 2 años 7 meses

  8. Ignasi

    Desde CTX se está viendo el nivel de "pagita" por parte del stablist. 8 críticas a "la trampa de la diversidad" y unos cuantas críticas demagógicas a partidos cómo DIE LINKE o la Francia insumisa( el anticomunismo lo primero para CTX) La autora habla de trabajadores "ilegales" no hacen falta señora, se prestan solos para trabajar por cuatro duros. Cuántos inmigrantes están sindicalizados ? Cuántos estan dispuestos a no aceptar condiciones laborales draconianas? Mientras la extrema derecha entra de lleno en barrios y fábricas la respuesta de la izquierda progre de CTX es "el trabajo está muerto". Sí el trabajo está muerto que es el trabajador? La izquierda progre no tiene alternativa a las políticas neoliberales y a al mercado laboral precario, pero crítica al que por lo menos tiene un plan. Sólo me quedo con un dato, cuantas críticas a realizado CTX al gobierno del "cambio" por que a día de hoy siga la ley mordaza y las reformas laborales? No hay más preguntas. La autora habla de la clase trabajadora, cómo cualquiera de nosotros hablaríamos de un extraterrestre. Desde el desconocimiento. Venga a seguir vendiendo diversidad en vez de aglutinar a la clase obrera hasta que la extrema derecha ocupe los núcleos proletarios desde la infamia de la izquierda progre y su aceptación del capitalismo neo age.

    Hace 2 años 7 meses

  9. Ignasi

    Desde la izquierda progre que lleva 30 años aplicando políticas neoliberales, el abaratamiento del precio del trabajo y la caída en picado de los derechos laborales. La solución de está gente es economía californiana en vena. La defensa de los derechos de los trabajadores, para ellos está por debajo de la diversidad laboral, esa que acepta la carga de trabajo a un precio y derecho inferior. El abaratamiento del precio del trabajo, es parte del plan del capital y para eso utiliza foráneos que son los nuevos Padefos.Pero la autora nos vende la chachi de la diversidad,la diversidad explotada eso sí.

    Hace 2 años 7 meses

  10. Pastora Filigrana Garcia

    No son los que no piensan como yo. Son los que imponen sus intereses económicos sobre nuestras vidas, los que han forzado las reformas laborales hasta abaratar los despidos, los que privatizan la sanidad pública, los que han inventando el descuelgue de los convenios.... No es que piensen diferentes es que la acumulación de sus riquezas pasa por atentar directamente sobre los derechos de los trabajadores. Ellos son los que se han declarado enemigos.

    Hace 2 años 7 meses

  11. Guitambe

    Por cierto, he leído el artículo original también, y me parece gravísimo que personajes de la izquierda puedan caer en el error que comenta el autor: avalar políticas del gobierno italiano, sin ver la parcialidad de las mismas así como el trasfondo fascista de la ideología. No es nuevo para nadie que el nacionalsocialismo mantiene discursos de "defensa de la clase obrera", pero no de toda ella y sin atajar la desigualdad de fondo. Me parece espeluznante y desconcertante que un sector de la izquierda, incluido Anguita (si es el caso) a quien tanto admiro, caiga en un error de análisis tan primario.

    Hace 2 años 7 meses

  12. Guitambe

    No suelo escribir comentarios en la prensa, pero cada vez que leo notas que me gustan en CTXT me sorprende que los comentarios sean tan desaprobadores, y en mi opinión, tan cortos de vistas. Acuerdo plenamente con el artículo, me maravilla ver comentarios que hablan de "como vamos a recibir inmigrantes" cuando la clase obrera siempre ha sido migrante... la española de las que más. Cuando la riqueza está, pero la tiene y se la queda el capital. No es que no haya para repartir, es simplemente que no se reparte... y aún hay gente que defiende "nuestros" intereses, refiriéndose a ese "nuestros" como a un colectivo digamos, nacional o étnico, y no de clase. El capital, lo tiene la burguesia, y los obreros (clases medias precarias también) no podemos pelearnos entre nosotros por ello. Me sorprende que tras leer este artículo haya gente que lo discuta todavía... Para mi otro ejemplo de ello, es la defensa de astilleros de construir corbetas asesinas para conservar puestos de trabajo. Mi sueldo, no lo riego con sangre de ningún pueblo, aunque pierda el trabajo por ello. Hay límites éticos, que creo que no debemos ni rebasar, ni cuestionar. Salud y mi adhesión a las palabras del/la autor/a!

    Hace 2 años 7 meses

  13. Jaimer

    El artículo es un magnifico ejemplo de no entender el ascenso de la ultraderecha, y de la confirmación de que va a crecer más. Ceguera propia del progre de salón ajeno a la pobreza de la antigua clase obrera y de los abandonados barrios populares, acorralados por años de recortes, paro o sueldos que añoran ser mileuristas. El dumping social que supone la entrada de lumpemproletariado inmigrante, se pudo aceptar en época del boom de la construcción a pesar de que el descontrol consiguió el empresariado español mantuviera bajos sueldos o bajarlos. Aquello pasó, y con la leyes actuales de precarización. Toca supervivencia. No tenemos recursos ni para los de aquí, como para acoger a toda África.

    Hace 2 años 7 meses

  14. Antuán

    Quisiera saber de una puta vez qué les vamos a ofrecer a esos miles de desdichadas personas, de áfrica principalmente, y que van in crescendo por muchos motivos ( el cambio climático entre ellos ), cuando aquí ya tenemos nuestros propios pobres... Más prostitución? Más top manta? Más jornaleros esclavos? Creación de bidonvilles para alojarlos, como Calais? Hablar bonito es fácil, pero luego hay que concretar las cosas.

    Hace 2 años 7 meses

  15. Cansado ya de tanto progre con retraso

    Cómo me voy a reir cuando a los comegalletas de Ctxt y Público los echen por estar prohibido redactar en otro dioma que no sea el árabe sin el encabezado de una oración a Alá y no encuentren un diario en el que admitan a españoles blancos que publican en castellano. No voy a tener que esperar mucho, tal y como van las cosas en 5 años ya estáis en la cola del paro, sólo hay que mirar a Inglaterra. Los que engrasáis el neoliberalismo sois vosotros con vuestras insensateces pero cuando os queráis dar cuenta ya será tarde.

    Hace 2 años 7 meses

  16. zyxwvut

    He leído el artículo original de Anguita, Monereo e Illueca que usted menciona y no encuentro nada de lo que usted le adjudica en el suyo. Creo que hay materia para hacer una crítica desde el contenodo real, no inventándose un artículo que no existe y complementándolo con una buena dosis de juicios de intenció. A la ultraderecha no la vamos a combatir con discuros genéricos sobre diversidad que no entran en los confictos de distribución y del modelo productivo del neoliberalismo.

    Hace 2 años 7 meses

  17. perico de os palotes

    Desde el momento en los que no piensan como tú, los consideras enemigos, te estás descalificando

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí