1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Harán nuestros gobiernos ‘magia’ con el clima?

Crece el optimismo tecnológico como solución al problema del cambio climático, a pesar de que voces científicas y técnicas cuestionan su viabilidad

Élvira Cámara Pérez / Samuel Martín-Sosa Rodríguez 19/09/2018

<p>Bosquejo.</p>

Bosquejo.

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

La crisis climática se agrava. Las recientes noticias sobre el inesperado resquebrajamiento de la masa de hielo más antigua y sólida del Ártico, que apenas han tenido eco en nuestro país –como si la cosa no nos afectara– han hecho llevarse las manos a la cabeza una vez más a la clase científica, que ya había puesto el grito en el cielo con las inusuales elevadas temperaturas registradas el pasado invierno en la región. 

Las olas de calor han vuelto a sembrar la tragedia este verano en lugares como Japón, Canadá o Grecia, lugares del mundo donde las víctimas climáticas sí salen en las noticias. Tras dos o tres años de emisiones supuestamente estabilizadas, en que se escucharon cantos de sirenas que nos intentaban convencer de que “por fin” se podía crecer sin contaminar, la triste realidad nos ha abofeteado: las emisiones de carbono en 2017 aumentaron de nuevo. Y mientras Trump sigue con su cruzada antiecológica, Australia acaba de aupar en el gobierno a un primer ministro negacionista.

Con semejante panorama, la tentación de creer en una solución mágica y rápida que arregle las cosas es enorme hasta para las mentes más escépticas. Sin embargo, solucionar el aumento global de temperatura manipulando artificial y deliberadamente el sistema climático –lo que habitualmente se conoce como geoingeniería–; solo, y en el mejor de los casos, falseará las apariencias durante un tiempo, pero no atajará el problema, que seguirá creciendo.

A pesar de ello, estas propuestas tecnológicas se van a haciendo hueco en las agendas de los gobiernos, que van aceptando el desarrollo de pequeños experimentos. Esta semana se celebra una cumbre climática de alto nivel en San Francisco y en su programa se pueden encontrar algunos destacados promotores de la geoingeniería. Además, algunos de los actos paralelos del evento servirán para promocionar proyectos de geoingeniería como el Ice911 (desarrollado en Silicon Valley), que en 2018 ya ha comenzado a hacer pruebas con microburbujas para ralentizar el deshielo Ártico. En la página web del proyecto encontramos un elocuente titular: “Es la hora de reparar el Ártico”. Existen otros proyectos en otros lugares que también han convencido a gobiernos e integran también la avanzadilla experimental de la geoingeniería, como un proyecto de fertilización oceánica con hierro -para secuestrar CO2 atmosférico- que pretende abrirse paso en Perú, tras encontrar resistencia social en Chile. Algunos otros programados para este año incluyen el blanqueamiento de nubes en la bahía de Monterrey, o la inyección de aerosoles que bloqueen la luz solar sobre el desierto de Arizona.

No podemos ignorar que el principal efecto de la geoingeniería es mantener el actual modelo generador de emisiones, mientras unas cuantas empresas hacen un negocio que bien podría acabar beneficiando a las mismas corporaciones que son responsables de haber generado el cambio climático. La lógica que sostiene a estas propuestas tecnológicas es muy sencilla: si hay demasiado CO2 en la atmósfera, retirémoslo; si los rayos del sol calientan mucho la Tierra, impidamos su entrada. Es el modus operandi del  solucionismo tecnológico de final de tubería. Lamentablemente las explicaciones sencillas esconden a menudo realidades complejas.

 Alcance limitado, daños colaterales

Diversos estudios científicos han echado un jarro de agua fría a las expectativas reales de estas tecnologías, y han alertado sobre el riesgo de creer que podemos confiar el futuro climático a estas opciones, que presentan fuertes limitaciones. Además, los efectos indeseados de estos desarrollos son importantes, desiguales y caracterizados siempre por un elevadísimo grado de incertidumbre lo que significa que no se puede determinar con seguridad cómo van a funcionar y, además, que muchas cosas pueden salir mal. La geoingeniería no solo nos encadena ad infinitum al mantenimiento artificial de la temperatura –interrumpir la “solución” tecnológica elegida haría subir de forma súbita la temperatura–, sino que implica consecuencias a largo plazo a escala global. 

Por ejemplo, se teme que inyectar aerosoles en la atmósfera para bloquear la luz del sol imitando el efecto de los volcanes acarrearía una bajada de la productividad agrícola, además de toda una serie de inciertos efectos sobre los ecosistemas. Así mismo, la ciencia ha advertido de que la magnitud de la escala requerida en el despliegue de algunas de las opciones barajadas –como la siembra masiva de cultivos bioenergéticos que capturen CO2 en su crecimiento– acarrearía unas implicaciones ecológicas gravísimas en términos de uso de suelo, agua, y contaminación, incluyendo aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Las tecnologías de manejo de la radiación solar podrían retornar la temperatura media global a los niveles preindustriales, pero sin embargo el ciclo hidrológico global podría verse alterado, especialmente en los trópicos y subtrópicos. La literatura científica muestra consenso respecto a una reducción promedio en la precipitación global de casi 4.5%, aunque las reducciones sobre regiones continentales monzónicas podrían ser mayores: Norteamérica (7%) y Suramérica (6%). Mientras, en otras zonas aumentarán las precipitaciones, y otros desarrollos podrían provocar efectos totalmente distintos.

Reducir localmente la temperatura de forma artificial no implica que no se sigan profundizando los desajustes del sistema climático que estamos provocando y que a la larga acabarán por anular los beneficios conseguidos. Además, los potenciales impactos sobre la biodiversidad –la necesidad de adaptarse a gran velocidad a los cambios climáticos o, en el peor de los casos, la extinción–, de estos peligrosos experimentos también han sido señalados por la ciencia. Lo cierto es que todas las técnicas propuestas tienen, de una u otra forma, potenciales efectos ambientales negativos.

De la misma manera, los efectos no deseados de la manipulación climática afectarán a la vida de las personas, La geoingeniería no tiene en cuenta la seguridad climática, ni se rige por principios de equidad. Una vez más las personas más desfavorecidas del planeta y las que menos han contribuido al problema serán las más perjudicadas. Se podrá discutir sobre su efectividad a la hora de limitar el aumento de temperatura, pero podemos intuir que no aporta ni un ápice de justicia climática: quien controle el termostato del planeta, controlará el mundo. 

Previsiblemente el desarrollo de estas tecnologías estará bajo mandos militares y al servicio del interés de grandes corporaciones. De forma que podemos olvidarnos de la transparencia y ejercicio democrático como ya evidencia la absoluta falta de debate social que ha habido en torno a los experimentos mencionados; lógicamente, los beneficios empresariales estarán por encima del bien común, por lo que no es esperable que las desigualdades que va a generar en un mundo ya de por sí muy desigual, vayan a ser tenidas en cuenta. 

Mientras los gobiernos van asumiendo que no podremos reducir las emisiones y comienzan a asfaltar el camino a estas opciones, la sociedad mira en general para otro lado. Debemos preguntarnos si hemos claudicado y asumido que no somos capaces de dejar de emponzoñar la atmósfera. La crisis socioambiental es tan grande que nos está paralizando. Pero aun si la realidad es dura, el optimismo tecnológico no nos salvará. Asumir el relato de un futuro distópico es el mayor ejercicio de sumisión y renuncia a la libertad que podemos hacer hoy. Además, dejar pasar el tiempo sin hacer nada, favorece a quienes defienden la geoingeniería como medida de emergencia.

Aceptar la geoingeniería como “solución” significa que nos declaramos incapaces de transformar el mundo real y que por tanto hemos decidido refugiarnos en nuestra burbuja -si la tenemos- para ver por la tele la solución tecnológica de turno que hayan elegido, cruzando los dedos para que funcione por arte de magia. ¿En serio no sabemos hacerlo mejor? Para recuperar la ilusión de transformar necesitamos la valentía de asumir honestamente que las soluciones mágicas no existen.

----------------

Elvira Cámara Pérez es Licenciada en Derecho, activista y ecofeminista. Samuel Martín-Sosa es doctor en biología, experto en política ambiental europea y responsable de Internacional de Ecologistas en Acción. 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Élvira Cámara Pérez

Autor >

Autor >

Samuel Martín-Sosa Rodríguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí