1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DESINVISTIÉNDOSE ENCIMA (II)

Es un proceso constituyente, me temo

Sería deseable que en la campaña electoral, que empezó hace cuatro meses, los partidos hablen sobre qué coalición apoyarán. Diría que no hay otro tema. Al hablar de ello, hablarían de todo

Guillem Martínez Madrid , 25/09/2019

<p>Pedro Sánchez en la investidura.</p>

Pedro Sánchez en la investidura.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

1- Como recuerda Jordi Amat –el único mamífero, junto a Gerardo Tecé, que se ha leído el libro de Pedro Sánchez, por lo que todos les debemos una copa– en un artículo en The Objective, la hipótesis de un gobierno PSOE-C’s nació en 2015. En aquel año se intentó tímidamente mientras, tímidamente, se tiraba la caña a Podemos. En esta edición, la cosa no ha sido tímida. Hasta el punto de que jamás hubo una negociación con UP en serio. Es más que posible que el último ofrecimiento de pacto a UP por parte de PSOE, en julio, hubiera muerto si UP lo hubiera aceptado. La próxima edición de un pacto con C’s será mucho menos tímida. Es decir, hará mucho ruido.

2- El objeto del deseo de Sánchez es, vamos, una Gran Coalición. No fue posible en 2015 ni en el primer intento de este 2019. No es posible con el PP, que sería lo normal. No lo es con C’s, que sería aún más sencillo. No lo es, en ambos casos, porque falla el máximo común múltiplo. No hay de eso entre los partidos esp. Es decir, una cultura común, que les permita hablar de lo que tienen en común, que es mucho, que es prácticamente todo. Salvo el máximo común múltiplo ese. La cultura política esp reposa en fósiles lejanos, inconfesables e incomprensibles en otras culturas. Es una cultura, por lo mismo, hasta cierto punto balcánica. En el mundo, nadie diferencia un bosnio de un serbio o de un croata. Nosotros sí. Nos basta un vistazo. Usted mismo, ahora mismo, sabe si soy bosnio, serbio o croata. Quizás por ello finalice aquí su lectura. O la prosiga. Spoiler: soy esquimal, me temo.

3- Una Gran Coalición es un intento de solucionar eso. Es establecer, rapidito, sin complicarse mucho la vida, sin que eso impida dormir a un presi de gobi, una cultura en común entre quienes no la tienen y les va la vida –política– en ello. Es un intento de establecer un pacto explícito sobre lo que es el Régimen del 78, tal y como ha quedado desde 2011. Ha quedado, en fin, pajarito. Tanto que, verbigracia, no ha sido posible una Gran Coalición en los últimos dos intentos. Tanto que la Gran Coalición es la única manera de recomponer el asunto.

4- Un gobierno de progreso se enfrentaría –sí o sí, por imperativos del guión– al hecho de subvertir –efectivamente o en modo procés; con leyes firmes, o con ceremonias absurdas, teatrales, inocuas– lo que ha hecho el sistema del 78 para seguir con vida desde 2011. Por el contrario, un gobierno de Gran Coalición culminaría ese proceso constituyente, que no precisa necesariamente de una gran reforma constitucional. No se pierdan, en ese sentido, el punto 13. Es un punto tan triste que llueve.

5- Desde 2011 se ha vivido una deslegitimización y una gran erosión del sistema del 78. El bienestar, imposible por reforma constitucional exprés, ha caído notoriamente –nunca desaparecerá formalmente, diría; siempre habrá, por ejemplo, pensiones, diría; pero diría también que serán ridículas, prescindibles, como el resto del pack de universales, tal y como está el patio–. Ese tipo de cambios no se pueden realizar sin violencia. El Estado ha incumplido su pacto del 78 –sinopsis divertida: sus damos bienestar, y nos quedamos con el resto y, más aún, el rosario de mi madre–. En ese sentido, el Estado han dado un giro autoritario. Para ello ha emitido cambios legislativos, como la Ley Mordaza, como la contra-reforma laboral, como la Ley de Emergencia Nacional –una incógnita por desprecintar–. Se han cambiado roles y percepción en instituciones, como la monarquía –intervencionista, pero sólo en una dirección–, y la justicia –ha asumido las contra-reformas; no ha molestado, en ese trance, al Gobierno, como ha sucedido en USA o UK; ha intensificado una cosmovisión extraña a partir de figuras extrañas e inquietantes, que se han ido colando en el Código Penal, como el delito de odio, destinado a ser un llenapistas cotidiano, me temo–. Conceptos como democracia, rebelión, sedición o terrorismo, que deberían ser nítidos para ser funcionales, se han vuelto muy elásticos. El hecho de que esta semana se haya detenido a un grupo de personas en Cat y se les haya acusado de terrorismo, pero también de rebelión, creo que es un hito, que explica el carácter elástico de uno de los conceptos invocados. O, ya veremos, tal vez de los dos. Es un indicio de que algún día podrás ser acusado de aparcar en doble fila y de rebelión. Es un indicio, vamos, de que la realidad se está estrechando.

6- Esto está sucediendo, en su más o en su menos, en todo el mundo, por otra parte. Lo que no es tranquilizador. Ece Temelkuran en su Cómo perder un país –Anagrama, sale en breve; igual ha salido mientras escribo la letra “a” de la palabra “ya”; cita mucho a Turquía, USA y UK, pero en el trade mark caben Italia, Austria, Polonia y Hungría, y empieza a ser difícil describir a Cat y Esp sin utilizar esos razonamientos, me temo–, explica cómo sin salirse un ápice del Estado de Derecho, se está accediendo a algo que ya no es democracia. Se hace a través de cambios culturales, de percepción –que transcurren en la propaganda– y de cambios legales y judiciales, no tan trascendentales a primera vista. Cat, por ejemplo, está muy avanzada en cambios de percepción, mientras que Esp está muy avanzada en los legales y judiciales. Cat-Eso: cada una es muy buena en lo suyo, diría. Socorro.

7- Una Gran Coalición, una construcción elaborada para jubilar de una vez por todas los cambios de percepción iniciados en 2011 y sus posibilidades es, pues, un ejercicio autoritario. Consiste en que serbios y croatas busquen bosnios, para cerrarles la puerta en las narices. Consiste en cerrar puertas a lo posible, en asumir que aquí no cabemos todos, que algunos somos tan raros que mejor no, y en establecer normalidad en cosas y modos que no son democráticamente normales. 

8- A modo de aperitivo, en estos últimos cuatro meses de gobierno provisional y búsqueda de la Gran Coalición por otros medios, lo posible se ha estrechado. Les explico cuatro cambios que hemos vivido. Sutiles. Determinantes. Orientativos hacia lo que se plantea cuando se plantea una Gran Coalición.

9- La propuesta de un candidato a presi de gobi, por parte del rey, es uno de los escasos momentos no refrendados de los que, en principio, dispone el rey. Es, vamos, el rey a palo seco. El rey a palo seco, como demostraba Martín Pallín en un artículo reciente en esta su pantalla amiga, se parece un tanto al rey de bastos, ese palo. No ha apurado el trayecto para proponer un candidato a presi. Y, al no apurarlo, ha dado opciones a la Gran Coalición. El rey, vamos, se ha decantado frente a unas opciones políticas y contra otras. Ha gobernado. Ha asentado un precedente. Es decir, una tradición. Algo preocupante si observamos que no es la primera vez. En 2017 –en un discurso refrendado pero no corregido ni en una coma por parte del Ejecutivo, que en aquel momento estaba a por otras–, el rey limitó las posibilidades de solución a la cosa Cat a ninguna. Ahora, sin refrendo alguno, ha limitado las posibilidades de gobierno a una, no presente en el Congreso. Ha vertebrado ideología. Ha estrechado la realidad. Ha seleccionado sólo una realidad posible.

10- En estos cuatro meses de legislatura, en los que el Congreso ha estado inoperativo dos meses, se han vivido también cambios estructurales en ese biotopo. Se han creado, por ejemplo, las comisiones. Algo que, en este caso, no me atrevería a llamarlo estructural, pero sí sintomático. Es decir, una cámara cuyo grupo parlamentario más numeroso sabía que no habría gobierno ha formalizado un mecanismo, para una parte de sus numerarios, de aumento llamativo de su sueldo durante este periodo entre elecciones, en el que, básicamente, se estaba pelando la pava. Las comisiones, en una no legislatura, son más inútiles que el rabo de una boina, salvo que el rabo de la etc. sea de platino. El cambio estructural –este sí, con todas las letras– ha sido la renuncia a la batalla por la autonomía parlamentaria frente al judicial, durante el juicio al procés. Algo importante en una época en la que el judicial participa en el estrechamiento de la política y de la realidad, vía Fiscalía, y vía sentencias judiciales, que en ocasiones aceptan los planteamientos –lo dicho, elásticos– de la Fiscalía. En esta micro-legislatura ha habido cinco diputados afectados en sus derechos parlamentarios por esa renuncia a la autonomía. Todos de ERC y JxC. Para la próxima ya hay tres, de UP, imputados en delitos elásticos por participar en una protesta obrera. Que se dice rápido. Sin autonomía parlamentaria, el resto del edificio es una broma. La presi del Congreso ha participado activamente en esa broma.

11- En su discurso de investidura, Pedro Sánchez moduló dos zonas temáticas. Una, la refundación de Esp a través de educación y raspberries como para una boda. Algo que, según me explican mis amigos extremeños, es una constante extremeña de cuando Monago, ese hombre que, en sus discurso, fundaba Extremadura. En el centro de Extremadura. Es decir, un elemento propagandístico. El otro tema, programático, estructural, fue la petición –a PP en primera instancia, y a C’s en segunda; no hay más interesados– de una reforma constitucional para garantizar la gobernabilidad. Es decir, un gobierno con el 20% o 30% de los votos en un parlamento multipartidista. Es decir, prolongar por ley lo que las elecciones hace tiempo que no prolongan: el bipartidismo. Carmen Calvo ha prolongado, a su vez, el chiste durante estos meses, trayendo a colación esa reforma. Con ese ir diciendo se cambia y penaliza la perspectiva cultural de un pacto –de izquierdas; los otros no están penalizados–. Se presenta a los nuevos partidos como hechos determinantes, per se, que imposibilitan la creación de gobiernos, y se presentan los gobiernos como algo natural y democráticamente relacionado con la cerrazón’78, que no con otra postura política del Político-Sutra.

12- Estos meses ha ido a tutiplén la cosa España Global. Algo importante, si pensamos que es una institución propagandística, que parece trabajar en el eje de unir el concepto Esp a la cosa 78, a través de una idea de pueblo enfrentado, como siempre, a sus enemigos interiores y exteriores. Es decir, presentar todo lo que no encaje con este estrechamiento del 78 como marginal, no democrático, y alejado de las formas naturales del pueblo y la nación. Sí, las organizaciones cat propagandísticas trabajan más fino y con mayor éxito. Pero, siendo Estado, no son el Estado. Que el Estado, más allá de cuando gobierna PP, apueste por estas instituciones y esta forma de propaganda siglo-XXI-y-años-30-del-siglo-XX es un cambio cualitativo. Y determinante y cargado de futuro, me temo.

13- Es, me temo, importante empezar a ver esos cambios culturales y legales que nos están llevando de narices a una Gran Coalición. Salvo el último de los presentados, no requieren reforma constitucional para plantear otra constitución, pero suponen una suerte de proceso constituyente, en el que estamos enfrascados, a trompicones, con mayor o menor ímpetu, desde 2011. De hecho, este proceso constituyente no pretende una nueva constitución sino, básicamente, dotar de una interpretación rigurosa e inamovible a lo que queda de la Consti del 78. De hecho, ya tenemos otra constitución, otra interpretación. El título territorial no existe, los tramos de bienestar son ya un pitote, y las funciones del rey, del Parlamento y del judicial están cambiando por la vía de los hechos y de, todo lo contrario, la propaganda. 

14- Sería deseable que en la próxima campaña electoral, que empezó hace cuatro meses, los partidos hablen sobre qué coalición apoyarán. Diría que no hay otro tema. Al hablar de ello, hablarían de todo esto. Del proceso constituyente mangui y nebuloso e imparable que estamos viviendo. De revertirlo. De fortalecerlo. Me temo que no será así. Ya disponemos de una política estructurada en marcos, algo básico en este tipo de procesos para no ver ni aludir a la realidad.

15- Me temo es, me temo, la alocución más repetida en este articulete. Lo que indica temor.

16- En el próximo articulete les hablo de las dos izquierdas pos15-M que estarán a la greña en las elecciones. No paro de ir a cenar con los protagonistas de la cosa, algo muy costoso cuando ninguno de ellos quiere, snif, cenar contigo/un esquimal.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Xaba

    Menuda paja mental la de este fulano.

    Hace 2 años 2 meses

  2. Judith Astelarra

    Esta es la misma versión de los socialistas que ha hecho la izquierda todo el siglo XX. Son los socialtraidores y los malísimos de la izquierda y parece ser que Pedro Sanchez, según tu versión, es peor que todo lo que se conoció antes. La interpretación la envuelves en “la” cultura del 78, en versión de los seguidores de Lakoff (él es más matizado). Sólo que antropológica y sociológicamente hablando, la investigación seria muestra que no existe una sola. Mucho menos en un período de 40 años. Interesante como contrasta esta versión de la cultura con Gramsci y por eso un periodista gramsciano como Enric Juliana da otra versión de los hechos: en busca del 35%. Con multipartidismo el 50% es imposible pero el 35% permite jugar a izquierda y centro, no ser esclavos de la gran coalición que es más de bipartidismo. Lo que por lo demás es lo que hizo Felipe Gonzalez cuando decidió que había que abandonar el marxismo como ideología del PSOE, congreso fallido incluido. Mirar al centro es buscar electores de centro para llegar a tener ya fuera el 50% en tiempos de bipartidismo o el 35% en tiempos de multipartismo (como en muchos otros países que Juliana muestra). Luego ya se verá con quien se pacta. Por lo demás, es lo que se ha pasado diciendo Pedro Sanchez todo el tiempo. Puede ser coalición con Ciudadanos lo que es bastante improbable, pero también un gobierno en solitario pactando a izquierda y centro (si este reaparece en este momento de derechización). El problema es que es una jugada de mucho riesgo. Tú lo describes como un político mediocre de cuarta fila. Pero estos jamás corren un riesgo cuando ponen su culo en el poder. Como tampoco eligen ser acompañados por personas potentes que le puedan hacer sombra, como fueron sus ministros la primera vez que llegó al gobierno. Quizá un buen periodista más allá de sus manías personales podría matizar la descripción de un personaje político.

    Hace 2 años 2 meses

  3. Antonio

    Los constituidos, es decir ellos, el poder, en versión visible, han decidido volver a los gloriosos amaneceres del pasado, en que lo previsible se confirmaba "always". Juntos, sujetando la cartera, tuya, mía, mía, tuya, abriendo las extremidades a los trasvases de consejos de administración de lo nuestro. Arriesgarse a cambiar puntos y comas, espacios y quien sabe si algún que otro paréntesis, no es recomendable para los habituados a la paz de los cementerios parlamentarios. Se avecinan tiempos borrascosos. Las murallas se adecentan, las torres se arman, los fosos se amplían. Bienaventurados los que votan porqué se quedaran con tres palmos de narices.

    Hace 2 años 2 meses

  4. Judith Astelarra

    Esta es la misma versión de los socialistas que ha hecho la izquierda todo el siglo XX. Son la hez de la tierra y parece ser que Pedro Sanchez, según tu versión, es peor que todo lo que se conoció antes: un monstruo vaya! La interpretación la envuelves en “la” cultura del 78, en versión de los seguidores de Lakoff (él es más matizado). Sólo que antropológica y sociológicamente hablando, la investigación seria muestra que no existe una sola. Mucho menos en un período de 40 años. Interesante como contrasta esta versión de la cultura con Gramsci y por eso un periodista gramsciano como Enric Juliana da otra versión de los hechos: en busca del 35%. Con multipartidismo el 50% es imposible pero el 35% permite jugar a izquierda y centro, no ser esclavos de la gran coalición que es más de bipartidismo. Lo que por lo demás es lo que hizo Felipe Gonzalez cuando decidió que había que abandonar el marxismo como ideología del PSOE, congreso fallido incluido. Mirar al centro es buscar electores de centro para llegar a tener ya fuera el 50% en tiempos de bipartidismo o el 35% en tiempos de multipartismo (como en muchos otros países que Juliana muestra). Luego ya se verá con quien se pacta. Por lo demás, es lo que se ha pasado diciendo Pedro Sanchez todo el tiempo. Puede ser coalición con Ciudadanos lo que es bastante improbable, pero también un gobierno en solitario pactando a izquierda y centro (si este reaparece en este momento de derechización). El problema es que es una jugada de mucho riesgo. Tú lo describes como un político mediocre de cuarta fila. Pero estos jamás corren un riesgo cuando ponen su culo en el poder. Como tampoco eligen ser acompañados por personas potentes que le puedan hacer sombra, como fueron sus ministros la primera vez que llegó al gobierno. Quizá se le puede pedir a un buen periodista como tú que más allá de sus manías personales podría matizar la descripción de un personaje político.

    Hace 2 años 2 meses

  5. ; )

    Genial. Me colma y me instruye. Gracias. Y me divierte. GM es el mejor. Profundo, sutil, divertido. Gracias.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí