1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Las ondas del sismograma andaluz

Las izquierdas no pueden permitirse que el PSOE concurra a elecciones con un antagonismo no resuelto entre su candidata y el secretario general; o que Adelante Andalucía se presente con los soterrados conflictos en su interior

José Antonio Pérez Tapias 4/12/2018

<p>Susana Díaz.</p>

Susana Díaz.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

He participado en la jornada electoral del 2 de diciembre en Andalucía, y tengo la fortuna de vivir estos tiempos de mudanza en Granada, ciudad con características de zona sísmica, y por ello buen sitio para estudiar los terremotos. De hecho, el Instituto Andaluz de Geofísica tiene su sede en la capital nazarí y, para más señas, en el campus universitario de Cartuja, al lado de lo que fue su anterior emplazamiento, el Observatorio Astronómico y Sismológico construido en ese lugar por los jesuitas en 1902. Quienes a diario transitamos por la zona –el centenario Observatorio es actualmente edificio que alberga al Departamento de Historia y Ciencias de la Música de la colindante Facultad de Filosofía y Letras–, a poco que conozcamos la intrahistoria de tales instalaciones, dejamos correr la imaginación en torno a ellas. ¡Cómo no fantasear acerca del registro de ondas sísmicas que bien hubieran podido recogerse tras el terremoto político acarreado por los resultados de las mencionadas elecciones autonómicas!

Las placas tectónicas de la política española han colisionado, y sus efectos los sentimos desde el epicentro de Andalucía, provocando la lógica alarma. No sólo las derechas suman más escaños que las izquierdas en el parlamento andaluz, sino que en éste entra el partido ultraderechista Vox con la fuerza de 12 escaños. El fascismo no se queda en puertas, sino que entra con estrépito en la cámara andaluza; en la mano porta la llave para formar ese gobierno al que PP y Ciudadanos se ven abocados no sólo por el ansia que ello les provoca, sino por cómo han jaleado a la ciudadanía en contra de todo posible pacto con el PSOE. Tal corrimiento de tierras tiene su contraparte en un Partido Socialista que, aun ganando, pierde 14 escaños y obtiene su peor resultado en una comunidad de la que pensaba que le iba a dar el gobierno de la Junta ad aeternum.  El seísmo acabó con tan ingenua creencia, mantenida sólo con la ilusa fe que alimenta una prepotencia a la postre frágil. Y Adelante Andalucía, que no se libra de la fuerza sísmica que todo lo sacude, haciendo chirriar su propia denominación, retrocede sobre lo obtenido anteriormente por Podemos e IU. Tales son los hechos, conocidos de todos, y sobre ellos habrá ocasión de abundar de forma más prolija. Por lo pronto podemos leer lo que nos deja registrado el sismógrafo andaluz.

Si atendemos a las ondas S, vemos que éstas recogen ese movimiento superficial que ha tenido su antecedente en una campaña electoral de lo más pobre, todos diciendo querer hablar de Andalucía, pero todos encerrados en el bucle españolista, es decir, anticatalanista, realimentado con ahínco por el nacionalismo de las derechas. Éstas han utilizado la crisis del Estado que se manifiesta en el procés independentista de Cataluña, no para ofrecer soluciones, sino para ganar votos removiendo, tras la “reconquista” a lo don Pelayo de la que habla encendidamente Voz, oscuras pasiones que en todo caso son reverso de las que se achacan al soberanismo catalán.

También se expresa en las ondas de superficie el hastío de un electorado de izquierdas al que no se le han trasladado motivos para el entusiasmo; es más, se trata de un electorado que ha llegado a la cita de las urnas con grandes dosis de desconfianza y desafección hacia lo que habían sido sus partidos de referencia. La superficialidad de los debates, el oportunismo de muchas propuestas, la demagogia traslúcida por los programas, la inercia de los “aparatos” reflejada en las listas electorales, la falta de crítica a cuestiones cruciales como las de la corrupción, en forma de bien regado clientelismo, por ejemplo…, no han alentado, lógicamente, el compromiso mediante el voto. Se puede calificar de desidia injustificable, pero ahí están los hechos, con el agravante de tener enfrente a unas derechas movilizadas. El activismo de éstas lo ha incentivado la pugna entre partidos por el predominio en ese lado del espectro político, siendo factor movilizador un bien nutrido odio al PSOE y un muy trabajado cultivo de siembra de miedo respecto a Podemos.

Si ahondamos en las ondas P, las que toman las huellas de los movimientos perpendiculares a la superficie, nos descubren en las profundidades en torno al hipocentro graves deficiencias por el lado de las izquierdas, a la vez que fuerte empuje de las reacciones de la derecha. Sabemos que Vox es esa derecha fascista, machista, racista y xenófoba que ya ha ganado terreno abiertamente en muchos países, algunos tan próximos como Italia o Francia, otros más lejanos, como Brasil. Aquí ha roto el cascarón del PP y, tocando a rebato sea agitando el fantasma de Franco, sea inoculando el odio al inmigrante –aunque se obtengan suculentos beneficios explotándole–, la ultraderecha consigue como renacida “fuerza vieja” lo que no logró Fuerza Nueva. Y arrastra a PP y Ciudadanos más hacia la derecha tras los cantos de sirena de un patrioterismo tan cutre como excluyente. Pero además de eso deberíamos haber sabido que sin proyecto político bien trabado se acaba perdiendo. La suma de propuestas inconexas para dar respuesta a un conjunto heteróclito de demandas –programa “escoba” por mor de una desdibujada intención de “transversalidad”– no suple la carencia de proyecto, y menos la de una proyecto consistente de respuesta a la crisis del Estado y de solución al conflicto catalán. Nadie se ha atrevido por la izquierda a hablar de federalismo plurinacional, con lo cual no se habrían perdido votos –era lo temido desde la tibieza de una izquierda achantada ante la derecha–, sino que con coraje político se podrían haber ganado.

Las ondas P también nos muestran en el sismógrafo que es desastroso el presentarse políticamente ante la ciudadanía lastrados por polémicas sectarias, por broncas internas en los partidos sin más motivo que encarnizada lucha por el poder, por liderazgos apoyados en egos insaciables más acostumbrados a mandar o a conspirar que al ejercicio dialógico y democrático de los cargos de dirección. Las derechas, allá se las compongan… Pero las izquierdas no pueden permitirse que un PSOE concurra a elecciones con un antagonismo no resuelto –no basta el disimulo– entre su candidata en Andalucía y el secretario general del Partido y presidente del Gobierno; o que Adelante Andalucía se presente con los soterrados conflictos en su interior por la manera de llevar a cabo la alianza Podemos-IU, así como con polémicas sin fin entre la dirección de Podemos en Andalucía y la dirección nacional (¿federal?).  El sectarismo, las posiciones dogmáticas y el espíritu gregario hacen que las izquierdas, aunque mantengan sus denominaciones, dejen de ser izquierdas.

Y, si ya puestos, miramos con detenimiento las ondas Rayleigh y Love, el sismógrafo dice siempre que cualquier terremoto deja ver las carencias en cuanto a previsión de las construcciones, en cuanto a estrategias de resistencia y en cuanto a propuestas de cambio. En este caso, amén de carencias organizativas ya detectadas, se acusan fallos de fondo en lo que toca a planteamientos críticos. Por ejemplo, quienes se reivindican de la socialdemocracia no se han quitado de encima todavía esa idea positivista y burguesa de un progreso continuo y garantizado. No hay tal. El progreso que hubo puede tornarse regresión, y a la vista está. Otro caso, por el lado de partidos más a la izquierda con pretensión de alternativa más efectiva: la impaciencia supuestamente “revolucionaria”, si nos permitimos el uso de tal término, no es buena compañera, pues salta por encima de una realidad económica, social, política y cultural que estamos obligados a conocer. Un poco, al menos, de materialismo histórico vendría bien. Hemos de ser sujetos de nuestra historia, pero no podemos hacer la historia como queramos en el momento que se nos antoje. La consciencia de ello obliga a la estrategia, sin la cual, de suyo, no hay acción política. Es más, ¿de qué sirve hablar de hegemonía si ni siquiera se aglutina a los propios? ¿O a dónde lleva un discurso extremoso que deja de ser radical al olvidar la raíz de los problemas o el imprescindible arraigo de la acción necesaria en mujeres y hombres en sus concretas circunstancias?

Los terremotos obligan, pues, a prevenir y a rediseñar el futuro. Con imaginación dialéctica, que es algo muy distinto del fantasear ilusorio. El rigor en el análisis y la seriedad en la propuesta no impiden en absoluto que se vean acompañados por esa buena música que desde un Observatorio astronómico y sismológico como el de Cartuja, en Granada, nos remite, con ecos de la Grecia clásica, a la música de las esferas celestes. Hasta la autocrítica en la izquierda debe sonar bien, que es en este momento lo que interesa. 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Francisco, los faces de combate italianos al convertirse en el Partido Fascista Nacional Italiano aceptarón la Constitución, pero la aceptación de la legalidad no implicaba que fueran fascistas. Quien no quiera reconocer el franquismo en Vox, o sea el fascismo, es por qué no quiere, negación del derecho al aborto, al matrimonio gay, derogación de la ley de violencia de género, abolición de las autonomías..., o miente por interés o sufre de algún mal. Un cordial saludo.

    Hace 3 años 1 mes

  2. cayetano

    Francisco cuando los fascio de combate italianos se constituyeron en el Partido Nacional Fascista también aceptan la Constitución..., imagino que igual que hoy Amanecer Dorado o Alternativa para Alemania. Pero que los fascistas italianos aceptarán la Constitución no negaba su carácter fascista, enmarcado en el campo fascista internacional, como hoy ocurre con Vox, felicitado por Lepenistas, el ku kus Klan... Un cordial saludo

    Hace 3 años 1 mes

  3. cayetano

    También tienen estatutos legales en Grecia con Amanecer Dorado, Alternativa para Alemania..., y no por ello dejan de ser considerados fascistas. Por algo será, la UE es mayoritariamente conservadora de derechas y los consideran fascistas. Un cordial saludo

    Hace 3 años 1 mes

  4. Francisco

    Los partidos o agrupaciones electorales que se postulan para ser elegidas, deben cumplir con una serie de requisitos legales. Uno de esos requisitos es "No haber sido penalmente condenado por asociación ilícita." Esta figura de la Asociación Ilícita está tipificada en el Código Penal, artículo 515, donde su punto 4 dice que son punibles aquellas asociaciones que: "..fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra personas, grupos o asociaciones por razón de su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros o de alguno de ellos a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, enfermedad o discapacidad." Por consiguiente cualquier partido político, agrupación, etc.., que promueva el fascismo, la discriminación por motivo de género o tendencia sexual, el racismo y la xenofobia; NO PUEDE CONCURRIR EN ESPAÑA A UNAS ELECCIONES LEGALES Y DEMOCRÁTICAS. Por tanto, son INJURIAS, las afirmaciones falsas que atentan contra el honor y la buena fama. Otra cosa distinta son las CONDUCTAS PERSONALES de los individuos que forman parte de los partidos, ahí, ¡que cada palo aguante su vela!

    Hace 3 años 1 mes

  5. Yo

    Lamentable. No das una. Normal que la izquierda no levantemos cabeza con gente como tú pontificando desde su púlpito. El ultranacionalismo catalán ha generado ultranacionalismo español. ¿Cuándo narices la izquierda vamos a combatir los dos y no sólo uno?

    Hace 3 años 1 mes

  6. Acascarla

    El P$O€ es un cáncer en la izquierda, que pierda votos es siempre buena noticia. VOX es una escisión del PP, no una ganancia de votos.

    Hace 3 años 1 mes

  7. cayetano

    El artículo es admirable, pero el análisis carece de otra onda que se escapa al sistema sísmico por ser telúrico y afectar a todos los lares del Mundo, hablamos del racismo y la xenofobia, sea por motivos supremacistas o económicos. No olvidemos a Putulokeso el Hitler negro de Finlandia, o los movimientos racistas en Latinoamérica, Asia... Una onda a la que sólo se puede responder desde la concreción, explicando que política migratoria tenemos, que estando informada o bebiendo de la fuente de la ética es política, esa real politik que se escapa de las fantasias aludidas en el artículo. Por lo demás el artículo describe la situación con bastante acercamiento, los andaluces de izquierdas fueron a votar sin ilusión y muchos se quedarón en sus casas. Mientras las derechas han reaccionado a un cúmulo de circunstancias vividas como agresión por ellos, sea feminismo, animalismo, exhumación ineterno de Franco y el debate, memoria histórica, diálogo con los independentistas, salvar de la muerte a inmigrantes en el mar.... Esa han sido las cuestiones principales, lo demás siendo importante son hondas menos importantes, pero es curioso que se haya detallado todas las ondas sísmicas y sin embargo, donde surge una contradicción dialéctica entre ética y política, las políticas migratorias que son movimiento telúrico tectónico no se haya argüido. Un cordial saludo.

    Hace 3 años 1 mes

  8. Rafael_F

    Creo que existe un problema muy antiguo que no se menciona en el texto y es que las derechas siempre han sabido unirse contra las izquierdas mediante el odio y ésa es una sensación que no necesita ningún tipo de resentimientos sólo sembrar mediante bulos y una propaganda descarada de los grandes medios de comunicación contra todo lo que huela a reformismo pues, seamos sincero, la izquierda actual no tiene nada de recolucionaria, sino de reformista. Si bien lo miramos, es ella la mejor sostenedora del actual sistema, no, desde luego, los autodenominados constitucionalistas que, ahora, quieren apoyarse en un partido antisistema como es Vox. Y tanto es el odio que existe por parte de los "constitucionalistas" que no les importa en absoluto unirse a anticonstitucionalistas y antisistema, adjetivos éstos que no he escuchado en ningún medio de comunicación de masas. Un saludo

    Hace 3 años 1 mes

  9. cayetano

    A este artículo sólo puedo decirle ¡Chapo!, gracias por explicarlo tan bien. Un cordial saludo.

    Hace 3 años 1 mes

  10. Andrés

    En esta ocasión el liderazgo apoyado en un ego insaciable ha llevado la prepotencia a un nivel superior. Hay un dato que puede parecer anecdótico pero que demuestra el absoluto desconocimiento que Susana Díaz tiene de la base social del PSOE en Andalucía: convocar las elecciones en diciembre y pensar que se puede sacar un resultado decente con los - aproximadamente - 500.000 eventuales agrarios en plena campaña de recogida de aceituna. Ha pasado tanto tiempo con la mirada puesta en Madrid que pretendía seguir gobernando Andalucía prescindiendo de sus votantes.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí