1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Dadme una previsión y moveré el mundo

El fervor por los pronósticos se explica por el constante deseo de nuestra especie de conseguir un imposible: conocer el futuro. Quien se lo cree olvida una cosa, es el hombre con su acción el que lo determina

Emilio de la Peña 30/01/2019

<p>Bola de cristal.</p>

Bola de cristal.

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se atribuye a Arquímedes, el más grande físico de la Antigüedad, la frase “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Lo dijo al descubrir la capacidad de la palanca, que con un pequeño esfuerzo de quien la utilizaba era capaz de mover masas imposibles de manejar con la propia fuerza personal. Bastaba disponer de un punto de apoyo adecuado para accionar la palanca. Que sea o no cierta esta cita de Arquímedes es accesorio. La utilizo para compararla con otro instrumento que pretende un efecto semejante. La palanca se aplica a la física. El instrumento al que me voy a referir se utiliza en las ciencias sociales: la economía o la ciencia política. Me refiero a las previsiones, o quizá más exactamente a las predicciones. 

Si quisiéramos trasladar hoy al mundo de la economía o de la política el aserto de Arquímedes, podríamos proclamar “Dadme una predicción y moveré la economía” o “Dadme una predicción y ganaré unas elecciones”. Naturalmente ni una cosa ni la otra tienen por qué cumplirse. En primer lugar, porque son afirmaciones muy tajantes y en segundo, porque las predicciones, previsiones o pronósticos no tienen por qué ser acertados. Más bien no suelen ser acertados, en el caso de las ciencias sociales.

Vamos con la economía. Continuamente los organismos oficiales de cada país y los multilaterales, como el FMI, elaboran y publican datos sobre cómo va a ir la economía, en el futuro próximo. También el Gobierno. En este caso está más que justificado que se fije objetivos de crecimiento del Producto Interior Bruto, PIB, es decir, estimar cuánta riqueza va a generar el país el año próximo, o de la evolución de los precios. Sólo así podrá elaborar los presupuestos, sabiendo de cuánto dinero va a disponer. Pero de ahí a hacer un vaticinio hay un trecho, que se traduce en equivocarse cada año.

las predicciones, previsiones o pronósticos no tienen por qué ser acertados. Más bien no suelen ser acertados, en el caso de las ciencias sociales

No sólo los organismos públicos pronostican. Lo hacen, con más ahínco si cabe, una multitud de servicios privados de análisis económico. Tanto es así que en España (también en los otros países) sus previsiones se reúnen en un panel, con el que se obtiene una previsión, llamada de consenso, para asegurar un mayor acierto en el pronóstico. Dicho consenso se obtiene con la media del conjunto de las previsiones seleccionadas. Es decir, en el caso de que hubiera dos pronosticadores y uno señalara que la economía iba a crecer un 3% mientras el otro sostuviera que iba a aumentar solamente el 1,5%, la previsión consenso sería de 2,25%. Una curiosa manera de vaticinar el futuro, un “ni pa ti, ni pa mí”. Supongamos que dos amigos hacen una quiniela conjunta y, ante un partido, el primero sostiene que ganará el equipo de casa y el segundo está convencido de que ganará el visitante. La solución es poner que van a empatar. Creen que esa es la mejor manera de acertar.

En fin, he hecho un repaso de ese consenso de los institutos privados de análisis en los últimos 10 años, entre 2009 y 2018, referido al comportamiento del Producto Interior Bruto, el dato síntesis sobre la economía de un país, en este caso España, y lo he comparado con lo que resultó de verdad un año después. El nivel de acierto es prácticamente cero.

Como puede verse, la diferencia entre lo que previeron los analistas y lo que realmente ocurrió es importante. Lo es menos en los años de menor incertidumbre económica, pero ni estos se libran del desacierto. Sólo una vez, en 2018, dieron en la diana, pero aún así, el acierto es más casual que otra cosa: todos los organismos e institutos revisan varias veces en el año sus pronósticos y los rectifican según “venga el aire”, lo que indica la credibilidad de los vaticinios. Ni aún así aciertan. Es como si alguien apuesta a que el Barcelona va a ganar al Atlético de Madrid. Comienza el partido y a los 15 minutos, Griezmann mete un gol. El apostante cambia su pronóstico y dice que ganará el Atlético. Nada más comenzar la segunda parte es Messi quien golea. Nuevo cambio de apuesta: acabarán empate. Poco después, Piqué remata un córner y el Barcelona se pone por delante. Nuevo cambio de pronóstico a favor del Barcelona. Quedan sólo 3 minutos para los 90. En el tiempo añadido el Atlético marca el gol que empata definitivamente el encuentro. Falló el vaticinio. Así hacen los expertos en previsión. En 2018, por ejemplo, el consenso acertó un año antes. Pero, a mitad del ejercicio, predijo que el crecimiento sería de 2,8 por ciento. Si yo tomase este dato, no hubiese acertado, pese a que quedaban sólo seis meses.

Todo esto puede resultar ridículo, incluso gracioso. Pero esa gente y las instituciones para las que trabajan, que difunden con aparente rigor previsiones con menos nivel de acierto que las que lanza un vidente, son las que dicen lo que hay o no hay que hacer para la buena marcha de la economía. Es la que advierte, por ejemplo, de los peligros de subir el salario mínimo, de aumentar el presupuesto o de subir los impuestos a los ricos. Porque hay que aclarar que todos ellos están costeados por instituciones al servicio de empresas, bancos y otros centros de poder. De hecho, los documentos de previsión suelen ir acompañados de sutiles o descaradas recomendaciones, como abaratar los salarios y facilitar el despido. Sus pronósticos abarcan todo: los precios o el déficit público con parecido resultado. Pero, acertados o no, tienen su utilidad para quien los formula. Las previsiones son la palanca para forzar políticas económicas en favor de los poderosos. Además, claro está, de animar a los especuladores en los mercados a apostar al negro o al rojo.

los documentos de previsión suelen ir acompañados de sutiles o descaradas recomendaciones, como abaratar los salarios y facilitar el despido

En política, las cosas no son muy diferentes. En este caso, las previsiones toman la forma de encuestas, especialmente electorales. La verdad es que aquí el nivel de error es menor que en el de las previsiones económicas, pero tampoco suelen acertar, al menos en el caso de España, especialmente en periodos de inestabilidad política como el actual.

He revisado las dos últimas elecciones generales, las de 2015 y 2016.  He comparado los pronósticos de las encuestas, dos tres o cuatro meses antes de las elecciones. Lo que decían no se cumplió. Por ejemplo, en 2015, dos de los sondeos más prestigiosos, el del CIS de octubre, otorgaba a Podemos 49 diputados (obtuvo 69) y a Ciudadanos 66 escaños (logró 40). En el caso del PP, se acercó bastante: le dio 128, frente a los 123 que consiguió. Y con el PSOE prácticamente acertó, atribuyéndole sólo uno menos de los conseguidos. La otra encuesta es de Metroscopia, para El País. Volvía a minusvalorar las posibilidades de Podemos: le daba 46 diputados, 23 menos de los conseguidos en la jornada electoral. También le daba 23 menos al PP. En cuanto al PSOE le daba 8 más de los logrados. Y como en casi todas las encuestas, el supravalorado era Ciudadanos, le aventuraba 24 diputados más de los que logró. En 2016 también volvieron a errar, aunque en menor medida. En este caso, fue con Podemos con los que fallaron, pero en dirección contraria: le atribuyeron 21 escaños más el CIS y 22 Metroscopia. 

La equivocación puede cuantificarse de forma más precisa. He tomado las primeras encuestas que contenían reparto de escaños publicadas por el CIS y seis medios de comunicación en las dos elecciones. El porcentaje de error es muy bajo en el caso del PSOE, algo mayor en el del PP, pero elevado en lo que se refiere a Podemos: en 2015 el conjunto de esas encuestas falló en un 37 por ciento y en un 10 en 2016. Pero, el caso más destacado es el de Ciudadanos. El error fue nada menos que casi del 60 por ciento en 2015 y prácticamente el 30 en 2016. En ambos se les sobrevaloraba. No son dos hechos aislados. En otras elecciones, como las autonómicas y locales de 2015, de forma casi general ocurrió lo mismo. En otros tiempos, la selección española de fútbol era “campeona del Mundo” de partidos amistosos, pero llegaban los torneos oficiales y sus resultados eran mediocres cuando no pésimos. Algo así pasa con Ciudadanos, que en las encuestas produce admiración por sus buenas expectativas y en las elecciones asombro por sus mediocres resultados.

En las elecciones locales hubo casos parecidos. Por ejemplo, tomamos la encuesta de Sigma Dos para El Mundo del uno de abril de 2015. Quedaban menos de dos meses para los comicios. A Ahora Madrid, la candidatura impulsada por Podemos, se decía entonces, le atribuía 12 o 13 concejales. Obtuvo 20. A Ciudadanos le otorgaba 9. Sacó 7.  Y otro detalle. Se atribuye el triunfo de Ahora Madrid a la figura de Manuela Carmena. En esta encuesta se la señalaba con un grado de conocimiento por los electores relativamente bajo (el 63 por ciento) en comparación a sus dos grandes contrincantes, Esperanza Aguirre (97 por ciento) y Antonio Carmona (80 por ciento). Y semejante al que tenía el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, José Manuel López. También con una valoración, la de Carmena, del 4 por ciento sobre 10, inferior a sus rivales del PP y del PSOE, e incluso a Begoña Villacís, de Ciudadanos. 

Todo este gazpacho de números puede ser difícil de digerir. Lo incluyo para que se vea que hablo con datos y no con simples apreciaciones, como acostumbran a hacer la mayoría de los opinadores en los medios de comunicación. Esto último es más cómodo para el que los escucha o lee, pero puede ser falaz.

El fervor por las previsiones se explica por el constante deseo de nuestra especie por conseguir un imposible: conocer el futuro. Quien se lo cree olvida una cosa, que, en la vida social, es el hombre con su acción el que determina el futuro. Algunos pretenden que sea al revés, elaborando estrategias en función de pronósticos con los lógicos errores ya comentados. Los que pronostican, gurús económicos y políticos, tienen en cuenta otro objetivo, que con sus vaticinios pueden conseguir que los incautos contribuyan a que el futuro sea tal y como ellos quieren.  Para terminar, recuerdo algo que escuché hace años. Una vidente del tarot respondía a los oyentes de la radio sobre su futuro. “Tengo un examen importante, ¿aprobaré?”, le preguntó una chica. La adivina, que era una embaucadora, pero no era tonta, le respondió: “Querida, las cartas dicen: estudia lo necesario y aprobarás”. 

Se atribuye a Arquímedes, el más grande físico de la Antigüedad, la frase “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Lo dijo al descubrir la capacidad de la palanca, que con un pequeño esfuerzo de quien la utilizaba era capaz de mover masas imposibles de manejar con la propia fuerza personal. Bastaba disponer...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí