1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Activistas, terroristas e irresponsables

La falta de autocrítica estimula los discursos incendiarios, una situación que supone un enorme peligro para la democracia

José Luis Martí 2/10/2019

<p>¿Relato o cuento?</p>

¿Relato o cuento?

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Vaya semanita hemos pasado... Vivimos rodeados de irresponsables (ya se hace evidente desde el principio que me apunto al amatismo: dícese de toda acción o argumentación que, ya sea en los términos o en el fondo, se ve notablemente influida por los textos de Jordi Amat). Se comprende que hay mucha tensión acumulada, tanto en Cataluña como en el resto de España (todos los años que llevamos de procés, el complicadísimo 2017, los dos años de prisión provisional, los largos meses del juicio a los líderes independentistas... ), y que los nervios por la sentencia del juicio –la más importante desde un punto de vista político de la historia reciente española–, que está a punto de hacerse pública, nos llevan a algunos a hacer o decir cosas que quizás no haríamos o diríamos en condiciones de normalidad. Se comprende, digo, pero no se justifica. Y en momentos excepcionales es cuando más importante resulta poner cordura, sensatez (ahora me apunto al martinezismo, por Guillem Martínez), moderación y un análisis mínimamente riguroso y democráticamente respetuoso de todos y de todas las ideas y posiciones. De las diversas irresponsabilidades que hemos presenciado estos últimos días, me centraré en aquellas generadas por las detenciones de los activistas de los CDR bajo acusación de terrorismo. 

Empecemos por los hechos. La madrugada del lunes 23 de septiembre, nueve personas que son descritas como activistas de los CDR son detenidas en sus domicilios de Sabadell, Cerdanyola y otras localidades del Vallès, con un gran despliegue policial y una gran espectacularidad, según las imágenes que todos hemos podido ver. Se diría que estaban deteniendo a miembros de Al Qaeda. Dos de las nueve personas detenidas son posteriormente puestas en libertad, pero siete permanecen en prisión provisional y están siendo investigadas. Las primeras acusaciones apuntaban a rebelión, terrorismo y tenencia de explosivos, por lo que las diligencias las lleva la Audiencia Nacional, el tribunal especial encargado de instruir y juzgar los casos penales de alta complejidad y peligrosidad. Las siete personas que continúan detenidas, y que ya han sido trasladadas (el viernes 27) a Soto del Real para estar más cerca de la Audiencia Nacional, continúan bajo acusación de pertenencia a organización terrorista (art. 572 CP), fabricación y tenencia de explosivos (art. 348 CP) y conspiración para causar estragos (art. 346 CP). Son tres acusaciones, como es obvio, de la máxima gravedad, y combinadas podrían llevar a una condena de más de 30 años. Es más, no podemos descartar, a tenor de ciertas informaciones publicadas, que puedan acabar también acusados de uno o más delitos de acción de terrorismo, aunque sea en grado de tentativa (arts. 573, 573 bis, 574, 575, 576, 577, 578, 579, 580 y 50 bis –¡desde la reforma de involución democrática del Código Penal en 2015 hay más modalidades diferentes de terrorismo que de homicidio!).

Sigamos con los hechos. El juez instructor declara desde el inicio el secreto de sumario, lo que no impide a) la creación casi automática de una burbuja mediática –ha sido el tema de estos últimos días–; b) que se filtren y publiquen muchas informaciones –a menudo contradictorias– sobre el motivo de las detenciones, las acusaciones iniciales, los objetos encontrados en los registros, las posibles confesiones de algunos de los detenidos, otras acusaciones anteriores que pesaban sobre algunos de ellos, etc .; c) que se filtren incluso imágenes de las propias detenciones –incluidas algunas grabadas por la Guardia Civil; y d) que políticos, periodistas, analistas, tertulianos y opinadores de todo tipo se entreguen a una carrera y una lucha por conquistar el relato de los acontecimientos. Hemos podido escuchar de todo. Diarios de derecha y extrema derecha española publicando que estaban a punto de atentar contra un cuartel de la Guardia Civil, que les habían encontrado Goma 2, que actuaban “porque Torra les pedía que apretaran”, que en Cataluña la situación “es peor que en el País Vasco” (sic), etc., hasta diarios catalanes cercanos al independentismo que abrían la portada con el titular “Operación Sentencia”, dando por hecho que los detenidos eran inocentes y que toda la operación era una confabulación del poder judicial, policial y político del Estado contra el movimiento independentista para preparar el terreno para una sentencia dura. 

Vayamos ahora a las valoraciones. La mayoría de medios de comunicación han sido muy irresponsables en la gestión de esta noticia importante y ciertamente grave, transgrediendo sus propios códigos deontológicos, inventándose informaciones falsas o al menos publicando otras sin haberlas mínimamente confirmado, simplemente porque ayudaban a imponer un relato interesadamente ideológico. Más irresponsables aún han sido algunos partidos políticos. Quizás todos en cierta medida. Pero algunos, desde luego, más que otros. Ciudadanos, el PP y Vox, por un lado, con sus afirmaciones imprudentes, alarmistas e incendiarias –por no decir también demagógicas, con Lorena Roldán enseñando una foto del atentado de ETA en el cuartel de Vic en el Parlamento de Cataluña, Carlos Carrizosa diciendo que tienen miedo, o Sánchez, Rivera y Casado exigiendo que se condene la violencia (pero ¿qué violencia? ¿cuántas veces habrá que hacerlo?)–. Y la CUP y JuntsxCat, y en menor medida ERC, por otro lado, dando por obvia –pero sin la más mínima prueba– la inocencia de los detenidos y presentando la operación judicial como un indudable ataque a Cataluña y al independentismo. Como un ataque que hay que denunciar, como un hecho más dentro de la ola de represión injusta e injustificable de una España autoritaria, que no puede ser normalizado –que requiere el boicot de un partido en el pleno parlamentario, con los diputados de la CUP gritando “libertad, libertad” para unos detenidos de los que no saben nada excepto que pertenecían a los CDRs, o una excepcional carta del president de la Generalitat protestando y “pidiendo explicaciones” al presidente del Gobierno español por estas detenciones. 

También han sido irresponsables muchos de los analistas y tertulianos de una y otra parte cuando se han limitado a hacer seguidismo de lo que han dicho los partidos políticos y los medios de comunicación “de su bando” o aquellos “con los que simpatizan más”. Lejos de llamar a la cautela, la paciencia y la suspensión temporal de juicio, como era su deber, se han erigido en jueces omniscientes con la libertad y la prerrogativa de condenar todo lo que hacen los otros, como si realmente estuvieran en posesión de una información y unas verdades que de hecho desconocen. Se han aventurado hipótesis increíbles con la voluntad de mostrar, por un lado, que el movimiento independentista –así, en su conjunto– giraba hacia la violencia y la vasquización de Cataluña, cuando todos sabemos que la no violencia ha sido un ingrediente fundamental y admirable del movimiento. Y también, por otra parte, se han hecho afirmaciones categóricas sin fundamento sobre un plan definido y orquestado por el Estado (¡como si el Estado fuera alguien!) para defenestrar el independentismo, una conspiración máxima en la que están implicados partidos políticos, jueces, policías, medios de comunicación y quién sabe si también la iglesia y los equipos de fútbol de un país que es inherente e inevitablemente autoritario y fascista. Y han sido irresponsables también, no hay duda, algunos de los propios miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y del aparato judicial que han filtrado información –falsa o cierta–, y lo han hecho de manera interesada, permitiendo que se activara esta lucha enloquecida e irrefrenable por el relato.

La raíz de este problema es doble. En primer lugar, vivimos en una permanente campaña mediática desplegada por todos lados –es obvio, a estas alturas, que no hay solo dos, sino una pluralidad de bandos–, con el fin de ayudar a los “nuestros” en una lucha crucial y encarnizada –prácticamente una santa cruzada para conquistar el relato público. Una lucha azuzada en estos momentos por la interminable campaña electoral con la que los ciudadanos de este país estamos siendo duramente castigados –debemos de haber hecho cosas terribles en vidas anteriores– desde hace varios años. En segundo lugar, la irresponsabilidad surge también de asumir una visión agonista –término técnico– de la sociedad y de la política, una permanente futbolización de nuestras diferencias (aquí me sumo al puigverdismo, inneraritismo y bruguismo –por Antoni Puigverd, Daniel Innerarity y Quim Brugué, respectivamente–, entre tantos otros que lo vamos denunciando) que nos hacen ver el mundo a través de las lentes de un división fundamental entre el “nosotros” y “ellos”. Una visión que reduce la política a un conflicto inherente entre nuestro equipo y el rival, donde de lo que se trata es de ganar el partido, prácticamente a cualquier precio, y si puede ser con derrota humillante para el contrario. Como si todo lo que hacen los “nuestros” debiera ser correcto, y todo lo que hacen los “otros”, “nuestros adversarios”, fuera por definición un ataque injustificable y ominoso. Pero, como ya nos cantaban los Pink Floyd, todo este “nosotros” y “ellos” termina siendo sólo una “batalla por las palabras” (la lucha por el relato que yo decía antes): cómo podríamos saber “qué es qué” y “quién es quién”, si, después de todo, no somos más que personas normales y corrientes”. La distorsión de la óptica de nuestro mundo democrático a través de una lente agonista como ésta, aún más cuando viene magnificada por una retórica sentimental que apela a las emociones más básicas, como el deseo de protección, sentimiento de pertenencia, sentimiento de humillación, etc., hace que los irresponsables pierdan toda cautela y todo respeto democrático, y esto en un momento de la máxima complejidad política.

Sabemos que las personas detenidas son activistas de agrupaciones autodenominadas CDR, y por tanto del movimiento independentista. Sabemos que las acusaciones son muy graves y que la investigación avanza bajo secreto de sumario. Sabemos, y esto es esencial no olvidarlo nunca, que debemos presuponer su inocencia mientras no se demuestre lo contrario. Sabemos también que vivimos inmersos en un conflicto político del máximo nivel, y que este conflicto se encuentra a punto de pasar por uno de sus momentos más cruciales, la publicación de la sentencia del Tribunal Supremo a los líderes independentistas juzgados por rebelión, sedición y otros delitos, con pronóstico complicado. Sabemos que hay tensión y ánimos muy encendidos por parte de todos los bandos y grupos sociales implicados, incluso de aquellos que adoptan posiciones más moderadas o intermedias. Se trata de una situación, la actual, de enorme peligro para la democracia, difícil de exagerar, donde los excesos y abusos pueden venir –ya los hemos visto, de hecho, y los seguimos viendo– por parte de actores y sectores diversos. Lo que hay que hacer en estos momentos por parte de todos los que tengan alguna voz o poder de incidencia públicas es obvio: hace falta cautela, paciencia a la espera de averiguar si las acusaciones graves contra las personas detenidas tienen alguna verosimilitud, no alimentar teorías conspirativas de ninguno de los bandos sin ninguna prueba, y sobre todo mostrar un gran respeto democrático para todos y una llamada a la cordura y al diálogo. Y no estaría mal, de paso, por salud democrática pero también mental, que adoptáramos la máxima de criticar primero y principalmente a aquellos que consideramos “nuestros” (ahora me voy al alvarismo, sí, por Francesc-Marc Álvaro), y sólo después, cuando ya hayamos hecho autocrítica, pedir explicaciones a los demás. En definitiva, lo que hay que hacer es lo contrario de lo que han hecho muchos de los irresponsables que nos rodean. 

----------------------------------

José Luis Martí es profesor de derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

 

 

 

 

   

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Luis Martí

Es profesor de Filosofía del derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Librada

    Parece que los únicos sensatos son los de Unidas Podemos, pero no los nombra ¿por qué? Gracias.

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí