1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El M5S utilizó la agenda antivacunas para auparse al poder

Es preocupante que la postura antivacunas, que comparte solo uno de cada cinco italianos, determine la legislación y, en última instancia, ponga vidas en peligro

Jamie Mackay (Political critique) 15/05/2019

<p>Beppe Grillo, en un acto del Movimiento 5 Estrellas en la Piazza Dante en Trento a finales del 2012.</p>

Beppe Grillo, en un acto del Movimiento 5 Estrellas en la Piazza Dante en Trento a finales del 2012.

Niccolò Caranti

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Sin lugar a dudas, el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) italiano es una de las fuerzas políticas más extrañas y peor conocidas de Europa. Este partido anticorrupción, fundado en octubre de 2009, hace menos de una década, y que promete estar “más allá de izquierdas y derechas”, ha pasado de ser un pequeño movimiento social a convertirse en la fuerza más numerosa en un gobierno de coalición. Sencillamente no existe nada que se le parezca como modelo de expansión. Sin embargo, el significado de esta “anomalía italiana”, sigue sin estar claro para muchas personas que se encuentran fuera de las fronteras del país. Con frecuencia, se presenta a los participantes en el M5S como reformistas radicales, los herederos naturales del movimiento de “democracia directa” que surgió de los indignados. Por otra parte, entre sus admiradores se encuentra el magnate mediático de extrema derecha, Steve Bannon, que les ha calificado como la vanguardia de una “nueva tendencia soberanista” en Europa. La realidad es una mezcla de las dos cosas. Aunque afirman hablar en nombre del consabido 99%, y proporcionar una plataforma para que los ciudadanos “independientes” se presenten como candidatos, el M5S está y siempre estuvo controlado por una opaca interfaz corporativo-digital, que posee un claro interés en el auge de un nuevo populismo de derechas y que no ha dudado en utilizar noticias falsas como estrategia para obtener el poder.

Durante muchos años, los líderes del M5S se han afanado en superar a todos los partidos del espectro político existente centrándose en los aspectos que estos últimos no han sabido confrontar de manera adecuada, en opinión del electorado. Desde cuestiones medioambientales hasta derechos digitales, pasando por el bienestar social, el partido ha sabido presentarse de manera exitosa como algo nuevo y revolucionario, capaz de cumplir en los asuntos en los cuales fracasaron los expertos y los tecnócratas en el pasado. De todas las armas de propaganda que ha empleado este movimiento como parte de su campaña general para socavar la “vieja élite”, el discurso antivacunas ha demostrado ser el que más éxito ha tenido. Este asunto, tan íntimo, personal y plagado de ansiedades, ha demostrado ser el vehículo perfecto para configurar una nueva base alejada de las viejas divisiones políticas. Entre las bases y la jerarquía ministerial, hay miembros del movimiento que llevan explotando desde hace años un miedo no partisano, y que comparten publicaciones pseudocientíficas sin verificar para poder presentar a su propio partido como una fuerza iluminada, que actúa realmente en beneficio de las personas y en contra de la turbia agenda de las grandes farmacéuticas. No obstante, hoy en día, a medida que se manifiesta con mayor claridad la magnitud de la red de desinformación que inundó la campaña electoral, en un contexto de repunte de los casos de sarampión y con la amenaza de una emergencia médica al acecho, la ética de un comportamiento de ese tipo se está poniendo cada vez más en entredicho. El M5S solo es una parte de toda esta historia, pero el papel que ha desempeñado a la hora de perpetuar el giro peligroso y anticientífico que ha dado la sociedad italiana ha sido algo más que indirecto, como pasaré a demostrar.

De todas las armas de propaganda que ha empleado el M5S para socavar la “vieja élite”, el discurso antivacunas ha demostrado ser el más exitoso

El arte de la teoría conspirativa

A efectos del populismo político moderno, los orígenes de la mayor parte de la propaganda antivacunación se pueden hallar en un estudio realizado por el cirujano gastroenterológico británico llamado Andrew Wakefield. En 1998, Wakefield publicó un informe en la respetada revista científica The Lancet que proponía la existencia de un vínculo demostrable entre la vacuna MMR (triple vírica o contra el sarampión, las paperas y la rubéola) y el autismo. El consenso científico (no una ideología, sino hechos demostrados con experimentos y estudios) ya había demostrado que las vacunas eran mucho más seguras que exponerse a las respectivas enfermedades y que, además, conllevaban un riesgo mínimo. Sin embargo, el estudio de Wakefield se opuso a esta realidad y sostuvo que existía una relación causal directa con el trastorno del desarrollo neuronal. Tanto en la metodología que utilizó, como en la financiación del proyecto existían graves deficiencias. Por ejemplo, su muestra estaba formada por solo 12 individuos seleccionados personalmente por él e incluía informes cualitativos hipotéticos basados en entrevistas con los padres de los niños. Para mayor gravedad, más tarde se reveló que entre los patrocinadores del estudio de Wakefield se encontraba un abogado que trabaja en un caso contra los fabricantes de la vacuna y que le había pagado a él directamente. Y peor todavía, más tarde se demostró que el propio Wakefield estaba trabajando en un prototipo de vacuna alternativa para el sarampión, y esta revelación, sumada a las otras dos cuestiones, terminó en última instancia por desacreditar su artículo.

Pasaron 12 años desde que se publicó el estudio de Wakefield antes de que Lancet se distanciara de sus conclusiones. No obstante, el daño ya estaba hecho. Durante el tiempo que llevó investigar de nuevo las afirmaciones que había realizado, la tesis se propagó por todo el mundo. Grupos políticos de todo tipo, tanto nacionalistas de derechas como grupos de nueva era sin afiliación alguna, se aferraron a él. Entre ellos se encontraba Beppe Grillo, el cómico de televisión, y Gianroberto Casaleggio, un excéntrico emprendedor tecnológico, quienes fundarían poco tiempo después el Movimiento Cinco Estrellas. Ya en 1998, Grillo hacía chistes sobre las vacunas. Por ejemplo, en su rutina cómica Apocalisse morbida (Apocalipsis suave) se muestra efusivo en torno a la postura de la no vacunación: “Nos dijeron que la difteria estaba desapareciendo gracias a las vacunas, pero en realidad estaba desapareciendo por sus putos motivos propios. En tiempos medievales era Dios el que nos hacía enfermar, no las multinacionales”, y apunta hacia varios gráficos desenfocados y descontextualizados que pretenden probar que existe un vínculo entre la inoculación y diversas afecciones. Casaleggio, un hombre que prefería permanecer en la sombra, se limitó a realizar declaraciones ambiguas sobre la industria farmacéutica. Sin embargo, el potencial memético del sentimiento antivacunación, y su potencial político, ya habían quedado demostrados antes incluso de que se fundara el movimiento. Formaba parte de su ADN mismo.

En los comienzos del M5S, antes de que se registrara oficialmente como partido, el blog de Beppe Grillo hacía las veces de principal nodo mediático y organizativo del movimiento. Esta no era, debe hacerse hincapié, una plataforma independiente, sino que era propiedad y estaba gestionada directamente por la asociación de Casaleggio. Una sección del blog de Grillo con la etiqueta de “salud” contenía cuantiosas referencias explícitas a las vacunas. Por ejemplo, un artículo publicado el 8 de abril de 2007 y titulado “La epidemia del autismo”, comienza afirmando que uno de cada 150 niños padecen actualmente de autismo, mientras que hace 20 años, la proporción era de uno cada 2.000. Grillo añadió un cero “por accidente”, y después pasó, sin cualificación alguna, a declarar que algunos “científicos” sin especificar atribuyen este problema a la polución, a la dieta, a las medicinas y a las vacunas. Como sucede en el artículo de Wakefield, no aparece ninguna prueba causal, sino solo una incierta correlación.

Mientras tanto, Casaleggio, que se mostraba más abstruso en cuanto a su temperamento y método, se dedicó a construir un oscuro metadiscurso que apoyara precisamente este tipo de afirmaciones. En 2008, su asociación publicó un vídeo que presentaba la historia de la civilización como una especie de conspiración biopolítica. Savonarola, el monje dominicano famoso por su severidad, aparecía presentado como el inventor de una especie de protoemail, mientras que Mussolini y los nazis aparecían como genios tecnológicos que, a pesar de todos los males que causaron, proyectaron la humanidad hacia adelante en cuanto a su destino teleológico. Todo esto, por supuesto, viene acompañado de las habituales afirmaciones sobre órdenes masónicas, religiosas y financieras que controlan el mundo. Aunque no figura ninguna referencia explícita hacia las vacunas per se, el vídeo habla sobre el control de la población y la gestión de cuerpos en general como parte del camino hacia una sociedad supuestamente utópica que al parecer llegará el 14 de agosto de 2054, bajo el nombre de Gaia.

la finalidad era promover la narrativa de un orden mundial distante formado por masones, banqueros, socialistas, capitalistas, todos juntos, que les situara como amenaza

Según una pequeña aclaración que aparece debajo del vídeo, “estas opiniones no reflejan ni las políticas de M5S ni las de Casaleggio”. Sin embargo, si le añadimos a esto las actividades del blog de Grillo por aquel entonces, se revela la existencia de una clara agenda en marcha: desestabilizar la verdad y confianza en expertos de todo tipo. En 2010, vemos un ejemplo más nítido, y más popular, de esta tendencia en el artículo del blog que publicó con el título de “Las vacunas pueden matar”. En el artículo se narra sin reservas la historia de una familia cuyo hijo de corta edad había quedado discapacitado “como resultado de” la vacuna de la polio. En esta ocasión, Grillo vinculó de forma explícita la tragedia con la propaganda de Casaleggio. Este niño había muerto, afirmó, “porque la asistencia sanitaria responde a demasiados intereses económicos, que nada tienen que ver con la salud de los ciudadanos”. No figura ninguna afirmación científica concreta por ninguna parte. De nuevo, la finalidad era claramente política: promover la narrativa de un orden mundial distante formado por masones, banqueros, socialistas, capitalistas, todos juntos, que les situara como amenaza. El movimiento, continuaba lógicamente el artículo, se presentaba como la solución.

Este tipo de razonamiento existe en todos los países y se engloba dentro de una amplia gama de comunidades de internet. No obstante, en el caso de Italia, uno de los factores distintivos fue que por aquel entonces, el blog de Grillo ya no era una fuente de información marginal, sino que había alcanzado una audiencia superior a un millón de personas; y, por tanto, era comparable a uno de los principales periódicos. Aunque la mayor parte del blog estaba dedicada a hacer chistes sobre políticos corruptos y presentar utópicas fantasías ciberpunkis, ejercía una considerable influencia sobre cómo encuadrar, o en este caso menospreciar, el conocimiento científico y cómo transmitírselo al público. Al mismo tiempo, no hay que olvidar que el blog de Grillo era una iniciativa con ánimo de lucro. Las historias polémicas, como las que giraban en torno al supuesto peligro de las vacunas, atraían lógicamente más tráfico e ingresos, así como publicidad para el nuevo partido. En otras palabras, Grillo se convirtió en una especie de megáfono que financiaba tanto el movimiento como la asociación.

Una red de desinformación

La magnitud de la propaganda en internet no se detuvo ahí. En 2013, cuando el M5S se erigió contra todo pronóstico como el partido político unitario más grande de Italia, cambió su principal cultura organizativa. Surgieron nuevas figuras dentro del partido y escalaron filas desde las bases para hacerse con el poder de decisión. El énfasis parecía alejarse de esas lógicas conspirativas y acercarse hacia una planificación más a largo plazo y más pragmática. El M5S, estaba claro, necesitaba presentarse como una fuerza capaz de gobernar, potencialmente en un futuro cercano. Al mismo tiempo, y siguiendo una tendencia contradictoria, en esta época se produjo un solapamiento entre el movimiento y los activistas antivacunas, que en el pasado podían diferenciarse con mayor facilidad. El principal lugar donde tuvo lugar esta mezcla fue en un cierto número de revistas aparentemente independientes que se destacaban por su postura claramente antivacunas y que servían para promocionar al M5S.

Una de las fuentes de desinformación más importantes de Italia, relativa a los problemas de salud, ha sido La Fucina, un nodo de ciberanzuelos que, en unos pocos años, consiguió tener una audiencia superior al millón de seguidores. Desde el principio, los editores de este espacio se especializaron en historias de pseudociencia, en las cuales la fuente principal de información era un tal profesor Giuseppe Di Bella. Este profesional médico desacreditado es famoso desde hace tiempo por sus afirmaciones inverificables sobre la nula efectividad de la quimioterapia. También ha cuestionado la efectividad de diversas prácticas médicas tradicionales, entre las que se encuentran las vacunas, y ha vinculado pastillas e inyecciones concretas con el virus del papiloma, que según él, y en contra del consenso internacional, es un precursor del cáncer. En sus inicios, Grillo solía compartir historias de esta página en las que aparecían afirmaciones infundadas y manipuladoras como por ejemplo que los “pesticidas provocan el trastorno celíaco” y que la granada es “una vacuna natural” contra la gripe. Aunque no estuviera directamente relacionada con el Movimiento Cinco Estrellas en tanto que entidad organizativa, La Fucina también pertenecía a la asociación de Casaleggio.

Lo mismo se puede decir de Tze Tze, que hasta hace poco era una de las principales fuentes de información que difundían cotilleos y teorías conspirativas políticas en la internet de Italia. Durante años, artículos como “La chica sin vagina, ¡ver para creer!” aparecían junto a propaganda en contra del centroizquierdista Partido Democrático (PD) y junto a afirmaciones alarmistas, y falsas, sobre los supuestos problemas de salud de diversos personajes famosos, entre los que había actores, cantantes y políticos. No obstante, Grillo no tuvo problemas en definir la página en 2011 como “veraz, plausible y creíble”, en contraposición con una versión de internet “que desean JP Morgan y los masones de todo el mundo para controlar toda la información”. Ya no quedan en internet muchas afirmaciones concretas sobre las vacunas, aunque el lenguaje y el contenido son, obviamente, anticientíficos. No se ha demostrado, en ningún estudio científico, que la mozzarella sea letal; ni tampoco que la alcachofa de Jerusalén cure la diabetes. Tze Tze también pertenecía a la asociación de Casaleggio y, como se puede deducir fácilmente, citaba a La Fucina como una de sus fuentes fiables.

En 2016, Buzzfeed publicó una investigación, que ha sido citada en la actualidad en numerosas ocasiones, con el título “El partido político más popular de Italia es el líder de Europa en cuanto a noticias falsas y propaganda del Kremlin”, y en el que señalaba como culpables, en conjunto con otras páginas, tanto a La Fucina como a Tze Tze. A raíz de esta investigación, la primera se reconvirtió en un blog de comida saludable, mientras que la segunda eliminó la página y su contenido político. Sin embargo, una parte de sus bases activistas ya había quedado enganchada. Individuos antivacunas de páginas como “autismo y vacunas” y “basta de vacunas” (26.000 likes) compartían noticias con regularidad de páginas como estas; y, por tanto, eran más susceptibles que nunca a recibir publicidad de la asociación Casaleggio y, como es lógico, propaganda relacionada con el M5S. Existen algunos testimonios explícitos que atestiguan este vínculo. Grupos de Facebook como por ejemplo L’attivista a cinque stelle (Activistas del Cinco Estrellas) (145.000 likes); Governo a cinque stelle (Cinco Estrellas al gobierno) (183.000 likes); y Lombardia 5 stelle (Cinco Estrellas de Lombardía) (19.000 likes), compartían enlaces hacia páginas como “anticasta” y “caerá el nuevo orden mundial” en las que se afirmaba, entre otras cosas, que se estaba pagando dinero extra a los médicos para que recetaran vacunas innecesarias a las personas.

Apoyo político

Habida cuenta de la naturaleza irresponsable de estas afirmaciones, se podría haber esperado con razón que los políticos se distanciaran del fenómeno. Pero por el contrario, algunos miembros destacados del M5S apoyaron la oleada de las bases. En 2014, doce miembros del movimiento (Corda, Rizzo, Artini, Basilio, Tofalo, Paolo Bernini, Frusone, Cecconi, Baroni, Dall’Osso, Grillo y Mantero) firmaron el borrador de una propuesta de ley (2077) que contenía esta cláusula: “Algunos estudios recientes han sacado a la luz la relación existente entre las vacunas y unas pocas enfermedades como la leucemia, el envenenamiento, la inflamación, la inmunosupresión, mutaciones genéticas transmisibles, enfermedades tumorales, autismo y alergias”. En base a eso, y haciendo un claro guiño a las bases activistas de los grupos de Facebook mencionados anteriormente, sostenían que había que realizar una investigación a gran escala para implementar futuras políticas.

Estos doce miembros tampoco estaban solos. En una reveladora entrevista que concedió a la página de noticias alternativas fanpage.it, Giacomo Giannarelli, actual director de la delegación del M5S en Toscana, admitió con sorprendente franqueza su falta de conocimiento sobre el tema. Sin embargo, y de forma paradójica, lo presentó como el motivo exacto por el cual la gente debería fiarse de él: “No soy un experto ni en salud ni en vacunas, pero hay estudios que parecen demostrar que existen problemas que provienen de algunas vacunas y que pueden presentarse en niños. Como padre que soy, quiero tomar una decisión informada en la conversación acerca de la vacunación”. En una entrevista televisada en octubre de 2015, Paola Taverna llegó incluso a afirmar que las farmacéuticas querían ocultar los efectos negativos de las vacunas. Esa postura penetró incluso en la campaña de las elecciones europeas de ese mismo año. Piernicola Pedicini, que se presentaba como candidato del M5S, afirmó que la comunidad científica parecía haber “abandonado el método de ponderación de pruebas en medicina”, e hizo un llamamiento a los italianos para “vacunarse menos y vacunarse mejor”.

En 2013, la cobertura contra el sarampión en Italia era del 90,35 %. En 2015, en medio de varias campañas de propaganda, el porcentaje bajó a 85,29%

Existen ejemplos adicionales en el ámbito municipal. Algunos ayuntamientos como el de Parma defendían la “libertad de elección” sobre las vacunas. En algunas de las manifestaciones que tuvieron lugar en la provincia, aunque también en otros lugares del país, la bandera del M5S podía verse con claridad entre los partidarios independientes antivacunación. En los debates sobre el tema que organizó el movimiento, se presentó a los partidarios de las vacunas y a los antivacunas en “igualdad de condiciones”. Como resultado, se le otorgó una plataforma a unas personas que afirmaba que “las vacunas son inútiles, es mejor comer solo un montón de castañas”, que sugería que había que tomarlos tan en serio como a los profesionales médicos. Para entonces, en la conversación pública el tema era de candente actualidad, y aunque el movimiento no fue el único responsable de lo que vendría después, los datos llaman la atención. En 2013, la cobertura contra el sarampión en Italia era del 90,35 %, una cifra ya de por sí bastante baja. Sin embargo, en 2015, en medio de varias campañas de propaganda, incluida la del movimiento, el porcentaje bajó a 85,29 %. Esto no solo suponía un cambio significativo, sino que redujo la cobertura un 10 % por debajo del nivel necesario para garantizar la “inmunidad colectiva”. En consecuencia, se puso en peligro a las personas vulnerables, es decir, aquellas que por el motivo que fuera tenían sistemas inmunológicos frágiles. De forma paralela, una cobertura inferior al 85 % aumenta el riesgo de que los virus existentes puedan mutar y afectar potencialmente a todo el mundo, incluso a los que ya están vacunados.

La “obligación flexible”

En 2017/2018 y con este telón de fondo, Italia sufrió una de las epidemias de sarampión más graves que se habían producido desde hacía más de una década. Esto no era ninguna coincidencia. Ni tampoco, que quede claro, fue provocada por el M5S. El sarampión viene en ciclos y este no era el brote más terrible de la historia. No obstante, supuso un pico grave que vio cómo aumentaban los casos en un 600% y que dio como resultado 5.006 enfermos y 12 muertos. Italia, que cuenta con una población de aproximadamente 60 millones, accedió a la lista de diez países del mundo con mayor número total de casos, justo detrás de China, un país con una población, como es sabido, de 1.300 millones de personas. Inmediatamente, tanto el gobierno como la OMS declararon una emergencia nacional.

En esa época, el Partito Democrático todavía estaba en el poder y trabajó duro para contener la propagación. Beatrice Lorenzin, la ministra de Salud por aquel entonces, propuso una nueva ley para aumentar el número de vacunaciones obligatorias e hizo que se respetara aún más la norma que exigía que los niños, para poder acudir a la escuela, demostraran mediante certificados médicos estar vacunados. El M5S, tanto en internet como en el ámbito del movimiento, lideró el contraataque. Por ejemplo, en Montecitorio, el mismo lugar donde los lazos entre el Movimiento Cinco Estrellas y la campaña antivacunas eran más patentes, Davide Barillari, por aquel entonces concejal por la región del Lazio, prometió que el partido tenía “una reforma sanitaria lista” para cuando llegaran al poder, y en ella se reflejarían “los peligros de las vacunas”. Davide Bono, otro concejal del M5S en Turín, utilizó el mismo argumento. Virginia Raggi, la alcaldesa de Roma, suplicó a Lorenzin que los niños que no estuvieran vacunados pudieran seguir acudiendo a la escuela. Y de forma más explícita si cabe, Luigi di Maio, el nuevo director del partido, prometió a comienzos de 2018 que enmendaría el decreto de Lorenzin y afirmó que estaban “en contra de la obligación de vacunar, pero de acuerdo con recomendarla”.

Aunque la agenda antivacunas había sido un vehículo muy útil durante los momentos de crecimiento, elaborar una política real, en el contexto de una epidemia, era otra cosa

Pocos meses después, el M5S se encontró efectivamente en el poder. Ahora se enfrentaban a un dilema. Aunque la agenda antivacunas había sido un vehículo muy útil durante los primeros momentos de crecimiento, la cuestión de elaborar una política real, en el contexto de una epidemia, era otra cosa completamente diferente. Cuando falleció Gianroberto Casaleggio, la asociación epónima comenzó a negar que hubiera apoyado nunca la agenda antivacunas. Entretanto, algunos otros políticos también intentaron distanciarse. Sin embargo, el impulso seguía estando presente gracias a los activistas de las bases. Tanto en internet, como en los comentarios y en los sitios afiliados al M5S, existía un clamor público de simpatizantes que hacían un llamamiento para que el movimiento cumpliera con lo prometido y aboliera la ley Lorenzin. Algunos destacados ministros intentaron minimizar la seriedad del asunto. Adoptando una línea que parecía estar sacada directamente de uno de los espectáculos cómicos de Beppe Grillo, Paola Taverna, por ejemplo, que ya era por aquel entonces vicepresidenta del Senado italiano, señaló que “cuando éramos niños nos inmunizábamos yendo a la casa de un amigo enfermo”. Lo peor vino de Barillari que, bajo la vigilancia de la comunidad antivacunas en Montecitorio, publicó un post en Facebook en la que, quizá sin darse cuenta, reveló el hambre de poder real que existía en su partido:

“La política está por encima de la ciencia. Los políticos tienen que escuchar a la ciencia, para colaborar, no para que la ciencia les ordene lo que está bien y lo que está mal, y tengan que aceptar las palabras de la opinión dominante como si fueran un dogma religioso. Porque la ciencia DEBE SER DEMOCRÁTICA; y, por tanto, necesita escuchar a todo el mundo… incluidos los investigadores y los científicos que, con datos en las manos, disputan los dogmas oficiales”.

Los comentarios como estos ya son bastante cuestionables durante las campañas electorales, pero lo son todavía más cuando provienen de representantes del partido en el gobierno. Desde la pasada primavera, la responsable de establecer cuál es la línea del partido ha sido la nueva ministra de Salud, Giulia Grillo (sin relación alguna con el cómico). En una serie de entrevistas, ha seguido presentándose a sí misma no como antivacunas, sino como “a favor de elegir”. En un principio, admitió que la ley Lorenzin había demostrado ser un éxito y prometió, en contra de la línea establecida por Di Maio, que no se eliminaría. Al mismo tiempo, y en flagrante contradicción con esa afirmación, llegó a decir que no podía “discriminar a los niños”. Entretanto, para proteger a sus colegas de los ataques mediáticos, afirmó que su movimiento “nunca había dicho nada contra las vacunas”, que es una falsedad fácilmente demostrable. Después de varios meses se volvió imposible no definir su postura y así lo hizo, finalmente, con un perfecto ejemplo del nuevo lenguaje populista. La nueva política italiana sobre las vacunas sería una “obligación flexible”.

Durante meses no estuvo claro lo que eso significaría. Sin embargo, poco a poco se fue haciendo evidente que esto supondría en realidad una modificación sustancial de la ley Lorenzin, que permitiría a los niños seguir acudiendo a la escuela con una “declaración personal” de vacunación escrita por los padres; y, por tanto, sin que hiciera falta una prueba médica. Como resultado, el presidente de la República, Sergio Mattarella, se pronunció abiertamente en contra del gobierno y declaró que “cualquiera que vaya contra la ciencia está equivocado”. Algunas regiones, como la Toscana y el Piamonte, en los que el sarampión había empeorado durante 2017, utilizaron la legislación local para hacer que la certificación fuera obligatoria. Mientras tanto, más de 300.000 personas han firmado una petición contra la nueva flexibilidad. Incluso dentro del M5S han aparecido algunos detractores que han verbalizado su oposición contra esta medida, como por ejemplo Elena Fattori, una senadora que se opuso a la medida inicial de Grillo. Al poco tiempo se demostró que estas personas tenían razón. Ese verano, durante las vacaciones escolares, se hizo viral un vídeo en el que una madre antivacunas de Brescia, anónima, mostraba a la gente como falsificar el formulario.

Como era predecible, el resultado fue un caos. Algunas de las escuelas que abrieron en otoño de 2018 obligaban a tener certificados, mientras que otras permitían que se presentaran declaraciones personales. Se tuvieron que realizar controles, para mayor gasto del erario. Hasta el día de hoy no existe mucha claridad por parte del gobierno estatal sobre lo que deparará el futuro. Cuando la epidemia dio muestras de que estaba regresando, el Ministerio sugirió que debería ser obligatorio de nuevo. Sin embargo, al mismo tiempo, de forma paralela a esta concesión, la influencia del movimiento parece haber crecido. Por ejemplo, la ONB, la orden oficial de biólogos de Italia, ha entregado 10.000 euros a los mayores defensores antivacunas de Italia, una empresa llamada Corvelva, para ayudarles a estudiar los riesgos que presentan algunas tecnologías que ya han demostrado ser seguras. Hace poco, en diciembre,  Grillo despidió a toda la junta de expertos sanitarios del gobierno, muchos de los cuales tenían vínculos con Lorenzin. Luego el presidente saliente, Siliquini, desveló que en todo el tiempo que el M5S llevaba en el poder nunca había acudido a esa junta de expertos para pedir consejo. Esto es todavía más preocupante si tenemos en cuenta los dos proyectos de ley que están siendo examinados en relación con este asunto. Uno aboliría la vacunación obligatoria por completo, y el otro la mantendría solo en zonas con una baja cobertura. Existe una legítima preocupación porque la postura antivacunación, que comparte aproximadamente solo uno de cada cinco italianos, determine la legislación a largo plazo del gobierno y, en última instancia, ponga vidas en peligro.

Las cifras de 2018 no fueron tan desoladoras como las de 2017, pero siguen siendo preocupantes. Durante los primeros nueve meses del año pasado se registraron 2.295 casos de sarampión en Italia, y no parece ser el mejor momento para modificar la política. Por fortuna, los profesionales médicos y los políticos de todo el espectro ideológico están trabajando para mantener la medida obligatoria y mejorar la alfabetización científica. El mes pasado, Roberto Burioni, un profesional médico y académico, que ha sufrido años de amenazas de muerte por enfrentarse a la pseudociencia antivacunas, publicó una recomendación política que incluía, sencillamente, una propuesta para que las decisiones sobre las vacunas estén vinculadas jurídicamente con el consenso científico. Entre los firmantes de la propuesta hay personas de todo el espectro político. Una de las mayores sorpresas, para muchas personas, fue la firma del fundador del M5S, Beppe Grillo. Hace poco más de un año, cuando el New York Times le acusó de perpetuar la propaganda antivacunas, dijo que tales afirmaciones no eran más que noticias falsas. Ahora, por lo que parece, se ha puesto de su lado. La pregunta de por qué lo ha hecho queda en el aire. ¿Sentimiento de culpa? ¿Reinvención personal? Es imposible saber. No obstante, la reacción de muchas personas dentro del M5S ha sido predecible. La página oficial de Facebook sigue estando llena de personas que tachan a Grillo de “traidor” y lo acusan de “venderse a las grandes farmacéuticas”. Luigi Di Maio, la cara real del movimiento en la actualidad, parece haber aprovechado la oportunidad para atacar a su antiguo mentor: “La ciencia está bien. Pero no Burioni…”

Sin embargo, los giros de 180 grados en este momento llegan tarde y mal. El M5S llegó al poder, entre otros motivos, por subirse a la ola antivacunas, pero sin preocuparse por las consecuencias. Beppe Grillo desempeñó un papel protagonista en todo esto, igual que lo hicieron la asociación Casaleggio, los políticos locales, los alcaldes y los senadores, llegando incluso a alcanzar a la mismísima ministra de Salud. Todos estos actores hicieron una apuesta, se aprovecharon de un asunto delicado y manipularon información en su propio beneficio político y, en muchos casos, personal. Mientras que a corto plazo esto ha demostrado tener éxito en algunas circunscripciones, el tema de la no vacunación siempre fue un asunto con una audiencia muy reducida, más adecuado para la oposición que para el gobierno. A pesar de lo peligrosa que es la situación en relación con la inmunidad colectiva, la mayoría de los italianos sigue estando a favor de las vacunas. Mientras tanto, aquellos que hasta ahora no habían considerado que esto fuera un gran problema están cada vez más alienados con la actitud política autoritaria del movimiento. Incluso los defensores antivacunas han comenzado a darse cuenta de que la respuesta política es inconsistente y débil. Como resultado, el M5S está sufriendo una hemorragia de apoyos en todo el país, no solo como consecuencia de su incompetencia en relación con la política sanitaria, sino a raíz de un comportamiento amateur muy similar a la hora de enfrentarse a cuestiones económicas y asuntos relacionados con la inmigración. Aunque los líderes siguen disfrutando de su poder recientemente adquirido, sus bases no son precisamente leales, y a medida que aumentan los actores que se dedican a educar sobre esta cuestión, la magnitud de su hipocresía se irá comprendiendo cada vez más. Los partidarios del M5S deben ahora enfrentarse a una verdad incómoda. Aunque puede que critiquen a las grandes empresas farmacéuticas con razones más o menos racionales, es el movimiento que ellos lideran, que es a la vez pseudodemocrático y pseudocientífico, el que presenta la mayor amenaza para la salud pública de Italia.

---------------------------------------------------------------------------------

Jamie Mackay es un escritor y traductor que vive en Italia. Ha colaborado con openDemocracy, The New Statesman, VICE e Il Manifesto, entre otras publicaciones y trabaja como Coordinador de Prensa en European Alternatives.

Traducción de Álvaro San José.

Este texto se publicó originalmente en inglés en Political Critique.

Autor >

Jamie Mackay (Political critique)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    No estoy radicalmente contra la vacunas ni la vacunacion pero creo que hay tal que se hace muchas cosas sospechosas Viendo la farmafia que los gobiernos ya no transigen con la obesidad y otras enfermedades provocadas por la carne y el azucar mas vida sedentaria han visto que lo que els qeda es crear panico para vender vacunas y si crees que esto es conspiranoia es que ni lees ls medios mas comunes - No me extrañaria qe esto fuera a drede pqe la farmafia y la industria alimentaria tienen conexion d filiales etc : Compuestos quimicos os d aliments manufacturados-congelados ns envenenan y neutralizan vacuna gripe https://www.ecoticias.com/vida-saludable/193184/ves-este-aditivo-tus-alimentos-Tert-Butilhidroquinona-tBHQ-toques Y recomiendo el posts d kgb aca : https://www.youtube.com/watch?v=hFZf9kgsHdE - hay cada vez mas articulos cientifiscos en se recomienda no lavarde las manos = gana la farmafia pqe d toda la vida d dios desde hace decadas en mi vida, medicos y cientifoicopsd se han jartado de decir que hay qe lavarse las manos...y mientras aumenta las epidemias y lks noticias de epidemias... - Yo pasé el sarampión y sin vacunas por prescrión de un pediatra, de la privada ademas, (cuando a la privada, como a la pública, también le interesaba la salud y no el negocio como ahoraque parece que solo le interesa el negocio). El sarampión es una enfermedad que es raro que no se pase durante la infancia. Se trata de que el sistema inmunologico se "resetea" ( por decirlo de forma genérica y rápidamente). ARGUMENTOS Cada uno está relacionado con el otro, sino lees todos y me contestas, no voy a repetirlo : 1ºCon las vacunas es adelantarlo a un momento que el cuerpo no ha elegido, es un error grave al forzarlo por que el sistema inmune no está tal vez preparado ( aunque si que "hay unas edades aproximadas" para aplicarlas, pero ya no es lo mismo ). 2º¿ Y por qué ni siquiera preparan medicinas, como en otras enfermedades, para el sarampión cuando se tenga en vez de las "vacunas-por si acaso", cuando ademas ya digo que yo lo pasé en cama y poco mas etc ? , es muy muy raro : Creo que si han elegido el método preventivo-vacunación para el sarampión, es que han visto que vender medicinas puntualmente para cuando se tenga sarampión, no era negocio, por la sencilla razon de que se pasa como yo lo pasé : casi sin mas : reposo, tapadito en cama, atenciones de la familia, comer dieta sana si apetece comer, no dejar subir la fiebre, salvo que la cosa vaya a mayores que lo decide un médico, es suficiente. 3ºAdemas, dar medicinas " por si acaso " es hoder la salud a la gente, (es parecido a lo que ha pasado en cierto medida con los antibióticos ), y me parece un invento de la farmafia para hacer negocio ( dejar la salud en manos privadas de negociantes es un error y muy peligroso, por que la salud no debe ser negocio o sino se especula con la enfermedad para hacer dinero etc ). 4ºOtra contradicción de los que defienden la vacunación para el sarampión es que si el cuerpo es capaz de reaccionar con la vacuna ( que es meterles sarampión en el cuerpo y asi el cuerpo crear defensas) ¿ por que el cuerpo no iba a hacer crear sus defensas una vez contagiado de forma "espontánea" ? : el cuerpo lo haría igual si se lo meten con jeringa o lo pilla de otro modo si no hub contaminacion y se lavaran las manos. La respuesta es que quieren hacerlo ellos para cobrar por ello, ellos quieren meter el sarampión al cuerpo para vender vacunas y decirnos que es prevención, la farmafia quiere hacerlo para ganar dinero. 5º ¿ por qué si las vacunas están basadas en el principio de meter veneno en el cuerpo, lo mismo que la homeopatia, las vacunas "están bien" y aceptadas por casi todos pero la homeopatia no cuando se trata de lo mismo _ meter veneno para hacer reaccionar al cuerpo y ademas la homeopatia se usa si aparece la enfermedad no por si aparece ? Por que no las controla la farmafia . Y "curiosamente", la campaña anti homeopatia, "casualidad" , a ido paralela a la de atacar a los antivacunas y a que la gente se vacune, acepte la vacunación para todo y masiva etc, a base incluso de mensaje falsos, de meter miedo y atacar con insultos. 6º ¿ por qué no diagnostican siquiera si una persona tiene el sistema inmunológico bien antes d vacunar ? Pàra lo que qieren ya investigan y diagnostican = negocio . ¿ Si las vacunas inmunizan pqué temer a unos cuantos que no se vacunan ? es imposible que un SI vacunado se ponga en riesgo por NO vacunados...salvo que las vacunas sean un pufo que es lo mas probable y pa no qedar en evidencia se obligaEl unico riesgo es para el NO vacunado y solo es una probabilidad = total : represion represion como ls fascistas PORCENTAGES Y MENSAJES DE MIEDO-ETC Uno de los mayores machaques mediáticos de muchos pro-vacunas, es que se juega con la salud de los demas si no se vacuna, pero es la tipico de las mafias etc : acusar de lo que precisa y mas hacen, para culpar confundiendo, desviar completamente la atención y descolocar. Incluso llegando al insulto y el odio, denigrando la razón y asertividad de la gente que duda, en vez de explicarles razonadamente, y lo hacen asi por que son mafia y no hay mas. Tampoco me cuadra eso de los porcentajes de contagios, casi siempre suele haber truco por que no se explica demasiado, en los articulos de prensa parece un detalle sensacionalista para apabullar al que no sabe y meter miedo. ¿ Cómo es posible que suba la epidemia si estaba controlada y el porcentage era bajo ? La gente no pasa el sarampión dos veces como se pasa la gripe. En todo caso seria que en nuevas generaciones, hay mas casos de sarampión, "por que no estan vacunados", pero el sarampión nunca ha sido un problema ni pandemia por que es muy normal en la infancia : se convierte en pandemia desde que se empeñan en vacunar a la gente y si no lo hacen dicen que suben los casos o que hay contagios , inclsuo ¡de una generación a otra! y que entonces hay pandemia. Cuando yo pasé el sarampión el cole no se quedó ni siqueira medio vacio. Si fuera verdad lo de las epidemias, no se verian infantes por la calle... Parecería que relativizan y presentan sesgada la información si les interesa. Osea que esta gente no es que haría negocio cuando y con lo que puedan, es que crean el negocio o incluso la pandemia a base de estadisticas, manipular la info, sobornar politicos paraa que vacunen y si no dicen que hay epidemia. La farmafia se queja de que lo "altermativo no es cientifico pero ellos sacan multiples medicinas de plantas, lo envuelven en efectos secundarios y lo venden : Para la sanidad privada, inclida las farmafia, si no hay enfermedad no hay negocio...La aspirina está sacada de la corteza de arce, pero la corteza dicen que es placebo y la aspirina no... Segun la OMS, solo 250 medicamentos de los 16000 son necesarios y algunos sutituibles por plantas : farmafia https://www.eldiario.es/zonacritica/farmaceutica-publica_6_762633747.html ALTERNATIVAS INMUNOLOGIA Parece que los cientificos no se ponen de acuerdo o nos engañan : unos dicen de lavarse las manos , no coger cosas del suelo, taparse la boca si se está enfermo ( los japos llevan incluso máscaras ) : que es lo que siempre se ha oido de toda la vida de dios. Mientras otros nos cuenta que es ebueno "rebozarse" en todas partes, coger-comer cosas del suelo etc , que es lo que hacen los menores ( que aunuqe no tienen bien formado el sistema inmune tienen edad idonea para formarlo y vitalidad para ello a diferencia de los demas). Luego la gente que trabaja con la tierra suele ser gente que está respirando aire bien limpio todo el rato...https://ecoinventos.com/por-que-es-mejor-quitarse-los-zapatos-en-casa/ Nos dicen también que las epidemias aumentan, pero no entre que tipo población ( ancianos niños, sin techo etc ) , ni causas, como desnutrición , falta de higiene ( que ellos mismos recomiendan "curiosamente" ), etc Buen entorno natural, poca contaminación, dieta basada sobretodo en cereal eco, buenos genes y hábitos de la familia, higiene, afectos, etc. La epidemia puede suceder por falta de higiene, contaminación, mala dieta, comida contaminada y de baja calidad etc. Luego se le llama crisis sanitaria ( interesadamente por negocio ), al proceso natural del cuerpo en la infancia . En general, si es cierto que mas vale prevenir que lamentar y curar. Pero tambien hay otros modos de prevenir, que fortalecen también el sistema inmune, son baratos, son hábitos y no se "juega" con la salud de alguien. Según los cientificos Oshawa y Kushi, es mas fácil y mas barato ocuparse de que en el cuerpo no se den las circunstancias de que la enfermedad se desarrolle, que de tratar la enfermedad o de incluso medicar sin enfermedad, tal que se hace. Ellos trabajan con la dieta cerealista "Macrobiótica". He conocido gente desahuciada por la medicina que con dieta macrobiótica o acupuntura-bioenergetica oriental, se ha recuperado : todas las "excusas" que se puedan poner a esto se pueden aplicar también a los fármacos. ¿ osea que después de análisis y seguimientos se le desahucia y justo después de probar alternativas se recupera y han sido los fármacos ? : algunos nos quieren tomar por tontoss . Acabo de leer en un libro de antropología, que en la zona meditarránea para vacunar a los menores, especificamente cuando les atacaba la tosferina, se dejaba que el tazon de leche del desayuno lo lamiera el perro dos veces y pa dentro. Curioso que lo que habia entrado por via respiratoria y estaba ya afectando, se curase con "vacunacion" via digestiva, que al final va a la sangre y bazo, que en medicina bioenergética es la madre del pulmon bioenergético OTRAS ENFERMEDADES-ETC Antes echaban aluminio en las vacunas para hacerlas reactivas. Por otro lado, hay estudios antiguos que relacionan el aluminio con el alzheimer : hoy en dia hay una pandemia de alzheimer y la habrá debido a que tocamos muchos objetos de aluminio ( tlf-etc ) y bebemos el líquido envasado en aluminio. Y aun hay mucha gente que cocina con Al. Y si no usan ya el Al en las vacunas como dicen ¿ qué usan ? Tenemos derecho a saber , pero nada nos dicen solo meter miedo y obligarnos. https://nutritionfacts.org/es/video/son-seguros-los-medicamentos-que-bloquean-el-acido/?utm_source=NutritionFacts.org&utm_campaign=b653a99408-RSS_VIDEO_DAILY_SPANISH&utm_medium=email&utm_term=0_40f9e497d1-b653a99408-25635601&mc_cid=b653a99408&mc_eid=ea2b71e8d3 - Los pacientes, la ciudadania tenemos derecho a rechazar tratamientos y siendo tipo medico-preventivo de este tipo con mas razón y mas razón aún habiendo alternativas. Y muy posiblemente lo que pasa con el sarampión pasa con otras enfermedades. Por ej, las vacunas de la gripe solo sirven para el virus del año pasado por que muta cada año, la gente se vacuna para nada. Lo que les salva realmente son sus hábitos personales dietéticos domesticos calor etc etc No digo que lo mio vaya a misa, pero las cosas han cambiado demasiado en muy poco tiempo. Por favor, si vas a responder "alerta magufo" o parecido, ahórrate la ridiculez. Parecería que sorprendentemente ahora no enseñasen en la Universidad ( si es que has ido ), mas que un dogma a repetir y que como gente científica ( si lo sois), no tengais mas curiosidad ( en el mejor de los casos y en el peor estuvierais sobornados por la farmafia etc ) : esta es la verdadera magufada o peor . Creo que hoy en dia, lamentablemente, es ciencia lo que es negocio para la farmafia-etc y poco mas . Si te ha hecho al menos reflexionar seriamente estas palabras, puedes copiar el texto y compartirlas. - LAVARSE LAS MANOS Creo que es muy importante lavarse mucho las manos. Sin duda evitaria contagios de gripe, tuberculosis etc etc etc y nos ahorraremos en antibioticos ganando en salud Ademas de ahorrarnos en noticias de que las virus se extienden-etc y de brasas de los pro-vacunas al servicio d ela farmafIA : yo pase el sarampion sin vacunas y con un medico al lado. - Algunos recomiendan incluso comer lo que cae el suelo, por que dicen que hacemos trabajar al sistema inmune, pero no tienen en cuenta que está débil de solo vivir en ciudades y de la contaminacion hasta en la comida y que ya tiene bastante tajo con eso como para darle mas probelmas. ¿ Y entonces no nos lavamos tampoco las manos como se recomienda publicamente y desde el ámbito científico y repetidamente ? No nos ponemos el codo en la boca al estornudar y no evitamos la posible pandemia de gripe dentro de las familias ? : Para la farmafia si no hay enfermedad no hay negocio... - Se puede hacer con vinagre en un aerosol ya que el vinagre es bactericida y asi admás se ahorra agua. Poner al lado de la taza wc, dormitorio, incluso en el recibidor para despues de volver de la calle y quitarnos los zapatos. El vinagre es bactericida es barato y se seca solo. - Se deben lavar siempre : antes de comer despues de estornudar y sonarse mocos ( mejor ponerse el codo a la altura d elos ojos y estornudar hacia el suelo ) despues de ir al baño despues de tocarse culo y genitales despues d etocarse los pies despues de trabajar, limpiando etc etc - la vacuna de la gripe siempre es de una cepa atrasada por que muta de un año a otro y por tanto nunca es eficaz - NOTICIAS Y ENLACES SOBRE VACUNAS : Los medicos de filipinas acusan a la vacuna del dengue de varias muertes https://www.reuters.com/article/us-sanofi-dengue-philippines/philippines-says-anti-dengue-vaccine-may-be-connected-to-three-deaths-idUSKBN1FM0SP?il=0 En nutritionalfacts hay un fisico que revisa decenas de estudios ( no es un fisioterapeuta como dicen algunos) : La leche y el autismo (ver enlaces al respecto , en esta pagina debajo del video sobre autismo y metales pesados ) : https://nutritionfacts.org/es/video/pruebas-de-orina-de-metales-pesados-y-la-quelacion-para-el-autismo/?utm_source=NutritionFacts.org&utm_campaign=b7a003c8c6-RSS_VIDEO_DAILY_SPANISH&utm_medium=email&utm_term=0_40f9e497d1-b7a003c8c6-25635601&mc_cid=b7a003c8c6&mc_eid=ea2b71e8d3 https://www.youtube.com/watch?v=4xbNNxQZEgA minuto 3, las vacunas pueden causar una inflamacion que induce a la depre http://www.publico.es/sociedad/bebes-menores-ano-viajen-paises-ue-deberan-vacunarse-sarampion.html Hace un año aproximadamente, una médica en Africa que ha usado con éxito artemisa para la malaria. El artículo estaba en inglés, supongo que se puede encontrar. Yo he perdido en enlace muy a mi pesar. https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2018-08-23/sarampion-epidemia-antivacunas-exclusion-social_1606882/ - https://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/Bexsero-vacuna-lucrativa-polemica_0_776222933.html - No vacunar produce epidemias, vacunar tbn . https://www.youtube.com/watch?v=4xbNNxQZEgA minuto 3, las vacunas pueden causar una inflamacion que induce a la depre ...antes se echaba aluminio a las vacunas ahora hay epidemia de alzheimer y hay estudios antiguos que relacionan el aluminio con el alzheimer https://nutritionfacts.org/es/video/son-seguros-los-medicamentos-que-bloquean-el-acido/?utm_source=NutritionFacts.org&utm_campaign=b653a99408-RSS_VIDEO_DAILY_SPANISH&utm_medium=email&utm_term=0_40f9e497d1-b653a99408-25635601&mc_cid=b653a99408&mc_eid=ea2b71e8d3 ¿ pero que produce las epidemias sino la pobreza y la falta de higiene ? : el neoliberalismo capitalista que defienden los PPuerC´OX y las multinacionales de todo tipo para las que trabajan, empezando por la comida basura, farmafia, especulacion inmob, banca, etc etc etc etc ? - Calendario vacunal en la region autónoma del Pais Vasco español : 36 en los primeros 16 años. 38 a las chicas. A los dos meses. Las primeras vacunas son contra hepatitis B, difteria, tétanos, tosferina, poliomielitis, haemophilus influenzae B y neumococo conjugada. A los cuatro meses. Se repiten todas las vacunas puestas a los dos meses y se añade una contra el meningococo C. A los once meses. Se repiten las vacunas contra hepatitis B, difteria, tétanos, tosferina, poliomielitis, haemophilus influenzae B y neumococo conjugada. Al cumplir un año. Se aplican las vacunas contra el sarampión, la rubéola, la parotiditis y la segunda dosis contra el meningococo C. A los quince meses. Vacuna contra la varicela. A los 4 años. Vacunas contra sarampión, rubéola, parotiditis y varicela. A los 6 años. Se aplican dosis contra la difteria, el tétanos, la tosferina y la poliomielitis. A los 12 años. Solo a las chicas se les inyecta la vacuna contra el papiloma. A los seis meses se les aplica una segunda dosis. A los 16 años. Las últimas vacunas que entran en el programa de vacunación infantil son las de difteria y tétanos.

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí