1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Las mujeres musulmanas buscan su sitio en el feminismo

Hay gran diversidad entre las musulmanas que viven en España. Muchas de ellas asumen la religión como algo personal y reivindican la interseccionalidad para poder crear un movimiento más inclusivo

Cristina Vallejo 30/01/2019

<p>Mujer con hiyab</p>

Mujer con hiyab

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Maysoun Douas dirige Excellenting –una compañía innovadora que fundó con su marido– y es musulmana. Ha estado involucrada en proyectos de formación de mujeres, en la lectura del Corán para traerlo al contexto occidental. Arranca la conversación advirtiendo de la pluralidad existente en el seno de la comunidad musulmana: “Cuando habla una mujer musulmana se considera que lo hace en calidad de representante de su grupo, lo que impide ver que hay otras musulmanas que tienen otras formas de vivir y puede provocar que se cuestione a las que no responden a un determinado patrón”. Algo que reafirman todas las expertas que participan en este reportaje. Ello implica que sus valoraciones del auge actual del feminismo son muy plurales.

Isabel Romero, presidenta de la Junta Islámica española, afirma: “Hay personas muy conservadoras, mujeres que se pueden ver reflejadas en posiciones que refuerzan su visión tradicional del mundo, y también hay musulmanas muy progresistas, sobre todo entre la gente más joven que ha nacido en España o tiene un elevado nivel cultural”.

Douas contextualiza: “Los musulmanes que llegaron a España en los setenta y ochenta eran inmigrantes económicos que pensaban pasar un periodo corto de tiempo aquí. Su aspiración era la compra de una casa en su país de origen con los ahorros que consiguieran acumular aquí. No perseguían construir un futuro en España para su descendencia. Pero cuando volvían de vacaciones a Marruecos o a Argelia se percataban de que sus hijos ni encajaban ni querían quedarse allí. Eso provocó que los padres empezaran a plantearse qué podrían hacer sus hijos en España”. Según Douas, ello se materializó antes en las mujeres que en los hombres o, al menos, lo hizo de manera diferente. Las mujeres, al estar más protegidas y más recluidas en el hogar, optaron en mayor proporción por proseguir sus estudios y canalizaron sus ambiciones hacia la formación. Mientras, sus iguales masculinos se miraron más en el espejo de sus padres, ocupados en la construcción y en la industria. Así, las musulmanas menores de treinta años o tienen un grado o han cursado un ciclo formativo, algo que no ocurre tan frecuentemente entre los chicos: “Por cada diez mujeres formadas hay sólo un hombre en las mismas condiciones”, explica esa empresaria.

Feminismo e islam

Para ella, “el feminismo entre las musulmanas se ha materializado: están mejor cualificadas que los hombres y muchas son emprendedoras en potencia. Entre las musulmanas también existe el deseo de independizarse, de formar un familia, tienen sueños y quieren convertirse en dueñas de su futuro y hablar cada una por sí misma”. Pero introduce un resquemor: “La sociedad no nos lo pone fácil. Tenemos que demostrar que somos mujeres, que estamos integradas y capacitadas y que estamos construyendo sociedad con los demás”.

Fátima Tahiri Simouh, investigadora en la Universidad Autónoma de Madrid sobre la juventud musulmana y el Islam en Europa, explica que las musulmanas no difieren mucho de las demás mujeres del mundo: “Todas hemos sido criadas en un sistema patriarcal que invadía todos los ámbitos de nuestras vidas, desde el privado (familia, pareja, amistades) hasta el público (educación, instituciones religiosas, trabajo, ocio, justicia, medicina)”. Pero añade: “Existe una diferencia y es la inclusión de la perspectiva antirracista”, porque “lo que primero que influye para que una mujer musulmana sufra discriminación no es el género, sino la raza y la religión”. “Con raza me refiero a racialización, ya que se suele considerar a las musulmanas –sobre todo a las que llevan velo– como extranjeras y vinculadas al imaginario de la figura del moro/a. Una mujer musulmana nunca puede ser española, siempre se la va a considerar como una inmigrante. Además no es cualquier inmigrante, sino que se trata de una musulmana (mora) oprimida por su religión, que es considerada el mayor de los males, sin tener en cuenta cuestiones tan importantes como el contexto sociopolítico ni otros factores claves para abordar con más precisión la situación de las musulmanas. Se considera al Islam como la religión machista por antonomasia. Esta situación alimenta el imaginario de musulmana oprimida y sumisa que tiene que ser salvada por el Occidente liberador. Por lo que se refiere a discriminación hacia la mujer musulmana, racismo, islamofobia y machismo van de la mano”.

Douas lleva hiyab, y cree que si le dijera a una feminista española que también se considera feminista qué ponerse, la feminista se reiría: “Decirle a una mujer cómo debe vestirse es meterse donde a uno no le llaman. No queremos sustituir al patriarcado por un policía llamado feminismo que diga cuál es el modo correcto de vestirse”. “Su forma de liberarme es quitarme el velo. Su concepto de libertad no coincide con el mío”, afirma.

Isabel Romero, de la Junta Islámica Española, concluye que el velo, llevarlo o quitárselo, no implica ni liberación ni sometimiento

Lo mismo opina la investigadora Tahiri: “Muchas mujeres musulmanas no se sienten interpeladas por el feminismo. En muchas ocasiones podría decir que se sienten ninguneadas e incluso violentadas. La cuestión religiosa y racial es tan fuerte que invisibiliza la cuestión de género e impide que haya esa deseada sororidad entre mujeres e incluso provoca que otras mujeres opriman y discriminen a las mujeres musulmanas”. También cree que desde una perspectiva feminista existe una disparidad de visiones respecto al velo: "Desde el feminismo occidental se considera una opresión y, por lo tanto, hay que eliminarlo. Mientras que desde el feminismo islámico se defiende que cada mujer tiene que ser libre de usarlo, o no, y darle el significado que ella considere oportuno”.

Douas por ejemplo, dice que con hiyab está más cómoda y que ha escogido mostrarse así en sociedad porque quiere que se la valore por lo que es, por su formación, por su educación, por su amabilidad, y no por su apariencia física. Afirma que tras esa elección hay razones espirituales y religiosas. Pero también se queja de tener que dar explicaciones sobre su decisión; considera que preguntarle por sus razones es violentarla.

Isabel Romero señala que llevar el hiyab no implica que una mujer sea más o menos religiosa. Está bastante aceptado que la religiosidad es algo interior. Hay mujeres, dice Romero, que consideran que el hiyab muestra un compromiso espiritual, pero también hay otras mujeres que han escogido quitárselo. De ahí que concluya que el velo, llevarlo o quitárselo, no implica ni liberación ni sometimiento.

María Jiménez Delgado, profesora de Sociología en la Universidad de Alicante, explica que en un proyecto en que está involucrada sobre juventud musulmana se ha encontrado con mujeres jóvenes y religiosas con hiyab y que, al mismo tiempo, se definen a sí mismas como feministas, anticapitalistas y antisistema. “Puedes llevar hiyab y llamar a las mujeres a que salgan a la calle a reivindicar sus derechos”, afirma Jiménez. Esta investigadora ha percibido que entre las musulmanas hay una reinvidicación clara y un deseo de igualdad de derechos. Precisa que en la generación de musulmanas jóvenes no hay distinciones respecto al resto de chicas de su edad. Apunta, de hecho, que las diferencias generacionales que puede haber entre las musulmanas son similares a las que pueden existir entre el resto de españolas. Aunque además señala que si bien el primer motivo de la emigración fue la mejora de las condiciones económicas, a partir de ahí, incluso dentro las primeras generaciones de migrantes, las mujeres incorporaron a sus anhelos los de la libertad y la emancipación.

Tahiri insiste: “Se ha hiyabizado a la mujer musulmana. Los medios y la política sólo se preocupan por el cuerpo de las mujeres musulmanas, sobre todo del hiyab. Siempre que hay una noticia sobre el islam, terrorismo o inmigración, que en su conjunto suelen ser noticias negativas, se acompaña de una imagen de una mujer musulmana con velo. Con esto se refuerza el esterotipo de musulmana sumisa y oprimida por una religión machista, pero a su vez la mujer musulmana representa el peligro del Islam como amenaza para la Europa civilizada. Es decir, se encierra a la mujer musulmana en un túnel sin salida en el que sólo puede ser víctima o verdugo”.

Las mujeres musulmanas y su preocupación por los textos e interpretaciones religiosas

Como cuestión propia del feminismo islámico, Isabel Romero explica que hay una parte de las musulmanas preocupadas por los textos del Corán y su interpretación. Existen movimientos de mujeres que miran el Islam y sus escritos “con ojos frescos”, sin tener en cuenta la interpretación de la tradición que históricamente ha estado en manos masculinas. Así, al abordar los textos coránicos dicen que ahí no necesariamente se encuentra la discriminación de la mujer.

Para Tahiri “el feminismo islámico surge como un movimiento en el que se considera que la religión debe ser liberada de la interpretación machista y misógina que se ha hecho de los textos religiosos”. Y añade: “En el Islam existen el divorcio, el aborto y la propiedad en manos de las mujeres; sin embargo, el patriarcado y las políticas machistas de muchos regímenes de países musulmanes han privado a las mujeres de estos derechos. Se ha considerado a la religión como la base de todo el mal de todas las personas musulmanas del mundo sin analizar las cuestiones políticas y sociales que son las que verdaderamente influyen en la vida de las personas, sean musulmanas, o no”.

Hay conflictos entre el feminismo occidental y el musulmán, hay incomprensión y seguramente falta de comunicación

Mariví Pérez, doctora por la Universidad Autónoma y coordinadora de la oficina de atención a personas migradas del Ayuntamiento de Alicante, ha entrevistado para su tesis doctoral a profesoras que dan clases de Islam en mezquitas españolas: el suyo, explica Pérez, no es un activismo de lucha en la calle, sino de transmisión de conocimiento entre mujeres. Las profesoras, continúa Pérez, no categorizan lo que hacen como feminismo, aunque su labor va dirigida a empoderar a otras mujeres, a dotarlas de herramientas, a reconocerse como sujetos capaces de leer el Corán para que nadie se lo tenga que contar.

Las mujeres que realizan esta labor, afirma Pérez, consideran que el rebrote feminista contemporáneo les es ajeno y no pretenden unirse a esa lucha. Además, añade, estas mujeres no están preparadas para exhibirse, no tratan de ser visibles, no buscan exposición pública. O, al menos, eso sucede con las mujeres mayores de cuarenta años que han llegado a España siguiendo a un marido. En cambio, sí observa que, entre las musulmanas nacidas en España, se registra una mayor exposición y actitud reivindicativa en las redes sociales, por ejemplo.

Islam y feminismo... ¿Incompatibles?

María Jiménez Delgado ha detectado otro un motivo de crítica por parte de las musulmanas hacia el feminismo: se asume que éste siempre tiene que ser laico. Para Isabel Romero: “Se considera que profesar una religión impide adquirir conciencia feminista”. Pero “la religión no es una barrera”, asegura Douas.

Hay coincidencia entre las expertas que participan en este reportaje en que la religión es algo personal, que cada musulmana elige vivir el Islam a su manera, igual que puede ocurrir en la comunidad cristiana o católica. “No hay una única forma de creer”, afirma Douas. La religión islámica no es ajena al proceso generalizado de la individualización de la religión que resulta en que cada creyente establece su relación con Dios a su manera, como recuerda Jiménez Delgado. Y ello también tiene consecuencias en cómo entienden las relaciones personales, íntimas, sexuales, en lo que muestran actitudes muy abiertas, según declara la profesora de la Universidad de Alicante y ratifica Douas, afirmando que hay musulmanas que optan por independizarse y no casarse, y otras que escogen no formalizar sus relaciones.

Según Fátima Tahiri, la percepción que en España se tiene de que ser religiosa y feminista es incompatible puede deberse a que “la historia del feminismo occidental se caracteriza porque su lucha se erigía sobre todo contra la Iglesia, que mantenía posiciones contra la libertad de las mujeres, como el divorcio o el aborto”.

Por una reconciliación

Hay conflictos entre el feminismo occidental y el musulmán, hay incomprensión y seguramente falta de comunicación. ¿Cómo se puede resolver? “El feminismo occidental está intentando buscar su lugar, no está definido, tienen que intervenir más actores. Las minorías no están participando. Tendría que abrirse el diálogo”, afirma Douas. De lo contrario, añade, el movimiento feminista podría tener que pagar el precio de aislar a las minorías que podrían no verse reconocidas en esa lucha, lo que podría implicar que haya personas con derechos y otras excluidas. “Reconociendo a las minorías se evita la creación de guetos sociales”, añade.

Tahiri cree también que las mujeres musulmanas quieren que se les dé cabida en el movimiento feminista: “Están hartas de que se hable de ellas y decidan por ellas en el seno de muchos de los feminismos. La reivindicación principal es el debate sobre el sesgo racista del feminismo y que se tenga en cuenta la interseccionalidad, como se defiende en otros feminismos, como el de las mujeres negras. Urge cuanto antes un debate sobre el sesgo racista y su eliminación para poder crear un movimiento feminista más inclusivo”.

Maysoun Douas dirige Excellenting –una compañía innovadora que fundó con su marido– y es musulmana. Ha estado involucrada en proyectos de formación de mujeres, en la lectura del Corán para traerlo al contexto occidental. Arranca la conversación advirtiendo de la pluralidad existente en el seno de la comunidad...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Cristina Vallejo

Cristina Vallejo, periodista especializada en finanzas y socióloga.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Brad Pitt

    Rosario, se ha dejado las comillas en "occidental".

    Hace 2 años 8 meses

  2. Luis

    El islam político, entendido como norma social, es incompatible con el feminismo. El islam es sexista, separa a hombres y mujeres.

    Hace 2 años 8 meses

  3. Pepa

    El velo es un símbolo de opresión patriarcal. Sigo sin entender, como el problema son las 4 musulmanas europeas que escogen llevarlo (nadie se lo prohíbe) y no los millones a las que les imponen hacerlo. Pretender que el Islam es feminista es ridículo, ni el Islam, ni ninguna de las religiones del libro y, los “derechos” garantizados por el Corán a las musulmanas no son tal. Si el velo no es sexista ¿Por qué no lo usan los hombres? ¿Por qué se impone? Me parece muy bien que cada uno se vista como quiera, pero el velo no deja de ser un símbolo de opresión patriarcal por ello. Si uno escoge llevarlo ha de ser consciente de ello y aceptar que tiene un impacto en los demás. Uno sólo puede ser musulmán y feminista (o católico y feminista) si reniega de la mitad de las creencias de dicha religión. Normalizar el uso del velo tiene consecuencias, igual que la sexualización de la mujer. Se normaliza la discriminación. Se controla su cuerpo en ambos casos para satisfacer al varón. Son dos caras de la misma moneda. El mensaje es el mismo: el cuerpo de la mujer es libidinoso, impuro, peligroso y no le pertenece. Y eso tiene consecuencias para las demás mujeres ¿Cuáles son las responsabilidades de los contribuidores a esa normalización? No se puede pretender hacer una revisión del Islam (ni de nada) sin ser crítico con el mismo.

    Hace 2 años 8 meses

  4. rosario

    ¿Qué es el feminismo occidental?

    Hace 2 años 8 meses

  5. Trist@n

    Bueno, si preguntarle a alguien la razón de por que hace algo, es violentarla, mejor nos callamos tod@s, y dejamos que el oscurantismo se nos coma.

    Hace 2 años 8 meses

  6. rosario

    ¿Qué es el feminismo occidental?

    Hace 2 años 8 meses

  7. Paseante

    Hablar de feminismo islámico es como hablar de feminismo católico: un espejismo. El feminismo debe ser ante todo laico, porque es el Estado laico el que defiende la libertad y la igualdad de la persona por encima de los valores religiosos. Todas las religiones se apoyan en el mantenimiento del patriarcado y despliegan un completo aparato normativo para determinar el aspecto externo de la mujer para hacer visible su sometimiento. La libertad de vestimenta de la mujer es directamente proporcional a la laicidad del Estado: más laico = más libertad; más religioso = menos libertad.

    Hace 2 años 8 meses

  8. Juan

    Entonces lucharan para que los hombres musulmanes tambien se tengan que tapar? O lucharan para que las mujeres musulmanas dejen de hacerlo? En un sentido mas amplio, lucharan para acabar con el sexismo en la religion? Dudo que se pueda luchar por la igualdad cuando se sigue voluntariamente a una religion discriminativa.

    Hace 2 años 8 meses

  9. Brad

    No sé para qué dejan abierta la posibilidad de comentar si cuando lo haces no te publican. Eso por no pensar en una posible censura.....

    Hace 2 años 8 meses

  10. Brad Pitt

    El hecho religioso es respetable siempre que se quede dentro del ámbito privado, pero no lo es cuando pretende inmiscuirse en los usos y costumbres de la sociedad. El feminismo "occidental" se ha ido configurando fuera del ámbito religioso, porque desde dentro hubiera sido imposible. Quien crea que desde dentro del islam se puede llegar a crear un movimiento feminista está muy equivocada. Creo que las mujeres musulmanas "feministas" le hacen, en general, flaco favor al desarrollo de la mujer.

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí